La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 10:27,18:37

Mostrar el Capítulo y las notas   

 27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen [obedecen].4 [Ellos niegan su propia voluntad y obedecen sus mandatos y enseñanzas, que ellos le oyen decir de la palabra que está en su corazón. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 37 Entonces Pilato le dijo: --¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: --Tú dices [correctamente] que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad oye mi voz.2

Lucas 10:39,11:28,9:35

Mostrar el Capítulo y las notas   

 39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual se sentó a los pies del Señor y escuchaba su palabra. [Oímos su palabra desde el interior de nuestros corazones. Rom 10:8,17.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 28 Y él dijo: --Más bien, bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios [dentro de su corazón] y la guardan [la practican, obedecen]. [Este es uno de los versículos que es crucial que sea entendido. El original griego para palabra en este versículo es logon <3056> que en inglés significa: 1) de un discurso; 1a) una palabra, pronunciada por una voz viviente, que encarna un concepto o idea; 1b) lo que alguien ha dicho. Oír a alguien leer palabras de la Biblia no es una bendición; pero cuando usted oye la palabra de Dios dentro de su corazón que le habla a usted, usted es bendecido al recibir una pequeña medida de la vida de Dios, (Jesús es la vida); porque las palabras que Jesús le habla a usted le imparten la vida de Dios. Juan 6:63. De la Palabra del Señor en el interior: "La fe es oír la Palabra de Dios y obedecer. Escucha y vive; el Espíritu da la vida con cada palabra que es oída."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 35  Y vino una voz desde la nube, que decía: "Este es mi Hijo amado, a él oíd [crean y obedezcan]." [Esto se aplica a todos nosotros también. Nosotros debemos oír al Señor hablándonos y después obedecer; obedecer es seguir. De la Palabra del Señor en el interior: "Sigue de manera precisa; no te desvíes."]

Juan 6:63

Mostrar el Capítulo y las notas   

 63 El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida.6 [Jesús es el pan de vida: la vida de Dios. De la Palabra del Señor en el interior: "Las palabras que yo les hablo imparten vida; el Espíritu da la vida con cada palabra que es oída." Para adquirir más de Jesús, (la vida), usted debe estar en silencio, esperarlo a Él, oír, escuchar las palabras que él le habla a usted, y obedecer lo que él le manda. Sus palabras que él nos habla nos imparten la vida de Dios y están implantadas en nuestros corazones; y debido a que Jesús es la vida de Dios, sus palabras habladas forman a Jesús dentro de nosotros, hasta que finalmente él es resucitado en nosotros para llegar a ser nuestro verdadero Señor, que gobierna nuestros corazones.]

Hebreos 3:15,4:7

Mostrar el Capítulo y las notas   

 15 entre tanto se dice: Hoy si oís hoy su voz,1 no endurezcáis vuestros corazones como en la provocación.

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 Dios ha determinado otra vez un cierto día, diciendo por medio de David: "Hoy", después de tanto tiempo [Dios dio su juramento], como ya se ha dicho: Hoy si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones [como en la provocación, y como en el día de la tentación en el desierto].

Isaías 55:3

Mostrar el Capítulo y las notas   

 3 Inclinad vuestros oídos y venid a mí; escuchad y vivirá vuestra alma .2 Yo haré con vosotros un pacto eterno, las fieles misericordias demostradas a David. [Para venir a Él, nosotros vamos directamente a Él, al sentarnos en humilde silencio a medida que esperamos en Él, escuchando los mandatos y enseñanzas dadas por su voz. De la Palabra del Señor en el interior: "Vamos a él, y él hace llover ayuda sobre nosotros; este ejercicio de Dios purifica bien a aquellos que lo hacen. Ven a mí con la esperanza de hablar y actuar con rectitud."]

Hechos 3:22-23

Mostrar el Capítulo y las notas   

 22 Porque ciertamente Moisés dijo [acerca de Jesús]: El Señor vuestro Dios os levantará, de entre vuestros hermanos, un profeta como yo. A él escucharéis en todas las cosas que os hable.

 23 Y sucederá que cualquier persona que no escuche y obedezca a aquel profeta será destruída; y alejada del pueblo.2 [Esto también se aplica a todos los hombres en todas las naciones porque Jesús, la luz en cada hombre, anónimamente le ruega a los hombres a alejarse de sus malos caminos; pero la mayoría de los hombres en su oscuridad ignoran esos ruegos, porque ellos aman su vida egoísta y pecaminosa. Si el hombre hace caso a esos ruegos, el Señor derrama más de su Espíritu sobre él, dándole un hambre de buscarle a Él aun más. Cuando ellos mueren, aquellos que no esperaron para escuchar y después obedecer al Señor serán expulsados del cielo, y sus almas serán destruídas. De la Palabra del Señor en el interior: "Todos están esperando que Jesús sea su excusa. Todos los hombres están sin excusa; si yo estuviera en silencio, ellos tendrían una excusa. Yo les he advertido y les he dado los requisitos, y les he predicado las exclusiones; ellos no deberían esperar nada más ni una conclusión. El camino es claro: escuchen y obedezcan."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.