La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 1:4

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.2 [La palabra, que es Jesús, es la vida de Dios y la luz de los hombres. La vida de Dios en medida para controlar a los hombres se perdió para todos los hombres cuando Adán desobedeció a Dios y cayó. Cuando usted ha crucificado su vida pecaminosa y egoísta y es restaurado a la justicia y la santidad de la imagen de Dios, Cristo — usted vive en Cristo, Cristo vive en usted, controlando todas sus palabras y hechos; y esta vida es entonces eterna. La vida eterna es ser una nueva criatura en Cristo sobre la tierra y para siempre.]

Juan 8:12

Mostrar el Capítulo y las notas   

 12 Jesús les habló otra vez a los fariseos diciendo: --Yo soy la luz del mundo [de cada hombre]. El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.2 [La Luz (Cristo) es dada a cada hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y al permanecer en la Luz y obedecer la Luz, recibir la salvación para llegar a ser un hijo de la luz, un hijo de Dios. Seguir a Jesús es obedecer lo que Él le muestra y le dice a usted por medio de la revelación. Si usted no guarda ni obedece las palabras que le oye a Cristo hablarle a usted, esas palabras serán su juez cuando usted muera. Juan 12:47-48. De la Palabra del Señor en el interior: "La obediencia lleva a la restauración de la vida."]

Efesios 4:17-21

Mostrar el Capítulo y las notas   

 17 Esto digo e insisto en el Señor: que no os conduzcáis más como se conducen los gentiles, en la vanidad de sus mentes, [la cual es la mente carnal del hombre, que debe ser destruida, para ser reemplazada con la mente de Cristo. De la Palabra del Señor en el interior: "Tus pensamientos no son mis pensamientos. En el mejor de los casos, sus pensamientos son como un vano silbido. Son los muchos pensamientos lo que hacen al hombre mortal. Aquellos que siguen su propia mente llorarán y se lamentarán; habrá un gran dolor. La mente es una cosa terrible."]

 18 teniendo el entendimiento entenebrecido, alejados de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos, debido a la dureza de su corazón.

 19 Una vez perdida toda sensibilidad [remordimiento de conciencia], se entregaron a la sensualidad para cometer ávidamente toda clase de impurezas.

 20 Pero vosotros no habéis aprendido así de Cristo,

 21 asumiendo que ustedes realmente le habéis oído y habéis sido enseñados por él, así como la verdad está en Jesús.6 [Comenzamos a oír la voz apacible y delicada. Nosotros oímos para escuchar sus palabras habladas y aprender del Espíritu Santo y la Palabra y Luz en nuestros corazones; lista para enseñarnos todas las cosas y guiarnos hacia toda verdad; lista para enseñar qué debemos negar y cómo vivir sobria, justa y piadosamente en este mundo presente; y lista para purificarnos para que podamos servirle y hacer obras virtuosas de gloria al Padre. Cuando estamos suficientemente crucificados, Jesús mismo aparece y nos habla con una voz como trueno sobre las aguas descrita en muchos pasajes del Antiguo Testamento. Cuando oímos su voz por primera vez, Él nos da su juicio final, aplasta a Satanás debajo de nuestros pies, y pasamos de muerte a vida eterna. De la Palabra del Señor en el interior: "Tú oirás la verdad en el juicio final. De cierto te digo, toda la verdad es magnífica; tú te maravillarás cuando la veas. Aun Job se maravilló con lo que vio. Estar en Jesús es estar en la verdad."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Juan 5:24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 24 De cierto, de cierto os digo que el que oye mi palabra y cree [depende, confía, obedece] al que me envió tiene vida eterna. El tal no viene a condenación, sino que ha pasado [verbo pasado] de muerte a vida.3 [Hay una voz del Señor que es como un trueno sobre las aguas descrita en muchos pasajes del Antiguo Testamento. Esto es radicalmente diferente que la voz apacible y delicada que oímos desde el interior de nuestros corazones proveniente del Espíritu Santo. La Palabra del Señor en el interior y el Espíritu Santo nos hablan con palabras de Jesús, por lo tanto, estamos escuchando de el Hijo de Dios. Pero a menos que podamos realmente escuchar la Voz del Señor, no vamos a saber con certeza que es el Señor quien nos habla. De la Palabra del Señor en el interior: "Siempre tendrás dudas hasta que oigas su voz. Mi voz es como un trueno sobre las aguas." Usted oirá la voz del Señor por primera vez en el juicio final, y entonces conocerá su voz; cuando oyes su voz por primera vez, has pasado de la muerte a la vida.

Esta es la vida que Adán perdió en su caída en el jardín, cuando su acceso al árbol de la vida le fue cortado; los hombres llegaron a estar muertos para la vida de Dios. Y cuando usted pasa de la muerte a la vida, usted entra en el paraíso para una vez más comer del árbol de la vida, siendo trasladado al reino de los cielos mientras está en la tierra para vivir en unión con Cristo y el Padre. Todo esto se debe experimentar, no asumir con altas nociones.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.