La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 15:7-8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 "Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis, y os será hecho.

 8 Si vosotros producís mucho fruto, mi Padre es honrado y glorificado, y ustedes muestran que son verdaderamente mis discípulos [verdaderos seguidores].2 [El fruto que este versículo menciona es el fruto del Espíritu Santo: amor, gozo, paz (quietud y confianza segura para siempre), paciencia (incluyendo longanimidad, constancia y perseverancia), amabilidad, bondad, fe, benignidad, (incluyendo mansedumbre y humildad), y dominio propio (dominio de los apetitos sensuales, deseos y pasiones). Gal 5:22-23. Todo aquel que no produce el fruto del Espíritu Santo en esta vida es echado en el fuego, así como las ramas de un árbol son podadas y echadas en el fuego. Esta es la prueba de un verdadero discípulo o seguidor de Jesús: producir fruto; y cuando un verdadero seguidor produce fruto, ¡el Padre es honorado y glorificado! Yo le pregunto: "¿alguna vez a oído de una meta más digna que traer honor y gloria a su creador?"]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 Si vosotros producís mucho fruto, mi Padre es honrado y glorificado, y ustedes muestran que son verdaderamente mis discípulos [verdaderos seguidores]. Usted debe morar en Cristo, es decir permanecer en su luz y su palabra, y pasar tiempo esperando y escuchándolo en silencio. La obra del Espíritu Santo es escudriñar su corazón, convencerlo de pecado, y matar el pecado en usted. A medida que él mata los pecados en su corazón, los reemplaza con más de sí mismo. A medida que usted guarda sus palabras, usted edifica a Cristo en sí mismo, lo cual es producir fruto. El fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz (quietud y confianza segura para siempre), paciencia (incluyendo longanimidad, constancia y perseverancia), amabilidad, bondad, fe, benignidad (incluyendo mansedumbre y humildad) y domino propio (dominio de los apetitos sensuales, deseos y pasiones). Gal 5:22-23. Todos los que no producen el fruto del Espíritu Santo en esta vida son echados en el fuego, como ramas que son podadas y echadas en el fuego. Esta es la prueba de un discípulo verdadero o seguidor de Jesús: producir fruto. ¡Un verdadero creyente le trae gloria a Dios!

Y si usted aprecia su vida, si usted aprecia su aliento, si usted aprecia el don del latido de su corazón, si usted aprecia sus ojos, que pueden ver la belleza de la creación — entonces usted probablemente tiene el deseo de agradar a su creador. Jesús nos ha dicho que al producir mucho fruto podemos traer gloria al Padre. Yo le pregunto: ¿hay alguna cosa que usted haya oído que sea más digan que la oportunidad de darle la gloria a su creador?

_______________________________________