La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 1:1-4,9,12:46,36

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. [Cristo es el Verbo (la Palabra) de Dios; su nombre es el Verbo de Dios. La Biblia no es el Verbo; la Biblia es las escrituras. Jehovah me poseyó en el comienzo de su camino. Desde la eternidad fui establecido, desde el principio. Con él estaba yo como uno que fue criado por él, y era su delicia de día en día, regocijándome siempre ante él. Prov 8:22-30.]

 2 Él era en el principio con Dios. [La Palabra, que habitaba con Dios en el comienzo, se salió para convertirse en Jesús, el primogénito en la dimensión de la nueva creación. Yo he salido de Dios... Yo salí del Padre. Juan 16:27-28.]

 3 Todas las cosas fueron hechas por medio de él, y sin él no fue hecho nada de lo que ha sido hecho. [él es Jesús.]

 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.1 [La palabra, que es Jesús, es la vida de Dios y la luz de los hombres. La vida de Dios en medida para controlar a los hombres se perdió para todos los hombres cuando Adán desobedeció a Dios y cayó. Cuando usted ha crucificado su vida pecaminosa y egoísta y es restaurado a la justicia y la santidad de la imagen de Dios, Cristo — usted vive en Cristo, Cristo vive en usted, controlando todas sus palabras y hechos; y esta vida es entonces eterna. La vida eterna es ser una nueva criatura en Cristo sobre la tierra y para siempre.]

 9 Aquél era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo.4 [Todos los hombres tienen una pequeña medida de la luz (Cristo) que les es dada para que puedan creer las convicciones anónimas de la luz de que nuestros malos caminos son verdaderos y eventualmente puedan ser salvos; porque Dios quiere que todos los hombres sean salvos, y por lo tanto Él le da a todos los hombres una oportunidad igual de que sean salvos con suficiente luz para guiarlos. Si nosotros hacemos caso persistentemente a la luz y la palabra en nuestros corazones que nos reprende, entonces nosotros recibimos más de su Espíritu, eventualmente somos liberados de todo pecado y vemos a Jesús trayéndonos nuestra salvación y vida eterna. Con un hambre por justicia nosotros buscamos a Dios al exponernos a nosotros mismos a sus otros mandamientos y enseñanzas al esperarle a él en humilde silencio a medida que escuchamos y velamos.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Mostrar el Capítulo y las notas   

 36 Mientras tenéis la luz, creed [depender, confiar y obedecer] en la luz, para que seáis hijos de luz. Estas cosas habló Jesús, y al apartarse, se escondió de ellos.4 [La Luz (Cristo) es dada a todo hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y al morar en la Luz y obedecer la Luz, reciban salvación para llegar a ser hijos de la luz, hijos de Dios. Creer en la luz es aceptar lo que ésta le muestra por medio de la revelación como verdad, y entonces guardar y obedecer sus enseñanzas; esto es creer en Jesús porque Jesús es esa luz. Si usted no guarda ni obedece las palabras que usted le oye a Cristo decirle, aquellas palabras serán su juez cuando usted muera. Juan 12:47-48.]

 46 Yo he venido al mundo [a cada hombre] como luz, para que todo aquel que cree [depende, confía, obedece] en mí no permanezca en las tinieblas.6 [Todos los hombres se sientan en las tinieblas y caminan en las tinieblas hasta que la luz se levanta en sus corazones. Caminar en la luz es ser guiados en lo que debemos decir y hacer. La Luz (Cristo) es dada a cada hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y para que al permanecer en la Luz y obedecer a la Luz, reciban la salvación para llegar a ser hijos de la luz, hijos de Dios, viviendo y caminando en la luz en vez de la oscuridad: con gozo damos gracias al Padre que os hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz. Col 1:12]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.