La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Isaías 30

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 "Ay de los hijos rebeldes", dice Jehovah, "por llevar a cabo planes pero no los míos, por hacer libaciones para sellar alianzas pero no según mi Espíritu, añadiendo pecado sobre pecado.1

 2 "Ellos parten para descender a Egipto a fin de protegerse bajo la protección del faraón y de refugiarse en la sombra de Egipto; pero a mí no me han consultado.

 3 Pero la protección del faraón se os convertirá en vergüenza; y el refugio de la sombra de Egipto, en afrenta.

 4 Cuando sus magistrados estén en Tanis y sus embajadores lleguen a Hanes,

 5 todos serán defraudados por un pueblo que no les servirá de nada. No los socorrerá, ni les traerá provecho, sino sólo vergüenza y afrenta."

 6 Profecía acerca de los animales del Néguev: "Por tierra de tribulación y angustia, de donde provienen la leona y el león, la víbora y la serpiente voladora, ellos llevan sobre los lomos de los asnos sus riquezas, y sobre las jibas de los camellos sus tesoros, hacia un pueblo que no les será de provecho.

 7 Ciertamente los egipcios darán ayuda vana y vacía. Por tanto, he llamado a Egipto: ¡Rahab la inutilizada!

 8 "Ahora ven y escribe esta visión en una tablilla, delante de ellos. Grábala en un libro para que se conserve como testimonio perpetuo hasta el día final.

 9 Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quieren escuchar la ley de Jehovah.

 10 Ellos han dicho a los videntes: 'No tengáis visiones'; y a los profetas: 'No nos profeticéis cosas rectas. Decidnos, más bien, cosas halagüeñas; profetizad engaños e ilusiones.

 11 Apartaos del [verdadero] camino, desviaos de la senda; dejad de confrontarnos con el Santo de Israel.'"

 12 Por tanto, así ha dicho el Santo de Israel: "Porque desechasteis esta palabra y confiasteis en la violencia y en la perversidad, y os habéis apoyado en ello,

 13 por eso, este pecado os será como muro agrietado que se abre y cae, como un alto muro al cual de repente, en un instante, le viene su quebrantamiento.

 14 Su quebrantamiento será como cuando se quiebra una vasija de alfarero, que sin misericordia es hecha pedazos; tanto que entre sus pedazos no se halla un solo fragmento que sirva para sacar brasas de un brasero o para sacar agua de una cisterna."

 15 Porque así ha dicho el Señor Jehovah, el Santo de Israel: "En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; en la quietud y en la confianza estará vuestra fortaleza."2 Pero no quisisteis.

 16 Más bien, dijisteis: "No, sino que huiremos a caballo." ¡Por tanto, vosotros sí huiréis! Dijisteis: "Sobre veloces caballos cabalgaremos." ¡Por tanto, también vuestros perseguidores serán veloces!

 17 Mil huirán ante la amenaza de uno. Huiréis ante la amenaza de cinco, hasta que quedéis como un asta sobre la cumbre de un monte o como una bandera sobre una colina.

 18 Por tanto, Jehovah espera para tener piedad de vosotros; por eso, se levanta para tener misericordia de vosotros. Porque Jehovah es un Dios de justicia, ¡bienaventurados son todos los que esperan en él!3

 19 Ciertamente, oh pueblo de Sion que habitas en Jerusalén, nunca más volverás a llorar. De veras se apiadará de ti al oír la voz de tu clamor; al oírla, te responderá.

 20 Aunque el Señor os dé pan de adversidad y agua de aflicción, tu Maestro no estará escondido, sino que tus ojos verán a tu Maestro.4 [Cuando usted ha sido purificado por medio de la obediencia y el sufrimiento en tribulaciones, usted verá a Dios; usted verá la gloria de Dios en el rostro de Cristo Jesús.]

 21 Entonces tus oídos oirán a tus espaldas estas palabras: "¡Éste es el camino; andad por él!", ya sea que vayáis a la derecha o a la izquierda. [Cuando usted vea a su Maestro, Él entonces lo guiará con palabras para que hable y obras para que realice para su gloria y su gozo supremo.]

 22 Y considerarás inmundas tus imágenes talladas cubiertas de plata y tus imágenes de fundición revestidas de oro. Las tirarás como a trapo sucio; le dirás: "¡Fuera!"

 23 Entonces, cuando siembres la tierra, él dará lluvia a tu sembrado. El alimento que produzca la tierra será sustancioso y abundante. En aquel día tus ganados serán apacentados en amplias praderas.

 24 También los bueyes y los asnos que labran la tierra comerán forraje salado, que ha sido aventado [cernido] con pala y horqueta.

 25 Y sucederá en el día de la gran matanza, cuando caigan las torres, que habrá arroyos, corrientes de agua, sobre todo monte alto y sobre toda colina elevada.

 26 La luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol será siete veces mayor, como la luz de siete días, en el día en que Jehovah ponga vendas a la fractura de su pueblo y cure las contusiones que él le ha causado.

 27 He aquí que el nombre de Jehovah viene de lejos. Arde su furor y levanta densa humareda. Sus labios están llenos de ira, y su lengua es como fuego consumidor.

 28 Su aliento, cual torrente desbordado, llega hasta el cuello para zarandear a las naciones en la zaranda hasta acabar con ellos, y para sujetar las mandíbulas de los pueblos con freno que les haga errar.

 29 Pero vosotros tendréis una canción, como la noche en que se celebra una fiesta sagrada. Tendréis alegría de corazón, como el que, al son de la flauta, viene al monte de Jehovah [el templo], a la Roca de Israel.

 30 Entonces Jehovah hará oír la majestad de su voz, y dejará ver el descenso de su brazo con furor de ira y con llama de fuego consumidor, con lluvia violenta, torrente y piedras de granizo.

 31 Porque Asiria será hecha pedazos a causa de la voz de Jehovah; con un palo la golpeará.

 32 Y sucederá que cada pasada de la vara de corrección que Jehovah descargará sobre ella será al son de panderos y de liras. Blandiendo el brazo combatirá contra ella.

 33 Porque desde hace tiempo está listo el Tófet; para el rey ha sido preparado. Su pira se ha hecho profunda y ancha, con su hoguera y abundante leña. El soplo de Jehovah la encenderá como torrente de azufre.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Debido a que los judíos se perdieron el nacimiento virginal del niño, como fue profetizado en Isaías 7:14, por lo tanto el Señor los llama en Isa 30:1 ‘hijos rebeldes;' cuando él dice: "Ay de los hijos rebeldes", dice Jehovah, "por llevar a cabo planes pero no los míos, por hacer libaciones para sellar alianzas pero no según mi Espíritu, añadiendo pecado sobre pecado. Porque, si ellos hubieran estado cubiertos con el espíritu, habrían visto la señal que Dios les dio, la vírgen que tuvo un hijo, Emanuel, quien vino en el momento preciso de acuerdo con la profecía de Daniel. 'Por lo tanto,' dice Isaías, 'dijo el Señor: escribe esta visión en una tablilla, delante de ellos. Grábala en un libro para que se conserve como testimonio perpetuo hasta el día final. Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quieren escuchar la instrucción de Jehovah.' Isa 30:1,8-9. De modo que aquí usted puede ver lo que eran en los días de Isaías y el resto de los profetas; y podemos ver en qué estado estaban los judíos en los días de Moisés y el resto de los jueces; y lo que eran cuando vino el Mesías: porque acaso no le dijeron a los videntes 'No tengáis visiones'; y a los profetas: 'No nos profeticéis cosas rectas. Decidnos, más bien, cosas halagüeñas; profetizad cosas ilusorias;’ para que podamos ver cómo ellos estaban en contra de los profetas, y cómo fueron ellos todo el tiempo, desde Moisés hasta el Mesías. (El material de esta nota fue tomado del escrito de Jorge Fox "Un espejo para los judíos").

Y ¿acaso no está la cristiandad dormida hoy también? ¿Acaso no dice la cristiandad: "dígannos cosas halagueñas, fáciles; dígannos que vamos a ir al cielo; no nos hablen acerca del pecado, la codicia, la inmoralidad sexual, el divorcio, la ira, la borrachera, la envidia, la avaricia; dígannos que Dios nos ama; dígannos que somos su pueblo favorecido; dígannos que él nos va a raptar para llevarnos hacia el cielo y que después destruirá a las personas que son realmente malas; dígannos lo que nuestros oídos con comenzón quieren oír, dígannos que somos salvos; dígannos que somos justos, aunque estamos sumergidos en el pecado; dígannos que no vamos a morir, a medida que continuamos caminando tras la imaginación de nuestros propios corazones, viviendo nuestra vida tan egoístamente como pensamos que está bien para nosotros, a medida que hacemos nuestras propias decisiones acerca de lo que es bueno y lo que es malo; dígannos que la perfección es imposible, que Jesús realmente no quiso decir 'sean perfectos como vuestro Padre que está en el cielo es perfecto;' dígannos que no hay cruz que cargar, que Jesús hizo todo por nosotros; dígannos que todo lo que tenemos que hacer es creer que él es el hijo de Dios, y que la obediencia a todos sus mandamientos no es importante?"

2 En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; en la quietud y en la confianza estará vuestra fortaleza. Note: espere al Señor en silencio, descanse de todas las actividades mundanas que no son esenciales, y tenga la confianza de que el Señor quitará los pecados que él le muestre, cuando usted se arrepiente; así serán salvos. No hay otro camino.

3 Bienaventurados son todos los que esperan en él. Espere en silencio que el Señor le enseñe y le muestre los pecados de su corazón diariamente — los que hacen eso reciben su bendición.

4 Aunque el Señor os dé pan de congoja y agua de angustia, tu Maestro nunca más se ocultará, sino que tus ojos verán a tu Maestro; sí, usted sufrirá en la mano del Señor; a menos que sea azotado por el Señor, usted no puede ser aceptado como hijo. Porque el sufrimiento es la manera en que usted llega a ser puro y apto para estar con el Señor. Y cuando sea es puro, usted verá al Señor, su Maestro.
Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Mat 5:8.
Sin un corazón puro, usted está ahora, y estará en el futuro, excluído del cielo.
Él aparece en el corazón purificado del creyente — allí es visto. Esta es su segunda venida — esta vez es en los purificados de corazón.
Porque el Dios que dijo: "La luz resplandecerá de las tinieblas" es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. 2 Cor 4:6. Cristo es revelado en su corazón; usted ve, y tiene conocimiento de la gloria de Dios.
El lucero de la mañana se levanta en sus corazones
. 2 Ped 1:19.
Jesús es resucitado en nosotros para ser nuestro Señor verdadero.
2 Cor 4:14, Col 2:11-12,3:1, Efe 2:6

Pablo dijo que Jesús fue resucitado en él: Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí.
Por lo tanto, busque su rostro, y siga buscando hasta que él aparezca.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo