La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Jeremías 31

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 "En aquel tiempo, dice Jehovah, yo seré el Dios de todas las familias de Israel; y ellos serán mi pueblo.

 2 Así ha dicho Jehovah: Cuando Israel iba en pos de su reposo, el pueblo que había sobrevivido de la espada halló gracia en el desierto."

 3 Jehovah me ha aparecido desde hace mucho tiempo, diciendo: "Con amor eterno te he amado; por tanto, te he prolongado mi misericordia.

 4 Otra vez he de edificarte, y serás edificada, oh virgen de Israel. Otra vez serás adornada con tus panderos y saldrás en las danzas de los que se regocijan.

 5 Otra vez plantarás viñas en los montes de Samaria, y los que las planten gozarán del fruto.

 6 Porque habrá un día en que gritarán los guardias en la región montañosa de Efraín: '¡Levantaos, y subamos a Sion, a Jehovah, nuestro Dios!'"

 7 Porque así ha dicho Jehovah: "Regocijaos con alegría a causa de Jacob, y gritad de júbilo ante la cabeza de las naciones. Proclamad, alabad y decid: '¡Oh Jehovah, salva a tu pueblo, al remanente de Israel!'

 8 "He aquí, yo los traigo de la tierra del norte, y los reuniré de los confines de la tierra. Entre ellos vendrán los ciegos y los cojos, la mujer encinta y la que da a luz. Como una gran multitud volverán acá.

 9 Vendrán con llanto, pero con consuelo los guiaré y los conduciré junto a los arroyos de aguas, por un camino parejo en el cual no tropezarán. Porque yo soy un Padre para Israel, y Efraín es mi primogénito."

 10 ¡Oh naciones, escuchad la palabra de Jehovah y hacedlo saber en las costas lejanas! Decid: "El que dispersó a Israel lo reunirá y lo guardará, como el pastor guarda su rebaño."

 11 Porque Jehovah ha rescatado a Jacob; lo ha redimido de mano del que es más fuerte que él.

 12 Vendrán y darán alabanza en la cumbre de Sion. Correrán hacia la bondad de Jehovah: al grano, al vino nuevo, al aceite y a las crías de las ovejas y de las vacas. Su vida será como huerto de riego; nunca más volverán a languidecer.

 13 "Entonces la virgen se regocijará en la danza, y los jóvenes y los ancianos juntamente. Porque transformaré su duelo en regocijo; los consolaré y los alegraré en su dolor.

 14 Colmaré de abundancia el alma del sacerdote, y mi pueblo se saciará de mi bondad", dice Jehovah.

 15 Así ha dicho Jehovah: "Voz fue oída en Ramá; lamento y llanto amargo. Raquel lloraba por sus hijos, y no quería ser consolada por sus hijos, porque perecieron."

 16 Así ha dicho Jehovah: "Reprime tu voz del llanto y tus ojos de las lágrimas, porque tu obra tiene recompensa, dice Jehovah. Ellos volverán de la tierra del enemigo.

 17 Hay esperanza para tu porvenir; tus hijos volverán a su territorio, dice Jehovah.

 18 "Ciertamente yo he oído a Efraín que se lamentaba diciendo: 'Me azotaste, y fui castigado como novillo indómito. Hazme volver, y volveré; porque tú eres Jehovah mi Dios.

 19 Porque después de desviarme, me arrepentí; y después de darme cuenta, golpeé mi muslo. Fui avergonzado y también afrentado, porque he llevado el oprobio de mi juventud.'

 20 "¿Acaso no es Efraín un hijo querido para mí? ¿Acaso no es un niño precioso? Porque cada vez que hablo contra él, lo recuerdo más. Por eso mis entrañas se enternecen por él. Ciertamente tendré misericordia de él, dice Jehovah.

 21 "Levanta señales, pon indicadores de caminos. Pon atención al camino principal, el camino por el cual caminaste. Vuelve, oh virgen de Israel; vuelve a estas tus ciudades.

 22 ¿Hasta cuándo andarás de un lado para otro, oh hija rebelde? Pues Jehovah hará una novedad en la tierra: La mujer rodeará al hombre."

 23 Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "Cuando yo los restaure de su cautividad, dirán otra vez estas palabras en la tierra de Judá y en sus ciudades: '¡Jehovah te bendiga, oh morada de justicia, oh monte santo!'

 24 Y habitarán juntos en ella Judá y todas sus ciudades, los labradores y los que se desplazan con los rebaños.

 25 Porque he de saciar al alma fatigada, y he de llenar a toda alma que languidece."

 26 En esto desperté y vi que mi sueño había sido placentero.

 27 "He aquí que vienen días, dice Jehovah, en que sembraré la casa de Israel y la casa de Judá con simiente de hombres y con simiente de animales.

 28 Sucederá que como he vigilado sobre ellos para arrancar, desmenuzar, arruinar, destruir y hacer daño, así vigilaré sobre ellos para edificar y plantar, dice Jehovah.

 29 "En aquellos días no dirán más: 'Los padres comieron las uvas agrias, y los dientes de los hijos sufren la dentera';

 30 sino que cada cual morirá por su propio pecado. Los dientes de todo hombre que coma las uvas agrias sufrirán la dentera.

 31 "He aquí vienen días, dice Jehovah, en que haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

 32 No será como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos invalidaron, a pesar de ser yo su señor, dice Jehovah.

 33 Porque éste será el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehovah: Pondré mi ley en su interior y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.

 34 Ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: 'Conoce a Jehovah.' Pues todos ellos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehovah. Porque yo perdonaré su iniquidad y no me acordaré más de su pecado."1

 35 Así ha dicho Jehovah, quien da el sol para luz del día, y la luna y las estrellas para luz de la noche, el que agita el mar de manera que rugen sus olas--Jehovah de los Ejércitos es su nombre--:

 36 "Si esas leyes faltasen delante de mí, dice Jehovah, entonces la descendencia de Israel dejaría de ser nación delante de mí, perpetuamente."

 37 Así ha dicho Jehovah: "Si se pueden medir los cielos arriba y se pueden explorar los cimientos de la tierra abajo, entonces yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice Jehovah.

 38 "He aquí que vienen días, dice Jehovah, en que la ciudad será edificada para Jehovah desde la torre de Hananeel hasta la puerta de la Esquina.

 39 El cordel de medir irá directamente hasta la colina de Gareb, y dará la vuelta hacia Goa.

 40 Todo el valle de los cadáveres y de las cenizas, y todas las terrazas hasta el arroyo de Quedrón, hasta la esquina de la puerta de los Caballos, al este, estará consagrado a Jehovah. Nunca más será arrancada ni destruida."


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Con respecto al Israel espiritual en los últimos días: El Señor escribirá su ley en su interior, y la escribirá en sus corazones. Este es el proceso de escuchar al Señor, oír sus mandamientos, y después, guardarlos. Todos ellos me conocerán, desde el menor hasta el mayor. De "El Segundo Pacto" de Jorge Fox's:

Jeremías vio más allá del primer pacto, el primer sacerdocio, y las tablas de piedra, los estatutos y ordenanzas; y el Señor dijo por medio de él: haré un pacto con la casa de Israel después de aquellos días [tome nota], dice Jehovah: Pondré mi ley en su interior y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Tome nota, este era el tiempo cuando la ley estaba escrita en piedra, y ellos tenían que escribirla sobre los muros, y sobre los dinteles, y debían tener flecos en sus vestiduras para recordarles acerca de la ley. Ahora, esto fue en el pasado; pero el Señor dijo: después de aquellos días, podré mi ley en sus corazones; los corazones de aquellos que los habían puesto en tablas de piedra, en aquellos días, cuando la gente debía aprender la ley, y aprender del Señor, y sus leyes, y sus estatutos, y sus ordenanzas.

Ahora, la ley ha sido escrita en el corazón de acuerdo a la promesa del Señor, quien cumple y lleva a cabo su palabra de acuerdo a lo que se les dijo a ellos; cuando él dijo que él pondría su ley en su interior, y la escribiría en sus corazones, después de aquellos días [tome nota,] después de los días anteriores, y yo seré un Dios para ellos, y ellos serán mi pueblo, y ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: 'Conoce a Jehovah.' Pues todos ellos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehovah. Porque yo perdonaré su iniquidad y no me acordaré más de su pecado. Ahora, mientras la ley fue escrita exteriormente, en las tablas de piedra, y sobre los dinteles, y en los flecos de las vestiduras para recordarles acerca de la ley, ellos enseñaron a cada hombre que era su prójimo, y a cada hombre que era su hermano; pero estos eran los días cuando las leyes eran escritas en piedra, el primer sacerdocio, el primer pacto estaba vigente. Ahora, después de esos días, el fin del primer sacerdocio, el primer pacto, y su desintegración; la gente llega a testificar que el Señor ha escrito su ley en sus corazones, y la ha puesto en su interior, [tome nota]. Una vez que el Señor ha hecho esto, todos sienten lo que el Señor ha hecho, habiendo puesto su ley en su interior, y habiendo escrito sus leyes en sus corazones. Así, ellos sienten que el Señor está cerca de ellos; y ellos, los que sienten esto, sienten que la promesa del Señor se cumple y conocen al Señor, y él ha puesto su ley en sus corazones; porque esto le enseñará a cada hombre a conocer al Señor. Por lo tanto, todos sentirán que el Señor es misericordioso con su injustica, y sus iniquidades, y él no recordará más sus pecados. Aquellos que sienten que la ley fue escrita en sus corazones cuando se cumplió la promesa, saben esto y conocen al Señor; sí, el menor de ellos, al más grande de ellos, para que no tengan necesidad de enseñarse los unos a los otros, diciendo: conozcan al Señor; Así ha dicho Jehovah, quien da el sol para luz del día, y la luna y las estrellas para luz de la noche, el que agita el mar de manera que rugen sus olas--Jehovah de los Ejércitos es su nombre--; [note,] "Si esas leyes faltasen delante de mí, dice Jehovah, entonces la descendencia de Israel dejaría de ser nación delante de mí, perpetuamente."

Y ahora el Señor es conocido, y su promesa se cumple, y sus ordenanzas son obedecidas, quien ha puesto su ley en sus corazones, y la ha escrito en el interior de su pueblo, y él es su Dios, y ellos no necesitan enseñar a su hermano, ni a su prójimo, diciendo: 'Conoce a Jehová.' Pues todos ellos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehovah, y ellos, los que pueden mostrar esto, que la ley está escrita en sus corazones, ellos conocen al Señor, desde el más pequeño y hasta el más grande, Jer 31:34.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo