La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Job 5

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 [Elifaz el temanita está hablando] ¡Clama, pues! ¿Habrá quien te responda? ¿A cuál de los santos acudirás?

 2 Porque la angustia mata al necio, y el apasionamiento hace morir al simple.

 3 Yo he visto al necio que echaba raíces [comenzaba a prosperar] y al instante maldije su morada.

 4 Sus hijos están lejos de toda salvación; en la puerta de la [corte de justicia en la] ciudad serán aplastados, y no habrá quien los libre.

 5 Lo que ellos cosechen lo comerá el hambriento, y aun de las espinas lo tomará. Y los sedientos absorberán sus riquezas.

 6 Ciertamente la aflicción no sale del polvo, ni el sufrimiento brota de la tierra.

 7 Pero el hombre nace para el sufrimiento, así como las chispas [del fuego] vuelan hacia arriba.

 8 Pero yo, en cambio, apelaría a Dios y a la Divinidad confiaría mi causa.

 9 Él hace cosas grandes e inescrutables, y maravillas que no se pueden enumerar.

 10 Él da la lluvia sobre la faz de la tierra y envía las aguas sobre la faz de los campos.

 11 Él pone en alto a los humillados, y los enlutados logran gran liberación.

 12 Él frustra los planes de los astutos, para que sus manos no logren su propósito.

 13 Él atrapa a los sabios en sus argucias, y el designio de los sagaces es trastornado.

 14 De día se encuentran con las tinieblas [espirituales], y a mediodía andan a tientas como de noche.

 15 Él libra al desolado de la boca de ellos, y al pobre de la mano del fuerte.

 16 Así habrá esperanza para el necesitado, y la perversidad cerrará su boca.

 17 ¡He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios disciplina! No menosprecies la corrección del Todopoderoso.

 18 Porque él hace doler, pero también venda; él golpea, pero sus manos sanan.

 19 En seis tribulaciones te librará; y en siete no te tocará el mal.1

 20 En el hambre te redimirá de la muerte; y en la guerra, del poder de la espada.

 21 Serás escondido del azote de la lengua, y no temerás cuando venga la destrucción.

 22 De la destrucción y del hambre te reirás, y no temerás las fieras de la tierra.

 23 Pues aun con las piedras del campo tendrás alianza, y los animales del campo tendrán paz contigo.

 24 Sabrás que tu tienda está en paz; revisarás tu morada, y nada echarás de menos.

 25 Sabrás que tu descendencia es mucha, que tu prole es como la hierba de la tierra.

 26 Irás a la tumba lleno de vigor, cual gavilla de trigo que se recoge a su tiempo.

 27 Esto es lo que hemos investigado, y así es. Escúchalo tú y conócelo para tu bien.2


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 En seis tribulaciones te librará; y en siete no te tocará el mal. Esto es verdad. Cada hombre debe pasar por siete tribulaciones, o siete pruebas. La séptima es la prueba de la perfección, la prueba final antes de la revelación de Jesucristo y su resurrección en su interior. Las siete tribulaciones corresponden a las siete copas en el libro de Apocalípsis. Jorge Fox se refiere a estas escrituras como un hecho absoluto en dos cartas: 367: A los prisioneros en York y 279: Una carta de sustancia general. Un ejemplo más de el increíble conocimiento de estos hombres paganos que vivieron antes de Abraham.

2 Elifaz hace el error de los predicadores de hoy en día, predicando el evangelio de la prosperidad. Pero a menos que los deseos del hombre sean destruídos, a menos que el hombre haya sufrido para que acabe con el pecado, Dios no lo prosperará porque si lo hace, el hombre sólo desperdiciará su bendición en satisfacer los deseos del ojo y de la carne. Pero cuando los deseos son remplazados por el amor, a través de la crucificción del espíritu egoísta en la cruz interna de la negación propia, entonces Dios se asegurará de que su nueva criatura no carezca de ninguna cosa buena en la tierra. Él le otorgará sus bendiciones al hombre, confiado de que serán usadas para adelantar su plan y su gloria, en vez de ser consumidas en los deseos egoístas.

A la gente le cuesta entender que las personas y Dios son tan diferentes como un hombre y una rata. Los hombres son animales egoístas, y Dios no quiere perpetuar nuestra naturaleza animal; no, él quiere destruirla y reemplazarla con su naturaleza. Sólo entonces él prosperará al hombre grandemente.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo