La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Santiago 2:19

Mostrar el Capítulo y las notas   

 19 Tú dices que crees que Dios es uno. Bien haces. También los demonios creen que y tiemblan.4 [note que Santiago le estaba escribiendo a los judíos que creían que el Padre, el Verbo (Jesús), y el Espíritu Santo eran un espíritu, y sin conflicto que - Escucha, Israel: Jehovah nuestro Dios, Jehovah es uno! Deut 6:4. Por lo tanto Santiago está en efecto diciendo: "ustedes dicen que creen en Jesús, hacen bien, los demonios también creen, pero tiemblan ante su nombre con temor - ¿y ustedes?" Y los demonios creen, temen, tiemblan, y ruegan al "Hijo del Dios Altísimo," como está registrado en la Biblia.]

Santiago 2:20-24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 20 Pero, ¿estás dispuesto a que se te enseñe, hombre vano, que la fe sin obras es muerta? [Santiago se dirige a los creyentes cristianos vanidosos que piensan que la fe sola es suficiente. La fe debe ser demostrada con obras vigorizadas por el amor: primero obras de arrepentimiento, después ser guiados por el Espíritu de Gracia en cómo vivir piadosa, sobria, y justamente en el mundo presente hasta que usted sea purificado; entonces después de la pureza, ser ordenado por Dios para hacer obras para su gloria.]

 21 ¿No fue justificado por las obras nuestro padre Abraham, cuando [en obediencia a la voz de Dios] ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?

 22 Ves que la fe vigorizó y motivó sus obras, y que su fe fue hecha perfecta por las obras. [No por las obras de la ley, que son seleccionadas y realizadas por la voluntad del hombre; sino las obras en obediencia a las indicaciones directas de Dios — obras de amante obediencia a las órdenes de Dios — sea hecha tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra — fe operacional. Las primeras obras de amor por Dios son: a) esperar en humilde silencio a medida que usted escucha vela para oír sus mandatos, y b) entonces obedecer sus mandatos hablados que usted oye para arrepentirse de los pecados que Él revela en su corazón.]

 23 Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue imputado [contado] por justicia; y fue llamado amigo de Dios. [La justicia es imputada cuando usted recibe la fe con el fruto del Espíritu, en contra del cual no hay ley, para después caminar en amor, obedeciendo los mandatos continuos de Cristo; esto ocurre al momento de la muerte de su espíritu egoísta en la cruz interna de la negación propia. Cuando usted posee la plenitud de Cristo, que termina la imputación, y usted es justo como Él es justo.]

 24 Veis, pues, que el hombre es justificado por las obras y no solamente por la fe.5 [El hombre no es justificado por las obras de la ley; más bien el hombre es justificado por obras de obediencia a la voz de Dios, y estas obras son evidencia de la fe operacional. Nuestra fe debe motivarnos para tratar de oír la voz de Dios, para creer que sus palabras son verdaderas, y después nuestra fe debe vigorizarnos para realizar las obras que se nos ha mandado hacer. De otra manera nuestra fe es la fe de los dientes para afuera de los hipócritas.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Romanos 8:13

Mostrar el Capítulo y las notas   

 13 Porque si vivís conforme a la carne [la naturaleza pecaminosa], habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis.4 [Por lo tanto, haced morir lo terrenal en vuestros miembros: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Col 3:5. Despojaos de la vieja naturaleza que controlaba vuestra conducta; la cual se corrompe a sí misma por medio de lujuria y deseos que surgen del engaño. Efe 4:22]

Gálatas 5:24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 24 porque los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne [la naturaleza pecaminosa] con sus pasiones y deseos [concupiscencias y afectos].6 [Después que su naturaleza pecaminosa ha muerto en la cruz interna de la negación propia, entonces usted pertenece a Cristo a medida que camina en amor, siguiendo el Espíritu, cumpliendo la ley; y entonces usted recibe una justicia imputada. Habiendo sufrido en la cruz, usted ya no vive el resto de su tiempo en los deseos de los hombres, sino que usted vive para la voluntad de Dios, 1 Ped 4:1-2; lo cual es ser obedientemente liderado y guiado por el Espíritu en pensamientos, palabras, y acciones.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.