La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 5

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Después de esto había una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.

 2 En Jerusalén, junto a la puerta de las Ovejas, hay un estanque con cinco pórticos que en hebreo se llama Betesda.

 3 En ellos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos que esperaban el movimiento del agua.

 4 Porque un ángel del Señor descendía en ciertos tiempos en el estanque y agitaba el agua. Por tanto, el primero que entró después del movimiento del agua fue sanado de cualquier enfermedad que tuviera.

 5 Se encontraba allí cierto hombre que había estado enfermo durante treinta y ocho años.

 6 Cuando Jesús lo vio tendido y supo que ya había pasado tanto tiempo así, le preguntó: --¿Quieres ser sano? [¡Note! Jesús fue sólo a un hombre de muchos que querían ser sanados. ¿Cómo sabía a quien sanar? Porque el Espíritu del Padre le dijo, como Jesús nos explica en el versículo 19 a continuación: De cierto, de cierto os digo que el Hijo no puede hacer nada de sí mismo [por su propia voluntad], sino sólo hace lo que ve hacer al Padre. Debido que podemos hacer cualquier cosa por Dios, nosotros también debemos ser capaces de hacer sólo lo que se nos diga y se nos muestre que hagamos inmediatamente antes de hablar o trabajar por Él; cualquier cosa que digamos o hagamos por Dios, sin sus instrucciones claras y específicas, es una obra muerta realizada por nuestra mente carnal y muestra que estamos buscando nuestra propia gloria, no la de Dios. Juan 7:18. Cualquier cosa que usted haya hecho, (testificar, enseñar, predicar), sin la instrucción específica de Dios acarrea condenación sobre usted mismo; y en el juicio, a usted se le preguntará: "¿Quién pidió esto de tu mano?"]

 7 Le respondió el enfermo: --Señor, no tengo a nadie que me meta en el estanque cuando el agua es agitada; y mientras me muevo yo, otro desciende antes que yo.

 8 Jesús le dijo: --Levántate, toma tu cama y anda.

 9 Y en seguida el hombre fue sanado, tomó su cama y anduvo. Y aquel día era sábado.

 10 Entonces los judíos le decían a aquel que había sido sanado: --Es sábado, y no te es lícito llevar tu cama.

 11 Pero él les respondió: --El que me sanó, él mismo me dijo: "Toma tu cama y anda."

 12 Entonces le preguntaron: --¿Quién es el hombre que te dijo: "Toma tu cama y anda"?

 13 Pero el que había sido sanado no sabía quién había sido, porque Jesús se había apartado, pues había mucha gente en el lugar.

 14 Después Jesús le halló en el templo y le dijo: --He aquí, has sido sanado; no peques más, para que no te ocurra algo peor.1 [Ahora mucha gente no puede creer que Jesús quiso decir "perfecto" cuando dijo: Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto, Mat 5:48; pero ¿acaso Jesús no está diciendo lo mismo cuando dice: no peques más?]

 15 El hombre se fue y declaró a los judíos que Jesús era el que le había sanado.

 16 Por esta causa los judíos perseguían a Jesús, porque hacía estas cosas en sábado.

 17 Pero Jesús les respondió: --Mi Padre hasta ahora trabaja; también yo trabajo.

 18 Por esta razón los judíos aún más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que también llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose igual a Dios.

 19 Por esto, respondió Jesús y les decía: --De cierto, de cierto os digo que el Hijo no puede hacer nada de sí mismo [por su propia voluntad], sino sólo hace lo que ve hacer al Padre. Porque todo lo que él hace [el Padre], esto también lo hace el Hijo de igual manera.2 [Jesús no hizo nada por su propia voluntad, sólo por la voluntad del Padre; esto es lo que significa cuando usted dice hágase tu voluntad, en el cielo como también en la tierra al orar. Todos los verdaderos hijos no hacen nada de sí mismos, sólo lo que se les ha ordenado decir y ordenó lo que hacer. Tenemos que aprender y ser cambiados para poder hacer sólo la voluntad del Padre en la tierra, así como la voluntad del Padre es hecha en el cielo por los ángeles.]

 20 Porque el Padre ama al Hijo y le muestra todas las cosas que él mismo hace. Y mayores obras que éstas le mostrará, de modo que vosotros os asombréis.

 21 Porque así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a los que quiere.

 22 Porque el Padre no juzga a nadie, sino que todo el juicio lo dio al Hijo,

 23 para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió. [De la Palabra del Señor en el interior: "Cuando honras al Hijo, me honras a mi."]

 24 De cierto, de cierto os digo que el que oye mi palabra y cree [depende, confía, obedece] al que me envió tiene vida eterna. El tal no viene a condenación, sino que ha pasado [verbo pasado] de muerte a vida.3 [La palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón [para que la puedas oír y obedecer];" esta es la palabra de fe que predicamos. Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios [Cristo que le habla desde el interior de su corazón]. Rom 10:8,17. Haber pasado de muerte a vida es haber oído muchas palabras pronunciadas por Cristo dentro de su corazón, y estas palabras están implantadas en su corazón, Santiago 1:21; y estas palabras que él le habla a usted le imparten vida, Juan 6:63; y esta vida que le es dada es Jesús, quien es la vida; formando así a Cristo en usted, Gal 4:19; hasta que Cristo está completamente formado y en realidad resucitado en usted para que llegue a ser su verdadero Señor en pensamiento, palabra y acción. Pasar de muerte a vida es como Pablo dijo: "Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí." Gal 2:20

Esta es la vida que Adán perdió en su caída en el jardín, cuando su acceso al árbol de la vida le fue cortado; los hombres llegaron a estar muertos para la vida de Dios. Y cuando usted pasa de la muerte a la vida, usted entra en el paraíso para una vez más comer del árbol de la vida, siendo trasladado al reino de los cielos mientras está en la tierra para vivir en unión con Cristo y el Padre. Todo esto se debe experimentar, no asumir con altas nociones.]

 25 De cierto, de cierto os digo, viene la hora y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oyen vivirán. [Por causa de Adán, todos estamos muertos a la vida de Dios, Gen 2:17,3:24, estando cortado nuestro acceso al árbol de la vida, hasta que oímos las palabras que él nos habla a nosotros, que son espíritu y que imparten vida. Juan 6:63. Esto no es algo que se oye una vez; pasar de la muerte a la vida es haber oído y obedecido esas enseñanzas y mandatos hasta que usted sea restaurado a la imagen espiritual de Dios, en unión con Cristo y el Padre, una vez más comiendo del árbol de la vida en el paraíso.]

 26 Porque así como el Padre tiene vida en sí mismo, así también dio al Hijo el tener vida en sí mismo.

 27 Y también le dio autoridad para hacer juicio, porque él es el Hijo del Hombre.

 28 No os asombréis de esto, porque vendrá la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz

 29 y saldrán, los que hicieron el bien para la resurrección de vida, pero los que practicaron el mal para la resurrección de condenación.

 30 Yo no puedo hacer nada de mí mismo. Juzgo sólo según lo que oigo [las palabras de juicio del Padre]; y mi juicio es justo, porque no busco la voluntad mía, sino la voluntad del Padre que me envió. [Jesús no hizo nada por su propia voluntad, sólo por la voluntad del Padre; esto es lo que significa cuando usted dice hágase tu voluntad, en el cielo como también en la tierra al orar. Tenemos que aprender y ser cambiados para poder hacer sólo la voluntad del Padre en la tierra, así como la voluntad del Padre es hecha en el cielo por los ángeles.]

 31  Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero.

 32 El que da testimonio de mí es otro, y sé que el testimonio que da de mí es verdadero.

 33 Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio de la verdad.

 34 Pero yo no recibo el testimonio de parte del hombre; más bien, digo esto para que vosotros seáis salvos.

 35 Él [Juan el Bautista] era antorcha que ardía y alumbraba, y vosotros quisisteis regocijaros por un poco en su luz.

 36  Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Juan; porque las obras que el Padre me ha dado para cumplirlas, las mismas obras que hago dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado.

 37 Y el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Pero nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su apariencia,4 [Jesús recién nos ha dicho cuáles son las características de una persona que conoce a Dios: ellos han oído su voz y han visto su forma. Dios sólo es conocido por medio de la revelación: lo que usted oye y ve en su corazón. Rom 1:19, Mat 11:27.]

 38 ni tenéis su palabra permaneciendo en vosotros;5 porque vosotros no creéis a quien él envió. [En este y el siguiente versículo Jesús hace una clara distinción entre la palabra de Dios, y las escrituras. De la Palabra del Señor en el interior: "¿Por qué él las contrasta si no las quiere distinguir? Llamar la Biblia 'la palabra' es la mentira más maligna del cristianismo. Ay de ellos, porque han vinculado una forma externa entre el amor de Dios al hombre. Diez palabras de Él son mejores que diez cartas copiadas." No sea confundido; toda referencia a la palabra en el Nuevo Testamento viene de las palabras originales griegas, ya sea logos o rhema, ambas de las cuales se refieren a palabras por una voz viviente. Vea Referencias a la Palabra de Dios (que no es la Biblia) para ver los detalles y enlaces a todos los versículos del Nuevo Testamento en griego que contienen la palabra.]

 39 Vosotros escudriñáis las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí. [De la Palabra del Señor en el interior: "Él no les está diciendo que repitan lo que están haciendo;" pero la Cristiandad hoy en día busca encontrar la salvación en las escrituras de la Biblia, pensando que si ellos creen unos pocos versículos, ignorando todo el resto, tienen la vida eterna de Dios; pero las escrituras sólo apuntan, y testifican, a Jesús. La única seguridad de vida eterna es experimentar a Jesús trayéndole vida eterna a usted. Usted debe odiar su vida, y debe perder su vida carnal para ganar la vida eterna de Dios, la cual es la posesión completa de Cristo que gobierna su corazón, que proporciona sus pensamientos, palabras, y obras.]

 40 Pero vosotros no queréis venir a mí para que tengáis vida.6 [Jesús nos acaba de decir en este versículo y el anterior que estudiar la Biblia no es venir a Él para que usted pueda tener vida eternaVenid — no a los servicios de las sectas, no a las reuniones de oración, no a los llamados al altar — sino venid directamente a él, al sentarse y esperarlo a él en humilde silencio, para velar, para oír, para escuchar sus palabras que él le habla las cuales le imparten la vida de Dios a usted a medida que sus palabras son implantadas en su corazón. Juan 6:63, Santiago 1:21. Cada palabra que usted le oye a Él hablarle a usted aumenta la vida de Dios en usted; cada palabra que usted le oye hablarle a usted lo purifica un poco más. Con una medida suficiente de sus palabras habladas, oídas desde el interior de su corazón, Él es formado en usted de modo que usted lo ve a Él y lo experimenta trayéndole su salvación y vida eterna. De la palabra del Señor en el interior: "La obediencia lleva a la restauración de la vida."]

 41 No recibo gloria de parte de los hombres.

 42 Al contrario, yo os conozco que no tenéis el amor de Dios en vosotros.

 43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís. Si otro viene en su propio nombre, a aquél recibiréis.

 44 ¿Cómo podéis vosotros creer? Pues recibiendo la gloria los unos de los otros, no buscáis la gloria que viene de parte del único Dios. [De la Palabra del Señor en el interior: "No busque la aprobación de los hombres. Aquellos que buscan el honor de los hombres no conocerán ningún otro."]

 45 No penséis que yo os acusaré delante del Padre. Hay quien os acusa: Moisés, en quien habéis puesto la esperanza.

 46 Porque si vosotros creyeseis a Moisés, me creeríais a mí; pues él escribió de mí.

 47 Pero si no creéis [suficiente para obedecer] a sus escritos,7 ¿cómo creeréis a mis palabras?


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 no peques más, para que no te ocurra algo peor. Todos hablan de cómo Jesús es tan perdonador; es verdad, ¡pero después del perdón él dice: no peques más!
A la adúltera: Ni yo te condeno. Vete y desde ahora no peques más. Juan 8:11
Al que fue sanado: He aquí, has sido sanado; no peques más, para que no te ocurra algo peor. Juan 5:14
Eso peor que podía ocurrir es llamado Infierno.
La cristiandad no tiene idea de cómo ser libre del pecado, y pretende que es imposible. La cristiandad se ha olvidado del único camino — la cruz interna de la negación propia.
Pero Jesús dijo: ¡No peques más! y ¡Arrepiéntanse o perezcan! [perder su alma]

Ahora mucha gente no puede creer que Jesús quiso decir "perfecto" cuando dijo: Sed perfectos como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto, Mat 5:48; pero, ¿acaso Jesús no está diciendo lo mismo cuando dijo no peques más?

2 De cierto, de cierto os digo que el Hijo no puede hacer nada de sí mismo [por su propia voluntad], sino lo que ve hacer al Padre. Porque todo lo que él hace [el Padre], esto también lo hace el Hijo de igual manera. Aún Jesús no juzgó, ni habló o actuó sin mandatos específica del Espíritu.
Yo no puedo hacer nada de mí mismo. Juzgo sólo según lo que oigo, Juan 5:30
lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me dice que hablar. Juan 12:49-50
El Hijo no puede hacer nada de sí mismo [por su propia voluntad],
sino sólo hace lo que ve hacer al Padre. Juan 5:19
El que habla de sí mismo busca su propia gloria;
pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero,
y en él no hay injusticia. Juan 7:18

Cualquier hombre que hable de Dios o de Cristo sin mandatos específica del Espíritu está buscando su propia gloria,
y está estimando que es mayor que Cristo,
porque Cristo dijo: El discípulo no es superior a su maestro, mas todo el que fuere perfeccionado [purificado, restaurado a la imagen espiritual de Dios, específicamente autorizado, y perfeccionado] será como su maestro. Lucas 6:40
Los predicadores de la cristiandad son condenados por buscar su propia gloria y después aceptar pago por sus palabras indignas; cuando aún cobrar por palabras verdaderas de vida como Balaam, habladas con el espíritu de Dios, es expresamente prohibido por Pedro, Pablo, y Jesús. Buscando su propia gloria, los predicadores del cristianismo hablan de su mente carnal, la naturaleza de la muerte, y con su imaginación vana proveniente del mal de sus corazones.

3 El que oye mi palabra y cree [depende, confía, obedece] al que me envió tiene vida eterna. El tal no viene a condenación, sino que ha pasado [verbo pasado] de muerte a vida. Note cómo este versículo puede ser extremadamente mal interpretado para darle el significado que si usted ha oído a alguien leer la Biblia y usted cree en quien envió a Jesús, el Padre, entonces usted tiene la vida eterna; mal interpretado para darle el significado que aún creer en Jesús es innecesario — sólo crea que Dios envió a Jesús — sólo crea en Dios. Pero por supuesto eso no es para nada lo que el versículo quiere decir: mi palabra no es la Biblia; mi palabra es la palabra que fe que está en su corazón y su boca para que la puedas oír y obedecer; y Jesús mismo es esa palabra de Dios, o Palabra de Cristo en su corazón para ser obedecida, y esas palabras que Jesús habla dentro de su corazón todas se originan del Espíritu de Dios. El que es de Dios escucha las palabras de Dios...Juan 8:47. Mis ovejas oyen mi voz. Todo aquel que es de la verdad oye mi voz. Juan 10:27,18:37. Todos tus santos están en tus manos. Ellos se sentarse a tus pies y cada uno recibe tus palabras. Deut 33:3

Durante los primeros años de búsqueda del Señor de Jorge Fox, él recibió una enseñanza del Señor acerca de los creyentes verdaderos, que hace referencia este mismo versículo:

Se dijo que "todos los cristianos son creyentes, tanto los protestantes como los papistas;" el Señor me reveló que si todos son creyentes, entonces todos ellos nacieron de Dios, y han pasado de la muerte a la vida; y que ninguno fue un creyente verdadero a menos que esto sucediera; y aunque otros decían que eran creyentes, no lo eran.

El nacer otra vez no ser presumido; es experimentar el morir en la cruz, siendo sepultado con Cristo, y después ser levantado con Cristo hacia los cielos. Nuevamente, citando a Jorge Fox:

Usted debe tener comunión con Cristo en sus sufrimientos; 1 Ped 4:12-13
si usted quiere reinar con él, debe sufrir con él; 2 Tim 2:12
si usted quiere vivir con él, debe morir con él; 2 Tim 2:11 (debe haber un "morir diario.")
y si muere con él, debe ser sepultado con él, Rom 6:4
y al ser sepultado con él en el verdadero bautismo, usted también es levantado con él. Col 2:12

En 1 Juan 5, Juan cuidadosamente define cuáles son las experiencias que califican a un creyente que ha nacido de Dios, las cuales están resumidas aquí:

  1. un creyente nacido de Dios guarda los mandatos de Dios, y éstos no son una carga; versículos 2,3
  2. el creyente nacido de Dios ha vencido al mundo al crucificar su naturaleza pecaminosa, (los antojos prohibidos, los deseos apasionados, y la lujuria de ella), versículos 4,5
  3. el creyente nacido de Dios ha visto en su corazón por la luz que manifiesta todas las cosas los tres testigos en la tierra: versículo 8
  4. el creyente nacido otra vez tiene vida eterna en él, la cual es ser restaurados a la imagen espiritual de Dios en verdadera justicia y santidad. versículo 12
  5. el creyente nacido otra vez no peca y no puede pecar porque está protegido por su Padre para no caer en ninguna tentación. versículo 18
  6. Jesús está presente dentro del creyente, y el creyente está en Cristo; el creyente está en unión con Cristo y el Padre. versículo 20

Aquellos que dicen que son cristianos nacidos otra vez todavía están viviendo en los deseos carnales y placeres del mundo, y por lo tanto todavía son esclavos del pecado, están difamando la verdad y crean confusión.
De la Palabra del Señor en el interior: "Por su evidente despliegue de pecado, los cristianos causan que mi nombre sea blasfemado entre el pueblo. Saber que tú haz nacido otra vez es ver tu salvación aparecer en tu corazón."

