La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Jeremías 8

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Jehovah dice: "En aquel tiempo sacarán fuera de los sepulcros los huesos de los reyes de Judá, los huesos de sus magistrados, los huesos de los sacerdotes, los huesos de los profetas y los huesos de los habitantes de Jerusalén.

 2 Los extenderán ante el sol, ante la luna y ante todo el ejército del cielo, a quienes amaron y rindieron culto, a quienes siguieron y consultaron, y ante quienes se postraron. No serán recogidos ni sepultados; quedarán como abono sobre la superficie de la tierra.

 3 Preferible será la muerte que la vida para el resto de los sobrevivientes de esta perversa familia, en todos los lugares a donde yo los arroje, dice Jehovah de los Ejércitos.

 4 "Asimismo, les dirás que así ha dicho Jehovah: '¿No se levantan los que se caen? ¿No vuelve el que es tomado cautivo?

 5 ¿Por qué apostata este pueblo, oh Jerusalén, con perenne apostasía? Se aferran al engaño; rehúsan volver.

 6 "Oí atentamente y escuché; no hablan con rectitud. No hay hombre que se arrepienta de su maldad y que diga: '¿Qué he hecho?' Cada cual se ha vuelto a su carrera, como caballo que arremete en la batalla.

 7 "Hasta la cigŁeña en el cielo conoce sus tiempos determinados; la tórtola, la golondrina y la grulla guardan el tiempo de sus migraciones. Pero mi pueblo no conoce el juicio de Jehovah.

 8 ¿Cómo diréis: 'Nosotros somos sabios, y la ley de Jehovah está con nosotros'? Ciertamente he aquí que la pluma engañosa de los escribas la ha convertido en engaño.

 9 Los sabios son avergonzados, se llenan de terror y son tomados prisioneros. He aquí que han rechazado la palabra de Jehovah, ¿y qué clase de sabiduría les queda?

 10 Por tanto, daré a otros sus mujeres, y sus campos a los conquistadores; porque desde el menor hasta el mayor, cada uno persigue las ganancias deshonestas. Desde el profeta hasta el sacerdote, todos obran con engaño

 11 y [los sacerdotes y profetas] curan con superficialidad el quebranto de la hija de mi pueblo, diciendo: 'Paz, paz.' ¡Pero no hay paz!1

 12 "¿Acaso se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado, ni han sabido humillarse! Por tanto, caerán entre los que caigan; en el tiempo de su castigo tropezarán, ha dicho Jehovah.

 13 ¡De cierto acabaré con ellos!, dice Jehovah. No quedarán uvas en la vid, ni higos en la higuera. Hasta las hojas se marchitarán, y lo que les he dado pasará de ellos."

 14 ¿Por qué nos quedamos sentados? Reuníos, y entremos en las ciudades fortificadas y perezcamos allí, porque Jehovah nuestro Dios nos ha hecho perecer. Nos ha hecho beber aguas envenenadas, porque hemos pecado contra Jehovah.

 15 Esperamos paz, y no hay tal bien; tiempo de sanidad, y he aquí, terror.

 16 Desde Dan se ha oído el relincho de sus caballos. Toda la tierra tiembla a causa del relincho de sus corceles. Vienen y devoran la tierra y su plenitud, la ciudad y sus habitantes.

 17 "He aquí que yo envío sobre vosotros serpientes, víboras contra las cuales no habrá encantamiento que valga. Y ellas os morderán", dice Jehovah.

 18 El dolor se sobrepone a mí sin remedio; mi corazón está enfermo.

 19 ¡He aquí, la voz del grito de la hija de mi pueblo que viene de lejana tierra! ¿Acaso no está Jehovah en Sion? ¿Acaso no está en ella su Rey? ¿Por qué me han provocado a ira con sus imágenes talladas, con las vanidades del extranjero?

 20 Ha pasado la siega, se ha acabado el verano, ≠y nosotros no hemos sido salvos!

 21 Quebrantado estoy por el quebranto de la hija de mi pueblo. Estoy enlutado; el horror se ha apoderado de mí.

 22 ¿Acaso no hay bálsamo en Galaad? ¿Acaso no hay allí médico? ¿Por qué, pues, no hay sanidad para la hija de mi pueblo?


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Los ministros falsos dicen Paz, Paz cuando no hay paz. El efecto de la justicia será paz; el resultado de la justicia será tranquilidad y seguridad para siempre. Isa 32:17. A través de nuestra fe en el verdadero evangelio tenemos acceso a Dios, lo cual nos permite acercarnos a él para recibir su gracia que produce cambio y purifica por medio de oír y obedecer; sin embargo, a menos que hayamos sido purificados liberados de todo pecado, no hay paz ni justicia. Vea la definición de justicia en el comentario y la nota de 1 Juan 3:7 para entender lo que significa y lo que se requiere para llegar a ser justo.

Si mientras estamos en la tierra no esperamos paciente y persistentemente a Diosoyendo y obedeciendo todos sus mandatos, para ser así purificados por la fe, no hay paz con Dios porque Dios no tolera el pecado; por lo tanto nuestras almas serán destruidas, y seremos excluidos del cielo. Entonces tendremos que hacer nuestra paz con Dios de la manera difícil: por medio de una educación y un cambio dolorosos en el infierno.

La forma relativamente fácil de obtener la paz en la tierra es por medio de la cruz interna de la negación propia, la cual por medio del arrepentimiento la destrucción (remisión) del pecado produce paz y justicia que es recibida a medida que el Espíritu de Cristo reemplaza nuestra naturaleza pecaminosa que ha sido destruída.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo