La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 19

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Entonces Pilato tomó a Jesús y le azotó.

 2 Los soldados entretejieron una corona de espinas y se la pusieron sobre la cabeza. Le vistieron con un manto de púrpura,

 3 y venían hacia él y le decían: --¡Viva el rey de los judíos! Y le daban de bofetadas.

 4 Pilato salió otra vez [para hablar con la multitud] y les dijo: --He aquí, os lo traigo fuera, para que sepáis que no hallo ningún delito en él.

 5 Entonces Jesús salió llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y Pilato les dijo: --¡He aquí el hombre!

 6 Cuando le vieron los principales sacerdotes y los guardias [judíos], gritaron diciendo: --¡Crucifícale! ¡Crucifícale! Les dijo Pilato: --Tomadlo vosotros y crucificadle, porque yo no hallo ningún delito en él.

 7 Los judíos le respondieron: --Nosotros tenemos una ley, y según nuestra ley él debe morir, porque pretendió ser el Hijo de Dios.1

 8 Cuando Pilato oyó esta palabra, tuvo aun más miedo.

 9 Entró en el Pretorio otra vez y dijo a Jesús: --¿De dónde eres tú? Pero Jesús no le dio respuesta.

 10 Entonces le dijo Pilato: --¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para soltarte y tengo autoridad para crucificarte?

 11 Respondió Jesús: --No tendrías ninguna autoridad contra mí, si no te fuera dada de arriba. Por esto, el que me entregó a ti tiene mayor pecado.

 12 Desde entonces Pilato procuraba soltarle. Pero los judíos gritaron diciendo: --Si sueltas a éste, no eres amigo del César. Todo aquel que se hace rey se opone al César.

 13 Cuando Pilato oyó estas palabras, llevó a Jesús afuera y se sentó en el tribunal, en el lugar llamado El Enlosado, y en hebreo Gabata.

 14 Era el día de la Preparación de la Pascua, y como la hora sexta. Entonces dijo a los judíos: --He aquí vuestro rey.

 15 Pero ellos gritaron diciendo: --¡Fuera! ¡Fuera! ¡Crucifícale! Pilato les dijo: --¿He de crucificar a vuestro rey? Respondieron los principales sacerdotes: --¡No tenemos más rey que el César!

 16 Y con esto entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado. Tomaron pues a Jesús,

 17 y él salió llevando su cruz hacia el lugar que se llama de la Calavera, y en hebreo Gólgota.

 18 Allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús estaba en medio.2

 19 Pilato escribió y puso sobre la cruz un letrero en el cual fue escrito: JESÚS DE NAZARET, REY DE LOS JUDÍOS.

 20 Entonces muchos de los judíos leyeron este letrero, porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el letrero estaba escrito en hebreo, en latín y en griego.3

 21 Los principales sacerdotes de los judíos le decían a Pilato: --No escribas: "Rey de los judíos", sino [escribe]: "Éste dijo: 'Soy rey de los judíos.'"

 22 Pilato respondió: --Lo que he escrito, he escrito.

 23 Cuando los soldados crucificaron a Jesús, tomaron los vestidos de él e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Además, tomaron la túnica, pero la túnica no tenía costura; era tejida entera de arriba abajo.

 24 Por esto dijeron uno a otro: --No la partamos; más bien echemos suertes sobre ella, para ver de quién será. Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura que dice: Partieron entre sí mis vestidos y sobre mis vestiduras echaron suertes. Y así lo hicieron los soldados.

 25 Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María esposa de Cleofas y María Magdalena.

 26 Cuando Jesús vio a su madre y al discípulo a quien amaba,4 de pie junto a ella, dijo a su madre: --Mujer, he ahí tu hijo.

 27 Después dijo al discípulo: --He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

 28 Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo se había consumado, para que se cumpliera la Escritura, dijo: --Tengo sed.

 29 Había allí una vasija llena de vinagre. Entonces pusieron en un hisopo una esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca.5

 30 Cuando Jesús recibió el vinagre, dijo: --¡Consumado es! Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.6 [Así Jesús consumado su increíble sacrificio; pero a menos que usted se haya negado a sí mismo, tomado su cruz diariamente, y lo haya seguido en obediencia, para finalmente destruir su espíritu egoísta, su obra ni siquiera ha comenzado, mucho menos consumado. Jesús dijo: "tú debes abandonar todo, debes perder tu vida para encontrar la vida [en Dios]." De la Palabra del Señor en el interior: "Jesús no murió para que tú puedas continuar pecando. Yo hubiera preferido evitar esa horrible muerte. Lo hice para mostrarte hasta qué punto es necesaria la obediencia para tu salvación. Tú debes tener una devoción por la ley que está en el corazón de cada hombre; tú debes oír; y debes obedecer."]

 31 Entonces los judíos, por cuanto era el día de la Preparación, y para que los cuerpos no quedasen en la cruz en el sábado (pues era el Gran Sábado), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas [para apresurar su muerte] y fuesen quitados.

 32 Luego los soldados fueron y quebraron las piernas al primero, y después al otro que había sido crucificado con él.

 33 Pero cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas; [Jesús murió más pronto que los otros porque había sido golpeado brutalmente por los guardias del palacio judío y después por toda la guarnición romana, tanto así que su cara y su forma llegaron a estar irreconocibles.]

 34 pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y salió al instante sangre y agua.

 35 El [Juan] que lo ha visto ha dado testimonio, y su testimonio es verdadero. Él sabe que dice la verdad, para que vosotros también creáis.

 36 Porque estas cosas sucedieron así para que se cumpliese la Escritura que dice: Ninguno de sus huesos será quebrado.

 37 También otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

 38 Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió a Pilato que le permitiese quitar el cuerpo de Jesús.7 Pilato se lo permitió. Por tanto, él fue y llevó su cuerpo.

 39 También Nicodemo, que al principio había venido a Jesús de noche, fue llevando un compuesto de mirra y áloes, como cien libras.

 40 Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos con las especias, de acuerdo con la costumbre judía de sepultar.

 41 En el lugar donde había sido crucificado había un huerto, y en el huerto había un sepulcro nuevo, en el cual todavía no se había puesto a nadie.

 42 Allí, pues, por causa del día de la Preparación de los judíos y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Los judíos le respondieron: --Nosotros tenemos una ley, y según nuestra ley él debe morir, porque pretendió ser el Hijo de Dios. Los judíos actuaron como si nunca hubieran oído acerca del Hijo de Dios, sin embargo sus propias Escrituras, del Antiguo Testamente, hablan del Hijo.

El libro de Proverbios del Antiguo Testamento, dice:

¿Quién ha subido al cielo y ha descendido? ¿Quién reunió los vientos en sus puños? ¿Quién contuvo las aguas en un manto? ¿Quién levantó todos los extremos de la tierra? ¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si lo sabes? Proverbios 30:4

En el libro de Salmos del Antiguo Testamento, el rey David habló de una manera muy reverente del Hijo, atribuyéndole a él el poder de Dios:

Besad al hijo, no sea que se enoje y perezcáis en el camino; pues se enciende de pronto su ira. ¡Bienaventurados todos los que en él se refugian! Sal 2:12

En el libro de Daniel del Antiguo Testamento, aún el rey pagano de Babilonia, Nabucodonosor, pudo reconocer al hijo de Dios:

Y estos tres hombres, Sadrac, Mesac y Abed-nego, cayeron atados dentro del horno de fuego ardiendo.
Entonces el rey Nabucodonosor se alarmó y se levantó apresuradamente. Y habló a sus altos oficiales y dijo: --¿No echamos a tres hombres atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: --Es cierto, oh rey.
Él respondió: --He aquí, yo veo a cuatro hombres sueltos que se pasean en medio del fuego, y no sufren ningún daño. Y el aspecto del cuarto es semejante a un hijo de los dioses." Daniel 3:23-25

Después en el libro de Daniel del Antiguo Testamento, Daniel mismo vio a Jesús venir en las nubes: Estaba yo mirando en las visiones de la noche, y he aquí que en las nubes del cielo venía alguien como un Hijo del Hombre. Dan 7:13

Más adelante en el libro de Daniel del Antiguo Testamento, Daniel mismo vio a Jesús venir en las nubes de los cielos: Estaba yo mirando en las visiones de la noche, y he aquí que en las nubes del cielo venía alguien como un Hijo del Hombre. Dan 7:13

Jesús se refirió a sí mismo como el Hijo del Hombre:

Porque el Hijo del Hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles,
y entonces recompensará a cada uno conforme a sus obras.
(No solamente una generación en particular.)
Hay algunos que están aquí, que no probarán la muerte hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino. Mat 16:27-8,Mar 8:38,9:1,Luc 9:26-27

Aquellos que no están purificados para ver la venida de Jesús (que aparece en sus corazones) antes de la muerte, lo ven cuando mueren, como todos los pueblos, todas las naciones, todas las generaciones lo hacen.

He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá: aun los que le traspasaron. (También los judíos de hace 2.000 años atrás)
Todas las tribus de la tierra harán lamentación por él. ¡Sí, amén! Apoc 1:7
2.000 años atrás, al Sumo Sacerdote de los judíos y a los fariseos presentes en su juicio, Jesús, les dijo..
veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo con las nubes del cielo. Mar 14:62

En el libro del Antiguo Testamento original llamado el Libro de la Sabiduría (traducido aquí del inglés) hay una extraordinaria profecía de cómo el Hijo de Dios sería rechazado por los judíos debido a que su propia iniquidad los ha cegado, y ellos no conocieron los secretos de Dios:

Por que los impíos dijeron, razonando consigo mismos, pero no correctamente: "Nuestra vida es corta y tediosa, y en la muerte del hombre no hay remedio; ni tampoco se ha conocido a ningún hombre que haya regresado de la tumba.
Por lo tanto esperemos a la persona justa porque él no está por nosotros; él está en contra de nuestras acciones, nos reprende con transgresiones de la ley, y divulga en contra de nosotros los pecados de nuestra forma de vida.
Él se jacta de que tiene conocimiento de Dios, y se llama a sí mismo hijo de Dios.
Él ha llegado a ser un reprensor de nuestros pensamientos.
Es duro para nosotros aún contemplarlo, ya que su vida no es como la vida de otros hombres, y sus caminos son muy diferentes.
Él nos estima como frívolos, y se abstiene de nuestros caminos como suciedad, y prefiere el fin del justo y la gloria de que él tiene a Dios como su padre.
Veamos entonces si sus palabras son verdaderas, y probemos lo que va a suceder a él, y sabremos cual será su final.
Porque si él es el verdadero hijo de Dios, Dios lo defenderá y lo liberará de las manos de sus enemigos.

Examinémoslo con desprecio y tortura, para que podamos conocer su mansedumbre, y probar su paciencia.
Condenémoslo con una muerte vergonzosa porque por su propia palabra él será respetado."
Tales cosas ellos imaginaron, y fueron engañados porque su propia iniquidad los ha cegado.
Y ellos no conocieron los secretos de Dios, ni esperaron la paga de la justicia, ni estimaron el honor de las almas santas
. Sabiduría 2:12-22

Las acusaciones de los judíos eran infundadas. Sus propias escrituras del Antiguo Testamento testificaban en varios libros acerca de la existencia del Hijo de Dios y del Hijo del Hombre.

De acuerdo con las escrituras judías y creencias, el verdadero Mesías debe cumplir con los siguientes requisitos:

Cómo Jesús cumplió las expectativas del Mesías
Ser un hombre judío practicante, descendiente de la casa del rey David Antes que comenzara su ministerio, Jesús era tan respetado como un judío practicante que Él enseñaba de manera regular y leía las escrituras en las reuniones del día de reposo en la sinagoga.

Jesús era descendiente directo de David, tanto por parte de su padre como su madre; José por medio de Salomón (Mateo 1:7-15), heredando así los derechos legales al trono de David, y María por medio del hijo de David, Natán (Lucas 3:23-31), y así su línea llevó la simiente de David, ya que a la línea de Salomón se le había negado el trono debido al pecado de Joaquín.
Ser un ser humano ordinario (en comparación con el Hijo de Dios) Jesús era el Hijo de Dios, quien se humilló a sí mismo para llegar a ser un hombre ordinario y morir en la cruz. Era considerado sólo como el hijo de un carpintero, un hombre ordinario.
Traer paz al mundo Él trae paz a toda persona en el mundo que le acepta y le sigue hasta la cruz, para recibir paz como el fruto del espíritu.
Reunir a todos los judíos en Israel Él reune a todos los verdaderos judíos, aquellos que tienen un corazón circuncidado, al Israel espiritual y celesital.
Reconstruir el antiguo templo en Jerusalén Él reconstruye el templo en la Nueva Jerusalén, la Jerusalén celestial y espiritual; Jesús y sus santos son el templo, y cada santo es una piedra viviente, cada vencedor del mundo y sus deseos es un pilar en el templo.
Unir a la humaidad en la adoración del Dios judío y la observancia del Torá Ciertamente Él une a los verdaderos creyentes de todas las naciones, particularmente los gentiles, en adoración al Dios judío. El Dios judío es reconocido como Dios por miles de millones sobre todo el mundo.

Jesús predicó la observancia de la ley, incluso fortaleció la ley.

Y así sus verdaderos creyentes, que han crucificado sus deseos y afectos en la cruz interna de la negación propia, observan la ley, aún excediendo la ley al caminar en la ley real de amor: Un hombre que camina en la ley real de amor, es inspirado y vigorizado por Dios, quien le dice qué decir y qué hacer, de manera que todas sus acciones y palabras sean provenientes de una obediencia amante a Dios; verdaderamente un hombre tal ama a Jehová su Dios con todo su corazón, y toda su alma, y todas sus fuerzas. Deut 6:4-5; tal hombre excede grandemente la ley, en el cumplimiento y el establecimiento de la ley.

Los judíos, interpretando incorrectamente las escrituras, rechazaron a Cristo, esperando a un rey que apareciera físicamente y reestableciera un reino terrenal judío. De manera similar, cien generaciones de cristianos, interpretando incorrectamente las escrituras, han rechazado el escuchar y obedecer a Cristo dentro de ellos, y esperando una venida externa; esperando que Cristo apareciera de manera física para ser Rey de todo el mundo, perdiéndose así la posibilidad de prepararse para su venida interna y espiritual en ellos. Este es un gran engaño, con consecuencias desastrosas para aquellos que son engañados así.

2 así la escritura se cumpió: derramó su vida hasta la muerte y fue contado entre los transgresores. Isaías 53:12 

3 Pilato escribió y puso sobre la cruz un letrero en el cual fue escrito: JESÚS DE NAZARET, REY DE LOS JUDÍOS.... el letrero estaba escrito en hebreo, en latín y en griego. En el tiempo de Jorge Fox, las únicas universidades eran escuelas de religión; y aquellos que habían aprendido hebreo, griego y latín eran considerados como "divinos." Se pensaba que ellos eran superiores en piedad comparados con cualquier otra persona, porque ellos podían leer los "lenguajes originales." Jorge Fox ridiculizó esta creencia, declarando que de acuerdo con su lógica, Pilato fue el primer "divino" porque él hizo que el letrero que estaba sobre Jesús estuviera escrito en hebreo, griego y Latín. El Espíritu Santo puede revelar interpretaciones en cualquier lenguaje; pero las universidades bíblicas enseñan de los texto bíblicos en hebreo, griego y latín, tratando desesperadamente de descubrir el verdadero significado de las escrituras. Si el Espíritu Santo está ayudando con el estudio bíblico, el griego, el hebreo y el latín no son necesarios, lo cual prueba que Jesús y el Espíritu Santo no le enseñen mientras lee la Biblia.

4 El discípulos a quien Jesús amaba, fue el autor de este libro de la Biblia, Juan.

5 así se cumplió la escritura: para mi sed me dieron de beber vinagre. Sal 69:21

6 dijo: --¡Consumado es! Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu. Jesús terminó su muerte en la cruz - sí, pero él no murió con el fin de que usted no necesite hacer nada para alcanzar su salvación. Mucha gente cita este versículo como justificación por no hacer absolutamente nada, excepto con ir a los servicios de las sectas y sentarse y escuchar a su ministro. Eso no es lo que Jesús dijo que hiciéramos; él dijo:

Esforzaos a entrar por la puerta angosta, porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Lucas 13:24
Trabajad, no por la comida que perece, sino [trabajad más bien] por la comida que permanece para vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará. Juan 6:27
No he hallado que tus obras perfectas delante de Dios. Apoc 3:2
(Jesús nos dice que nos esforcemos y trabajemos para producir las obras perfectas que él demanda.)

ni es lo que Pedro y Pablo nos dijeron que hiciéramos:

Y por esto mismo, poniendo todo empeño [lo máximo posible]. 2 Ped 1:5
 Hagamos, pues todo esfuerzo [diligente]. Heb 4:11

Mucho tiempo antes de que Jesús muriera en la cruz, él nos dijo que tomáramos nuestra cruz diariamente, nos negáramos a nosotros mismos, y perdiéramos nuestra vida para salvarla. Entonces él murió en la cruz en obediencia al Padre, lo cual él mismo deseó evitar de alguna manera, pero se sometió a una horrible meurte como ejemplo para que nosotros siguiéramos. Si fracasamos en tomar diariamente nuestra cruz interna de la negación propia, estamos mostrando un desprecio por la muerte y la sangre de Cristo, haciendo que su sangre sea una excusa para continuar en nuestros pecados y nuestra maldad. Sólo por medio del arrepentimiento a través de la cruz de obediencia amante a los mandatos de Dios, experimentamos la salvación, la cual es ser liberado de la esclavitud del pecado.

Los hombres holgazanes le dicen a sus oídos con comezón que Dios lo aceptará porque usted "cree en Jesús" y ha sido bautizado en el agua; que nada más es necesario. Si usted continúa creyéndoles, usted los maldecirá por la eternidad, y se lamentará para siempre porque creyó sus mentiras hasta perder su alma.

De la Palabra del Señor en el interior: "Jesús no murió para que tú puedas continuar pecando. Yo hubiera preferido evitar esa horrible muerte. Lo hice para mostrarte hasta qué punto es necesaria la obediencia para tu salvación. Tú debes tener una devoción por la ley que está en el corazón de cada hombre; tú debes oír; y debes obedecer. Él nos dijo que no era suficiente creer en Dios, debemos creer que lo que Él dice es cierto. No es suficiente creer en Jesús; nosotros debemos creer lo que Él dice y después actuarlo.  Él nos dijo que no era suficiente buscar a Dios, debemos buscar con todo nuestro corazón y alma."

7 Así se cumplió la escritura: Se dispuso con los impíos su sepultura, pero con los ricos estuvo en su muerte. Aunque nunca hizo violencia, ni hubo engaño en su boca. Isaías 53:9 José era un hombre rico, que pidió el cuerpo y lo puso en una tumba nueva.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo