La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Jeremías 25

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 La palabra que vino a Jeremías acerca de todo el pueblo de Judá, en el cuarto año de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, el cual era el primer año de Nabucodonosor, rey de Babilonia,

 2 la cual habló el profeta Jeremías a todo el pueblo de Judá y a todos los habitantes de Jerusalén, diciendo:

 3 "Desde el año 13 de Josías hijo de Amón, rey de Judá, hasta este día, durante veintitrés años ha venido a mí la palabra de Jehovah. Os he hablado persistentemente, pero no habéis escuchado.

 4 Jehovah os envió persistentemente todos sus siervos los profetas, pero no escuchasteis ni inclinasteis vuestro oído para escuchar.

 5 [Sus siervos los profetas] os decían: 'Volveos, pues, cada uno de vuestro mal camino y de la maldad de vuestras obras, y habitad en la tierra que Jehovah os ha dado a vosotros y a vuestros padres, para siempre jamás.

 6 No vayáis en pos de otros dioses, para rendirles culto y para postraros ante ellos. No me provoquéis a ira con la obra de vuestras manos, y no os haré mal.'

 7 Sin embargo, dice Jehovah, no me escuchasteis, de modo que me habéis provocado a ira con la obra de vuestras manos, para vuestro propio mal.

 8 "Por tanto, así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: 'Por cuanto no habéis escuchado mis palabras,

 9 he aquí yo enviaré a tomar a todas las gentes del norte y a Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo, y los traeré contra esta tierra y contra sus habitantes, y contra todas las naciones de alrededor, dice Jehovah. Los destruiré por completo y los convertiré en escarnio, rechifla y ruinas perpetuas.

 10 Haré perecer entre ellos la voz del gozo y la voz de la alegría, la voz del novio y la voz de la novia, el ruido de las piedras del molino [haciendo harina] y la luz de la lámpara.

 11 Toda esta tierra será convertida en desolación y espanto. Y estas naciones servirán al rey de Babilonia durante setenta años.'

 12 "Pero sucederá que cuando se hayan cumplido los setenta años, castigaré al rey de Babilonia, a aquella nación y a la tierra de los caldeos, por su maldad. Yo la convertiré en perpetua desolación.

 13 Traeré contra aquella tierra todas mis palabras que he hablado acerca de ella, todo lo que está escrito en este libro que ha profetizado Jeremías contra todas las naciones.

 14 Porque también de ellos [los caldeos] se servirán muchas naciones y grandes reyes. Yo les retribuiré conforme a sus hechos y conforme a la obra de sus manos."

 15 Así me ha dicho Jehovah Dios de Israel: "Toma de mi mano esta copa del vino de la ira, y da de beber a todas las naciones a las cuales te envío.

 16 Ellas beberán y vomitarán; enloquecerán a causa de la espada que yo envío entre ellas."

 17 Tomé, pues, la copa de la mano de Jehovah y di de beber a todas las naciones a las cuales Jehovah me había enviado:

 18 A Jerusalén y a las ciudades de Judá, a sus reyes y a sus magistrados, para convertirlos en ruinas, en horror, en rechifla y en maldición, como en este día.

 19 Al faraón rey de Egipto, a sus servidores, a sus magistrados, a todo su pueblo

 20 y a toda su población asimilada. A todos los reyes de la tierra de Uz y a todos los reyes de la tierra de Filistea (Ascalón, Gaza, Ecrón y los sobrevivientes de Asdod).

 21 A Edom, a Moab, a los hijos de Amón;

 22 a todos los reyes de Tiro, a todos los reyes de Sidón y a los reyes de las costas que están al otro lado del mar.

 23 A Dedán, a Tema, a Buz y a todos los que se rapan las sienes.

 24 A todos los reyes de Arabia y a todos los reyes de la población asimilada que habita en el desierto.

 25 A todos los reyes de Zimri, a todos los reyes de Elam y a todos los reyes de Media.

 26 A todos los reyes del norte, tanto a los cercanos como a los lejanos, a los unos como a los otros. Di de beber a todos los reinos que hay sobre la faz de la tierra, y el rey de Sesac beberá después de ellos.

 27 "Les dirás que así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: 'Bebed y embriagaos; vomitad y caed. No os levantaréis a causa de la espada que yo envío contra vosotros.'

 28 Y sucederá que si rehúsan tomar la copa de tu mano para beber, les dirás que así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: 'Tenéis que beberla,

 29 porque he aquí que yo comienzo a hacer mal a la ciudad que es llamada por mi nombre; y vosotros, ¿quedaréis impunes?1 ¡No quedaréis impunes, porque yo llamo la espada contra todos los habitantes de la tierra!', dice Jehovah de los Ejércitos.

 30 "Tú profetizarás contra ellos todas estas palabras y les dirás: 'Jehovah ruge desde lo alto, y da su voz desde su santa habitación. Ruge enfurecido contra su morada; y un grito como el de los que pisan la uva, responderá a todos los habitantes de la tierra.

 31 Tal rugido llegará hasta el extremo de la tierra, porque Jehovah tiene litigio contra las naciones. Él entra en juicio contra todo mortal; entregará los impíos a la espada,'" dice Jehovah.

 32 Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos: "He aquí que el mal irá de nación en nación, y un gran huracán se desatará desde los extremos de la tierra.

 33 En aquel día los muertos por Jehovah estarán desde un extremo de la tierra hasta el otro. No serán llorados; no serán recogidos ni sepultados. Serán convertidos en abono sobre la superficie de la tierra."2

 34 ¡Gemid, oh pastores, y gritad! Revolcaos en el polvo, oh mayorales del rebaño; porque se han cumplido los días para que seáis degollados y dispersados. Y caeréis como carneros escogidos.3

 35 Se acabará el refugio de los pastores, y el escape de los mayorales del rebaño.

 36 Se oye el ruido del griterío de los pastores, y del gemido de los mayorales del rebaño. Porque Jehovah ha devastado sus prados.

 37 Los apacibles pastizales son devastados a causa del furor de la ira de Jehovah.

 38 Cual león, ha dejado su guarida, pues la tierra de ellos se ha convertido en horror a causa de la ira del opresor y a causa del furor de su enojo.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 El Señor ha dicho que si él destruyó al pueblo de Jerusalén, que fue llamado por su nombre, ¿acaso nosotros pensamos que quedaremos inmunes? Jer 25:29. A través de Jeremías, él también nos dijo que caminar tras las imaginaciones de nuestro propio corazón es peor que inclinarse y adorar ídolos de piedra y de madera. Jer 16:12.

2 Hasta el año 2009, esta profecía de destrucción de toda la gente maligna del mundo todavía no se ha cumplido; se refiere a la tierra entera y todas las naciones. El Señor va a destruír a toda la gente maligna del mundo entero, y dejará al mundo poblado sólo con aquellos que le oyen y obedecen su voz, que caminan completamente en el camino que él les manda. El Señor ha destruído a Jerusalén y Judá, y entonces razona con nosotros diciéndonos cómo podemos escapar ese castigo cuando nosotros estemos haciendo lo mismo: cuando no lo buscamos, no escuchamos su voz, ni le obedecemos. Casi todos, incluyendo a los así llamados cristianos, estaban caminando tras la imaginación de su propio corazón, lo cual es peor que adorar ídolos o dioses falsos. A menos que estemos escuchando y siguiendo la voz del Señor dentro de nuestros corazones, el Señor no es nuestro Dios; nuestro dios es el yo, y servimos nuestros propios deseos egoístas, siguiendo los deseos de nuestra carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida. Por lo tanto, para hacer al Señor su Dios, usted debe ir a él. Usted debe esperarlo a élescuchar en silencio, con la humildad de un pecador que tiene la necesidad de su poder que produce cambio — la gracia. Por lo tanto busque, escuche, obedezca...busque, escuche, obedezca....busque, escuche, obedezca. Siga haciendo esto hasta que Cristo aparezca en su corazón como una estrella magnífica. Usted debe persistir en hacer esto y debe soportar hasta el fin, cuando Cristo traiga la salvación.

Anda, oh pueblo mío, entra en tus habitaciones; cierra tras de ti tus puertas. Escóndete por un breve momento hasta que pase la ira. Porque he aquí que Jehovah sale de su lugar, para castigar la maldad de los habitantes de la tierra contra él. Isa 26:20-21. Juzgará entre las naciones; las llenará de cadáveres. Aplastará a los jefes sobre la extensa tierra. Sal 110:6. Él destruirá en ella a sus pecadores. Isa 13:9

Estas son profecías del Señor que finalmente hablan de la iniquidad de la tierra, para destruír a todos los que no escuchan su voz ni le obedecen, después de que todo hombre oye la voz del Señor y le da la espalda. Esto es como cuando los primogénitos en Egipto fueron destruídos; aquellos que comieron la cena de la Pascua y marcaron sus dinteles con la sangre del cordero, no sufrieron la muerte. El equivalente espiritual es que todos los del primer nacimiento serán destruídos; aquellos que han muerto realmente a la carne, al crucificar su vida carnal egoísta, serán perdonados; y sus conciencias son rociadas con la sangre de Jesús para ser limpiados de las obras muertas, y viven sólo en obediencia para servir al Dios viviente.

Antes de que esto suceda, como dijo Jeremías en Jer 25:31, "él tiene juicio contra las naciones."Estos son mensajes relacionados de la Palabra del Señor en el interior recibidos en el 2008:

3 Así como los pastores y ancianos de los judíos fueron todos engañados y destruídos, así serán los predicadores, maestros y ancianos de la cristiandad destruídos con todos sus seguidores engañados. Estas son las plagas de Babilonia y la razón por la cual el Señor le dice a todos los cristianos: ¡Salid de ella, pueblo mío, para que no participéis de sus pecados y para que no recibáis sus plagas! Apoc 18:4.

Estas
41,000 así llamadas sectas cristianas son Babilonia pintada para que se parezca a Sión, engañando a todas las naciones para que vayan hacia su adulterio espiritual y sus fornicaciones. El mundo entero sigue a esta bestia que tiene cuernos como un cordero, con muchos nombres, y se le da poder para extender su autoridad sobre toda tribu y pueblo y lengua y nación. Las sectas deficientes pretenden que Cristo es su esposo; pero estas iglesias falsas son la ramera de Babilonia, que sustituye con rituales supersticiosos la obediencia a los mandamientos de Cristo para arrepentirse, sus enseñanzas, sus requisitos, sus advertencias, la santidad que él requiere, su evangelio, su reino, la libertad del pecado que él ha prometido, y su cruz de la negación propia — la Cruz Perdida de la Pureza. Este misterio de la iniquidad es permitido por Dios para probar el compromiso con la verdad de los elegidos; porque los elegidos no pueden soportar escuchar mentiras. (Vea Babilonia y Apostasía para más información).

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo