La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 2

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Al tercer día se celebró una boda en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús.

 2 Fue invitado también Jesús con sus discípulos a la boda.

 3 Y como faltó el vino, la madre de Jesús le dijo: --No tienen vino.

 4 Jesús le dijo: --¿Qué tiene que ver eso conmigo y contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.1

 5 Su madre dijo a los que servían: --Haced todo lo que él os diga.

 6 Había allí seis tinajas de piedra para agua, de acuerdo con los ritos de los judíos para la purificación (lavamiento ceremonial). En cada una de ellas cabían dos o tres medidas.

 7 Jesús les dijo: --Llenad de agua las tinajas. Y las llenaron hasta el borde.

 8 Luego les dijo: --Sacad ahora y llevadlo al encargado del banquete. Se lo llevaron;

 9 y cuando el encargado del banquete probó el agua ya hecha vino, y no sabía de dónde venía (aunque los sirvientes que habían sacado el agua sí lo sabían), llamó al novio

 10 y le dijo: --Todo hombre sirve primero el buen vino; y cuando ya han tomado bastante, entonces saca el inferior. Pero tú has guardado el buen vino hasta ahora.

 11 Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.

 12 Después de esto, él descendió a Capernaúm con su madre, sus hermanos y sus discípulos; y se quedaron allí no muchos días.

 13 Estaba próxima la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.

 14 Halló en el templo a los que vendían vacunos, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados.

 15 Y después de hacer un látigo de cuerdas, los echó a todos del templo, junto con las ovejas y los vacunos. Desparramó el dinero de los cambistas y volcó las mesas.

 16 A los que vendían palomas les dijo: --¡Quitad de aquí estas cosas y no hagáis más de la casa de mi Padre casa de mercado!

 17 Entonces se acordaron sus discípulos que estaba escrito: El celo por tu casa me consumirá.

 18 Los judíos respondieron y le dijeron: --Ya que haces estas cosas, ¿qué señal [autoridad de Dios] nos muestras?

 19 Respondió Jesús y les dijo: --Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

 20 Por tanto los judíos dijeron: --Durante cuarenta y seis años se construyó este templo, ¿y tú lo levantarás en tres días?

 21 Pero él hablaba del templo de su cuerpo. [Así como el cuerpo de Jesús era el templo del Dios viviente, así es el cuerpo de un creyente purificado el templo del Dios viviente: ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? 1 Cor 3:16.]

 22 Por esto, cuando fue resucitado de entre los muertos, sus discípulos se acordaron de que había dicho esto y creyeron la Escritura y las palabras que Jesús había dicho.

 23 Mientras él estaba en Jerusalén en la fiesta de la Pascua, muchos creyeron en su nombre al observar las señales que hacía.

 24 Pero Jesús mismo no confiaba en ellos, porque los conocía a todos,

 25 y porque no tenía necesidad de ningún testimonio de los hombres, pues él conocía lo que había en el hombre [el mal en sus corazones].2 [Hasta que el Señor entrene a un discípulo, y le enseñe, castigo al discípulo, limpie al discípulo, y purifique el corazón del discípulo, ellos no son aptos para hablar de las cosas de Dios. Después de ser enseñados y limpiados, ellos hablaron las palabras que les fueron dadas por el Espíritu de Dios, que residen en sus corazones puros.

De la carta número 316 de Jorge Fox:

"Los que hablan de Cristo, y no caminan en él, los que lo profesan, y no lo poseen, los que no viven en la religión que fue establecida hace más de mil seiscientos años, los que profesan que Cristo es el camino, y no caminan en el camino, la verdad, y la vida;todos esos que hablan, y no caminan, deshonran a Dios, y hacen que su santo nombre sea blasfemado entre los que no hacen profesión."

Engañoso es el corazón, más que todas las cosas, y perverso. Jeremías 17:9

..desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los robos, las avaricias, las maldades, el engaño, la falta de restricción, el ojo maligno [envidia], la blasfemia, el orgullo y la insensatez. Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre. Marcos 7:21-23

...el instinto del corazón del hombre es malo desde su juventud...Génesis 8:21

...lo que sale de la boca viene del corazón, y eso contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las inmoralidades sexuales, los robos, los falsos testimonios y las blasfemias. Mateo 15:18-19


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Todavía no ha llegado mi hora. Jesús le está diciendo a su madre que él todavía no ha sido ordenado por el Padre a comenzar sus milagros. ¡Note! Jesús no hizo sus propias decisiones. Él le dijo a sus hermanos exactamente lo mismo, cuando ellos sugirieron que fuera a la fiesta de los tabernáculos para revelarse a sí mismo.

Por tanto, le dijeron sus hermanos: --Sal de aquí y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces. Porque nadie que procura darse a conocer hace algo en oculto. Puesto que haces estas cosas, manifiéstate al mundo.
Pues ni aun sus hermanos creían en él.
Entonces Jesús les dijo: --Mi tiempo [para ir allí] no ha llegado todavía, pero cualquier tiempo es aceptable para ustedes; el tiempo de ustedes siempre está bien.
El mundo no puede aborreceros a vosotros; pero a mí me aborrece porque yo doy testimonio de él, que sus obras son malas.
Subid vosotros a la fiesta. Yo no subo todavía a esta fiesta, porque mi tiempo [de ir] aún no se ha cumplido. Juan 7:3-8

Un ministro verdadero de Dios no hace sus propias decisiones acerca de donde ir, qué ver, cuando ir, qué hacer, y qué decir. Todas esas decisiones son la voluntad del hombre. Un verdadero ministro de Dios sólo se mueve y habla cuando es ordenado específicamente a hacer algo. Vea en la siguiente nota lo que Jesús dice acerca de cómo él no hace decisiones por sí mismo; en cambio él hace la voluntad de su Padre en el cielo. Y si esperamos ir al cielo, nosotros también debemos hacer sólo la voluntad del Padre: No todo el que me dice 'Señor, Señor' entrará en el reino de los cielos, sino [sólo] el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Mat 7:21-23

2 y porque no tenía necesidad de ningún testimonio de los hombres, pues él conocía lo que había en el hombre [el mal en sus corazones].  ¿Por qué? Como Él dijo: "porque él sabía lo que estaba en el hombre;" lo corazones de los hombres estaban llenos de malEngañoso es el corazón, más que todas las cosas, y perverso. ¿Quién lo conocerá?...el instinto del corazón del hombre es malo desde su juventud...Pero lo que sale de la boca viene del corazón, y eso contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las inmoralidades sexuales, los robos, los falsos testimonios y las blasfemias. Mar 7:21-23, Mat 15:18-19, Jer 17:9,7:24, Jer 11:8, Gen 8:21.

A menos que usted posea a Cristo en medida suficiente para que él le proporcione las palabras para hablar, usted no debería estar hablando acerca de Dios o Jesús. ¿Por qué? Porque lo que usted diga no serán palabras del Espíritu que alcanzan el corazón de su oyente; más bien sus palabras vienen de su mente carnal, y estas palabras todavía están mezcladas con error y vienen de un corazón malvado una mente que es enemistad contra Dios; tales palabras esparcen en vez de reunir

Hasta que el Señor entrene a un discípulo, y le enseñe, castigo al discípulo, limpie al discípulo, y purifique el corazón del discípulo, ellos no son aptos para hablar de las cosas de Dios. Después de ser enseñados y limpiados, ellos hablaron las palabras que les fueron dadas por el Espíritu de Dios, que residen en sus corazones puros. El apóstol Pablo dijo: cosas hablamos, no con las palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu. 1 Cor 2:13. Como dijo Pedro: Si algún hombre habla, que hable conforme a los oráculos [las palabras] de Dios. 1 Ped 4:11. El que conmigo no recoge, desparrama. Luc 11:23, Mat 12:30

Cuando el Señor lo envíe a hablar a una persona o varias personas, usted debe sólo hablar palabras de Él, no una frase de Él y después añadir sus propias palabras.

De la Palabra del Señor en el interior:

Es una cosa ser llevado a una conversación acerca de Dios o Jesús con un amigo o asociado (lo cual se debe evitar); pero es un error muy serio el hablarle a otros deliberadamente acerca de Dios o de Jesús, lo cual es peligroso para su vida.

Incluso Jesús sólo habló las palabras del Espíritu del Padre:

Yo no puedo hacer nada de mí mismo. Juzgo sólo según lo que oigo [las palabras de juicio del Padre]. Juan 5:30
Así que, lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me ha dicho que hable. Juan 12:49-50
El Hijo no puede hacer nada de sí mismo, sino sólo hace lo que ve hacer al Padre. Juan 5:19

Y Jesús dijo que cualquiera que estuviera hablando por sí mismo estaba buscando su propia gloria. El que habla de sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y en él no hay injusticia. John 7:18

De la carta número 316 de Jorge Fox:

Los que hablan de Cristo, y no caminan en él,
los que lo profesan, y no lo poseen,
los que no viven en la religión que fue establecida hace más de mil seiscientos años,
los que profesan que Cristo es el camino, y no caminan en el camino, la verdad, y la vida;
todos esos que hablan, y no caminan, deshonran a Dios,
y hacen que su santo nombre sea blasfemado entre los que no hacen profesión.

 

 

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo