La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Isaías 43

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Pero ahora, así ha dicho Jehovah, el que te creó, oh Jacob; el que te formó, oh Israel: "No temas, porque yo te he redimido. Te he llamado por tu nombre; tú eres mío.

 2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y cuando pases por los ríos, no te inundarán. Cuando andes por el fuego, no te quemarás; ni la llama te abrasará.

 3 Porque yo soy Jehovah tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador. A Egipto he entregado por tu rescate; a Etiopía y a Seba he dado por ti.

 4 Puesto que ante mis ojos tú eres de gran estima, y eres honorable, y yo te amo, daré hombres por ti, y pueblos por tu vida.

 5 "No temas, porque yo estoy contigo. Del oriente traeré a tus descendientes, y del occidente te recogeré.

 6 Diré al norte: '¡Entrégamelos!' Y al sur: '¡No los retengas!' Trae de lejos a mis hijos, y a mis hijas de los confines de la tierra.

 7 A cada uno que es llamado según mi nombre y a quien he creado para mi gloria, yo lo formé. Ciertamente yo lo hice.

 8 "Haz salir a un pueblo que es ciego, aunque tiene ojos, y que es sordo, aunque tiene oídos.1

 9 Congréguense a una todas las naciones, y reúnanse todos los pueblos. ¿Quién de ellos hay que nos anuncie esto y que nos haga oír las cosas antiguas? Que se presenten sus testigos, y que se justifiquen; que escuchen, y digan: 'Es verdad.'2

 10 "Vosotros sois mis testigos, dice Jehovah; mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y me creáis, a fin de que entendáis que Yo Soy. Antes de mí no fue formado ningún dios, ni lo será después de mí.

 11 Yo, yo Jehovah; fuera de mí no hay quien salve.

 12 Yo anuncié y salvé; yo proclamé, y no algún dios extraño entre vosotros. Vosotros sois mis testigos, y yo soy Dios, dice Jehovah.

 13 Aun antes que hubiera día, Yo Soy, y no hay quien pueda librar de mi mano. Lo que hago, ¿quién lo deshará?"

 14 Así dice Jehovah, vuestro Redentor, el Santo de Israel: "Por vuestra causa enviaré a Babilonia, y haré descender a todos como fugitivos; y aun a los caldeos en sus naves de placer.

 15 Yo soy Jehovah, el Santo vuestro, el Creador de Israel, vuestro Rey."

 16 Así ha dicho Jehovah--el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas;

 17 el que saca al carro y al caballo y al ejército junto con su poderío, y yacen para no levantarse jamás; son extinguidos y apagados como una mecha--:

 18 "No os acordéis de las cosas pasadas; ni consideréis las cosas antiguas.

 19 He aquí que yo hago una cosa nueva; pronto surgirá. ¿No la conoceréis? Otra vez os haré un camino en el desierto, y ríos en el sequedal.

 20 Los animales del campo me honrarán; también los chacales y las avestruces. Porque daré aguas en el desierto y ríos en el sequedal para dar de beber a mi pueblo escogido.

 21 Éste es el pueblo que yo he formado para mí; ellos proclamarán mi alabanza.

 22 "Sin embargo, no me invocaste, oh Jacob; sino que te cansaste de mí, oh Israel.

 23 No me trajiste corderos como tus holocaustos, ni me honraste con tus sacrificios. No te hice servir con ofrendas, ni te fatigué con incienso.

 24 No compraste para mí caña aromática por dinero, ni me saciaste con el sebo de tus sacrificios. Más bien, me abrumaste con tus pecados; me fatigaste con tus iniquidades.

 25 "Yo soy, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí, y no me acordaré más de tus pecados.

 26 Házmelo recordar; entremos juntos a juicio. Habla tú para justificarte.

 27 Tu primer padre pecó, y tus mediadores también han transgredido contra mí.

 28 Por tanto, yo profané a los principales del santuario, y entregué a Jacob como anatema, y como oprobio a Israel.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Haz salir a un pueblo que es ciego, aunque tiene ojos, y que es sordo, aunque tiene oídos. Reunan a todos los líderes religiosos del mundo, que tienen ojos, pero que son ciegos espirituales; y que tienen oídos, pero no pueden oír la voz del Dios viviente.

2 Tal vez un debate que está por venir: un gran debate de las religiones del mundo en el cual el mundo verá la evidencia de que el Santo de Israel es un Dios verdadero, que nos puede mostrar predicciones anteriores que se han cumplido, y predecir eventos futuros. Y tal vez todos dirán: "es verdad."

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo