La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Jeremías 14

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 La palabra de Jehovah que vino a Jeremías con motivo de la sequía:

 2 --Se ha enlutado Judá, y las puertas de sus ciudades están por caer. El pueblo está abrumado en el suelo, y se levanta el clamor de Jerusalén.

 3 Sus nobles envían a sus sirvientes por agua; van a las cisternas y no hallan agua. Regresan con los cántaros vacíos. Son avergonzados y afrentados, y cubren sus cabezas.

 4 Por cuanto el suelo está ardiente, pues no ha habido lluvia en la tierra, los labradores están avergonzados; cubren sus cabezas.

 5 Hasta la gacela en el campo, al parir, abandona su cría, porque no hay hierba.

 6 Los asnos monteses se ponen sobre los cerros y aspiran el viento como los chacales. Sus ojos se debilitan, porque no hay hierba.

 7 --Aun cuando nuestras iniquidades testifican contra nosotros, oh Jehovah, actúa por amor de tu nombre. Ciertamente nuestras rebeliones se han multiplicado, y contra ti hemos pecado.

 8 Oh Esperanza de Israel, su Salvador en el tiempo de aflicción, ¿por qué has de ser como forastero en la tierra, y como caminante que levanta su tienda sólo para pasar la noche?

 9 ¿Por qué has de ser como un hombre atónito o como un valiente que no puede librar? Sin embargo, tú estás entre nosotros, oh Jehovah, y nosotros somos llamados por tu nombre. ¡No nos desampares!

 10 Así ha dicho Jehovah a este pueblo: --¡De veras que les gusta vagar, y no detienen sus pies! Por tanto, Jehovah no los acepta. Ahora se acordará de su iniquidad y los castigará por sus pecados.

 11 --Además me dijo Jehovah--: No ores por el bien de este pueblo.

 12 Aunque ayunen, yo no escucharé su clamor; y aunque ofrezcan holocaustos y ofrendas, no los aceptaré. Más bien, los consumiré con espada, con hambre y con peste.

 13 Y yo dije: --¡Oh, Señor Jehovah! He aquí que los profetas les dicen: "No veréis espada, ni os sobrevendrá el hambre; sino que en este lugar os daré verdadera paz."

 14 Entonces Jehovah me dijo: --Mentira profetizan los profetas en mi nombre. Yo no los he enviado, ni les he mandado ni les he hablado.1 Os profetizan visión y adivinación mentirosa, sin valor y que viene a partir del engaño de sus propios corazones.

 15 Por tanto, así ha dicho Jehovah acerca de los profetas que profetizan en mi nombre (a los cuales yo no envié, y quienes dicen: "Ni espada, ni hambre habrá en esta tierra"): Por la espada y por el hambre perecerán tales profetas.

 16 Y el pueblo al cual ellos profetizan será echado en las calles de Jerusalén, a causa del hambre y de la espada. No habrá quien los sepulte, ni a sus mujeres, ni a sus hijos, ni a sus hijas. Así derramaré sobre ellos su propia maldad.

 17 Tú, pues, les dirás esta palabra: "Derramen lágrimas mis ojos noche y día, y no cesen, porque con gran quebrantamiento, con un golpe muy grave, ha sido quebrantada la virgen hija de mi pueblo."

 18 --Si salgo al campo, he allí muertos a espada. Si entro en la ciudad, he aquí enfermedades causadas por el hambre. Porque tanto el profeta como el sacerdote han sido arrastrados a una tierra que no conocían.

 19 ¿Has desechado del todo a Judá? ¿Acaso tu alma abomina a Sion? ¿Por qué nos has herido sin que haya para nosotros sanidad? Esperamos paz, y no hay tal bien; tiempo de sanidad, y he aquí, terror.

 20 Reconocemos, oh Jehovah, nuestra impiedad y la iniquidad de nuestros padres; porque contra ti hemos pecado.

 21 Por amor de tu nombre, no nos deseches ni desdeñes el trono de tu gloria. Acuérdate y no invalides tu pacto con nosotros.

 22 ¿Hay entre las vanidades de las naciones quienes hagan llover? ¿Acaso los cielos dan lluvia por sí solos? ¿No eres tú, oh Jehovah, nuestro Dios? En ti, pues, pondremos nuestra esperanza, porque tú has hecho todas estas cosas.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Mentira profetizan los profetas en mi nombre. Yo no los he enviado, ni les he mandado ni les he hablado. Mucha gente cree que profetizar es predecir el futuro, pero profetizar es: predicar; instruír en doctrinas religiosas; interpretar o explicar las Escrituras o temas religiosos; exhortar. 1 Cor 14:1-3. De modo que sus predicadores, quienes no han sido enviados por Dios, quienes no han sido mandados por Dios, a quienes Dios nos les ha hablado, son profetas falsos. Escuchen lo que el Señor dice acerca de predicadores que no han sido enviados, que predican por dinero:

Al que dice al impío: "Eres justo", los pueblos lo maldecirán; las naciones lo detestarán. Prov 24:24. (Los que le dicen a los que todavía están pecando que son salvos.)

Predicar por salario es el error de Balaam, lo cual es adulterio espiritual, es amar el dinero y las ganancias — tanto Pedro como Judas dijeron cosas graves acerca de aquellos que solicitan donaciones o predican por un salario. ¡Ay de ellos! Porque ellos se han ido por el camino de Caín, han corrido codiciosamente en el error de Balaam para obtener ganancias, y perecieron en la rebelión de Coré. Ellos tienen un corazón entrenado en las prácticas codiciosas, y son hijos malditos — para quienes está reservada la oscuridad de las tinieblas para siempre.

Porque limpiáis lo de afuera del vaso o del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno.
¡Fariseo ciego! ¡Limpia primero el interior del vaso para que también el exterior se haga limpio!
"¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados que, a la verdad, se muestran hermosos por fuera; pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda impureza.
Así también vosotros, a la verdad, por fuera os mostráis justos a los hombres; pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad. Mat 23:25-28


las tinieblas más oscuras están reservadas para aquellos que le prometen libertad a los que están comenzando a escapar del pecado. 2 Ped 2:15-18, Judas 1:11-13.

Pondré sobre vosotros afrenta perpetua y eterna humillación que no serán olvidadas, Jer 23:40.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo