La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 1:4,9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.1 [La palabra, que es Jesús, es la vida de Dios y la luz de los hombres. La vida de Dios en medida para controlar a los hombres se perdió para todos los hombres cuando Adán desobedeció a Dios y cayó. Cuando usted ha crucificado su vida pecaminosa y egoísta y es restaurado a la justicia y la santidad de la imagen de Dios, Cristo — usted vive en Cristo, Cristo vive en usted, controlando todas sus palabras y hechos; y esta vida es entonces eterna. La vida eterna es ser una nueva criatura en Cristo sobre la tierra y para siempre.]

 9 Aquél era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo.4 [Todos los hombres tienen una pequeña medida de la luz (Cristo) que les es dada para que puedan creer las convicciones anónimas de la luz de que nuestros malos caminos son verdaderos y eventualmente puedan ser salvos; porque Dios quiere que todos los hombres sean salvos, y por lo tanto Él le da a todos los hombres una oportunidad igual de que sean salvos con suficiente luz para guiarlos. Si nosotros hacemos caso persistentemente a la luz y la palabra en nuestros corazones que nos reprende, entonces nosotros recibimos más de su Espíritu, eventualmente somos liberados de todo pecado y vemos a Jesús trayéndonos nuestra salvación y vida eterna. Con un hambre por justicia nosotros buscamos a Dios al exponernos a nosotros mismos a sus otros mandamientos y enseñanzas al esperarle a él en humilde silencio a medida que escuchamos y velamos.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

4 Cristo es la luz, que ilumina a cada hombre que viene al mundo, dada a todos los hombres para que puedan creer la verdad. Cristo es la palabra de Dios; la luz es la luz de la palabra, también Cristo. Esta luz que nos convence cuando mentimos o robamos. Esta luz es la que suave y anónimamente razona con nosotros durante nuestra vida para que nos apartemos de nuestros caminos impíos y egoístas. Y si escuchamos a la luz, y obedecemos las convicciones de la luz, entonces amamos la luz; amamos a Cristo, y la luz o vida de Dios aumentará en nosotros. Pero si amamos nuestro estilo de vida, y odiamos las acusaciones de la luz en contra de nuestras acciones egoístas, entonces odiamos la luz; odiamos a Cristo. Cristo, la luz ha venido al mundo [cada hombre], pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que practica lo malo [pecado] aborrece la luz [por lo tanto aborrece a Cristo, quien es la luz], y no viene a la luz, por temor de que sus obras sean expuestas y reprendidas. Pero el que hace la verdad viene a la luz para que se muestre que sus obras son producidas [efectuadas, formadas, provocadas, vigorizadas] por medio de Dios. Juan 3:19-21. Cristo en la carne nos dijo que creyéramos en la Luz, el Cristo dentro de usted: Mientras tenéis la luz, creed [depender, confiar y obedecer] en la luz, para que seáis hijos de luz. Juan 12:36. (Dios es luz; llegar a ser hijo de la luz es llegar a ser hijo de Dios.)

Dios es luz, 1 Juan 1:5. De la Palabra del Señor en el interior:

Cuando usted haya mostrado obediencia a esta luz, usted recibirá una medida más grande del Espíritu Santo: el Espíritu Santo que Dios ha dado a los que le obedecen, Hechos 5:32. Si ignoramos y nos olvidamos de sus súplicas suaves y anónimas hacia nosotros para que nos alejemos del mal, en el momento de la muerte recordaremos las palabras que oímos; y para vergüenza nuestra seremos juzgados por esas palabras. Juan 12:47-48. Dios es justo, Dios es recto, Dios es puro; él le suplica a cada hombre, y desea que todos sean salvos. También la gracia de Dios, que trae salvación se ha manifestado a todos los hombres. Tit 2:11; la gracia aparece a todos, pero cada hombre debe escoger responder a la gracia para recibir salvación. Además, el Espíritu de Dios fue derramado sobre toda la humanidad en el Pentecostés, Hechos 2:14-18, y una medida del Espíritu es dado a todo hombre, 1 Cor 12:7; por lo tanto no hay hombres excluidos de los ruegos del Espíritu. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él, y él conmigo. Apoc 3:20. Para oírle, durante la oración debemos dejar de decirle todas las cosas que queremos que él haga por nosotros, y escucharle a él decirnos lo que él quiere que nosotros hagamos. Dios no está para servir nuestros deseos y antojos; pero si nosotros tratamos de oír las cosas con las cuales nos convence, podemos llegar a ser sus siervos para servir sus deseos y mandatos; para hacer su voluntad en la tierra así como es hecha en el cielo. Debemos esperarlo a él, silenciosamente, con humildad, velando, y escuchando, para que podamos oírle y ver lo que él quiere mostrarnos acerca de los secretos de nuestro corazón; lo cual, si no lo negamos, él entonces limpia ese pecado revelado de nuestro corazón. Por medio de su gracia, él nos muestra nuestros pecados y entonces los quita de nuestro corazón, hasta que con persistencia hasta el final, él nos redime de todo pecado y nos purifica para que lleguemos a ser un pueblo peculiar con celo de buenas obras. Tit 2:11-14

Los guías ciegos, no perfeccionados la cristiandad no saben nada acerca de la luz. Ni tampoco pueden aceptar este versículo, que muestra que Cristo, la luz, está en cada hombre que viene al mundo, Juan 1:9; dada a todos los hombres para que puedan creer, Juan 1:7. Ni pueden aceptar los siguientes tres versículos que muestran lo mismo:

Pero a cada hombre le es dada manifestación del Espíritu para el bien de todos. 1 Cor 12:7
Sucederá en los últimos días, dice Dios, que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne. Hechos 2:14-18

La gracia de Dios, que trae salvación se ha manifestado a todos los hombres. Tit 2:11
(La gracia aparece a todos, pero cada hombre debe escoger responder a la gracia para recibir salvación.)

Ellos insisten en su incredulidad de que los versículos recién mencionados se aplican a todo hombre. ¿Por qué? Porque si Cristo está en cada hombre, entonces no hay diferencia entre los pecadores dentro de su secta y los pecadores afuera de su secta; ellos pierden su distinción imaginaria de que Cristo sólo está en sus creyentes; lo cual es una distinción imaginaria que es necesaria para negar el verdadero evangelio que habla de ser liberado del pecado y hecho puro por medio de la gracia de Dios. Si todo hombre en el mundo tiene la luz, y si a todo hombre en el mundo se le ha dado el espíritu, entonces ¿qué tienen las sectas para ofrecer? ¡Nada aparte de mentiras! Ellos sólo son una apariencia de piedad sin el poder para cambiar al hombre y hacerlo piadoso, puro, santo, limpio, y perfecto, mientras está en la tierra. Las sectas no entienden cómo Dios purifica al hombre, y piensan que la pureza en la tierra es imposible: Muchos serán purificados, y emblanquecidos, y probados; pero los impíos obrarán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá. Pero los sabios, sí entenderán. Dan 12:10. La mentira la cristiandad que dice que uno debe invitar a Jesús en su corazón, y el hacerlo resulta en la salvación, muestra la ignorancia de aún el entendimiento básico de Dios. Tenga cuidado de la ceguera y completa ignorancia de ellos; considere que el resto de sus enseñanzas también están equivocadas, porque sí lo están. ¡Ellos ofrecen muerte, no salvación, ni el cielo, ni la vida eterna en Dios! De la Palabra del Señor en el interior: "el medio cristiano mismo se conforma a la muerte." Pero si creemos en la luz, lo que la luz nos muestra que es verdad, podemos llegar a ser hijos de la luz. Juan 12:36

Tratando de guardar las apariencias, los ministros la cristiandad niegan que la luz es Cristo en cada hombre. Algunos la llaman la luz natural, mientras otros niegan que está en cada hombre, y afirman que la luz es una metáfora de una luz externa del conocimiento para todos; no el Espíritu de Jesús en todo hombre:

De la Palabra del Señor en el interior: "Cambiar o atacar la luz está prohibido; negar la luz es suficiente."

Si ellos no hablan de acuerdo con esta palabra, es que no les ha amanecido. Isa 8:20
Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana. Apoc 22:16

Usted puede estar pensando: "Yo no sé nada de esta luz, pero conozco a Dios; leo la Biblia todos los días."
Pero la Biblia dice que Dios sólo se conoce por medio de la revelación:

De la Palabra del Señor en el interior: "Lo conoces o sólo pretendes conocerlo; conocerlo es haberse encontrado con él y haberlo escuchado."
Dios y Jesús sólo pueden ser conocidos por medio de la revelación en su corazón: Cristo, la palabra en el interior, quien es la gracia de Dios, y quien explica los caminos de Dios;
y finalmente por Cristo, la luz de la palabra, quien le muestra la gloria de Dios en el rostro de Jesús.
Incluso la fe debe ser creada por Cristo, y esto debe ocurrir por medio de la revelación de Cristo: Pero ahora que ha venido la fe, 3:25, la fe que había de ser revelada. Gal 3:23

No confunda la luz de Cristo con la luz que los gurús orientales dicen tener, algunos de los cuales le pueden pasar su luz con sólo estar en su presencia. La luz de ellos no exige obediencia, nunca condena, nunca limpia, nunca purifica, nunca une con Dios, nunca enseña acerca de Cristo, nunca enseña acerca de la justicia, nunca lo juzga, y nunca trae salvación con la vida eterna de Dios. La luz de ellos es un viaje de placer de origen satánico. Vea la nota de 2 Pedro 1:19 para más detalles acerca de la luz satánica y falsa.

Hay dos escritos detallados acerca de la luz disponibles en este sitio para obtener más entendimiento: 1) la introducción es El misterio de la Luz, y 2) el documento más avanzado es de Jorge Fox, La Luz explicada.

_______________________________________