La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 18

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Habiendo dicho estas cosas, Jesús salió con sus discípulos para el otro lado del arroyo de Quedrón, donde había un huerto en el cual entró Jesús con sus discípulos.

 2 También Judas, el que le entregaba, conocía aquel lugar, porque Jesús solía reunirse allí con sus discípulos.

 3 Entonces Judas, tomando una compañía de soldados romanos y guardias de los principales sacerdotes y de los fariseos, fue allí con antorchas, lámparas y armas.

 4 Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de acontecer, se adelantó y les dijo: --¿A quién buscáis?

 5 Le contestaron: --A Jesús de Nazaret. Les dijo Jesús: --Yo soy. Estaba también con ellos Judas, el que le entregaba.

 6 Cuando les dijo, "Yo soy", volvieron atrás y cayeron a tierra.

 7 Les preguntó, pues, de nuevo: --¿A quién buscáis? Ellos dijeron: --A Jesús de Nazaret.

 8 Jesús respondió: --Os dije que yo soy. Pues si a mí me buscáis, dejad ir a éstos.

 9 Esto hizo para que se cumpliese la palabra que él dijo: "De los que me diste, ninguno de ellos perdí."

 10 Entonces Simón Pedro, que tenía una espada, la sacó, hirió al siervo del sumo sacerdote y le cortó la oreja derecha. Y el siervo se llamaba Malco.

 11 Entonces Jesús dijo a Pedro: --Mete tu espada en la vaina. ¿No he de beber la copa que el Padre me ha dado?

 12 Entonces la compañía de soldados, el comandante y los guardias de los judíos prendieron a Jesús y le ataron.

 13 Luego le llevaron primero ante Anás, porque era el suegro de Caifás, el sumo sacerdote de aquel año.

 14 Caifás era el que había dado consejo a los judíos de que convenía que un hombre muriese por el pueblo.

 15 Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Este discípulo1 era conocido del sumo sacerdote y entró con Jesús al patio del sumo sacerdote;

 16 pero Pedro se quedó fuera, a la puerta. Y salió el otro discípulo que era conocido del sumo sacerdote, habló a la portera y llevó a Pedro adentro.

 17 Entonces la criada portera dijo a Pedro: --¿Tú no serás también de los discípulos de ese hombre? Él dijo: --No lo soy.

 18 Y los siervos y los guardias estaban de pie, pues habían encendido unas brasas porque hacía frío; y se calentaban. Pedro también estaba de pie con ellos, calentándose.

 19 El sumo sacerdote preguntó a Jesús acerca de sus discípulos y de su doctrina.

 20 Jesús le respondió: --Yo he hablado abiertamente al mundo. Siempre he enseñado en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos. Nada he hablado en secreto.

 21 ¿Por qué me preguntas a mí? Pregúntales a los que han oído lo que yo les he hablado. He aquí, ellos saben lo que yo dije.

 22 Cuando dijo esto, uno de los guardias que estaba allí le dio una bofetada a Jesús, diciéndole: --¿Así respondes al sumo sacerdote?

 23 Jesús le contestó: --Si he hablado mal, da testimonio del mal; pero si bien, ¿por qué me golpeas?

 24 Entonces Anás le envió atado a Caifás, el sumo sacerdote.

 25 Estaba, pues, Pedro de pie calentándose, y le dijeron: --¿Tú no serás también de sus discípulos? Él negó y dijo: --No lo soy.

 26 Uno de los siervos del sumo sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro le había cortado la oreja, le dijo: --¿No te vi yo en el huerto con él?

 27 Pedro negó otra vez, y en seguida cantó el gallo.

 28 Llevaron a Jesús de Caifás al salón de jucio [Romano]. Era al amanecer, por lo tanto ellos no entraron al salón de jucio para no contaminarse y para así poder comer la Pascua.

 29 Por tanto, Pilato salió fuera a ellos y dijo: --¿Qué acusación traéis contra este hombre?

 30 Le respondieron y dijeron: --Si éste no fuera malhechor, no te lo habríamos entregado.

 31 Entonces Pilato les dijo: --Tomadle vosotros y juzgadle según vuestra ley. Los judíos le dijeron: --A nosotros no nos es lícito dar muerte a nadie.

 32 Así sucedió para que se cumpliera la palabra de Jesús, que dijo señalando con qué clase de muerte había de morir.

 33 Entonces Pilato entró otra vez al Pretorio, llamó a Jesús y le dijo: --¿Eres tú el rey de los judíos?

 34 Jesús le respondió: --¿Preguntas tú esto de ti mismo, o porque otros te lo han dicho de mí?

 35 Pilato respondió: --¿Acaso soy yo judío? Tu propia nación y los principales sacerdotes te entregaron a mí. ¿Qué has hecho?

 36 Contestó Jesús: --Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos. Ahora, pues, mi reino no es de aquí.

 37 Entonces Pilato le dijo: --¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: --Tú dices [correctamente] que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad oye mi voz.2

 38 Le dijo Pilato: --¿Qué es la verdad? Habiendo dicho esto, salió de nuevo a los judíos y les dijo: --Yo no hallo ningún delito en él.

 39 Pero vosotros tenéis la costumbre de que os suelte un preso en la Pascua. ¿Queréis, pues, que os suelte al rey de los judíos?

 40 Entonces todos gritaron de nuevo diciendo: --¡No a éste, sino a Barrabás! Y Barrabás era un asaltante.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Este otro discípulo o ese discípulo es el autor de este libro de la Biblia, Juan.

2 Todo aquel que es de la verdad oye mi voz. ¿Oye usted su voz? Si no lo hace, entonces usted no está en la verdad. Si usted no oye su voz, usted no conoce la verdad. El Espíritu Santo lo guiará hacia toda la verdad, pero usted debe dedicarse a escuchar en silencio para oír su voz, y después usted debe obedecerle. Usted puede memorizar la Biblia entera, y usted no conocerá la verdad porque la Biblia sólo testifica acerca de la verdad; la Biblia no es la verdad, Jesús es la verdad, y al Biblia no es Jesús. Si usted no oye su voz, todavía está perdido en sus pecados; pero si usted oye y obedece la voz de la verdad, su alma está purificada por la obediencia a la verdad. 1 Ped 1:22. Jesús dijo: "Pero una sola cosa es necesaria. Pues María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada." — sentarse a los pies de Jesús y oír su palabra. Lucas 10:39-42. Además:

las ovejas oyen su voz. A sus ovejas las llama por nombre y las conduce afuera. Juan 10:3
[los saca de de sus pecados, Juan 8:31,32,34,36, fuera de la oscuridad hacia la luz, Juan 8:12].
Y cuando saca fuera a todas las suyas, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.
Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen.

Jesús lo dijo de otra manera: Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen [obedecen]. Juan 10:27. Si usted sigue a Jesús, entonces usted está negándose a sí mismo y tomando su cruz cada día para seguirle a él (obedecer su voz). Mat 16:24-25

Note que Jesús dijo: las conozco, y me siguen (aquellos que oyen mi voz). Y si usted no oye su voz ni le sigue, él no lo conoce. Y si él no lo conoce, él cerrará la puerta del cielo, rehusando a abrirla, diciendo: "De cierto, no os conozco ni de adonde sóis" y en el día del juicio él le dirá a usted: "Apartaos de mí, obradores de inquidad [pecado, infracción de la ley o de maldad], porque nunca os conocí." Mat 25:11-12, Luc 13:24-27, Mat 7:21-23

De modo que usted puede ver que oír su voz y seguirle (obedecerle) es algo crítico para su futuro — es crítico para obtener la vida: Las palabras que yo les hablo son espíritu y dan vida. Juan 6:33. Las promesas son: si usted oye y obedece al Espíritu Santo, él le enseñará todas las cosas, él lo guiará hacia toda la verdad, él le dirá de las cosas que están por venir, y usted conocerá todas las cosas. Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que en la tierra rechazaron al que habló, mucho más seremos nosotros responsables si nos apartamos del que habla desde el cielo [el cual está en su corazón]. Heb 12:25

Es una cruz para la voluntad del hombre sentarse en silencio, luchando para no permitir que su mente comience a vagar; es una cruz para la voluntad del hombre obedecer lo que él manda y enseña por medio del Espíritu Santo; esta es la cruz con la cual usted debe negarse a sí mismo y debe cargarla cada día para después seguir a Jesús. Seguir es obedecer. Usted no puede ser su discípulo a menos que tome su cruz diariamente y siga sus órdenes. La salvación sólo es recibida por aquellos que siguen al cordero donde quiera que vaya — quien obedece completamente la voz del Señor, en lo que sea que él les mande. No se desanime si usted no oye nada por algún tiempo. Aún su espera es ventaja para usted: Sea tu misericordia, oh Señor, sea en proporción a nuestra espera y la esperanza en ti. Sal 33:22. Desde la fundación del mundo no se ha escuchado, ni el oído ha percibido, ni el ojo ha visto a ningún Dios fuera de ti, que actúe a favor del que en él espera. Isa 64:4

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo