La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 6:35,37,44

Mostrar el Capítulo y las notas   

 35 Jesús les dijo: --Yo soy el pan de vida. El que a mí viene nunca tendrá hambre, y el que en mí cree no tendrá sed jamás. [Jesús es el pan de vida: la vida de Dios, el Espíritu Santo, la unción. Su palabra que usted le oye hablar a usted, imparte la vida de Dios: Para adquirir más del Espíritu Santo, más verdad, más vida, más de Jesús, usted debe estar en silencio, esperarlo a Él, oír, escuchar, y obedecer. El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida. Juan 6:63. Venid — no a los servicios de las sectas, no a las reuniones de oración, no a los llamados al altar, no a un estudio bíblico; Jesús inclujso nos dijo que estudiar la Biblia no era nir a Él. Juan 5:39-40. Debemos venir a Él directamente, al sentarnos en humilde silencio a medida que lo esperamos, escuchando para oír sus mandados y enseñanzas. Creer en Jesús es creer lo que usted le oye decirle a usted y después obecederlo.]

 37 Todo lo que el Padre me da vendrá a mí; y al que a mí viene, jamás lo echaré fuera. [Venid — no a los servicios de las sectas, no a las reuniones de oración, no a leer la Biblia, no a los llamados al altar — sino venid directamente a él, al esperarlo en silencio, escuchando sus mandatos y enseñanzas.]

 44 Nadie puede venir a mí, a menos que el Padre que me envió lo traiga y le de el hambre para venir a mí;3 y yo lo resucitaré en el día final. [De la Palabra del Señor en el interior: "Aquellos que tienen hambren son el pueblo escogido de Dios."  Todos son llamados anónimamente por Dios para alejarse del mal; aquellos que hacen caso de su ruego son escogidos para ser atraídos por Él con un hambre por más. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados, Mat 5:6; ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! Porque tendréis hambre. Lucas 6:25. El Padre nos atrae con amor. De la Palabra del Señor en el interior: "La gente no puede venir en el temor; ellos deben venir en el amor." Con una revelación espiritual el Padre nos atrae a sí mismo, lo cual crea un hambre de más en nosotros; sólo ese don de tener hambre puede motivar al hombre para dar su vida en obediencia. Las predicaciones acerca del fuego del infierno y de la condenación, que tratan de asustar a la gente para que se unan a las sectas, es una abominación.]

Juan 6:45

Mostrar el Capítulo y las notas   

 45 Está escrito en los Profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oye y aprende del Padre viene a mí. [Aquel que ha oído al Padre desde el interior de su corazón viene a Jesús. Viene — no a los servicios de las sectas, no a las reuniones de oración, no a leer la Biblia, no a los llamados al altar — sino venid directamente a él, al esperarlo en silencio, escuchando sus mandatos y enseñanzas.]

Juan 6:65,7:37

Mostrar el Capítulo y las notas   

 65 y decía: --Por esta razón os he dicho que nadie puede venir a mí, a menos que le haya sido concedido por el Padre.

Mostrar el Capítulo y las notas   

 37 Pero en el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso de pie y alzó la voz diciendo: --Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. [Venid — no a los servicios de las sectas, no a las reuniones de oración, no a los llamados al altar — sino venid directamente a él, al esperarlo en silencio, escuchando los mandatos y enseñanzas que son pronunciados por él.]

Mateo 11:28,19:14,23:37

Mostrar el Capítulo y las notas   

 28 "Venid a mí, todos los que estáis fatigados y cargados, y yo os haré reposo.2 [Venid — no a los servicios de las sectas que afirman que él está en su edificio, no a las reuniones de oración, no a los llamados al altar, no a leer la Biblia; Jesús inclujso nos dijo que estudiar la Biblia no era nir a Él. Juan 5:39-40. Debemos venir a Él directamente, al esperarlo en humilde silencio, escuchando sus mandatos y enseñanzas. Venid todos los que trabajan en contra del pecado; todos los que están cargados con sus pecados.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 14 Entonces Jesús les dijo: --Dejad a los niños y no les impidáis venir a mí, porque de los tales es el reino de los cielos. [Este versículo amplifica los versículos anteriores con respecto a que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. Jesús dijo además, "De cierto os digo que si no os volteáis [cambiáis vuestra conducta] y os hacéis como los niños, jamás entraréis en el reino de los cielos." Mat 18:3. Para entrar en el reino de los cielos, usted debe ser restaurado a la inocencia de los niños pequeños; y los niños pequeños no tienen deseos sexuales.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 37  "¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados!6 ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, así como la gallina junta sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste [venir a mí y creer en mí]!

Marcos 10:14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 14 Al verlo, Jesús se indignó y les dijo: "Dejad a los niños venir a mí, y no les impidáis; porque de los tales es el reino de Dios.

Lucas 6:47-50,18:16

Mostrar el Capítulo y las notas   

 47 Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras hablada, y las hace [las practica y las obedece].7 [Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida, Juan 6:63; note, no las palabras leídas en un libro, sino las palabras que Cristo le habla a usted, la Palabra en su corazón, para ser oída y obedecida. Jesús nos dijo que estudiar la Biblia no era ir a Él. Juan 5:39-40. Ir a Él es sentarse en humilde silencioy esperar en Él, a medida que usted escucha y vela; cuando usted le oye a Él hablar, si usted le obedece, usted está siguiendo a Jesús. "Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí..." Mat 11:29. Esta es la buena parte, la única cosa necesaria: sentarse a sus pies y escuchar sus palabras que Él nos habla, Lucas 10:39-42. "Todos sus santos están en su poder. Ellos se postran a tus pies y reciben tus palabras." Deut 33:3]

 48 Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos de manera segura sobre una roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo sacudir, porque estaba fundada sobre una roca. [El hombre que viene a Él, escucha las palabras que él habla, y entonces obedece lo que él oye, edifica el templo de Dios, (Cristo), en su corazón; y cuando Cristo está complemetamente formado a través de la persistencia hasta el fin, el día del Señor viene mientras él todavía está vivo en la tierra, (lo cual es una ocasión gozosa para la obediencia), y sus obras de obediencia sobreviven el fuego por el cual todos los hombres deben pasar, y estas obras entonces son para siempre acreditadas a él, y son para su reputación y recompensa.]

 49 Pero el que oye y no hace es semejante a un hombre que edificó su casa sobre tierra, sin cimientos. El torrente golpeó con ímpetu contra ella; en seguida cayó, y fue grande la ruina de aquella casa." [Pero aquellos que oyen sus palabras y no obedecen, para ellos el día del Señor en el momento de su muerte (la cual viene a todos los hombres), es una experiencia horrible y aterradora; todas las obras de su vida son quemadas en el fuego por el que todos los hombres deben pasar. Las palabras que ellos oyeron, que les rogaba que se apartaran del mal, pero que ellos no obedecieron, los juzgarán en los últimos días, Juan 12:48. Debido a su desobediencia, su vida terrenal fue gastada sin beneficio para ellos, y sus muchos actos vergonzosos son su remordimiento eterno. De la Palabra del Señor en el interior: "Todos serán conocidos por lo que ellos han hecho y dicho."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 16 Pero Jesús los llamó diciendo: "Dejad a los niños venir a mí y no les impidáis, porque de los tales es el reino de Dios.

Juan 5:39-40

Mostrar el Capítulo y las notas   

 39 Vosotros escudriñáis las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí. [De la Palabra del Señor en el interior: "Él no les está diciendo que repitan lo que están haciendo;" pero la Cristiandad hoy en día busca encontrar la salvación en las escrituras de la Biblia, pensando que si ellos creen unos pocos versículos, ignorando todo el resto, tienen la vida eterna de Dios; pero las escrituras sólo apuntan, y testifican, a Jesús. La única seguridad de vida eterna es experimentar a Jesús trayéndole vida eterna a usted. Usted debe odiar su vida, y debe perder su vida carnal para ganar la vida eterna de Dios, la cual es la posesión completa de Cristo que gobierna su corazón, que proporciona sus pensamientos, palabras, y obras.]

 40 Pero vosotros no queréis venir a mí para que tengáis vida.6 [Jesús nos acaba de decir en este versículo y el anterior que estudiar la Biblia no es venir a Él para que usted pueda tener vida eternaVenid — no a los servicios de las sectas, no a las reuniones de oración, no a los llamados al altar — sino venid directamente a él, al sentarse y esperarlo a él en humilde silencio, para velar, para oír, para escuchar sus palabras que él le habla las cuales le imparten la vida de Dios a usted a medida que sus palabras son implantadas en su corazón. Juan 6:63, Santiago 1:21. Cada palabra que usted le oye a Él hablarle a usted aumenta la vida de Dios en usted; cada palabra que usted le oye hablarle a usted lo purifica un poco más. Con una medida suficiente de sus palabras habladas, oídas desde el interior de su corazón, Él es formado en usted de modo que usted lo ve a Él y lo experimenta trayéndole su salvación y vida eterna. De la palabra del Señor en el interior: "La obediencia lleva a la restauración de la vida."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.