La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 6:63

Mostrar el Capítulo y las notas   

 63 El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida.6 [Jesús es el pan de vida: la vida de Dios. De la Palabra del Seńor en el interior: "Las palabras que yo les hablo imparten vida; el Espíritu da la vida con cada palabra que es oída." Para adquirir más de Jesús, (la vida), usted debe estar en silencio, esperarlo a Él, oír, escuchar las palabras que él le habla a usted, y obedecer lo que él le manda. Sus palabras que él nos habla nos imparten la vida de Dios y están implantadas en nuestros corazones; y debido a que Jesús es la vida de Dios, sus palabras habladas forman a Jesús dentro de nosotros, hasta que finalmente él es resucitado en nosotros para llegar a ser nuestro verdadero Seńor, que gobierna nuestros corazones.]

2 Corintios 3:6

Mostrar el Capítulo y las notas   

 6 Él mismo nos capacitó como ministros del nuevo pacto, no de la letra [la Biblia], sino del Espíritu. Porque la letra mata, pero el Espíritu vivifica.1 [La letra es la Biblia y la ley. Poco a poco cada palabra hablada de Él que usted oye está implantada en su corazón y le imparte la vida de Dios haciéndolo un poco más puro.]

Juan 5:39-40

Mostrar el Capítulo y las notas   

 39 Vosotros escudrińáis las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí. [De la Palabra del Seńor en el interior: "Él no les está diciendo que repitan lo que están haciendo;" pero la Cristiandad hoy en día busca encontrar la salvación en las escrituras de la Biblia, pensando que si ellos creen unos pocos versículos, ignorando todo el resto, tienen la vida eterna de Dios; pero las escrituras sólo apuntan, y testifican, a Jesús. La única seguridad de vida eterna es experimentar a Jesús trayéndole vida eterna a usted. Usted debe odiar su vida, y debe perder su vida carnal para ganar la vida eterna de Dios, la cual es la posesión completa de Cristo que gobierna su corazón, que proporciona sus pensamientos, palabras, y obras.]

 40 Pero vosotros no queréis venir a mí para que tengáis vida.6 [Jesús nos acaba de decir en este versículo y el anterior que estudiar la Biblia no es venir a Él para que usted pueda tener vida eternaVenid — no a los servicios de las sectas, no a las reuniones de oración, no a los llamados al altar — sino venid directamente a él, al sentarse y esperarlo a él en humilde silencio, para velar, para oír, para escuchar sus palabras que él le habla las cuales le imparten la vida de Dios a usted a medida que sus palabras son implantadas en su corazón. Juan 6:63, Santiago 1:21. Cada palabra que usted le oye a Él hablarle a usted aumenta la vida de Dios en usted; cada palabra que usted le oye hablarle a usted lo purifica un poco más. Con una medida suficiente de sus palabras habladas, oídas desde el interior de su corazón, Él es formado en usted de modo que usted lo ve a Él y lo experimenta trayéndole su salvación y vida eterna. De la palabra del Seńor en el interior: "La obediencia lleva a la restauración de la vida."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.