La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Jeremías 7

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 La palabra de Jehovah que vino a Jeremías, diciendo:

 2 "Ponte de pie junto a la puerta de la casa de Jehovah y proclama allí esta palabra. Diles: Oíd la palabra de Jehovah, todos los de Judá que entráis por estas puertas para adorar a Jehovah.

 3 Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: Corregid vuestros caminos y vuestras obras, y os dejaré habitar en este lugar.

 4 No confiéis en palabras de mentira que dicen: '¡Templo de Jehovah, templo de Jehovah! ¡Éste es el templo de Jehovah!'

 5 Porque si realmente corregís vuestros caminos y vuestras obras, si realmente practicáis lo justo entre el hombre y su prójimo,

 6 si no oprimís al forastero, al huérfano y a la viuda, si no derramáis sangre inocente en este lugar, y si no vais tras otros dioses para vuestro propio mal,

 7 entonces os dejaré habitar en este lugar, en la tierra que desde siempre y para siempre di a vuestros padres.

 8 "He aquí que vosotros estáis confiando en palabras de mentira que no aprovechan.

 9 Después de robar, de matar, de cometer adulterio, de proferir falso testimonio, de ofrecer incienso a Baal y de ir tras otros dioses que no conocisteis,

 10 ¿vendréis para estar delante de mí en este templo que es llamado por mi nombre y para decir: 'Somos libres' (para seguir haciendo todas estas abominaciones)?1

 11 ¿Acaso este templo, que es llamado por mi nombre, es ante vuestros ojos una cueva de ladrones? He aquí que yo también lo he visto, dice Jehovah.

 12 "Id, pues, a mi lugar que estuvo en Silo, donde al principio hice morar mi nombre, y ved lo que le hice a causa de la maldad de mi pueblo Israel.

 13 Ahora pues, dice Jehovah, por cuanto habéis hecho todas estas obras--y a pesar de que os hablé persistentemente, no escuchasteis; y cuando os llamé, no respondisteis--,

 14 por eso, como hice a Silo, haré a este templo que es llamado por mi nombre y en el cual confiáis, a este lugar que os di a vosotros y a vuestros padres.

 15 Y os echaré de mi presencia como eché a todos vuestros hermanos, a toda la descendencia de Efraín.

 16 "Tú, pues, no ores por este pueblo. No levantes por ellos clamor ni oración; no intercedas ante mí, porque no te escucharé.

 17 ¿No ves lo que hacen éstos en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén?

 18 Los hijos recogen la leña, y los padres encienden el fuego. Las mujeres amasan la masa para hacer tortas a la Reina del Cielo y para derramar libaciones a otros dioses, para ofenderme.

 19 ¿Me ofenderán a mí?, dice Jehovah. ¿Acaso no actúan, más bien, para su propia vergŁenza?"

 20 Por tanto, así ha dicho el Señor Jehovah: "He aquí que mi furor y mi ira se derraman sobre este lugar, sobre los hombres y sobre los animales, sobre los árboles del campo y sobre los frutos de la tierra. Se encenderá y no se apagará."

 21 Así ha dicho Jehovah de los Ejércitos, Dios de Israel: "Añadid vuestros holocaustos a vuestros sacrificios y comed carne.

 22 Porque el día en que los saqué de la tierra de Egipto, no hablé con vuestros padres ni les mandé acerca de holocaustos y sacrificios.

 23 Pero yo les había mandado diciendo: 'Escuchad y obedecer mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad completamente en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien.'2 [Para oír la voz del Señor nosotros debemos escuchar paciente y persistentemente en silencio humilde; entonces debemos obedecer completamente lo que él nos ordena. Obedecer es seguir al Señor, lo cual todos deben hacer para poder ser un verdadero discípulo. De la Palabra del Señor en el interior: "Sigue de manera precisa; no te desvíes."]

 24 Pero no escucharon ni inclinaron su oído, sino que caminaron en la dureza de su malvado corazón, según sus propios planes. Caminaron hacia atrás y no hacia adelante.

 25 Desde el día en que vuestros padres salieron de la tierra de Egipto hasta este día, os envié todos mis siervos los profetas, persistentemente, día tras día.

 26 Pero no me escucharon ni inclinaron su oído; más bien, endurecieron su cerviz y actuaron peor que sus padres.

 27 "Tú, pues, les dirás todas estas palabras, pero no te escucharán; los llamarás, pero no te responderán.

 28 Por tanto, les dirás: 'Ésta es la nación que no escuchó la voz de Jehovah su Dios ni aceptó la corrección. La fidelidad se ha perdido; ha sido eliminada de sus bocas.'

 29 "Corta tu cabellera y arrójala. Prorrumpe en lamento sobre los cerros, pues Jehovah ha rechazado y ha abandonado a la generación, objeto de su ira.

 30 Porque los hijos de Judá han hecho lo malo ante mis ojos, dice Jehovah. Han puesto sus ídolos abominables en el templo que es llamado por mi nombre, contaminándolo.

 31 Han edificado los lugares altos del Tófet, que están en el valle de Ben-hinom, para quemar en el fuego a sus hijos y a sus hijas, cosa que no les mandé, ni me vino a la mente.

 32 Por tanto, dice Jehovah, he aquí vendrán días en que no se dirá más Tófet, ni valle de Ben-hinom, sino valle de la Matanza. En el Tófet serán sepultados por no haber más lugar.

 33 Los cadáveres de este pueblo servirán de comida a las aves del cielo y a los animales de la tierra, y no habrá quien los espante.

 34 Haré cesar en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén la voz de gozo y la voz de alegría, la voz del novio y la voz de la novia; porque la tierra será arruinada."


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Note el parecido con la cristiandad de hoy, que dice que son libres para pecar por el resto de sus vidas. Ellos piensan que Jesús será su excusa para continuar pecando. Piensan que están libres para pecar con su permiso para la inmoralidad. Sin embargo Jesús le advirtió a todos: ¡No pequen más! ¡Arrepiéntanse o perezcan! Jesús dijo: Si tu mano te hace tropezar, córtala. Mejor te es entrar manco a la vida que teniendo dos manos, ir al infierno, al fuego inextinguible. Si tu pie te hace tropezar, córtalo. Mejor te es entrar cojo a la vida que teniendo dos pies, ser echado al infierno. Y si tu ojo te hace tropezar, sácalo. Mejor te es entrar con un solo ojo al reino de Dios que, teniendo dos ojos, ser echado al infierno, Mar 9:43-47.

2 Escuchad y obedecer mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad completamente en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien.

Escuchad y obedecer mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo.

Oír la voz del Señor y obedecerla es la clave del crecimiento espiritual. No hay progreso sin oír y obececer. A menos que usted oiga la voz del Espíritu de Dios y lo siga, la ley moral externa es su guía. Cuando usted haya oído la voz y la haya obedecido, se es el comienzo de la fe. Cuando usted oye, escucha, y obedece, usted ha establecido un fundamento seguro. Todos los otros fundamientos son arenosos y serán lavados cuando venga la tormenta. Él [Jesús] llegó a ser Autor de eterna salvación para todos los que le obedecen. Heb 5:9. Si alguno me ama, obedecerá mis enseñanzas. Mi Padre le amará, e irán a él y haran su morada con él. El que no me ama no obedecerá mis enseñanzas. Juan 14:23-24

Andad completamente en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien.

No es suficiente obedecer un mandato parcialmente, o algunos de los mandatos, o todos los mandatos por parte del tiempo; debemos obedecer completamente lo que se nos dice que hagamos todo el tiempo.

El Señor le dijo a Moisés que le hablara a la roca ante sus ojos (los de los hijos de Israel), y que esta les daría agua. En cambio Moisés expresó ira ante la gente y después golpeó la roca dos veces. A pesar de que esta había sido la manera en la cual el Señor le había dicho previamente a Moisés que golpeara la roca para sacar agua de la roca en Horeb, Moisés fue descalificado por Dios y no pudo entrar en la tierra prometida debido a que no siguió las órdenes que se le había dado.

Saúl perdió su reino porque él no siguió completamente los mandamientos del Señor que Samuel le habló, que eran: Luego bajarás delante de mí a Gilgal; entonces descenderé yo a ti para ofrecer holocaustos y sacrificar ofrendas de paz. Espera siete días, hasta que yo venga a ti y te enseñe lo que has de hacer. Saúl ofreció una ofrenda de holocausto él mismo, en vez de esperar que Samuel lo hiciera. Esta falla de Saúl fue evidentemente pasada por alto, por lo menos temporalmente, porque 1 Sam 15, Saúl otra vez no sigue las instrucciones del Señor completamente; y esto causó que Samuel declarara su reino se ha acabado y que Dios lo ha abandonado, y nunca lo volvió a ver.

Esto debería ser una importante advertencia para todos nosotros de que Dios nos exige que sigamos sus órdenes completa y totalmente. Obedecer completa y totalmente es hacer perfectamente la obra que ha sido ordenada, lo cual Jesús exige en Apocalípsis 3:2, donde Jesús está criticando las obras de estos creyentes porque no son perfectas; él no sólo quiere obras, él demanda obra perfectas. Las obras a las cuales Jesús se refiere son obras de amor en fe obediente a los mandamientos que usted oye a medida que usted espera a Dios. Las obras perfectas son seguir sus órdenes completa y totalmente.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo