La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 12

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Seis días antes de la Pascua, llegó Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, a quien Jesús resucitó de entre los muertos.

 2 Le hicieron allí una cena. Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él.

 3 Entonces María, habiendo traído una libra de perfume de nardo puro de mucho valor, ungió los pies de Jesús y los limpió con sus cabellos. Y la casa se llenó con el olor del perfume.

 4 Pero uno de sus discípulos, Judas Iscariote, el que estaba por entregarle, dijo:

 5 --¿Por qué no fue vendido este perfume por trescientos denarios y dado a los pobres?

 6 Pero dijo esto, no porque le importaban los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa a su cargo sustraía de lo que se echaba en ella.

 7 Entonces Jesús dijo: --Déjala. Para el día de mi sepultura ha guardado esto.

 8 Porque a los pobres siempre los tenéis con vosotros, pero a mí, no siempre me tendréis.

 9 Entonces mucha gente de los judíos se enteró de que él estaba allí; y fueron, no sólo por causa de Jesús, sino también para ver a Lázaro, a quien él había resucitado de entre los muertos.

 10 Pero los principales sacerdotes resolvieron matar también a Lázaro,

 11 porque por causa de él muchos de los judíos se apartaban y creían en Jesús.

 12 Al día siguiente, cuando oyeron que Jesús venía a Jerusalén, la gran multitud que había venido a la fiesta

 13 tomó ramas de palmera y salió a recibirle, y le aclamaban a gritos: "¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!"

 14 Habiendo encontrado Jesús un borriquillo, montó sobre él, como está escrito:

 15 No temas, hija de Sion. ¡He aquí tu Rey viene, sentado sobre una cría de asna!

 16 Sus discípulos no entendieron estas cosas al principio. Pero cuando Jesús fue glorificado, entonces se acordaron de que estas cosas estaban escritas acerca de él, y que estas cosas le hicieron a él.

 17 La gente que estaba con él daba testimonio de cuando llamó a Lázaro del sepulcro y le resucitó de entre los muertos.

 18 Por esto también la multitud salió a recibirle, porque oyeron que él había hecho esta señal.

 19 Entonces los fariseos dijeron entre sí: --Ved que nada ganáis. ¡He aquí, el mundo se va tras él!1 [De la Palabra del Señor en el interior: "Los cristianos temieron a los primeros cuáqueros, así como los judíos temieron a Jesús." ¿Por qué? Porque en unos pocos años, iglesias cristianas enteras fueron vaciadas de sus oyentes por predicadores que repetían las palabras de la Biblia, para llegar a ser oyentes de Cristo en las reuniones silenciosas de los cuáqueros.]

 20 Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta.

 21 Ellos se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le rogaban diciendo: --Señor, quisiéramos ver a Jesús.

 22 Felipe fue y se lo dijo a Andrés. Andrés y Felipe se lo dijeron a Jesús.

 23 Y Jesús les respondió diciendo: --Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado.

 24 De cierto, de cierto os digo que a menos que el grano de trigo caiga en la tierra y muera, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

 25 El que ama su vida, la pierde; pero el que odia su vida en este mundo, para vida eterna la guardará.2 [De la Palabra del Señor en el interior: "Pocos serán salvos debido a su amor por la vida."]

 26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estoy, allí también estará mi siervo.3 Si alguno me sirve, el Padre le honrará. [Mientras están están vivos en la tierra, sus verdaderos siervos pueden ser trasladados hacia el reino del cielo; ellos todavía permanecen en la tierra caminando, pero su conciencia y su vista están en el cielo en la presencia de Jesús y del Padre. Jesús oró: No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del maligno.  Juan 17:15. Padre, quiero que donde yo esté, también estén conmigo aquellos que me has dado,  para que vean mi gloria que me has dado. Juan 17:24. De la Palabra del Señor en el interior: "Puedes vivir en el cielo y aun caminar en la tierra. Yo vendré otra vez a los elegidos; yo seré una corona para liderarlos y guiarlos." Mientras Jorge Fox ministró en la tierra, él fue trasladado al paraíso; y entonces él vivió en el paraíso.]

 27 Ahora está turbada mi alma. ¿Qué diré: "Padre, sálvame de esta hora"? ¡Al contrario, para esto he llegado a esta hora!

 28 Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: "¡Ya lo he glorificado y lo glorificaré otra vez!"

 29 La multitud que estaba presente y escuchó, decía que había sido un trueno. Otros decían: --¡Un ángel le ha hablado!

 30 Jesús respondió y dijo: --No ha venido esta voz por causa mía, sino por causa vuestra.

 31 Ahora es el juicio de este mundo. Ahora será echado fuera el príncipe de este mundo.

 32 Y yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo. [Atraer todos los hombres a sí mismo es salvar a todos los hombres. No todos en esta vida, sino unos pocos en esta vida, y todo el resto en la próxima vida.]

 33 Esto decía dando a entender de qué muerte había de morir.

 34 Entonces la gente le respondió: --Nosotros hemos oído que, según la ley, el Cristo permanece para siempre. ¿Y cómo es que tú dices: "Es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado"? ¿Quién es este Hijo del Hombre?

 35 Entonces Jesús les dijo: --Aún por un poco de tiempo está la luz entre vosotros. Andad mientras tenéis la luz, para que no os sorprendan las tinieblas. Porque el que anda en tinieblas no sabe a dónde va. [Cuando Adán cayó, los seres humanos perdieron la vida y la luz de Dios; perdimos su luz guiadora, y por lo tanto todos caminamos en oscuridad, lo cual significa ser espiritualmente ciegos. Jesús vino para que "El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida." Juan 8:12. Tenemos que ser restaurados a la vida de Dios para que podamos ver espiritualmente hacia dónde vamos.]

 36 Mientras tenéis la luz, creed [depender, confiar y obedecer] en la luz, para que seáis hijos de luz. Estas cosas habló Jesús, y al apartarse, se escondió de ellos.4 [La Luz (Cristo) es dada a todo hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y al morar en la Luz y obedecer la Luz, reciban salvación para llegar a ser hijos de la luz, hijos de Dios. Creer en la luz es aceptar lo que ésta le muestra por medio de la revelación como verdad, y entonces guardar y obedecer sus enseñanzas; esto es creer en Jesús porque Jesús es esa luz. Si usted no guarda ni obedece las palabras que usted le oye a Cristo decirle, aquellas palabras serán su juez cuando usted muera. Juan 12:47-48.]

 37 Pero a pesar de haber hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él;

 38 para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías que dijo: Señor, ¿quién ha creído a nuestro mensaje? ¿A quién se ha revelado el brazo del Señor?

 39 Por eso no podían creer, porque Isaías dijo en otra ocasión:

 40 El ha cegado los ojos de ellos y endureció su corazón, para que no vean con los ojos ni entiendan con el corazón, ni se conviertan, y yo los sane.

 41 Estas cosas dijo Isaías porque vio su gloria y habló acerca de él.

 42 No obstante, aun de entre los dirigentes, muchos creyeron en él, pero por causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga.

 43 Porque amaron la gloria de los hombres más que la gloria de Dios.5 [De la Palabra del Señor en el interior: "No busque la aprobación de los hombres. Aquellos que buscan el honor de los hombres no conocerán ningún otro."]

 44 Pero Jesús alzó la voz y dijo: "El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió;

 45 y el que me ve a mí, ve al que me envió.

 46 Yo he venido al mundo [a cada hombre] como luz, para que todo aquel que cree [depende, confía, obedece] en mí no permanezca en las tinieblas.6 [Todos los hombres se sientan en las tinieblas y caminan en las tinieblas hasta que la luz se levanta en sus corazones. Caminar en la luz es ser guiados en lo que debemos decir y hacer. La Luz (Cristo) es dada a cada hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y para que al permanecer en la Luz y obedecer a la Luz, reciban la salvación para llegar a ser hijos de la luz, hijos de Dios, viviendo y caminando en la luz en vez de la oscuridad: con gozo damos gracias al Padre que os hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz. Col 1:12]

 47 Si alguien oye mis palabras y no las guarda [practica, obedece], yo no le juzgo; porque yo no vine para juzgar al mundo [cada hombre], sino para salvar al mundo [cada hombre].

 48 El que me desecha y no recibe mis palabras tiene quien le juzgue: Las palabras que he hablado [a Él] le juzgará en el día final.7 [Él llama a la puerta del corazón de cada hombre; él ruega silenciosa y anónimamente para que nosotros nos apartemos de los caminos impíos y egoístas. Si no guardamos [practicamos, obedecemos] sus palabras, cuando morimos (el último día), recordaremos sus palabras con las que nos rogaba que nos apartáramos del mal, y aquellas palabras nos juzgarán. De la Palabra del Señor en el interior: "Todos los hombres están sin excusa; si yo estuviera en silencio, ellos tendrían una excusa."]

 49  Porque yo no hablo de mí mismo (no de mis propias palabras), sino que el Padre que me envió, él mismo me manda lo que debo decir y lo que debo hablar.

 50 Y sé que [obedecer] su mandatos es vida eterna. Así que, lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me dice que hablar."8 [Jesús no hizo nada por su propia voluntad, sólo de acuerdo a la voluntad del Padre; este es lo que significa cuando usted ora: hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Tenemos que aprender y ser cambiados para poder hacer sólo la voluntad del Padre sobre la tierra, así como la voluntad del Padre es hecha en el cielo por los ángeles.]


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 los fariseos dijeron entre sí: --Ved que nada ganáis. ¡He aquí, el mundo se va tras él! Los fariseos están preocupados de que Jesús les va a quitar su trabajo; y que iban a perder sus ingresos; y que ya no tendrían poder sobre el pueblo. ¿Su solución? Llamar a Jesús un blasfemo y matarlo, lo cual los judíos habían hecho repetidamente a los profetas del pasado, incluso cortando a Isaías por la mitad con una sierra de madera cuando todavía estaba vivo. Un hombre nacido de la carne se siente amenazado por un hombre nacido del espíritu, cuando el hombre del espíritu le dice lo siguiente:

Pero como en aquel tiempo, el que fue engendrado según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así es ahora también. Gal 4:29

2 El que ama su vida, la pierde; pero el que odia su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. Una vez que haz hallado el verdadero camino a la cruz, aún es muy difícil viajar para algunos; entonces pocos entrarán por la puerta angosta. No es fácil perder nuestra vida. No es fácil sentarse persistente y pacientemente en humilde silencio y esperar a Dios a medida que oímos, velamos, y entonces obedecemos completamente. No es fácil ver su voluntad y lo que está en su corazón como el Señor se lo muestra a usted. Para tener éxito, primero usted tiene haber sido atraído con amor; usted no puede venir al Señor y sufrir por medio de la cruz sólo para evitar el infierno. De la Palabra del Señor en el interior: "La gente no puede venir en temor; ellos tienen que venir en amor;" el Padre tiene que haberlo atraído con una revelación que inculca un hambre de más en usted porque el amor de Dios y el hambre de más de Él es el único motivador que perdura. Aquellos quienes no han sido atraídos por Dios con una experiencia espiritual que le da un sabor y un hambre de más, deben alejarse del mal lo mejor que puedan, distribuir liberalmente a los pobres, y orar a Dios para que les de esa experiencia, prometiéndole a cambio que usted le buscará con su mejor esfuerzo. Aún después de ser atraído y de recibir esa hambre, muchos no pueden llevar la cruz hasta el fin porque ellos aman su vida demasiado para dejarla ir. Por lo tanto cuente el costo antes de comenzar, y asegúrese de que usted esté dispuesto a darlo todo, si es que se le ordena y cuando se le ordene.

De la Palabra del Señor en el interior:

"El sacrificio de la vida le ha sido dado a los pocos que quisieran perder su vida para salvarla.
El sacrificio de la vida es un giro del destino.
El sacrificio de la vida es dado a aquellos que pueden soportarlo.
No hay vida aparte de Dios.
Pocos serán salvos debido a su amor por la vida."

El cristianismo deja a la gente viviendo en los deseos de su carne, llenando los deseos de la carne y de los pensamientos de su mente, al igual que el resto de los hombres; ellos se quedan en su naturaleza pecaminosa, caminando de acuerdo a la carne, cuyo objetivo es satisfacer las cosas de la carne; en su lujuria, deseos, afectos, placeres, orgullo, enojo, vanidad, temor, preocupaciones, planes, etc. Si usted vive según la carne [la naturaleza pecaminosa], usted morirá. Rom 8:13. Al creer que el cristianismo supuestamente le "salva" en sus pecados, usted sólo ha salvado su vida carnal, y ha perdido la oportunidad de encontrar la vida superior de Dios.

3 En este versículo (Juan 12:26) Jesús dice que si sus siervos le siguen (a través de la cruz interna), ellos estarán con él donde quiera que él esté — en el Reino del cielo, aún mientras están vivos en la tierra. Como también:

4 Mientras tenéis la luz, creed [depender, confiar y obedecer] en la luz, para que seáis hijos de luz. La Luz (Cristo) es dada a cada hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y al permanecer en la Luz y obedecer la Luz, el hombre recibe salvación para llegar a ser un hijo de la luz, un hijo de Dios. Porque Dios es luz, y en él no hay ningunas tinieblas. 1 Juan 1:5. Por lo tanto al hombre se le da una pequeña medida de luz para que él pueda creer lo que ella le muestra, aquello de lo cual lo convence — mientras el hombre está vivo en la tierra. Si el hombre es totalmente obediente a la luz, él llega a ser un hijo de Dios, un hijo de la luz. Pero si él odia la luz porque lo reprende de su estilo de vida y comportamiento egoísta, entonces él muere en sus pecados; y cuando el hombre muere mientras todavía está pecando, Cristo, la luz, sale de él, dejando al hombre en completa oscuridad, lo cual es el infierno. Entonces la medida de la luz que el hombre tiene es dada a otro que mejoró su talento mientras todavía estaba vivo. El resultado: eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder. 2 Tes 1:9; el hombre es separado de la vida, el poder, y la gloria de Dios, y mora en completa oscuridad.

Por lo tanto, oh hombre, cree (acepta la reprensión y las convicciones) en la luz, mientras tienes la luz porque perder la luz es ser echado hacia la oscuridad donde será el lloro y el crujir de dientes. En la vida del hombre, la luz razona con nosotros anónimamente para que nos separemos del mal y hagamos el bien. En nuestro egoísmo, la ignoramos; pero cuando morimos, veremos cada intento que nos es mostrado otra vez ante nuestra vista, y reconoceremos que escogimos voluntariamente ignorar el consejo de Dios.

Estas cosas habló Jesús, y al apartarse, se escondió de ellos. Él se escondió de ellos como una alegoría de cómo él se esconderá de nosotros si morimos pecando, para mostrarnos cómo será cuando no tengamos la luz, la cual no creímos.

Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán temprano y diligentemente y no me hallarán,
por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.
No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.
Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios deseos.
Porque el descarrío [de mi consejo] de los ignorantes los matará, y la dejadez descuidada de los necios los destruirá. Prov 1:28-32

De la Palabra del Señor en el interior: "Cuando la luz se vaya, tú tendrás pánico; todos los impíos tendrán pánico." La gran mayoría de las personas ni siquiera saben que tienen la luz en su interior, y no aprecian hasta qué punto la luz es un consuelo para ellos en su vida; pero cuando ellos la pierdan, se darán cuenta qué tan parte tan esencial de su bienestar era la luz en su vida.

De la Palabra del Señor en el interior: "Hagan caso a la luz para que puedan ser hijos de la luz."

Note la infinita diferencia entre: creer que hay una luz, comparado con hacer caso (notar, creer, y obedecer) lo que la luz le muestre.

De la misma manera, hay una infinita diferencia entre creer que Jesús es el Hijo de Dios, comparado con creer y obedecer lo que usted le oye a Jesús, el Hijo de Dios, decirle o mostrarle. De la Palabra del Señor en el interior: "Tú eres un hijo cuando Jesús aparece en tu corazón para guiarte."

Y por lo tanto nosotros podemos ver cómo un cambio sutil en la interpretación creó un infinito abismo de apostasía entre el camino ancho la cristiandad comparado con el camino angosto del verdadero cristianismo. Pero los hombres se apresuran a aceptar este error doctrinal, ignorando los muchos versículos que les requieren que tomen la cruz, abandonen todo, pierdan su vida, se arrepientan, sean limpiados, sean puros como Él es puro, sean santos como Él es santo, sean perfectos como el Padre es perfecto, sean justos como Jesús fue justo, sean misericordiosos como Él es misericordioso, caminen en el mismo camino que Él caminó, estén en este mundo presente como Él estuvo, y sean liberados de todo pecado; porque ellos amaron su vida y no quisieron dejar sus caminos egoístas e impíos de la carne.

5 Porque amaron la gloria de los hombres más que la gloria de Dios. Cuando usted sigue al Señor verdaderamente, se opondrá a las sectas falsas de la cristiandad, así como Jesús estaba en conflicto con el judaísmo. Usted será odiado, perseguido, injuriado, particularmente por las "personas religiosas." Para seguir a Jesús, usted debe desear la alabanza de Dios y ser inmune a las opiniones de los hombres. Los adultos critican a los jóvenes por sus perforaciones corporales, pantalones bajos, tattoos, etc., lo cual no es nada más que esforzarse por obtener la aprobación de sus pares; sin embargo los mismos adultos se esfuerzan de igual manera por la aprobación de sus pares, sólo que de manera diferente. Pero aquellos que aman la alabanza de los hombres, no seguirán a Jesús verdaderamente, porque no tienen hambre de la aprobación de Dios, no tienen hambre de su justicia, y ellos no buscan su justicia.

6 Yo he venido al mundo [a cada hombre] como luz, para que todo aquel que cree [depende, confía, obedece] en mí no permanezca en las tinieblas.

Yo he venido al mundo [a cada hombre] como luz.

La palabra griega para este versículo muestra que lo que ha sido universalmente traducido como "el mundo", kosmos <2889>, bien podría haber sido traducido como: los habitantes de la tierra, o los hombres, o la familia humana. Juan 1:4 dice:  "En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.;" y Juan 1:9 dice: "Aquél era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo;" y esta luz fue dada a los hombres para que ellos puedan creer. Juan 1:7. ¿Creer qué?—la verdad. ¿Cuál verdad?— creer la verdad de lo que la luz les muestra acerca del mal en sus caminos y la verdad de cómo la justicia de Dios y de Jesús es enormemente diferente a sus propios caminos; y después creer las promesas de Dios, convirtiéndolas en la esperanza de los esfuerzos de su vida para alcanzar la salvación.

para que todo aquel que cree [depende, confía, obedece] en mí.

"Cree en mí" significa creer en él, creer lo que Él le dice a usted, y actuar de acuerdo a eso. A todo hombre se le da una pequeña medida de luz para que él pueda creer lo que ella le muestra, aquello de lo que ella lo reprende, y de lo que ella lo convence — mientras el hombre está vivo en la tierra. Cristo, la luz de todo hombre, anónimamente le ruega a cada hombre durante su vida que se aparte de sus caminos impíos y egoístas; pero los hombres en general no comprenden que estos ruegos amables vienen de Dios, y por eso ellos ignoran la luz. Juan 1:1-5. Y ésta es la condenación: que la luz ha venido al mundo [cada hombre], pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que practica lo malo [pecado] aborrece la luz [por lo tanto aborrece a Cristo, quien es la luz], y no viene a la luz, por temor de que sus obras sean expuestas y reprendidas. Juan 3:19-20. Pero el que hace la verdad viene a la luz para que se muestre que sus obras son producidas [efectuadas, formadas, provocadas, vigorizadas] por medio de Dios. Juan 3:21. Si un hombre busca persistentemente el recibir las enseñanzas de Dios y cree lo que el Hijo (la luz) dentro de él le pide, él llega a ser un hijo de Dios, un hijo de la luz; y él recibe la vida eterna de Dios, la cual es la medida plena de Cristo mismo, la vida de Dios.

De la Palabra del Señor en el interior:

"Jesús no murió para que tú puedas continuar pecando. Yo preferiría haber evitado esa horrible muerte. Lo hice para mostrarte la medida de la obediencia que se necesita para tu propia salvación. Tú debes tener una devoción por la ley que está en el corazón de cada hombre; tú debes oír; y tú debes obedecer. Él nos dijo que no era suficiente creer en Dios, debemos creer lo que Él nos dice que es verdad. No es suficiente creer en Jesús; debemos creer lo que Él dice y después actuar de acuerdo a ello."

no permanezca en las tinieblas.

Permanecer en tinieblas es estar sin la luz de Dios que guía sus pensamientos, palabras, y acciones. Todos los hombres que caminan según su propia mente e imaginación están caminando en la oscuridad, tropezando (pecando) porque ellos no ven lo que ellos deberían estar haciendo a medida que son guiados por Dios. Todos estamos caminando en la noche, esperando que el día amanezca en nuestros corazones, cuando el lucero de la mañana (Jesucristo) se levante en nuestros corazones para guiarnos y liderarnos; entonces estamos caminando en la luz. Antes de eso somos ciegos; y para que nuestra vista sea restaurada, debemos esperar, velar, escuchar, creer lo que le oímos decir, y obedecerle.

7 Si alguien oye mis palabras y no las guarda [practica, obedece], yo no le juzgo; porque yo no vine para juzgar al mundo [cada hombre], sino para salvar al mundo [cada hombre]. El que me desecha y no recibe mis palabras tiene quien le juzgue: Las palabras que he hablado le juzgará en el día final.
Dios le habla a todos los hombres en algún momento(s) de sus vidas. Él habla desde la Palabra y la Luz dentro del corazón de cada hombre.
Él habla con palabras y a veces también con visiones adicionales. Él razona con los hombres en contra de sus caminos malignos.
Hay un registro de todas estas palabras y mensajes guardados dentro del hombre.

Aquellos que han obedecido sus palabras progresan hacia la purificación y a la muerte de su naturaleza pecaminosa para ser trasladados al reino de Cristo mientras todavía viven en la tierra. Aquellos que han desobedecido sus palabras, mueren en su naturaleza egoísta y son condenados en el tiempo final por las palabras que ellos han desobedecido e ignorado. Juan 12:48

El Espíritu de Dios visita a todo hombre, en el día de su visitación. Como dijo Jesús: He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él, y él conmigo. Apoc 3:20. Dios es justo. Dios es recto. Él quiere golpear en el corazón de cada hombre de la misma manera. Él visita a todo hombre. Él razona con cada hombre. Todo hombre tiene una oportunidad. El día de la visitación puede venir de un predicador verdadero, con palabras habladas o escritas proporcionadas por el Espíritu de Dios, o directamente en el corazón del hombre de parte del Espíritu de Cristo. En el juicio, cada hombre recordará su día de visitación, y será juzgado por las palabras que oyó e ignoró. De la Palabra del Señor en el interior: "Todos los hombres están sin excusa; si yo estuviera en silencio, ellos tendrían una excusa."

El siguiente es un fragmento del documento de Jorge Fox titulado Una palabra del Señor, a todo el mundo, en el cual él da detalles de cómo las palabras que usted ha oído anónimamente que le son habladas a usted serán su juez (usted recordará esas palabras ignoradas y las pronunciará con su propia boca para condenarse a sí mismo):

Esta luz le mostrará, y le dejará ver que todo es vanidad, y lo llevará a veces a confesarlo; y sin embargo su corazón, al estar engañado, y si el engaño es fuerte, hace que usted rechace y odie aquello que lo llama al arrepentimiento, que permanece bajo en usted, y continuamente esté llamándolo a abandonar sus amantes. Ella le dice que usted no debe tener lujuria, ni codiciar, ni robar. Le dice que hay un peligro para todos ustedes ladrones, y lujuriosos, y codiciosos. Le habla a usted, y le dice que eso será su condenación; cuando el libro de la conciencia* es abierto, en su propia boca usted será juzgado. Por lo tanto tome esto como una advertencia. Cuando la venganza de Dios caiga sobre usted, entonces usted dirá que tuvo tiempo una vez, cuando haya pasado, y las plagas de Dios hayan sido derramadas sobre usted,** ya que usted odia ser reformado por esa luz en su conciencia. 

* Porque cuando los gentiles que no tienen ley practican [obedecen] por instinto las cosas contenidas en la ley, estos hombres que no tienen la ley, son ley para sí mismos. Ellos muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, mientras que su conciencia también da testimonio; mientras que sus pensamientos los acusan o los excusan. Rom 2:14-15

** Aquellos que mueren mientras todavía están pecando, experimentan el día del Señor (que es también la revelación de Jesucristo, que también es el día de Cristo), con todas las plagas del libro de Apocalipsis después que mueren; esto es explicado en detalle por Francis Howgill en su documento Algunos de los misterios del reino de Dios declarados.

Muchas sectas en el cristianismo que tienen fe en la Biblia piensan que donde dice las palabras que he hablado en este versículo, por las cuales el hombre es juzgado, son palabras registradas en la Biblia que Jesús habló. Piense en esto: ¿qué tan injusto sería eso para todos aquellos hombres y mujeres en el mundo que no tienen la Biblia, o que no pueden leer, etc.? Por supuesto que las palabras de la Biblia no serán nuestro juez; Dios es justo, más allá que cualquier hombre, y él juzga a todos los hombres con el mismo estándar — las palabras y los ruegos que Él ha hablado anónimamente a todo hombre.

8 Porque yo no hablo de mí mismo (no de mis propias palabras), sino que el Padre que me envió, él mismo me manda lo que debo decir y lo que debo hablar. Y sé que [obedecer] su mandamiento es vida eterna. Así que, lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me dice que hablar.

Aún Jesús no juzgó, ni habló, ni actuó sin la mando específica del Espíritu. Jesús dijo:

Cualquier hombre que hable de Dios o de Cristo sin la inspiración específica del Espíritu está buscando su propia gloria,
y se está estimando como mayor que Cristo, porque Cristo dijo: El discípulo no es superior a su maestro, mas todo el que fuere perfeccionado [purificado, restaurado a la imagen espiritual de Dios, específicamente autorizado, y perfeccionado] será como su maestro. Lucas 6:40
Los predicadores de la cristiandad son condenados por buscar su propia gloria y después aceptar pago por sus palabras indignas; cuando aún cobrar por las verdaderas palabras de la vida como Balaam, habladas con el espíritu de Dios, está expresamente prohibido por Pedro y por Jesús. Buscando su propia gloria, los predicadores la cristiandad hablan con sus mentes carnales, la naturaleza de la muerte, y predican sus propias opiniones con las imaginaciones vanas de sus corazones impíos.

[obedecer] su comando es vida eterna. Jesús dijo que: Para que el mundo conozca que yo amo al Padre y yo sólo hago exactamente lo que el Padre me instruye. Juan 14:31. Así como Jesús era obediente, nosotros también debemos ser obedientes: porque sólo por medio de la obediencia se alcanza la salvación.

Si guardáis mis mandatos [los mandatos que usted le oye hablarle desde el interior de su corazón], permaneceréis en mi amor; como yo también he guardado los mandatos de mi Padre [que Jesús oyó que se le hablaron a él] y permanezco en su amor. Juan 15:10

El que me ama, mi palabra guardará [me obedecerá, practicará mis enseñanzas]. Y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos nuestra morada con él. [en su corazón; y ellos viven en un reino que también también le traen a usted]. Juan 14:24

Bienaventurados los que lavan sus vestiduras, para que tengan derecho al árbol de la vida y para que entren en la ciudad por las puertas. Apoc 22:14

Entonces el dragón se enfureció contra la mujer, y se fue para hacer guerra contra los demás descendientes de ella, quienes guardan los mandatos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. Apoc 12:17

Escuchad y obedecer mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad completamente en todo camino que os he mandado. Jer 7:23

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo