La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 12:47-48

Mostrar el Capítulo y las notas   

 47 Si alguien oye mis palabras y no las guarda [practica, obedece], yo no le juzgo; porque yo no vine para juzgar al mundo [cada hombre], sino para salvar al mundo [cada hombre].

 48 El que me desecha y no recibe mis palabras tiene quien le juzgue: La palabra que he hablado [a Él] le juzgará en el día final.7 [Él llama a la puerta del corazón de cada hombre; él ruega silenciosa y anónimamente para que nosotros nos apartemos de los caminos impíos y egoístas. Si no guardamos [practicamos, obedecemos] sus palabras, cuando morimos (el último día), recordaremos sus palabras con las que nos rogaba que nos apartáramos del mal, y aquellas palabras nos juzgarán. De la Palabra del Señor en el interior: "Todos los hombres están sin excusa; si yo estuviera en silencio, ellos tendrían una excusa."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

7 Si alguien oye mis palabras y no las guarda [practica, obedece], yo no le juzgo; porque yo no vine para juzgar al mundo [cada hombre], sino para salvar al mundo [cada hombre]. El que me desecha y no recibe mis palabras tiene quien le juzgue: La palabra que he hablado le juzgará en el día final.
Dios le habla a todos los hombres en algún momento(s) de sus vidas. Él habla desde la Palabra y la Luz dentro del corazón de cada hombre.
Él habla con palabras y a veces también con visiones adicionales. Él razona con los hombres en contra de sus caminos malignos.
Hay un registro de todas estas palabras y mensajes guardados dentro del hombre.

Aquellos que han obedecido sus palabras progresan hacia la purificación y a la muerte de su naturaleza pecaminosa para ser trasladados al reino de Cristo mientras todavía viven en la tierra. Aquellos que han desobedecido sus palabras, mueren en su naturaleza egoísta y son condenados en el tiempo final por las palabras que ellos han desobedecido e ignorado. Juan 12:48

El Espíritu de Dios visita a todo hombre, en el día de su visitación. Como dijo Jesús: He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él, y él conmigo. Apoc 3:20. Dios es justo. Dios es recto. Él quiere golpear en el corazón de cada hombre de la misma manera. Él visita a todo hombre. Él razona con cada hombre. Todo hombre tiene una oportunidad. El día de la visitación puede venir de un predicador verdadero, con palabras habladas o escritas proporcionadas por el Espíritu de Dios, o directamente en el corazón del hombre de parte del Espíritu de Cristo. En el juicio, cada hombre recordará su día de visitación, y será juzgado por las palabras que oyó e ignoró. De la Palabra del Señor en el interior: "Todos los hombres están sin excusa; si yo estuviera en silencio, ellos tendrían una excusa."

El siguiente es un fragmento del documento de Jorge Fox titulado Una palabra del Señor, a todo el mundo, en el cual él da detalles de cómo las palabras que usted ha oído anónimamente que le son habladas a usted serán su juez (usted recordará esas palabras ignoradas y las pronunciará con su propia boca para condenarse a sí mismo):

Esta luz le mostrará, y le dejará ver que todo es vanidad, y lo llevará a veces a confesarlo; y sin embargo su corazón, al estar engañado, y si el engaño es fuerte, hace que usted rechace y odie aquello que lo llama al arrepentimiento, que permanece bajo en usted, y continuamente esté llamándolo a abandonar sus amantes. Ella le dice que usted no debe tener lujuria, ni codiciar, ni robar. Le dice que hay un peligro para todos ustedes ladrones, y lujuriosos, y codiciosos. Le habla a usted, y le dice que eso será su condenación; cuando el libro de la conciencia* es abierto, en su propia boca usted será juzgado. Por lo tanto tome esto como una advertencia. Cuando la venganza de Dios caiga sobre usted, entonces usted dirá que tuvo tiempo una vez, cuando haya pasado, y las plagas de Dios hayan sido derramadas sobre usted,** ya que usted odia ser reformado por esa luz en su conciencia. 

* Porque cuando los gentiles que no tienen ley practican [obedecen] por instinto las cosas contenidas en la ley, estos hombres que no tienen la ley, son ley para sí mismos. Ellos muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, mientras que su conciencia también da testimonio; mientras que sus pensamientos los acusan o los excusan. Rom 2:14-15

** Aquellos que mueren mientras todavía están pecando, experimentan el día del Señor (que es también la revelación de Jesucristo, que también es el día de Cristo), con todas las plagas del libro de Apocalipsis después que mueren; esto es explicado en detalle por Francis Howgill en su documento Algunos de los misterios del reino de Dios declarados.

Muchas sectas en el cristianismo que tienen fe en la Biblia piensan que donde dice las palabras que he hablado en este versículo, por las cuales el hombre es juzgado, son palabras registradas en la Biblia que Jesús habló. Piense en esto: ¿qué tan injusto sería eso para todos aquellos hombres y mujeres en el mundo que no tienen la Biblia, o que no pueden leer, etc.? Por supuesto que las palabras de la Biblia no serán nuestro juez; Dios es justo, más allá que cualquier hombre, y él juzga a todos los hombres con el mismo estándar — las palabras y los ruegos que Él ha hablado anónimamente a todo hombre.

_______________________________________