Pasar de la muerte a la vida [la vida de Dios] no es algo que se debe presumir, sino que se debe experimentar mientras estemos en la tierra. De la Palabra del Señor en el interior: "La nueva vida es tan radicalmente diferente como un hombre que vive en un subterráneo su vida completa, y repentinamente sale a la superficie para ver el sol, el cielo, las plantas, los animales, el viento, las estrellas." Pasar de la muerte (que Adán le trajo a todos los hombres, cuando cayó ante Satanás), a la vida, es ser restaurado a la vida de Dios y entrar en el paraíso del cual Adán fue expulsado.

4 Pero nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su apariencia. La única apariencia disponible que ha de ser vista es Jesús en su gloria celestial; el resplendor de su gloria (la del Padre), y la imagen expresa del Padre, la imagen del Dios invisible; pero Jesús era humilde y no dijo "nunca habéis oído mi voz celestial, ni habéis visto mi apariencia celestial."

Jesús nos ha dicho cuáles son las características de una persona que conoce a Dios: ellos han oído su voz y han visto su forma. Dios sólo es conocido por medio de la revelación: lo que usted oye y ve en su corazón. Rom 1:19, Mat 11:27. Usted debe oír su voz y obedecer lo que él le mande a usted, hacer su voluntad, no la suya; esto resulta en la purificación del pecado en su corazón y en recibir la vida de Dios en lugar del pecado; entonces después que usted llega a ser limpio y puro, usted ve a Dios. Sólo los puros vivirán en el reino de Dios; los impuros no tendrán parte en el reino de Dios o Cristo.

5 ni tenéis su palabra permaneciendo en vosotros; Debido a que los judíos no habían estado oyendo la Voz del Señor (la Palabra de Dios), ellos no tenían su palabra permaneciendo en sus corazones. Cada vez que usted oye, escucha, y obedece, el Señor escribe sus palabras en la carne de su corazón; la cual es la palabra implantada que puede salvar su alma. Santiago 1:21. Mientras más oye, más la palabra permanece en usted; mientas más permanezca en usted, más le controla — y más usted hace la voluntad de él, y no la suya. Mientras más usted oiga y vea lo que es revelado en su corazón por la Palabra que está en su corazón, más usted entiende las cosas de Dios.

Usted puede memorizar la Biblia entera, pero usted no tendrá su palabra, que es una voz viviente, permaneciendo en vosotros.

En este versículo 39 y el siguiente versículo 38 Jesús hace una clara distinción entre la palabra de Dios, y las escrituras.

El original griego para palabra en este versículo (haga clic para ver) es logov (de logos) <3056> que significa: 1) de un discurso; 1a) una palabra, pronunciada por una voz viviente, que encarna un concepto o idea; 1b) lo que alguien ha dicho.

Para aclarar, el original griego para de escritura  en este versículo (haga clic para ver) es grafav (de graphe) <1124> que significa: 1) una escritura, algo escrito; 2) las Escrituras, que se usa para indicar ya sea el libro mismo o sus contenidos; 3) una cierta porción o sección de las Santas Escrituras. 

Existen claras diferencias en las palabras griegas para ambos, las cuales no permiten la posibilidad de que haya una mal interpretación.

De la Palabra del Señor en el interior:

¿Por qué llamarle a la Biblia la palabra es la mentira más maligna del cristianismo?—porque la gente lee "Bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios y la guardan," Lucas 11:28; pensando que significa leer la Biblia en vez de escuchar quietamente a Dios esperando que les hable sus palabras. El cristianismo ha puesto un libro entre Dios y el hombre, separando al hombre del amor de Dios, creando una forma de piedad sin poder, como Él dijo: "Ay de ellos porque han vinculado una forma externa entre Dios y el hombre."

Además de la Palabra del Señor en el interior:

Su mención de las 'cartas copiadas' se refiere a las cartas de Pablo, Pedro, Juan, Santiago y Judas que usted lee en el Nuevo Testamento. ¿Por qué es la lectura de diez palabras de Él mejores que leer diez de las cartas del Nuevo Testamento? Porque las palabras que usted le oye hablarle imparten la vida de Dios a tu corazón; pero leer diez las cartas del Nuevo Testamento es sólo una obra de la carne, lo cual es no beneficia en nada; de hecho la mayoría de la gente lee las cartas del Nuevo Testamento y piensan que son escritas para ellos, cuando en realidad la mayoría fueron escritas para los creyentes muy avanzados quienes habían alcanzado la primera etapa de la perfección. Leer la Biblia es valiosa para la comprensión de lo que es el pecado y para mantener su esperanza en el verdadero evangelio; sin embargo, tu esperanza debe estar en el verdadero evangelio y el beneficio de llevar la cruz para darse cuenta de sus promesas.

6 Vosotros escudriñáis las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí. Pero vosotros no queréis venir a mí para que tengáis vida. Jesús nos ha dicho que estudiar la Biblia no es venir a Él para que usted pueda tener vida eterna. De la Palabra del Señor en el interior: "Estudiar la Biblia es una obra de la carne." El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida.. Juan 6:63.

Tristemente, este versículo fue mal traducido por la versión Reina Valera, la cual decía (y aún dice lo mismo): "Escudriñar las Escrituras...," y por lo tanto millones de personas han sido completamente confundidos y llevados a creer que el Señor les ordenó a escudriñar las escrituras cuando más bien Él le está diciendo a los eruditos de las escrituras (los únicos que tenían las escrituras en esos tiempos), que ellos no podían obtener la vida eterna al escudriñar las escrituras; ellos estudiaban las escrituras, pero no querían ir a Él para obtener vida eterna (la cual sólo viene al "ir a Él," que es la única cosa que necesitamos: sentarnos en humilde silencio para esperar a Dios, esperando escuchar sus palabras habladas y velando para recibir sus revelaciones, y entonces obedeciendo cualquier cosa que oigamos y veamos). A pesar de que la mayoría de las otras traducciones bíblicas han traducido estos versículos correctamente (haga clic para ver), todavía hay personas que piensan que la versión Reina Valera es la correcta y que todas las otras están equivocadas.

De la Palabra del Señor en el interior: "Él no les está diciendo que repitan lo que están haciendo." Claramente, Jesús los está corrigiendo, diciéndoles que al escudriñar las escrituras: 1) ellos incorrectamente piensan que la vida eterna está en las escrituras, y que está disponible para obtenerla con escudriñar lo suficiente, 2) hacer esto no lleva a la vida eterna, y 3) esto se hace en lugar de ir a Él para recibir vida eterna. Sin embargo tan fuerte es la creencia falsa de los protestantes que la Biblia es su juez, el evangelio su fuente de fe, la regla para sus vidas, la palabra, el fundamento, el pilar, y su ley, que varias traducciones, (traducidas por hombres con un espíritu Babilónico), tienen una nota que menciona la posibilidad de que esta cláusula sea un mandato en vez de crítica; llegar a esa conclusión requiere que uno tome esta cláusula, (vosotros escudriñáis las escrituras), e ignore su contexto incluso con el resto del versículo, (como también ignorando su contexto con los versículos adyacentes), y eso es llegar a algo muy bajo para apoyar el terrible consejo del cristianismo de estudiar las escrituras para poder crecer espiritualmente. El crecimiento espiritual sólo puede ocurrir en proporción a la destrucción de la naturaleza egoísta y pecaminosa en el hombre; y esa destrucción sólo ocurre al llevar su cruz y seguir a Jesús: la cruz interna de la negación propia.

¡Tome nota del ENORME ERROR! En Deuteronomio 30:10, a los judíos se les dijo que para poder guardar sus mandamientos y estatutos escritos en este libro de la ley, ellos debían escuchar y hacer caso a la voz del Señor; y el Señor les dijo lo mismo en muchos otros versículos (haga clic aquí para ver varios), siendo los siguientes los más detallados:

Y sucederá que si escuchas diligentemente la voz de Jehovah tu Dios, procurando poner por obra todos sus mandamientos que yo te mando hoy, también Jehovah tu Dios te enaltecerá sobre todas las naciones de la tierra. Cuando obedezcas la voz de Jehovah tu Dios, vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán. Deu 28:1-2

Haga clic para ver las bendiciones por escuchar y hacer caso a la voz del Señor.

Pero si no escuchas la voz de Jehovah tu Dios a fin de procurar poner por obra todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te mando hoy; todas estas maldiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán. Deu 28:15

Haga clic aquí para ver las maldiciones que vienen por no escuchar y hacer caso a la voz del Señor.

Y hay muchas otras escrituras que indican la sanción por no escuchar y obedecer la voz del Señor, (haga clic para verlas).

Estudiar el libro (la biblia) no es suficiente; usted debe escuchar y hacer caso a la voz del Señor. Aunque los judíos oyeron a su sacerdote leer las escrituras cada sábado, no era suficiente para que su palabra fuera implantada en sus corazones; ellos realmente no entendían las escrituras, las cuales ellos estudiaban tan diligentemente con la esperanza de encontrar vida eterna; y ya que el Señor no estaba enseñándoles el verdadero significado de las escrituras, ellos entonces persiguieron a Jesús y sus apóstoles — todo porque los judíos habían sólo estudiado las escrituras en vez de hacer todo lo posible para escuchar y hacer caso a la voz del Señor. Por lo tanto la gran mayoría de los judíos necesitaban que su corazón maligno fuera circuncidado por el Espíritu para que ellos pudieran amar al Señor con todo su corazón, alma y fuerza; para que ellos pudieran amar a su prójimo como a si mismos; de modo que ellos pudieran ver su forma y oír su voz; y para que ellos no murieran mientras estaban todavía pecando. Esas habilidades no vienen por la voluntad del hombre que está tratando; esas habilidades sólo vienen de Dios que circuncida su corazón, lo cual viene como resultado de que usted escucha y hace caso la voz del Señor de manera persistente y paciente — entonces el amor de Dios es perfeccionado en su corazón.

Hoy en día el cristianismo está cometiendo exactamente el mismo enorme error, estudiando las escrituras en vez de lo que el Nuevo Testamento también declara claramente que es la prioridad número uno y lo único que es necesario:

Y Él nos dijo cómo buscarle, la única cosa que necesitamos hacer:

De la Palabra del Señor en el interior:

¡Esconde! ¿Esconde de qué?—Se esconde de que el Señor escudriñe sus corazones para exponer sus pecados y reprenderlos; y cuando usted se arrepiente en obediencia, Él entonces le da más de su Espíritu y destruye ese pecado. Esa es la esperanza que purifica y es como se experimenta la gracia de Dios, el amor de Dios, y el crecimiento que no se encuentra en el cristianismo.

De la Palabra del Señor en el interior: "Saber qué es lo que la Biblia dice que es equivocado es algo digno, todos mis grandes hombres conocían las escrituras." Sin embargo, cuando un hombre estudia la Biblia sin pasar la gran mayoría de su tiempo esperando al Señor, ese hombre está inflando su mente carnal, aumentando su vanidad, edificando un orgullo "altanero", y erróneamente sintiéndose seguro de su "progreso." Estudiar la Biblia es un consuelo para la carne; pero es lo opuesto de llevar la cruz que todos deben cargar con resistencia para siempre experimentar el ver a Jesús traerles salvación y vida eterna. Cualquiera sea la cantidad de tiempo que usted dedique a leer la Biblia, usted le debería dedicar mucho más tiempo a esperar al Señor en humilde silencio; esto es lo que la Palabra del Señor en el interior ha descrito como algo "bíblicamente balanceado."

¿Qué beneficio obtuvieron los judíos de estudiar las escrituras? Ellos tenían las escrituras, pero las malentendieron grandemente porque no estaban escuchando la palabra de Dios en sus corazones para que les enseñara; más bien ellos estaban escudriñando las escrituras. Entonces, en un error colosal, ellos crucificaron al Santo de Israel, de la misma manera en que los cristianos de Inglaterra y Estados Unidos mataron, encarcelaron y confiscaron los bienes de los primeros cuáqueros. Los Cristianos de Estados Unidos e Inglaterra también estaban escudriñando las escrituras diligentemente, pero ellos tampoco estaban escuchando a Dios; y por lo tanto los cristianos, (que son lobos vestidos de ovejas), encarcelaron y mataron a muchos de los primeros cuáqueros que tenían el Espíritu de Cristo en ellos, el cual gobernaba sus palabras y acciones; pero, como lo era en ese entonces, aquel que ha nacido de la carne persiguió al que había nacido del Espíritu, así es ahora. Gal 4:29. Sí, viene la hora cuando cualquiera que os mate pensará que rinde servicio a Dios. Juan 16:2. Los cristianos de Inglaterra y Estados Unidos mataron a los primeros cuáqueros, cruelmente se echaron a la espalda los mandatos de Jesús de amar a nuestros enemigos, dar la otra mejilla, e ¡incluso pensar acerca de matar a aquellos están fuera de nuestra creencia proviene del espíritu de Satanás! ¿Acaso el escudriñar las escrituras los hizo mejores cristianos?

Todas las sectas protestantes y católicas que mataron (o incluso aprobaron la matanza) de aquellos que tenían una opinión religiosa diferente eran muy diferentes de los verdaderos cristianos; al incluso considerar el asesinato, ellos estaban siguiendo y obedeciendo a su padre el diablo, quien fue asesino desde el principio.

En estos dos versículos Jesús no está contento: Vosotros escudriñáis las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna,
pero vosotros no queréis venir a mí para que tengáis vida. Juan 5:39-40
Él le está diciendo a la gente que sustituyan el estudiar la Biblia en vez de ir directamente hacia él; la Biblia sólo testifica acerca de él.
Y ellos piensan que estudiar la Biblia les da la vida eterna, pero el camino a la vida eterna es ir a él directamente.
Los cristianos de hoy en día toman unos pocos versículos de la Biblia que ellos piensan que les garantizan la vida eterna,
cerrando sus ojos y oídos a las muchas excepciones, requisitos y condiciones para calificar a la salvación que se encuentran en la Biblia;
y ellos estudian la Biblia en vez de ir a Jesús para recibir la vida eterna. 
Venir— no a los servicios de las sectas, no a las reuniones de oración, no a los llamados al altar — sino a él directamente, esperándolo silenciosamente, escuchando los mandatos y enseñanzas pronunciados por él.
Las palabras que oímos del Espíritu son palabras de vida eterna, no las palabras que leemos u oímos que alguien lee de la Biblia.
Aunque la Biblia contiene muchas verdades, la Biblia no es la verdad. Jesús es el camino, la verdad, y la vida.
Sólo la Biblia testifica del camino, la verdad, y la vida.
El Espíritu de verdad que yo os enviaré de parte del Padre. Juan 15:26. El Espíritu Santo les enseñará todas las cosas. Juan 14:26
Si queremos el camino, o la verdad, o la vida, tenemos que ir a él.
Él quiere que lo busquemos, no que busquemos conocimiento acerca de Él de la Biblia.
Estudiar la Biblia es como estudiar la Ley. (de la Palabra del Señor en el interior)
Hemos hecho de aprender las escrituras un rival de aprender directamente de Dios al ir a Él.
Pero las escrituras no están equivocadas; es la manera que las idolatramos lo que está equivocado.

Venid a mí, todos los que estáis fatigados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y [entonces] hallaréis reposo para vuestras almas. Mat 11:28-29
Todo aquel que viene a mí y oye mis palabras, y las hace [la practica y las obedece]... es como un hombre que edificó su casa sobre la roca. Lucas 6:47-8.

Pero nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su apariencia,
ni tenéis su palabra permaneciendo en vosotros; porque vosotros no creéis a quien él envió.
(Ellos hubieran reconocido a Jesús si hubieran oído la voz del Padre y si hubieran tenido la voz del Padre dentro de ellos. )
Vosotros escudriñáis las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna,6 y ellas son las que dan testimonio de mí.
(Usted lee la Biblia buscando versículos que usted piensa que le aseguran la vida eterna, y los versículos que apuntan a Jesús.)
Pero vosotros no queréis venir a mí para que tengáis vida. Juan 5:37-40

La vida eterna sólo se encuentra al venir a Jesús, escuchar, oír y obedecer — no al leer las escrituras.
Note que Jesús afirma claramente la diferencia entre la palabra y las escrituras (la Biblia).
Y la Palabra que mora (vive) en usted es claramente mejor que las escrituras.
Pablo dijo: La palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón [para que la puedas oír y obedecer];
esta es la palabra de fe que predicamos. Rom 10:8, Deut 30:14

Usted debe tener fe en la palabra que está en su corazón y su boca, no en las palabras en la Biblia.
Claramente, la Biblia no está en nuestro corazón ni en nuestra boca; es el espíritu de Dios, la palabra de Dios.
Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios [desde el interior de su corazón]. Rom 10:17
La Palabra de Dios es Espíritu; el Espíritu de Dios, o Espíritu Santo, o Espíritu de Cristo dentro de cada uno de nosotros, donde vive o mora.
Sólo las palabras que oímos del Espíritu imparten vida: El Espíritu es el que da vida. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida. Juan 6:63

7 Los judíos dijeron que creían en Moisés; pero debido a que no obedecieron sus escritos, Jesús dijo que ellos no creían en Moisés. Los cristianos de hoy en día son iguales que los judíos, que tenían las escrituras y creían en Moisés, pero no oyeron, ni vieron, ni obedecieron lo que él les mandó. Los cristianos creen en Jesús, pero no le creen a Jesús; no hacen caso de lo que él dijo, ni practican sus enseñanzas, ni obedecen sus mandatos. ¿Le creen ustedes a Jesús lo suficiente para ser obedientes a sus mandatos y sus consejos; o son ustedes como los demonios, que creen que él es el Hijo de Dios resucitado de los muertos, le temen, tiemblan, pero no le obedecen por amor? Juan nos dice quién realmente cree que Jesús es el Hijo de Dios: aquel que ha vencido al mundo, peleando la buena batalla de la fe, la victoria sobre el pecado. El que cree en el Hijo de Dios tiene el testigo en sí mismo... El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida, 1 Juan 5:10,12. Tener el Hijo, es poseer el Hijo y el Padre en su corazón, en suficiente medida para que sea su verdadero Señor, y esté en control de sus pensamientos, palabras, y obras; ellos sólo entran en su corazón en la medida completa si usted les obedece. Creer no es salvación, como Pedro y Pablo enfatizan repetidamente escribiéndole a las iglesias de los creyentes:

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo