La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Santiago 4

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 ¿De dónde vienen las guerras y de dónde los pleitos entre vosotros? ¿No surgen de vuestras mismas pasiones que combaten en vuestros miembros?

 2 Codiciáis y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, pero no podéis obtener. Combatís y hacéis guerra. No tenéis, porque no pedís.

 3 Pedís, y no recibís; porque pedís mal, para gastarlo en vuestros placeres.

 4 ¡Gente adúltera [espirituales]! ¿No sabéis que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Por tanto, cualquiera que quiere ser amigo del mundo se constituye enemigo de Dios [ya ha cometido adulterio con el mundo].1

 5 ¿O suponéis que en vano dice la Escritura: el espíritu que él hizo morar en nosotros nos anhela celosamente?

 6 Pero él da mayor gracia. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes.

 7 Someteos, pues, a Dios. Resistid al diablo, y él huirá de vosotros.

 8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y purificad vuestros corazones,2 vosotros de doble ánimo. [Santiago le dice a aquellos que están en las iglesias, quienes todavía están pecando, que purifiquen sus corazones al acercarse a Dios; lo cual ocurre al persistente y pacientemente esperarle a Él, escuchando y obedeciendo lo que usted oye al Señor mandarle.]

 9 Sean profundamente penitentes, lamentad y llorad [por su esclavitud al pecado]. Vuestra risa se convierta en llanto, y vuestro gozo en tristeza.

 10 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará. [De la Palabra del Señor en el interior: "Las debilidades profesadas son la humildad del alma. Esfuérzate por ser humilde; evita el dominio. Humilde, humilde, humilde."]

 11 Hermanos, no habléis mal los unos de los otros. El que habla mal de su hermano o juzga a su hermano habla mal de la ley y juzga a la ley. Y si tú juzgas a la ley, entonces no eres hacedor de la ley, sino juez.

 12 Hay un solo Dador de la ley y Juez, quien es poderoso para salvar y destruir. Pero ¿quién eres tú que juzgas a tu prójimo?

 13 ¡Vamos pues ahora los que decís: "Hoy o mañana iremos a tal ciudad, estaremos allá un año y haremos negocios y ganaremos"!

 14 Vosotros, los que no sabéis lo que será mañana, ¿qué es vuestra vida? Porque sois un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece.

 15 Más bien, deberíais decir: "Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello."

 16 Pero ahora os jactáis en vuestra soberbia. Toda jactancia de esta clase es mala.

 17 Por tanto, al que sabe hacer lo bueno y no lo hace, eso le es pecado.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 ¡Gente adúltera [espirituales]! ¿No sabéis que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Por tanto, cualquiera que quiere ser amigo del mundo se constituye enemigo de Dios [ya ha cometido adulterio con el mundo]. Los deseos de los ojos, el deseo de la carne y la vanagloria de la vida, son enemigos de Dios. No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él; porque todo lo que hay en el mundo--los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la soberbia de la vida-- no proviene del Padre sino del mundo. 1 Juan 2:15-16

A medida que usted comience a denegar de sus actividades anteriores impías en el mundo, sus amistades disminuirán. A medida que deniegue de las malas palabras, de las fiestas, del alcohol, etc., sus amigos se sentirán incómodos y comenzarán a atacar su compromiso con lo virtuoso. Ya no tendrás nada que ganar al sociabilizar con ellos. Porque ¿qué compañerismo tiene la rectitud con el desorden?  Sí, ellos les parece cosa extraña que vosotros ya no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y hablan mal de usted. Sus amistades sociales anteriores necesariamente desaparecerán, o si no le odiarán y le perseguirán; o peor aún, le llevarán de regreso al mundo mientras usted busqua su aprobación. ¿Está usted tratando de ganarse la aprobación del hombre o de Dios?

Y no os maravilléis, hermanos, si el mundo os aborrece. 1 Juan 3:13. Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo. Pero ya no sois del mundo, sino que yo os elegí del mundo; por eso el mundo os aborrece. Juan 15:18-19

No cometa el error de asumir que usted debe amar a todos, socializando con ellos, pensando que Jesús visitó a los pecadores y las sinagogas, y lo mismo debe hacer usted. Usted es incapaz de mostrar el amor de Dios a nadie hasta que haya sido purificado y el amor de Dios haya sido perfeccionado en usted. Todo lo que hizo y dijo Jesús, fue exactamente lo ordenado por el Padre, y cuando usted está claramente bajo el control de los deseos y las órdenes del Espíritu de Dios, también será enviado a la gente mundana, (incluyendo los religiosos mundanos), con instrucciones; pero hasta entonces, usted debería alejarse lo más posible del contacto social con el mundo. Recuerde, usted no puede hacer nada de valor sin la ayuda del Señor: su tiempo, sus palabras, sus órdenes, su poder. La amistad con el mundo es enemistad contra Dios, el que quiera ser amigo del mundo es un enemigo de Dios; sea cortés, pero no sea parte de las conversaciones y actividades del mundo. Esto no significa que no será amable y cordial con los del mundo con los cuales se debe asociar debido a su ocupación; solamente no sociabilizará con ellos, porque podría ser doloroso y dañino para usted.  No se dejen engañar: "Las malas compañías corrompen los buenos modales, la moral y la integridad." 1 Cor 15:33

2 Acercaos a Dios... purificad vuestros corazones. Esta es más evidencia de que un corazón puro no es sólo posible, sino necesario. Santiago le está escribiendo a aquellas personas en las iglesias que todavía son cautivos del pecado. Note que él dice acercaos a Dios. Dios no se encuentra en las reuniones de las sectas. Dios no se encuentra al leer las escrituras.  Usted debe ir a él. Usted debe esperar en él — escuchar silenciosamente, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — la gracia.
Espere, vele, escuche, oiga, obedezca... espere, vele, escuche, oiga, obedezca....busque, escuche, obedezca. Usted debe perseverar hasta el fin, cuando Cristo traiga la salvación.
Usted debe permanecer en él. Ahora, hijitos, permaneced en él para que, cuando aparezca, tengamos confianza y no nos avergoncemos delante de él, en su venida. 1 Juan 2:28

Pablo define la fe así: ser obediente a la guía del Espíritu. Vea las notas de Gal 3:24-25. Una fe tal definitivamente puede purificar el corazón.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo