La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Job 6

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Entonces respondió Job y dijo:

 2 --¡Oh, si pudieran pesar mi angustia, y pusiesen igualmente mi ruina en la balanza!

 3 Ciertamente ahora pesarían más que la arena de los mares. Por eso mis palabras han sido apresuradas;

 4 porque las flechas del Todopoderoso están en mí, y mi espíritu bebe su veneno. Me combaten los terrores de parte de Dios.

 5 ¿Acaso rebuzna el asno montés junto a la hierba? ¿Acaso muge el buey junto a su forraje?

 6 ¿Se comerá lo insípido sin sal? ¿Habrá gusto en la baba de la malva?

 7 Mi alma rehúsa tocarlos, pero ellos están como mi repugnante comida.1

 8 ¡Quién hiciera que se cumpliese mi petición, y que Dios me concediese mi anhelo;

 9 que Dios se dignara aplastarme; que soltara su mano y acabara conmigo!2

 10 Aun esto sería mi consuelo, y saltaría de gozo en medio de mi dolor sin tregua: el que no he negado las palabras del Santo.

 11 ¿Qué fuerza tengo para esperar aún? ¿Qué meta tengo para alargar mi vida?

 12 ¿Acaso mi fuerza es como la fuerza de las piedras? ¿Acaso mi cuerpo es de bronce?

 13 Ciertamente no tengo ayuda en mí mismo, y los recursos han sido alejados de mí.

 14 Un desesperado debe contar con la lealtad de su amigo, aunque abandone el temor del Todopoderoso.

 15 Pero mis hermanos me han decepcionado como un torrente; han pasado como la corriente de los arroyos,

 16 que son turbios por causa del deshielo, y en ellos desaparece la nieve.

 17 En el tiempo del calor son silenciados, y al calentarse desaparecen de su lugar.

 18 Las caravanas se apartan de su ruta; desaparecen en el vacío y perecen.

 19 Las caravanas de Temán ponen su mira en ellos; en ellos esperan los viajeros de Saba.

 20 Pero son confundidos por haber confiado; cuando llegan a ellos, quedan defraudados.

 21 Ciertamente, ahora habéis llegado a ser así; habéis visto el horror y tenéis miedo.

 22 ¿Acaso yo os he dicho: "Traedme algo", o: "De vuestros recursos ofreced algo en mi favor",

 23 o: "Libradme de la mano del enemigo", o: "Rescatadme de la mano de los violentos"?

 24 Enseñádmelo, y yo me callaré; hacedme entender en qué he errado.

 25 ¡Cuán fuertes son las palabras de rectitud! Pero vosotros, ¿qué es lo que pretendéis reprender?

 26 ¿Pensáis reprender las palabras y los dichos de un desesperado, como si fueran viento?

 27 Vosotros seríais capaces de rifar a un huérfano y de especular sobre vuestro amigo.

 28 Ahora pues, dignaos prestarme atención, pues ciertamente no mentiré ante vuestra cara.

 29 Por favor, desistid, y que no haya iniquidad. Sí, desistid, pues está en juego mi reivindicación.

 30 ¿Acaso hay iniquidad en mi lengua? ¿Acaso mi paladar no puede discernir las calamidades?


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Mi alma rehúsa tocarlos, pero ellos están como mi repugnante comida. Cuando el hombre es afligido por los demonios, con el permiso de Dios, los demonios le sirven una dieta constante de grocerías, imágenes sexuales, repetiéndole cualquiera de sus fracasos anteriores con visiones, pesadillas terribles, y continuamente poniéndole trampas con sus burlas y visiones. Job nos está diciendo que él está siendo alimentado con palabras malignas, imágenes malignas, pensamientos malignos en vez de palabras dulces de Dios con bondad, sabiduría, amabilidad, humildad, amor, y aliento. Job no sabe que sólo está siendo probado y refinado a un estado aún más puro; en el cual, cuando haya acabado, las dulces palabras de Dios regresarán.

2 Que Dios se dignara aplastarme; que soltara su mano y acabara conmigo. Job está obviamente equivocado acerca de Dios aquí, por lo tanto usted puede estar preguntándoJuan Grattonse: ¿Cómo puede ser perfecto y también cometer errores? El hombre puede ser perfecto en el sentido de no pecar, pero aún así puede cometer errores que no son pecados. William Penn escribió que un hombre puede ser perfecto y todavía estar sujeto a las enfermedades, y puede no tener sabiduría perfecta o gloria. Y de acuerdo a : "Por lo tanto está claro, el hombre puede ser realmente, perfectamente, sinceramente, hijos o ramas, y aún así puede crecer de fortaleza a fortaleza, de fe a fe, en el espíritu y por medio del espíritu del Señor, sin embargo pueden ser hijos perfectos, y crecer hasta ser hombres jóvenes, y vencer al maligno, y después crecer para ser padres, y así avanzar hacia la meta por el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos. Esta es la perfección de la que estamos hablando; no estamos hablando de una perfección a la que no se le puede añadir nada."

El hombre no puede ver la perfección en otro hombre; el hombre no vio perfección en Cristo — sino que lo mataron; la gente religiosa de Israel se burló y ridiculizó a Jesús, aunque él estaba perfeccionando a las prostitutas y los publicanos. Los amigos de Job no vieron su perfección — sino que lo ridiculizaron. Sin embargo, Dios llamó a Job perfecto. Usted conocerá la perfección por las acciones de la persona, su conversación, sus frutos: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, y dominio propio — no por lo que ellos dicen ser; eso sería jactancia, lo cual es lo opuesto del amor. El hombre perfecto todavía ve solamente sus debilidades; pero como Jesús le dijo a Pablo cuando él se quejó de su debilidad: Mi poder y fortaleza se perfecciona en tu debilidad. Él también dijo: por sus frutos los conocerás.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo