La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 15:10

Mostrar el Capítulo y las notas   

 10 Si guardáis mis mandatos [los mandatos que usted le oye a él hablarle desde el interior de su corazón], , permaneceréis en mi amor;3 como yo también he guardado los mandatos de mi Padre [que Jesús oyó que se le hablaron a él], y permanezco en su amor.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

3 Si guardas mis mandatos, permanecerás en mi amor. La Biblia entera habla acerca de la obediencia. Para tener algún progreso espiritual usted debe oír al Señor y obedecer. Para oír al Señor, usted debe esperar a Dios, humildemente, en silencio, escuchando cualquier cosa que él le enseñe o le mande. Cristo es la luz que ilumina a cada hombre que viene al mundo; a cada hombre le es dada manifestación del Espíritu para el bien de todos. Usted debe oír para progresar: bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios [dentro de su corazón] y la guardan [la practican, obedecen]. Lucas 11:28. Jesús está hablando acerca de la palabra de verdad oída en el interior del hombre, la palabra que mora dentro del corazón del hombre. La palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón [para que la puedas oír y obedecer]; esta es la palabra de fe que predicamos. Rom 10:8. Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios. Rom 10:17. La fe es oír la palabra de Dios pronunciada dentro de usted, y creer que fue pronunciada por Dios, y obedecer los mandatos que ha oído. Espere, vele, escuche, oiga, obedezca... espere, vele, escuche, oiga, obedezca....busque, escuche, obedezca.

Y a menos que podamos oír al Señor y sigamos su consejo para ser cambiados, la ley externa es nuestra guía: no mientas, no mates (o no odies), no robes (o engañes), no cometas adulterio (o tengas deseos por alguien), no desees dinero ni cosas, perdona a los otros por sus ofensas injustas hacia ti, haz por otros lo que quisieras que ellos hicieran por ti; leyes morales que reflejan lo que está en el corazón y la consciencia de cada uno. Y a menos que usted pueda oír los mandatos individuales del Señor para usted, estas leyes externas son un recordatorio para nosotros de nuestros problemas, y una motivación para arrepentirnos de nuestros viejos caminos y buscar ayuda divina para ser aún más diferentes, y así llegar a agradar a Dios. Mientras la ley sea nuestra guía, conocemos los estados en los que Pablo describió que estuvo alguna vez: "porque no hago lo que tengo la intención de hacer; pero lo que no tengo la intención de hacer, eso es lo que termino haciendo." Rom 7:15, y "de manera que ya no soy yo el que peco, sino el pecado que permanece en mí. Rom 7:17." Pablo pasó por ambos estados, y todos deben pasar por estas etapas antes de llegar a la libertad de los hijos de Dios y disfrutar la libertad cristiana. (El estado final de Pablo era: ya no vivo yo, sino Cristo vive en mí.)

Sin obediencia, usted no puede conocer a Jesús: En esto sabemos que nosotros le hemos conocido: en que guardamos [obedecemos] sus mandatos. 1 Juan 2:3
Sin obediencia, usted no puede amar a Jesús: El que me ama, mi palabra guardará [me obedecerá, practicará mis enseñanzas]. Juan 14:23
Sin obediencia usted no es amigo de Jesús: Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Juan 15:14
Sin obediencia, usted no puede nacer otra vez mientras todavía peca: Todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado. 1 Juan 3:9

Escuchar la voz del Señor silenciosamente es parte de la cruz porque es una cruz para su voluntad; usted no quiere sentarse en silencio y esperar al Señor. Es parte de la cruz interna de la negación propia.

_______________________________________