La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Judas 1:4

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, de los cuales desde antiguo se había escrito. Ellos son hombres impíos, que convierten la gracia de nuestro Dios en infracción de la ley y libertinaje, en un permiso para la inmoralidad, y niegan y repudian al único Soberano y Señor nuestro, Jesucristo.2 [Estos hombres transfirieron el significado de gracia de la verdad: que con arrepentimiento el Espíritu de Dios nos manda a negar los deseos e impiedad, a medida que nos purifica para vivir una vida sobria y piadosa en este mundo presente lo cual es más bien transferido a la mentira torcida de que la gracia es un permiso para la inmoralidad que excusa todos los pecados pasados, presentes y futuros en los creyentes, excusando así a los creyentes para que vivan en sus deseos y su orgullo como les plazca, sin ninguna ley. Al alegar que la gracia excusa todo pecado, estos hombres negaron y repudiaron a Jesús como su Señor y Maestro, quien dijo: "arrepiéntanse o perezcan, y no pequen más." No se trata lo que dices que eres, sino lo que haces que demuestra un cristiano o no. De la Palabra del Señor en el interior: "Recuerda, cada persona que peca lo niega a Él como Señor y Maestro. ¿Estás de acuerdo con alguien que en su arrogancia haya dicho que Dios excusa el mal en los creyentes? No es justo, pero a ellos no les importa. Ellos han tomado la Biblia y la han hecho algo profano, la han usado para justificar su inmersión en el pecado. Ellos no quieren tener leyes. La nueva ley llegó a ser injusticia. El cristianismo no tiene idea de quien soy yo o de lo que represento." Pedro también identificó estos falsos maestros cristianos: "Porque hablando arrogantes palabras de vanidad, seducen con las pasiones sensuales de la carne a los que a duras penas se habían escapado de los que viven en el error. Les prometen libertad, cuando ellos mismos son esclavos de la corrupción; puesto que cada cual es hecho esclavo de lo que le ha vencido." 2 Pedro 2:18-19. Los maestros falsos prometen libertad para continuar en el pecado; pero Jesús dijo: "De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado." Juan 8:34. La paga del pecado es muerte. Rom 6:23. No sólo el cristianismo ha hecho de la gracia un permiso para la inmoralidad, sino que el cristianismo ha causado que las conciencias de sus creyentes sean cauterizadas con un fierro caliente, dejándolos indiferentes al pecado y el mal. Hay libertad para un hijo crucificado de Dios, libre de todo pecado, que camina en amor y cumple la ley; pero a menos que usted esté libre de todo pecado, está sujeto a ser excluido del cielo cuando muera.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, de los cuales desde antiguo se había escrito. Ellos son hombres impíos, que convierten la gracia de nuestro Dios en impiedad y libertinaje y niegan y repudian al único Soberano y Señor nuestro, Jesucristo. Con respecto a la salvación instantánea por medio de la gracia: de la Palabra del Señor en el interior: "son mentiras torcidas y perniciosas, una falla fatal que extravía al justo." La gracia ha sido torcida en mentiras desde un proceso para enseñar arrepentimiento, que lleva a la pureza, hasta llegar a ser un permiso para la inmoralidad y continuar en nuestras naturalezas pecaminosas sin la necesidad de arrepentimiento. Al alegar que la gracia excusa todo pecado, todos los hombres tales niegan a Jesús como su Señor y Maestro, quien dijo: "arrepiéntanse o perezcan, y no pequen más." Judas nos muestra que esta perversión malvada de la doctrina comenzó 2000 años atrás en la iglesia primitiva. Ellos fueron escritos hace mucho tiempo atrás por Moisés cuando Él escribió acerca de Caín, Balaam, y Coré, los antepasados de estos cristianos perversos que cambian la gracia por la lascivia, libertinaje, o permiso para pecar.

Pablo nos habla acerca de aquellos que dicen que conocen a Dios, pero lo niegan por medio de sus vidas pecaminosas: Profesan conocer a Dios, pero con sus hechos lo niegan; son abominables, desobedientes y descalificados para toda buena obra, Tit 1:16; (buenas obras son aquellas que Dios dirige al hombre puro a que realice). Usted puede llamarle Señor, usted puede llamarle Maestro, pero eso también hizo Judas, y aún lo besó; pero no es lo que usted dice lo que hace que Jesús sea su Señor o su Maestro, sino sus obras — su obediencia a sus enseñanzas y mandatos. Por sus obras usted lo reconoce o lo niega como su Señor y Maestro. Si usted peca, usted lo niega como su Señor y Maestro. Un Señor o Maestro gobierna a sus siervos, y Jesús no puede gobernar al que comete un pecado. A menos que usted esté libre de pecado, Él no es su Señor o Maestro. Sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia. Rom 6:16. De la Palabra del Señor en el interior: "Recuerda, cada persona que peca lo niega a Él como Señor y Maestro. Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí."

Habiéndose filtrado aún entre los cristianos santificados, ellos también decían ser cristianos. Por supuesto, ellos decían que creían en Jesús y Dios; pero lo negaron y repudiaron como su verdadero y único maestro y Señor Dios, con sus palabras, pensamientos y acciones; ellos negaron la necesidad de la unción controladora del espíritu de Cristo para gobernar sus corazones. Ellos negaron la necesidad de que Jesús fuera su verdadero Señor y Maestro, que controle perfectamente nuestros pensamientos, palabras y acciones. En la noche que Judas traicionó a Jesús, llevando a la turba para que le arrestaran, Judas besó a Jesús y le llamó Maestro, y le dijo: "Te saludo, Maestro;" pero con sus acciones traicioneras él negó a Jesús como su Señor y Maestro. El cristianismo también niega y repudia a Jesús al enseñar la salvación instantánea por la gracia, mientras ignoran las enseñanzas de Jesús con respecto a las exclusiones, requisitos, y condiciones de la salvación. Ignorar sus enseñanzas y mandamientos, es negar y repudiar a Jesús como Señor y Maestro. Jesús no es Señor ni Maestro de nadie que todavía esté pecando; como él dijo: De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Si usted todavía está pecando, todavía está caminando de acuerdo a los caminos de este mundo, de acuerdo con el príncipe de la potestad del aire [Satanás], Efe 2:2-3; Satanás es su Señor.

Estos cristianos falsos niegan el resultado del camino angosto, que es que Jesús esté en completo control de ellos, mientras profesan las falsas doctrinas de la salvación instantánea del camino ancho: Cristo ha pagado por todos sus pecados: pasados, presentes y futuros; el pecado libre de consecuencias. Ellos niegan la necesidad de arrepentimiento, perfecciónpureza — y santidad, todo lo cual es posible al cargar la cruz interna de la negación propia. Estos eran hombres carnales, no crucificados, que no habían recibido el Espíritu de Dios por medio de la obediencia. El evangelio falso de la gracia estaba siendo ofrecido 2000 años atrás; aunque desafortunadamente es falsa, la salvación instantánea se ha hecho universal con todas las sectas que son sectas deficientes. Y por lo tanto, la advertencia de Hebreos 10:29 se aplica al cristianismo de hoy en día:

¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que ha pisoteado al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado y que ha ultrajado [despreciado] al Espíritu de gracia? Heb 10:29.

La iglesia falsa ha hecho de la sangre de Jesús una excusa para el mal, y por lo tanto han hecho de su sangre una cosa inmunda; y así ellos pisotean a Jesús y muestran desprecio por su gracia. Peor aún, ellos han cambiado el pacto, que Isaías profetizó que resultaría en que el Señor devoraría la tierra, y quedarían pocos hombres. Isa 24:5-6; y este tiempo se aproxima rápidamente, en el cual todos los que pecan serán quitados de la tierra, no con agua como en los días de Noé, sino con un azote.

Es el Señor quien debe nombrar por medio de los dones a sus predicadores, maestros y evangelistas, cuyo único propósito es la perfección de los santos. Efe 4:-11-13.
Ningún hombre no perfeccionado puede cumplir la función del ministerio, que es la perfección de los santos; cualquiera que sea un maestro o predicador no perfeccionado es un ministro falso, que no ha sido nombrado ni dotado por Dios. Jesús advierte específicamente que los ministros no perfeccionados son guías ciegos y nos dice que los dejemos. Lucas 6:39-45, Mat 15:14. Cualquier ministro no perfeccionado, por medio de su predicación o enseñanza no autorizada, niega a Jesús como Señor y Maestro.

El el Señor quien debe enviar a sus obreros a los campos para la cosecha, Mat 9:38, pero los ministros de hoy no han sido nombrados ni han sido enviados por órdenes directas. Ellos son nombrados por los hombres, enseñados por los hombres, y enviados por los hombres, y como tales no son de Cristo. En cambio, son ministros de Satanás, transformados para parecer como ministros de justicia, 2 Cor 11:14-15.


Pedro incluso nos advirtió que tuviéramos cuidado con las cartas de Pablo que son la fuente del evangelio falso, (que se encuentra en Romanos y 1 de Corintios), ya que son fácilmente malentendidas:

como también nuestro amado hermano Pablo os ha escrito, según la sabiduría que le ha sido dada. Él habla de estas cosas en todas sus epístolas, en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los indoctos e inconstantes tuercen, como lo hacen también con las otras Escrituras, para su propia destrucción.

Así que vosotros, oh amados, sabiendo esto de antemano, guardaos; no sea que, siendo desviados por el engaño de los malvados, caigáis de vuestra firmeza. 2 Pedro 3:15-17. (Si usted lee Romanos sólo parcialmente, podría fácilmente malentender la gracia, y pensar que no necesita hacer nada más que tener fe en Jesús; pero si usted lee la carta entera, como debe ser leída, usted sabrá que tiene que hacer morir su naturaleza pecaminosa para poder agradar a Dios. Mire lo que Pablo escribió en Romanos 8:8, Romanos 8:13, Fil 2:12, Gálatas 5:19-24, 2 Cor 7:1, 1 Tes 4:7, 1 Cor 15:34, y les he proclamado que se arrepientan y se conviertan a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento. Hechos 26:20 si tiene alguna duda.)

Esta doctrina del pecado sin culpa es la copa embriagadora que la Ramera de Babilonia ofrece y los habitantes de la tierra han bebido del vino de su fornicación," Apoc 17:2; el vino de su fornicación es la promesa falsa de vivir en la lujuria y el orgullo sin la consecuencia de la furia de Dios. Y el mundo entero ha bebido de la copa y sigue a esta Ramera que pretende ser la novia de Cristo, montada sobre la bestia con cuernos como de cordero, (que parece ser como Cristo).

_______________________________________