La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Isaías 9

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Sin embargo, no tendrá oscuridad la que estaba en angustia. En tiempos anteriores él humilló la tierra de Zabulón y la tierra de Neftalí; pero en tiempos posteriores traerá gloria a Galilea de los gentiles, camino del mar y el otro lado del Jordán.

 2 El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz. A los que habitaban en la tierra de sombra de muerte, la luz les resplandeció.1 [Todos los hombres se sientan en tinieblas y caminan en tinieblas hasta que sus corazones han sido limpiados del mal que los contamina. De la Palabra del Señor en el interior: "Primero la luz se levanta, después el reino. La luz viene de la fe en la voz."]

 3 Le aumentaste la gente y acrecentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten el botín.

 4 Porque como en el día de Madián, tú has quebrado el yugo que cargaba, la vara de su hombro y el cetro del que lo oprime.

 5 Todo calzado del que marcha con estruendo y el manto revolcado en sangre serán para quemar, pasto para el fuego.

 6 Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

 7 Lo dilatado de su dominio y la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afirmarlo y fortalecerlo con derecho y con justicia, desde ahora y para siempre.2 El celo de Jehovah de los Ejércitos hará esto.

 8 El Señor envió una palabra a Jacob, y ella cayó en Israel.

 9 Todo el pueblo lo supo; Efraín y los habitantes de Samaria que con soberbia y altivez de corazón decían:

 10 "Cayeron los ladrillos, pero edificaremos con bloques de piedra; fueron cortadas las higueras silvestres, pero en su lugar pondremos cedros."

 11 Jehovah hace surgir contra él a sus adversarios [sirios], es decir, a Rezín; e incita a sus enemigos:

 12 los sirios del oriente y los filisteos del occidente, que a boca llena devoran a Israel. A pesar de todo esto, no ha cesado su furor [del Señor], y su mano todavía está extendida.

 13 Pero el pueblo no se ha vuelto a quien lo golpeó, ni han buscado a Jehovah de los Ejércitos.

 14 Por eso en un mismo día Jehovah cortará de Israel la cabeza y la cola, la palmera y el junco.

 15 El hombre anciano y respetado es la cabeza, y el profeta que enseña mentira es la cola.

 16 Los que guían a este pueblo lo hacen errar, y los que por ellos son guiados están confundidos.

 17 Por tanto, el Señor no se compadecerá de sus jóvenes, ni tendrá misericordia de sus huérfanos ni de sus viudas. Porque cada uno es impío y malhechor, y toda boca habla insensatez. A pesar de todo esto, no ha cesado su furor, y su mano todavía está extendida.

 18 La maldad arde como fuego y devora espinos y cardos. Se enciende en la espesura del bosque y se levanta en remolinos de humo.

 19 A causa de la ira de Jehovah de los Ejércitos, la tierra es quemada, y el pueblo es pasto para el fuego. El hombre no tiene piedad de su hermano.

 20 Cada uno devora a la derecha, pero tiene hambre; y come a la izquierda, pero no se sacia. Cada cual devora la carne de su prójimo.

 21 Manasés devora a Efraín, y Efraín a Manasés; y ambos se levantan contra Judá. A pesar de todo esto, no ha cesado su furor, y su mano todavía está extendida.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz. A los que habitaban en la tierra de sombra de muerte, la luz les resplandeció. Todos caminamos en tinieblas hasta que hayamos buscado al Señor y hayamos sido purificados por él, de modo que su luz se levanta en nuestros corazones, y nosotros vemos la gloria de Dios en el rostro de Cristo Jesús. Y esta es la razón por la cual Jesús vino: a fin de abrir los ojos que están ciegos y sacar de la cárcel a los presos, y de la prisión a los que moran en las tinieblas. Isa 42:7

2 Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su dominio y la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afirmarlo y fortalecerlo con derecho y con justicia, desde ahora y para siempre. Esta es otra maravillosa profecía del nacimiento de Jesús, el decendiente de David, que se sienta en el trono del Israel espiritual en el cielo; y cuyo gobierno se agrandará sin fin con justicia para siempre — como lo hace hoy y para siempre.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo