La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Lucas 11

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Aconteció que, estando Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: --Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.

 2  [El Padre Nuestro ha sido repetido muchas, muchas veces. Pero el significado real ha estado escondido de la mayoría de la gente por muchos siglos. Por esta razón, una corta explicación ha sido añadida a cada versículo. El texto entre corchetes es comentario o aclaración.]

Él les dijo: --Cuando oréis, decid: "Padre nuestro que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre; venga tu reino; sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.1 [El reino viene a aquellos que buscan el reino como la prioridad más importante de sus vidas, y este reino está en el interior y alrededor de nosotros y no viene con señales visibles o externasCuando somos trasladados al reino mientras todavía estamos en la tierratus pensamientos, palabras, y acciones ordenadas por ti), en la tierra, así como tu voluntad se hace en el cielo. Porque cuando tú estés en tu reino, te oiremos decirnos qué decir, juzgar a medida que nos dices que juzguemos, y hacer lo que tú nos muestres que debemos hacer — así como tu hijo amado Jesús hizo cuando estuvo en la tierra. Cuando Dios ordena y controla nuestros pensamientospalabras, y acciones, todo lo que hacemos y decimos es puro, virtuoso, y perfecto; entonces somos justos, habiendo sido restaurados a la imagen espiritual de Dios: Cristo. No todo el que me dice "Señor, Señor" entrará en el reino de los cielos; sino [sólo] aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Mat 7:21. Para entrar en el cielo, debemos caminan en la tierra como Él anduvo, 1 Juan 2:6, y como Él es, así somos nosotros en este mundo. 1 Juan 4:17.]

 3 el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy;[Jesús dijo: Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que permanece para vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará. Yo soy el pan de vida, el pan del cielo. Porque el Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Tu pan de cada día es escuchar en silencio y oír al Señor hablar palabras de ánimo, enseñanzas, convicción y mandatos. Bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios [dentro de su corazón] y la guardan [la practican, obedecen]. Lucas 11:28. Usted debe escuchar, oír, y recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar su alma. Santiago 1:21. Todos sus santos están en sus manos. Ellos se postran a tus pies y reciben tus palabras. Deut 33:3.]

 4 y perdónanos nuestros pecados porque también nosotros perdonamos a todos los que nos ofenden. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal." [A menos que usted deje el enojo, el odio, y el resentimiento, nunca será perdonado. Si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas. Tentación: Dios nunca permitirá que nos venga una tentación más grande de lo que podamos soportar; pero él definitivamente permite que nos vengan tentaciones para que podamos ser más fuertes y resistirlas, o al caer en ellas sufrimos el dolor del pecado, lo cual motiva nuestra superación. El mal: El mal al que se refiere esta oración es el mal que está en el corazón de cada persona, su propio mal: egoísmo, orgullo, codicia, pensamientos y palabras profanas, lujuria, inmoralidad sexual, ira, avaricia, mentira, engaño, borrachera, robo, etc. Jesús es el salvador, el liberador, el redentor — quien lo libera del pecado y del mal que está en su corazón, que lo ha contaminado. Jesús, si usted persiste hasta el final, lo liberará del poder de las tinieblas, y lo trasladará al reino mientras usted está en la tierra todavía. Col 1:13, Juan 14:3,17;24, Efe 2:5-6.]

 5 Les dijo también: --Supongamos que uno de vosotros tiene un amigo y va a él a la medianoche y le dice: "Amigo, préstame tres panes,

 6  porque ha llegado a mí un amigo de viaje, y no tengo nada que poner delante de él."

 7 ¿Le responderá aquél desde adentro: "No me molestes; ya está cerrada la puerta, y mis niños están conmigo en la cama; no puedo levantarme para dártelos"?

 8 Os digo que, aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, ciertamente por la insistencia de aquél se levantará y le dará todo lo que necesite.

 9 Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá. [De la Palabra del Señor en el interior: "Él nos dijo que no era suficiente buscar a Dios, debemos buscar con todo nuestro corazón y alma. Lo hallarás si lo buscas con todo tu corazón."]

 10 Porque todo aquel que pide recibe, y el que busca [con persistencia] halla, y al que llama [con persistencia] se le abrirá.2 [El Señor nos dijo que buscáramos sobre todo el reino de Dios y su justicia; como una prioridad más importante que buscar comida o vestido. Mat 6:33. Después él nos dijo que sólo una cosa era necesaria: sentarse a sus pies y escuchar las palabras que él le habla a usted, Lucas 10:39-42; nosotros nos sentamos a sus pies al esperar en silencio, escuchar, y velar mientras pensamos en el nombre de Jesús. Juan declara cuidadosamente:"Y ésta es la confianza que tenemos delante de él: que si pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. Y sabemos que si él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hemos hecho." 1 Juan 5:14-15. A menos que usted haya crucificado su naturaleza pecaminosa, para recibir su Espíritu en suficiente medida para revelar su voluntad, usted no tiene ninguna idea cuál es su voluntad. Esta es la razón por la cual la gran mayoría de las oraciones, hechas en la mente carnal de los creyentes principiantes, nunca son contestadas. Cuando podemos hacer su voluntad, oímos de parte de Él lo que debemos orar, y sabemos de manera segura que esas oraciones son oídas y serán respondidas. Un verdadero cristiano es crucificado y purificado por la gracia de Dios, capaz de hacer la voluntad de Dios en la tierra como en el cielo; ese es el único propósito de un verdadero cristiano: orar, hablar, y actuar como Dios dirige, para así traer placer, honor y gloria a Dios. De la Palabra del Señor en el interior: "Si se les dice por qué deben orar, ellos pueden ser extremadamente efectivos; orar de la manera en que uno oye: justa expectativa. Ora sólo de la manera que se te dice."]

 11 ¿Qué padre de entre vosotros, si su hijo le pide pescado, en lugar de pescado le dará una serpiente?

 12 O si le pide un huevo, ¿le dará un escorpión?

 13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenos regalos a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que le pidan?

 14 Jesús estaba echando fuera un demonio que era mudo. Y aconteció que, cuando salió el demonio, el mudo habló. Las muchedumbres se asombraron,

 15 pero algunos de ellos dijeron: --Por Beelzebul, el príncipe de los demonios, echa fuera a los demonios.

 16 Otros, para probarle, pedían de él una señal del cielo.

 17 Pero como conocía los razonamientos de ellos, les dijo: --Todo reino dividido contra sí mismo está arruinado, y cae casa sobre casa.

 18 Y si Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo permanecerá en pie su reino? Pues decís que por Beelzebul yo echo fuera los demonios.

 19 Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebul, ¿por quién los echan fuera vuestros hijos? Por tanto, ellos serán vuestros jueces.

 20 Pero si por el dedo de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.

 21 Cuando el hombre fuerte y armado guarda su propia casa, sus posesiones están en paz.

 22 Pero si viene uno más fuerte que él y le vence, le toma todas sus armas en que confiaba y reparte sus despojos.

 23 El que no está conmigo, contra mí está; y el que conmigo no recoge, desparrama.3 [Usted puede pensar que usted está ayudando a salvar a la gente al testificar a ellos, pero si usted no ha sido autorizado, enviado bajo órdenes directas, y sólo hablando palabras oídas del Espíritu inmediatamente antes de hablar, usted está buscando su propia gloria (no la de Dios), y está esparciendo a las verdaderas ovejas; cualquier persona que usted convierta está dos veces más apta para el infierno que usted.]

 24 Cuando el espíritu inmundo ha salido de un hombre, anda por lugares secos buscando reposo, y al no hallarlo, dice: "Volveré a mi casa de donde salí."

 25 Y cuando regresa, la halla barrida y adornada.

 26 Entonces va y trae otros siete espíritus peores que él. Y después de entrar, habitan allí; y el estado final de aquel hombre llega a ser peor que el primero.

 27 Mientras él decía estas cosas, aconteció que una mujer de entre la multitud levantó la voz y le dijo: --¡Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que mamaste!

 28 Y él dijo: --Más bien, bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios [dentro de su corazón] y la guardan [la practican, obedecen]. [Este es uno de los versículos que es crucial que sea entendido. El original griego para palabra en este versículo es logon <3056> que en inglés significa: 1) de un discurso; 1a) una palabra, pronunciada por una voz viviente, que encarna un concepto o idea; 1b) lo que alguien ha dicho. Oír a alguien leer palabras de la Biblia no es una bendición; pero cuando usted oye la palabra de Dios dentro de su corazón que le habla a usted, usted es bendecido al recibir una pequeña medida de la vida de Dios, (Jesús es la vida); porque las palabras que Jesús le habla a usted le imparten la vida de Dios. Juan 6:63. De la Palabra del Señor en el interior: "La fe es oír la Palabra de Dios y obedecer. Escucha y vive; el Espíritu da la vida con cada palabra que es oída."]

 29 Y apiñándose las multitudes, él comenzó a decir: "Esta generación es una generación malvada. Pide señal, y no le será dada ninguna señal, sino la señal de Jonás.

 30 Porque como Jonás fue señal para los habitantes de Nínive, así también lo será el Hijo del Hombre para esta generación.

 31 La reina del Sur se levantará en el juicio contra los hombres de esta generación y los condenará, porque vino de los confines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón. ­Y he aquí uno mayor que Salomón está en este lugar!

 32 Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio contra esta generación y la condenarán, porque ellos se arrepintieron ante la predicación de Jonás. ­Y he aquí uno mayor que Jonás está en este lugar!

 33 "Al encender una lámpara nadie la pone en oculto, ni debajo de un cajón, sino sobre un candelero para que todos los que entren vean la luz.4

 34 La luz de tu cuerpo es tu ojo [el ojo espiritual, el ojo del corazón]. Cuando tu ojo está sano [claro, sin vigas ni pajas], también todo tu cuerpo está lleno de luz. Pero cuando es malo, también tu cuerpo está en tinieblas. [Jesús dijo que él vino para hacer ciegos a aquellos que decían que podían ver (quienes pensaban que entendían la justicia) y a hacer a los ciegos (aquellos que sabían que no eran justos) ver. Los judíos tenían gran conocimiento de las escrituras, pero eran ciegos espiritualmente porque no tenían luz; no habían estado oyendo la Palabra de Dios en sus corazones, y por lo tanto pensaron que Jesús era impío. Sus oídos espirituales estaban tapados y sus ojos espirituales estaban cerrados; no habían sido enseñados y cambiados por el Espíritu de Dios y no tenían luz para ver por medio de ella. A menos que fueran enseñados por el Espíritu Santo, como todos los hombres, los judíos estaban en oscuridad. Ninguna cantidad de estudio de las escrituras puede producir luz para disipar la oscuridad. De la Palabra del Señor en el interior: "La luz no viene desde afuera del corazón. La luz viene de la fe en la voz."]

 35 Mira, pues, no sea que la luz que hay en ti sea tinieblas.

 36 Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz y no tiene ninguna parte oscura, estará todo lleno de luz como cuando una lámpara te alumbra con su resplandor."

 37 Cuando Jesús acabó de hablar, un fariseo le rogó que comiese con él; y habiendo entrado Jesús en su casa, se sentó a la mesa.

 38 Y el fariseo se asombró al ver que no se lavó antes de comer.

 39 Entonces el Señor le dijo: --Vosotros los fariseos limpiáis el exterior de la copa o del plato, pero vuestro interior está lleno de rapiña y de maldad. [ El corazón de todos deben ser purgados del pecado por la gracia de Dios que hace morir el pecado dentro de usted, siempre y cuando usted trate de oírle a Él guiándolo a usted y después le obedezca. Jesús dijo.. Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona. Marcos 7:21-23.]

 40 Necios, ¿el que hizo lo de fuera no hizo también lo de dentro?

 41 Pero dad con misericordia de las cosas que están dentro, y he aquí, todas las cosas os serán limpias.5 [Todos nosotros debemos ir a Jesús, para sentarnos en humilde silencio, oír sus enseñanzas, y después obedecerle; si nosotros hacemos eso, Él limpiará nuestros corazones. Si los corazones de los fariseos hubieran sido limpiados, ellos no se hubieran preocupado acerca de los lavamientos ceremoniales.]

 42 ¡Ay de vosotros, fariseos! Porque diezmáis la menta, la ruda y toda hortaliza, pero pasáis por alto el juicio y el amor de Dios. Es necesario hacer estas cosas, sin pasar por alto aquéllas.

 43 ¡Ay de vosotros, fariseos! Porque amáis los primeros asientos en las sinagogas y las salutaciones en las plazas.

 44 ¡Ay de vosotros! Porque sois como sepulcros ocultos, y los hombres que andan por encima no lo saben.

 45 Respondió uno de los maestros de la ley y le dijo: --Maestro, cuando dices esto, también nos afrentas a nosotros.

 46 Y él le dijo: --¡Ay de vosotros también, maestros de la ley! Porque imponéis a los hombres cargas que no pueden llevar, pero vosotros mismos no las tocáis ni aun con uno de vuestros dedos.

 47 ¡Ay de vosotros! Porque edificáis los sepulcros de los profetas, pero vuestros padres los mataron.

 48 Con eso, sois testigos y consentís en los hechos de vuestros padres; porque a la verdad ellos los mataron, pero vosotros edificáis sus sepulcros.6

 49 Por esto, la sabiduría de Dios también dijo: "Les enviaré profetas y apóstoles; y de ellos, a unos matarán y a otros perseguirán;"

 50 para que de esta generación sea demandada la sangre de todos los profetas que ha sido derramada desde la fundación del mundo;

 51 desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, quien pereció entre el altar y el santuario. Así os digo, la sangre de ellos será demandada de esta generación.

 52 ¡Ay de vosotros, abogados religiosos! Porque habéis quitado la llave del conocimiento. Vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo habéis impedido.7

 53 Cuando salió de allí, los escribas y los fariseos comenzaron a presionarle mucho y a provocarle a que hablase de muchas cosas,

 54 acechándole para cazar algo de su boca.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Venga tu reino. ¿Cuándo va a venir su reino?

Y cuando los fariseos le preguntaron acerca de cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió diciendo: ----El reino de Dios no vendrá con señales externas que se puedan observar. No dirán: "¡Mirad, aquí está!" o "¡Allí está!" Porque el reino de Dios y alrededor de vosotros." Lucas 17:20-21

El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado. ¡Arrepentíos y creed en el evangelio! Marcos 1:15

Note, él dijo: el tiempo se ha cumplido, el reino está cerca. Él no está hablando acerca de un reino miles de años más tarde. En Mateo, Marcos, y Lucas, se registra a Jesús diciendo que algunos de los que estaban con él 2000 años atrás, verían su gloriosa venida con el Reino antes de morir. En Mateo, Marcos y Lucas, se registra a Jesús diciendo todas las profecías de los últimos tiempos se cumplirían antes de que muriera la generación que vivió 2000 años atrás, (haga clic aquí para verlas todas).

Para evitar ser desterrados del cielo al momento de morir, debemos entrar en el reino mientras todavía estemos vivos en la tierra:

Damos gracias al Padre que os hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz. Él nos ha librado de la autoridad de las tinieblas y nos ha trasladado [verbo pasado] al reino de su Hijo amado; [cuando ustedes son resucitado juntos para sentarse con Cristo en el cielo.]

Y cuando estábamos muertos por nuestros pecados, nos dio vida en unión y comunión con Cristo....Y nos resucitó juntamente [con Cristo], y nos hizo sentar en los lugares celestiales en Cristo Jesús. Efe 2:5-6

Jesús nos mandó a buscar el reino de Dios y su justicia como la prioridad más importante de nuestra vida.

no os afanéis diciendo: '¿Qué comeremos?' o '¿Qué beberemos?' o '¿Con qué nos cubriremos?'
Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero vuestro Padre que está en los cielos sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia [rectitud], y todas estas cosas os serán añadidas. Mat 6:31-33

¿Y cómo buscamos el reino de Dios y su justicia? Jesús nos dice cómo: no es al leer la Biblia, no es al ir a un edificio y escuchar a alguien hablar, no es al pedirle a Dios lo que uno quiere. Usted debe ir a él. Usted debe esperar en él - escuchar en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio - la gracia. Busque, escuche, obedezca... busque, escuche, obedezca..... busque, escuche, obedezca. Usted debe escuchar, oír, y recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Santiago 1:21. Usted debe perseverar hasta el fin, cuando Cristo trae la salvación. Busca a Jehovah tu Dios, lo hallarás, si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma. Deut 4:29.

Jesús dijo: "Pero una sola cosa es necesaria. María ha escogido escogido la buena parte, la cual no le será quitada" —
sentarse a los pies de Jesús y oír su palabras; las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida, Lucas 10:39-42, Juan 6:63

Todo aquel que es de la verdad oye mi voz. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Juan 18:37,10:27

sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. Sólo un hombre perfecto puede hacer su voluntad en la tierra como los ángeles la hacen en el cielo; Dios debe dirigir específicamente cualquier cosa que se haga o se diga para él, así como lo hizo con Jesús cuando él caminó sobre la tierra; Jesús no juzgó, ni habló, ni actuó sin el mandato específico del Espíritu. Jesús dijo:

Yo no puedo hacer nada de mí mismo. Juzgo sólo según lo que oigo. Juan 5:30

Porque yo no hablo de mí mismo (no de mis propias palabras), sino que el Padre que me envió, él mismo me manda lo que debo decir y lo que debo hablar. Juan 12:49-50

el Hijo no puede hacer nada de sí mismo [por su propia voluntad], sino lo que ve hacer al Padre. Juan 5:19

El que habla de sí mismo busca su propia gloria;1 pero el que busca la gloria del que le envió,
éste es verdadero, y en él no hay injusticia. Juan 7:18

Cualquier hombre que hable de Dios o de Cristo sin las palabras que el Espíritu proporciona específicamente está buscando su propia gloria, y se está estimando a sí mismo como más grande que Cristo, porque Cristo dijo: El discípulo no es superior a su maestro, mas todo el que fuere perfeccionado [purificado, restaurado a la imagen espiritual de Dios, específicamente autorizado, y perfeccionado] será como su maestro. Lucas 6:40

Piénselo. Sólo un hombre perfecto puede hacer las obra de Dios apropiadamente. Para hacer las obras de Dios, el hombre tiene que ser capaz de oír y ver precisamente cómo Dios quiere que se hagan las obras; él tiene que poder hablar sólo las palabras proporcionadas por Dios. De otra manera, las obras no serían hechas perfectamente; y si las obras son hechas de manera imperfecta, éstas reflejarían mal a Dios, haciendo a Dios parecer injusto e imperfecto. Por lo tanto, ninguna obra imperfecta es aceptable ante Dios: Despierta y sé vigilante, y refuerza las cosas que quedan y están a punto de morir, porque no he hallado que tus obras perfectas delante de Dios. Apoc 3:2

Pero el que hace la verdad viene a la luz para que se muestre que sus obras son producidas [efectuadas, formadas, provocadas, vigorizadas] por medio de Dios. Juan 3:21

Y el Dios de paz...os haga perfectos en toda buena obra para hacer su voluntad, obrando él en ustedes lo que es agradable delante de él por medio de Jesucristo, Heb 13:20-21

Aún las compañías mundanas entrenan extensamente a sus representantes antes de soltarlos al públicos para "representar" a la compañía. Y así también, Dios insiste en enseñar y perfeccionar a sus representantes (hacerlos discípulos él mismo) que lo "representan" antes de enviarlos. Cuando somos hechos discípulos hasta la perfección, autorizados, y enviados específicamente por Dios, le podemos mostrar al mundo la sabiduría y el amor de Dios por las obras y las palabras que son dirigidas por él. Cuando usted ha sido librado del pecado y del mal en su corazón, la luz de Dios brillará en su corazón, para guiar sus pensamientos, palabras, y obras.

Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras, Efe 2:10

quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad [infracción de la ley, pecado] y purificar para sí mismo un pueblo propio, ferviente para buenas obras. Tit 2:14

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, de modo que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Mat 5:16

Para ser un siervo, uno no lee acerca de otros siervos, citando sus palabras. Para ser un siervo, usted debe oír lo su maestro le ordena que haga, y entonces usted debe obedecer; todo lo demás es un presunto servicio. Piénselo; ¿quisiera usted emplear a alguien que no puede oír sus órdenes, y que sólo hace lo que él asume que usted quiere que se haga? Peor aún es cuando muchos siervos hacen lo que ellos presumen que usted quiere que se haga— y nadie sigue sus indicaciones — todos siguen sus propias ideas. Seguir a Jesús es oír y obedecer los mandatos que él le habla a usted. Sólo cuando usted le oye decirle lo que haga, cuándo hacerlo, y qué palabras hablar, usted puede servir a Dios.

2 Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide recibe, y el que busca [con persistencia] halla, y al que llama se le abrirá. Este versículo, tomado por sí mismo, ilustra el error común de la cristiandad, que toma unos pocos versículos fuera de contexto, creando doctrinas falsas como: creer que todo lo que tiene que hacer es llamar, y se le abrirá; o sólo pedir, y le será concedido; o buscar y usted hallará; o cualquiera que cree es salvo; o cualquiera que llama el nombre del Señor es salvo, o cualquiera que dice "Jesús es el Señor" es salvo.

Con respecto a pedir para recibir: Juan declara cuidadosamente: "Y ésta es la confianza que tenemos delante de él: que si pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. Y sabemos que si él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hemos hecho." 1 Juan 5:14-15; pero a menos que usted haya crucificado su naturaleza pecaminosa, para recibir su Espíritu en suficiente medida para revelar su voluntad, usted no tiene ninguna idea cuál es su voluntad. Esta es la razón por la cual la gran mayoría de las oraciones, hechas en la mente carnal de los creyentes principiantes, nunca son contestadas. A menos que usted sea capaz de orar siempre en el Espíritu (oyendo lo que el Señor desea que usted ore inmediatamente antes de orar), siéntese y espere en humilde silencio, esperando eventualmente llegar a ser justo: capaz de orar, alabar, adorar, hablar, y actuar perfectamente de acuerdo a la voluntad de Dios. De la Palabra del Señor en el interior: "Si se les dice por qué deben orar, ellos pueden ser extremadamente efectivos; orar de la manera en que uno oye: justa expectativa. Ora sólo de la manera que se te dice. Domina el seguir. Sigue de manera precisa; no te desvíes. Todos oyen lo que el Espíritu dice; esto tú haces. Tú haces lo que Dios te ha dirigido a hacer y sólo eso; nosotros hacemos lo que Él nos dice." Hay una excepción oída de parte del Señor por un lector de este sitio, tan fuerte como si alguien estuviera a su lado, y hay un versículo que lo prueba: "Yo sólo oigo la oración de un hombre justo y la oración de un pecador que viene para arrepentirse." Dios no oye a los pecadores, Juan 9:31; Dios no oye a los pecadores que están complacientes en sus pecados, quienes no están esforzándose por arrepentirse y alejarse de sus malos caminos. Pero si un pecador va a Dios en humildad, y pide su ayuda para llegar a ser libre del mal, o si incluso le pide a Dios que le muestre si hay algo que se interpone entre ellos, entonces Dios ciertamente oirá y responderá. Porque él quiere que todos seamos libres de pecado para entrar en su reino.

Con respecto a tocar la puerta o llamarle Señor: Después vinieron también las otras vírgenes diciendo: "¡Señor, señor, ábrenos!" Pero él respondiendo dijo: "De cierto os digo que no os conozco." Mat 25:11-12. Obviamente el tocar la puerta no les hizo ningún bien.

Con respecto a buscar: buscad primeramente el reino de Dios y su justicia [rectitud], y todas estas cosas os serán añadidas. Mat 6:33
Busques a Jehovah tu Dios, lo hallarás, si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma. Deut 4:29
Es galardonador de los que le buscan diligentemente. Heb 11:6. Sí, usted encontrará a Dios si lo busca como la prioridad más importante de su vida, si lo busca con todo su corazón y toda su alma, y si lo busca diligentemente (atendiendo continuamente y esforzándose para alcanzar una meta; perseverando). ¿Cómo lo busca usted? No al ir a las reuniones de las sectas; no al leer acerca de Él; no al hablarle a Él; sino al esperarle a Él: Bueno es Jehovah para los que en él esperan, para el alma que le busca. Lam 3:25. Usted debe esperar, velar, y escuchar las palabras que Él le habla a usted.

Con respecto a llamarle Señor: No todo el que me dice 'Señor, Señor' entrará en el reino de los cielos, sino [sólo] el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos... Yo les declararé: 'Nunca os he conocido. ¡Apartaos de mí, obradores de maldad [pecado, impiedad o maldad]!. Mat 7:21-23
Jesús dijo: --Bien profetizó Isaías acerca de vosotros, hipócritas, como está escrito: Este pueblo me honra de labios, pero su corazón está lejos de mí. Mar 7:6
¿Por qué me llamáis: 'Señor, Señor', y no hacéis lo que digo? Lucas 6:46-49. Obviamente, llamar a Jesús Señor no les hizo ningún bien a estos creyentes, quienes en su nombre echaron fuera demonios y realizaron muchos milagros maravillosos; ellos perdieron todo y fueron excluidos de su presencia — enviados a las tinieblas, enviados al infierno.

Cuando usted lee un contrato, ¿acaso no lee las condiciones y las exclusiones? Haga lo mismo con las promesas de Dios. No deje que los vendedores de habla rápida (los predicadores) tomen su dinero por una promesa que no pueden cumplir; usted estará pagando dinero por pan que no es pan y su trabajo no le dará satisfacción.

3 El que conmigo no recoge, desparrama. Usted no puede obrar para el Señor a menos que lo oiga decirle exactamente qué hacer, y cuándo hacerlo. De otra manera usted será como Nimrod, cazando ante del Señor. Cuando usted no está obrando bajo su directa supervisión, usted le hace daño; está esparciendo las ovejas verdaderas. Usted puede pensar que está "salvando" a la gente al predicarles, pero si usted no ha sido autorizado, bajo órdenes directas, las personas que usted convierta serán el doble de aptos para el infierno que usted.

A los así llamados cristianos, que todavía tienen maldad en sus corazones, sus sectas les dicen que testifiquen por otros. En algunos países africanos, las iglesias van más allá que la simple testificación e insisten que sus miembros deben ganar almas, enseñando que: 1) ellos son responsables por salvar a sus prójimos y sus amigos, 2) su recompensa celestial depende del número de personas que ellos han salvado, y 3) si ellos no le predican por lo menos a sus prójimos, irán hacia el infierno con ellos. Sin embargo las personas que ellos convierten son dos veces más ` hijos del infiernos que ellos mismos; y ellos están esparciendo a las verdaderas ovejas porque están evangelizando sin las instrucciones específicas y palabras del Señor, de modo que no están recogiendo con Él. Para recoger con Él, usted debe ser específicamente enviado por sus órdenes específicas a usted, y usted debe entonces hablar sólo palabras oídas de parte del Espíritu inmediatamente antes de hablar; si usted está decidiendo con su cerebro qué decir, entonces está hablando de sí mismo y buscando su propia gloria, no la gloria de Dios. Para buscar la gloria de Dios y no la suya propia, usted debe ser enviado primero y entonces sólo hablar palabras oídas del Espíritu inmediatamente antes de hablar. Incluso la simple testificación es buscar su propia gloria, y sus palabras esparcen a las verdaderas ovejas.

4 Al encender una lámpara nadie la pone en oculto, ni debajo de un cajón, sino sobre un candelero para que todos los que entren vean la luz. No hay cosa tal como un cristiano verdadero pero secreto, que ha entrado en el reino de los cielos, en unión con Dios, para convertirse en una luz. Dios no esconde su luz de la tierra. En Inglaterra durante el siglo 17, cuando decenas de miles de cuáqueros entraron el el reino de los cielos, el Señor le dijo a Jorge Fox: "Si sólo un hombre o una mujer fuera levantado por su poder, para permanecer y vivir en el mismo espíritu en el que estaban los profetas y apóstoles que nos dieron las escrituras, ese hombre o mujer debiera sacudir toda esa región con su profesión por diez millas a la redonda." Porque la gente tenía las escrituras, pero no estaban en la misma luz, poder, y espíritu en el que estaban aquellos que nos dieron las escrituras: de modo que ninguno conocía a Dios, ni a Cristo, ni las escrituras correctamente; ni tenían unidad los unos con los otros, ya que estaban fuera del poder y el espíritu de Dios. Y el Señor ciertamente no escondió a Jorge Fox debajo de un cajón; él era el hombre más famoso en Inglaterra durante su tiempo. Aún Oliverio Cromwell, el revolucionario "Señor Protector," quien destronó al rey Carlos I, estaba impresionado con Jorge Fox.

5 Entonces el Señor le dijo: --Vosotros los fariseos limpiáis el exterior de la copa o del plato, pero vuestro interior está lleno de rapiña y de maldad. Necios, ¿el que hizo lo de fuera no hizo también lo de dentro? Pero dad con misericordia de las cosas que están dentro, y he aquí, todas las cosas os serán limpias. No lea esto y suponga que sólo se aplica a los judíos fariseos. Jesús nos está diciendo a todos que debemos tener un corazón limpio; nuestras partes internas están llenas de codicia y lujuria y maldad, hasta que él nos limpia, hasta que él nos purifica, hasta que él nos limpia, hasta que él nos libera de todo pecado, hasta que él nos perfecciona — hasta entonces no somos nada más que bestias egoístas, completamente no aptos para estar en la compañía de Dios. Las apariencias externas no cuentan para nada con Dios. Él mira nuestros corazones para ver lo que albergamos y atesoramos: ya sea Él; o sea la inmoralidad sexual, dinero, poder, prestigio, envidia, enojo, odio, orgullo, etc. En Mateo 23, Jesús lo dijo de manera aún más fuerte:

Porque limpiáis lo de afuera del vaso o del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno. ¡Limpia primero el interior del vaso para que también el exterior se haga limpio! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados que, a la verdad, se muestran hermosos por fuera; pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda impureza ... por fuera parecéis justos a los hombres; pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad [pecado]. Mat 23:25-28

Jesús nos dice qué contamina nuestros corazones y debe ser destruido:

Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las inmoralidades sexuales, los robos, los falsos testimonios y las blasfemias.
Estas cosas son las que contaminan al hombre; Mat 15:19-20


Lo que del hombre sale, eso contamina al hombre.
Porque desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los robos,
las avaricias, las maldades, el engaño, la falta de restricción, el ojo maligno [envidia], la blasfemia, el orgullo y la insensatez.
Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre. Marcos 7:20-23

Pablo claramente señala lo que es el pecado y las consecuencias del pecado:

Pero para aquellos que son egoístamente ambiciosos [egoístas], y no obedecen la verdad, sino que obedecen la injusticia; ellos reciben indignación e ira;
aflicción y angustia sobre cada persona que hace lo malo [que peca], de los judíos primero y también de los gentiles;
Así que todos [los no judíos] los que pecan sin la ley, sin la ley también perecerán; y todos [los judíos] los que pecan teniendo la ley, por la ley serán juzgados. 
Porque cuando los gentiles que no tienen ley practican [obedecen] por instinto las cosas contenidas en la ley, estos hombres que no tienen la ley, son ley para sí mismos.
Ellos muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, mientras que su conciencia también da testimonio; mientras que sus pensamientos los acusan o los excusan.
Todo esto ocurre en el día cuando Dios juzgará los secretos de los corazones de los hombres por medio de Cristo Jesús. Rom 2:8-9,12-16


Las obras de la naturaleza pecaminosa incluyen inmoralidad sexual, impureza, desenfreno, idolatría, [codicia], hechicería, odio, pleitos, celos, ira, egoísmo, disensiones, herejías, envidia, homicidios, borracheras, fiestas, etc.
...los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios.
Gal 5:19-21

Porque esto lo sabéis muy bien: que ningún inmoralidad sexual ni impuro ni codiciosa... tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.
Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los que son desobedientes.
Efe 5:5-6

¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni las parejas homosexuales masculinas pasivas, ni las parejas homosexuales masculinas dominantes,
ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. 1 Cor 6:9-10


Y esto digo, hermanos, que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción heredar la incorrupción. 1 Cor 15:50

La carne y la sangre a las que él se refiere significan que usted todavía está caminando de acuerdo a sus deseos y lujurias carnales, no caminando de acuerdo a las órdenes del Espíritu, entonces usted no puede heredar el reino de Dios:

Porque los que viven conforme a la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que viven conforme al Espíritu, en las cosas del Espíritu.  
Porque tener una mente carnal es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz
Pues la mente carnal es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede.
Así que, los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Rom 8:5-8

Jesús está ansioso de liberarnos del pecado, para limpiarnos, para hacernos aptos para la comunión con él mientras estamos en la tierra, y aptos para estar en unión con Él en el reino de los cielos para siempre, pero debemos ir a él, debemos sentarnos en humilde silencio, debemos esperar, debemos escuchar, debemos velar, debemos oír, y debemos obedecer. Las palabras que le oímos hablarnos nos imparten la vida de Dios. Juan 6:63. Al esperar a Dios, recibimos las enseñanzas de la gracia, las convicciones de la gracia, y la eliminación del pecado por medio de la gracia, lo cual termina en nuestra salvación por medio de la gracia; este es el camino a la cruz — el único camino — cualquier otro que se le haya dicho a usted es una mentira flagrante.

Vea a Jesús, quien es santo, inocente, puro, apartado de los pecadores. Heb 7:26. Si Jesús es separado de los pecadores, ¿dónde van los pecadores salvos por gracia? Ellos no van al cielo con Jesús, ¡porque él está separado de los pecadores! Jesús expulsó a Satanás y sus ángeles del cielo por sus pecados. Jesús expulsó a Adán y Eva del paraíso por sus pecados. Ahora a los cristianos pecadores se les ha dicho que irán al cielo, pero Jesús está separado de los pecadores. A los cristianos pecadores se les ha dicho que son la novia de Cristo, que se desposará con Jesús, pero Jesús está separado de los pecadores. Los ministros le dicen a los cristianos pecadores que ellos forman parte del cuerpo de Cristo, pero Jesús está separado de los pecadores. ¿Cómo puede un pecador llegar a ser parte de Jesús, que es santo, inocente, sin mancha, y separado de los pecadores, sin profanarse a sí mismo y todos los que están con él? Los ministros de la cristiandad le están contando fábulas a sus seguidores, así como lo predijo Pablo: Porque vendrá el tiempo cuando no soportarán la sana doctrina; más bien, teniendo comezón de oír, amontonarán para sí maestros conforme a sus propias pasiones, y a la vez que apartarán sus oídos de la verdad, se volverán a las fábulas. 2 Tim 4:3-4. Pero podemos llegar a ser la novia de Cristo, y podemos llegar a ser parte del cuerpo de Cristo, y podemos estar en el cielo con Jesús, si nos acercamos a él para ser limpiados y purificados. Esta limpieza y purificación son necesarias y son el resultado de negarse a sí mismo y tomar la cruz de la obediencia. No hay pecadores salvos por gracia, sólo hay ex pecadores salvos por gracia. Ser salvo es ser liberado de los pecados; por lo que un pecador salvo por gracia es una contradicción. Si usted todavía está un poco inseguro acera de si usted es un pecador o no, lea ¿Qué es el pecado y cuáles son sus consecuencias?

Si usted muere cuando todavía está pecando, sería absolutamente miserable en el cielo; todos sus placeres y deseos, al no haber sido crucificados en la tierra, no estarán disponibles en el cielo, y usted será miserable sin ellos. Usted estará anhelando el viejo vino, que usted piensa que es mejor que el nuevo vino porque usted no ha sido preparado, crucificado, purificado (los odres nuevos) y liberado de sus deseos, enojo, deseos sexuales, resentimiento, envidia, codicia, mentiras, celos, necedad, fiestas, borracheras, placeres, etc. Aun sus pensamientos serían oídos por todos los que están a su alrededor; usted estaría aterrado, y desearía correr hacia la oscuridad donde esperaría que sus pensamientos no fueran oídos por nadie. El hombre debe crucificar sus pasiones y afectos en la cruz interna de la negación propia antes de que pueda disfrutar de la comunión en los cielos.

6 Con eso, sois testigos y consentís en los hechos de vuestros padres; porque a la verdad ellos los mataron, pero vosotros edificáis sus sepulcros. Este versículo es confuso y parece estar levemente mal traducido. Mateo 23:29-32 es el pasaje paralelo a este, pero tiene mucho más sentido:

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque edificáis los sepulcros de los profetas y adornáis los monumentos de los justos,
y decís: 'Si hubiéramos vivido en los días de nuestros padres, no habríamos sido sus cómplices en la sangre de los profetas.'
Así dais testimonio contra vosotros mismos de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.
¡Colmad también vosotros la medida de vuestros padres! Mat 23:29-32

Que Jesús fuera asesinado por los judíos que pensaron que le estaban haciendo un favor a Dios, no es sin precedentes. Muchos de los profetas judíos fueron asesinados por la clase gobernante de Israel, quienes se consideraban a sí mismos como muy religiosos; aquellos que fueron asesinados por las autoridades judías incluyeron:

Así como Jesús y muchos de los verdaderos profetas fueron asesinados, así también lo fueron Esteban, Santiago, y muchos otros de los primeros cristianos. Jesús dijo: viene la hora cuando cualquiera que os mate pensará que rinde servicio a Dios. Juan 16:2. Jesús está hablando acerca de personas religiosas: aquellos que creen que le están haciendo un servicio a Dios al matar a sus discípulos, a quienes ellos consideran como herejes. La gente del mundo, en particular la gente religiosa del mundo, odiará y perseguirá a cualquiera que verdaderamente haya nacido del Espíritu de Cristo. ¿Por qué? Porque aquellos que son nacidos del Espíritu le dirán a la gente religiosa del mundo que su religión es en vano. Así como Jesús le dijo a los judíos, y ellos lo mataron. Así como los primeros cuáqueros le dijeron a los presbiterianos, episcopales, puritanos, y bautistas, quienes mataron a más de 800 de los primeros cuáqueros, ahorcando a cuatro en Boston. Pero como en aquel tiempo, el que fue engendrado según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así es ahora también. Gal 4:29. Todos los que estén decididos a vivir piadosamente en Cristo Jesús serán perseguidos. 2 Tim 3:12. Y entonces cuando estos discípulos de Jesús aparezcan otra vez, quienes habrán sido verdaderamente purificados, crucificados, y perfeccionados, ellos también serán perseguidos en gran manera por los cristianos una vez más.

7 ¡Cuidado! Las únicas personas a quien Cristo habló con palabras duras fueron los cambiadores de dinero en el templo y los maestros religiosos de esa época, los fariseos. Sus severas críticas incluían: (haga clic aquí para verlas todas)

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres. Pues vosotros no entráis, ni dejáis entrar a los que están entrando. Mat 23:13. ¡Ay de vosotros, abogados religiosos! Porque habéis quitado la llave del conocimiento. Vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo habéis impedido. Lucas 11:52

Si su predicador no está llevando a otros al Reino de Dios en el interior (mientras estén vivos en la tierra, sin tener que morir primero), él también está bloqueando el camino igual que los fariseos a quienes Jesús criticó severamente. Si sus enseñanzas no están enfocadas como primera prioridad en buscar el Reino del Cielo y su justicia, que está dentro de usted y no viene con señales visibles, él es igual que los fariseos a quienes Cristo criticó severamente. Si él está predicando que tiene que morir para ir al cielo, está bloqueando el camino al Reino; y usted está siendo guiado por un guía ciego que lleva a otros al hoyo y hacia el cautiverio.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo