La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Isaías 35

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Se alegrarán el desierto y el sequedal. Se regocijará el Arabá y florecerá como la rosa.

 2 Florecerá profusamente; se regocijará en gran manera, y cantará con júbilo. Le será dada la gloria del Líbano, la majestad del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehovah, la majestad de nuestro Dios.

 3 Fortaleced las manos débiles; afirmad las rodillas vacilantes.

 4 Decid a los de corazón apocado: "¡Fortaleceos; no temáis! He aquí que vuestro Dios viene con venganza y retribución divina. Él mismo vendrá y os salvará."

 5 Entonces serán abiertos los ojos de los ciegos, y los oídos de los sordos se destaparán.1

 6 Entonces el cojo saltará como un venado, y cantará la lengua del mudo; porque aguas irrumpirán en el desierto, y torrentes en el Arabá.

 7 La arena candente se convertirá en laguna; y el sequedal, en manantiales de agua. En la morada de los chacales habrá pastizales y área de cañaverales y de juncos.

 8 Y habrá allí una calzada a la cual se llamará Camino de Santidad. No pasará por ella ningún inmundo, sino que será para los redimidos.2 El hombre que ande por él, aunque sea simple no se extraviará. [Y de ninguna manera entrará en por ella [el cielo] ninguna cosa que está contaminada...Apoc 21:27. De la Palabra del Señor en el interior: "Sólo aquellos que quieren ser limpios pueden oír. Los oídos deben oír."]

 9 Allí no habrá leones; no subirán por ella fieras voraces, ni se encontrarán allí. Pero caminarán por allí los redimidos.

 10 Los rescatados de Jehovah volverán y entrarán en Sion con cánticos. Y sobre sus cabezas habrá alegría perpetua. Alcanzarán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.3


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Claramente éste es un acontecimiento espiritual; en cuanto a si habrá un acontecimiento físico similar, todavía está por revelarse. Para alcanzar la salvación, el hombre debe pasar tiempo en el desierto seco, en su casi completamente sordo, casi completamente ciego. Cuando el Señor aparece en el corazón del hombre, el desierto seco es reemplazado por fuentes de aguas vivas que brotan del interior del hombre. El espíritu entonces podrá ver claramente en la Luz de Dios y podrá oír claramente la Palabra dentro de su corazón.

2 Para viajar en este camino de santidad, el hombre debe ser limpiado primero por el Espíritu de Gracia, porque los impuros no pasarán sobre él. Es sólo para los redimidos, (aquellos que han sido liberados de todo pecado, iniquidad o malas acciones). Este es el camino a la Sión celestial, en el que los hombres viajan a medida que son trasladados de la dimensión física de la conciencia y la vista, a la conciencia y la vista espiritual en el reino de los cielos. Jorge Fox escribe en la carta 260:

De este camino, que se llama el camino de la santidad, habló la profecía; y este camino es Cristo, quien es el camino de la santidad, quien está por encima de lo impuro, y lo destruye, y a su fundamento, el diablo; y así el impuro no puede pasar por este camino de santidad. Este es nuestro camino, los que con desprecio somos llamados cuáqueros, es decir, es Cristo. Y este camino de la santidad será para los que anduvieren en él, que aunque torpes, no se extraviarán; donde ni el león, ni la fiera voraz, ni ningún cachorro de león andará por él. Todos las fieras voraces están en el exterior, en el camino del mundo, sin Cristo y sin Dios. Pero los redimidos caminarán en este camino de santidad, Cristo Jesús, y los redimidos del Señor caminarán en este camino de santidad, y los que regresan del camino del mundo hacia Sión, caminarán en este camino de la santidad con cantos y gozo perpetuo sobre sus cabezas. Y los que andan en este camino de santidad, Cristo Jesús, tendrán gozo y alegría; y la tristeza y el gemido huirán. Isaías 35:8-10. Y todos los que andan en este camino de santidad, sus oídos sordos se destaparán, y sus ojos se abrirán. Y el cojo saltará como un venado, y la lengua del mudo procederá a cantar. Y allí veremos las aguas brotar de la roca, y manantiales en el desierto, en este camino de la santidad. Y aquí se verá en este camino que la arena candente se convertirá en laguna; y el sequedal, en manantiales de agua; en la morada de los chacales habrá pastizales y área de cañaverales y de juncos. Isaías 35:5-9. Gloria sea al Señor para siempre. Y este camino de santidad, del cual los profetas profetizaron, es Cristo Jesús, el camino, que dijo de sí mismo: "Yo soy el camino"; y él está por encima de todos los caminos caídos, y antes que el camino de la serpiente; glorificado con el Padre, antes de la fundación del mundo. Y este es el camino de los hombres caminantes, que han estado caminando de acá para allá de religión en religión, de culto en culto, de un pueblo a otro, de un ministro y maestro a otro, y no podían sentarse en ninguno de sus caminos, sino que caminaban, viajaban y buscaban. Y ahora, gloria al Señor para siempre, miles de estos caminantes han llegado a encontrar su camino, Cristo Jesús, y, aunque torpes, no se han extraviado; es decir, no se han alejado de su camino. No se alejarán de Cristo Jesús, porque no hay ningún error en él, porque él existía antes que los errores; porque Cristo, el camino, destruye al diablo y sus obras, el fundamento de todo error; de modo que aunque son llamados torpes (estos hombres caminantes), por todos los hijos de Adán, que están establecidos en sus propios rudimentos, y han perseguido a estos caminantes como si fueran torpes, porque no se sentaban con ellos en sus rudimentos, adoraciones, justicia propia y su iglesia nacional, que ha sido establecida por los poderes nacionales; sin embargo, esos caminantes caminan en su camino, Cristo Jesús, donde, a pesar de que son torpes, no se extravían en el camino, Cristo Jesús, aunque son llamados torpes por todos los hijos de Adán, que están en sus propios caminos y rudimentos; y sin embargo esos torpes no se extraviarán del camino, Cristo Jesús, aunque son considerados insensatos por causa de Cristo.

3 Ellos todavía están presentes físicamente en la tierra, pero su conciencia y su vida ahora está en el cielo; y a medida que pierden de vista a la tierra por última vez, no se vuelven a mirar como la esposa de Lot, sino que con gozo dejan Sodoma y Gomorra detrás de ellos, cantando alegremente al entrar en su nueva morada.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo