La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Lucas 2

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Aconteció en aquellos días que salió un edicto de parte de César Augusto, para levantar un censo de todo el mundo habitado.

 2 Este primer censo se realizó mientras Cirenio era gobernador de Siria.

 3 Todos iban para inscribirse en el censo, cada uno a su ciudad.

 4 Entonces José también subió desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David que se llama Belén, porque él era de la casa y de la familia de David,

 5 para inscribirse con María, su esposa, quien estaba encinta.

 6 Aconteció que, mientras ellos estaban allí, se cumplieron los días de su alumbramiento,

 7 y dio a luz a su hijo primogénito. Le envolvió en pañales, y le acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

 8 Había pastores en aquella región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.1 [De la Palabra del Señor en el interior: "Mi cumpleaños es el 17 de septiembre." Ver Nota 1 abajo para más.]

 9 Y un ángel del Señor se presentó ante ellos, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y temieron con gran temor.

 10 Pero el ángel les dijo: --No temáis, porque he aquí os doy buenas nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:

 11 que hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor.

 12 Y esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.

 13 De repente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios y decían:

 14 --¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres con los que él se agrada, que son hombres de buena voluntad!2

 15 Aconteció que, cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se decían unos a otros: --Pasemos ahora mismo hasta Belén y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha dado a conocer.

 16 Fueron de prisa y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

 17 Al verle, dieron a conocer lo que les había sido dicho acerca de este niño.

 18 Todos los que oyeron se maravillaron de lo que los pastores les dijeron;

 19 pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

 20 Los pastores se volvieron, glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, tal como les había sido dicho.

 21 Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño, llamaron su nombre Jesús, nombre que le fue puesto por el ángel antes que él fuese concebido en el vientre.

 22 Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos conforme a la ley de Moisés, llevaron al niño a Jerusalén para presentarle al Señor

 23 (así como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abre la matriz será llamado santo al Señor)

 24 y para dar la ofrenda conforme a lo dicho en la ley del Señor: un par de tórtolas o dos pichones de paloma.

 25 He aquí, había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre era justo y piadoso; esperaba la consolación de Israel, y el Espíritu Santo estaba sobre él.

 26 A él le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes que viera al Cristo del Señor.

 27 Movido por el Espíritu, entró en el templo; y cuando los padres trajeron al niño Jesús para hacer con él conforme a la costumbre de la ley,

 28 Simeón le tomó en sus brazos y bendijo a Dios diciendo:

 29 --Ahora, Soberano Señor, despide a tu siervo en paz conforme a tu palabra;

 30 porque mis ojos han visto tu salvación

 31 que has preparado en presencia de todos los pueblos:

 32 luz para revelación de las naciones3 y gloria de tu pueblo Israel.

 33 Su padre y su madre se maravillaban de las cosas que se decían de él.

 34 Y Simeón los bendijo y dijo a María su madre: --He aquí, éste es puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel y para señal que será contradicha,

 35 (sí, una espada traspasará tu misma alma) para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones. [La espada es las palabras del Espíritu de Cristo que Él le habla al hombre, y estas palabras revelan los caminos y pensamientos impíos del hombre. De la Palabra del Señor en el interior: "El Señor es bueno y tolerante con aquellos a quienes Él corrige, y aún más de lo normal con aquellos que están en circunstancias de sufrimiento."]

 36 También estaba allí la profetisa Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Ella era de edad avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su matrimonio;

 37 y había quedado como viuda hasta ochenta y cuatro años. No se apartaba del templo, sirviendo con ayunos y oraciones de noche y de día.

 38 En la misma hora acudió al templo y daba gracias a Dios, y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.

 39 Cuando cumplieron con todos los requisitos de la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret.

 40 El niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él.

 41 Iban sus padres todos los años a Jerusalén, para la fiesta de la Pascua.

 42 Cuando cumplió doce años, subieron ellos a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta.

 43 Una vez acabados los días de la fiesta, mientras ellos volvían, el niño Jesús se quedó en Jerusalén; y sus padres no lo supieron.

 44 Suponiendo que él estaba en la caravana, fueron un día de camino y le buscaban entre los parientes y los conocidos.

 45 Como no le encontraron, volvieron a Jerusalén buscándole.

 46 Aconteció que después de tres días, le encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándoles y haciéndoles preguntas.

 47 Todos los que le oían se asombraban de su entendimiento y de sus respuestas.

 48 Cuando le vieron, se maravillaron, y su madre le dijo: --Hijo, ¿por qué has hecho así con nosotros? He aquí, tu padre y yo te buscábamos con angustia.

 49 Entonces él les dijo: --¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los asuntos de mi Padre me es necesario estar?

 50 Pero ellos no entendieron el dicho que les habló.

 51 Descendió con ellos y fue a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.

 52 Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Había pastores en aquella región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Generalmente se ha reconocido que Cristo nació en abril o septiembre, el tiempo cuando los pastores cuidaban sus rebaños en la noche para proteger a los corderos recién nacidos.

El emperador romano Constantino (quien mandó a asesinar a su hijo por envenenamiento, y mandó que su esposa muriera hervida), quien era la cabeza efectiva del cristianismo en el año 336, declaró que el nacimiento de Cristo sería celebrado junto con la celebración del nacimiento delDios Sol Invicto, en el solsticio de invierno. El intercambio de regalos tomaba lugar en la semana anterior (del 17 al 25 de diciembre) en celebración de la dedicación del templo de Saturno, otro dios romano. Por lo tanto la secta romana llamó ese día navidad, celebrándolo de la misma manera — así los paganos y los cristianos se conformaron a la misma celebración y festejo. Esta conformidad hizo que el emperador deseara la paz entre los dos grupos. El intercambio de regalos no se encuentra en ninguna parte en las escrituras. De ninguna manera nosotros imitamos la manera en que los reyes magos honraron a Dios con sus regalos, ya que generalmente damos regalos a personas que no tienen ninguna necesidad y esperando otro regalo a cambio; más bien alentamos la codicia, el materialismo, el uso derrochador de la creación, y el orgullo. Los banqueteslos festejos y las fiestas no eran una práctica de la iglesia primitiva. Los árboles navideños, las cintas, las guirnaldas, velas, decoraciones, etc., no eran prácticas de la iglesia primitiva; y si usted investiga un poco verá que todas son tradiciones paganas adoptadas por los así llamados cristianos.

El día de nacimiento al que se hace referencia aquí es cuando Jesús nació como hombre, pero antes que él viniera a la tierra en la carne, Cristo creó el universo, en su forma celestial y gloriosa: Porque en él [Jesús] fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios, principados o poderes. Todo fue creado por medio de él y para él. Él antecede a todas las cosas, y en él todas las cosas subsisten, para que en todo él sea preeminente; por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo mismo (Dios el Padre) todas las cosas, tanto sobre la tierra como en los cielos, habiendo hecho la paz mediante la sangre de su cruz. Col.1:16-20.

2 ¿Mandó Dios a Jesús a darle paz a todos los hombres sobre la tierra? Todos crecimos oyendo acerca de la historia de la Navidad, en la que se dicen estas palabras: "Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres," de la versión Reina Valera. Todos asumimos que se trataba de todos los hombres, y nosotros naturalementes estamos incluídos; pero mire como las otras versiones traducen el texto original:

Biblia Amplificada (inglés) - y en la tierra paz entre los hombres en quienes El se complace.
Nueva Internacional - y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad.
La Biblia de las Américas - y en la tierra paz entre los hombres en quienes El se complace.

Yo propongo que Jesús no vino a traer paz a todos los hombres. Él vino a traer paz sólo a aquellos hombres con quienes Dios se complace y que gozan de su favor; y este favor es la unción del Espíritu Santo, cuyo fruto es: paz, amor, gozo, benignidad, humildad, paciencia, amabilidad, fe y bondad. El Espíritu Santo sólo le es dado a aquellos que son obedientes; por lo tanto la paz sólo le es dada a aquellos que son obedientes, y después la paz de Dios gobierna en sus corazones. Col 3:15.

Además Jesús dijo: ¿Pensáis que he venido a dar paz en la tierra? ¡Os digo que no, sino a causar división! Porque de aquí en adelante cinco en una casa estarán divididos: tres contra dos y dos contra tres. El padre estará dividido contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra. Lucas 12:51-53. El Señor debe destruír la paz que el hombre tiene en el mundo antes de poder impartirle la paz de Dios.

3 luz para revelación de las naciones. Jesús vino en la carne a los judíos, pero él es una Luz revelada a los gentiles: una luz para ser revelada a los gentiles. Jesús dijo: ‘Yo soy la luz del mundo. El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.' Juan 8:12. La promesa por seguir a Jesús es salir de la oscuridad, caminar en la luz, tener la luz de la vida; esto es ser restaurados a la vida de Dios, exactamente la vida que Adán y Eva perdieron en el Edén; como Dios les había dicho que ellos por cierto morirían, y murieron a la vida de Dios, ya que después vivieron en la vida de Satanás. Pero así se cumple la gloriosa promesa, que Dios restauraría al hombre otra vez a la vida de Dios — y esta es nuestra oportunidad, al creer en la Luz, que ilumina a todos los hombres, por medio de la obediencia a esa luz, podemos llegar a ser hijos de la Luz, restaurados a la luz de la vida, la vida de Dios, restaurados a la imagen espiritual de Dios. El Padre y el Hijo sólo son conocidos por medio de la revelación, por medio del hijo revelándolo.  Porque lo que se conoce acerca de Dios se revela en ellos, pues Dios se lo manifestó, Rom 1:19; no leer acerca de Dios, no escuchar a alguien hablar acerca de Dios, porque Dios es conocido por medio de la revelación en su corazón, donde usted lo oye y lo ve a él enseñándole acerca de la revelación del pecado, la justicia, y acerca de sí mismo.

Jesús dijo: ‘Yo soy la luz del mundo. El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Juan 8:12. ¡Tome nota! La promesa de seguir a Jesús es salir de la oscuridad, caminar en la luz, tener la luz de la vida; esto es ser restaurados a la vida de Dios, exactamente la vida que Adán y Eva perdieron en el jardín; como Dios les había dicho que ellos ciertamente morirían, y sí murieron a la vida de Dios, ya que ellos vivieron en la vida de Satanás. Pero así es cumplida la promesa gloriosa, que Dios restauraría al hombre otra vez a la vida de Dios — y esta es nuestra oportunidad, que por la creencia en la Luz, que ilumina a todos los hombres, por la obediencia a la Luz, podemos llegar a ser hijos de la Luz, restaurada a la luz de la vida, la luz de Dios, restaurados a la imagen espiritual de Dios.

El hombre caído está en la oscuridad espiritual. No puede ver a través de los ojos de Dios, lo cual es ver por la luz de Dios. En la oscuridad, tropezamos, andamos a tientas, y adivinamos lo que es bueno y lo que es malo. Lo mejor que podemos hacer es escoger la alternativa menos mala, y cada uno de nosotros ve y escoge de manera diferente, basado en nuestras experiencias acondicionadas. Cuando somos restaurados a la luz de la vida por Jesús, vemos por medio de su luz, caminamos por su espíritu, somos inspirados por Sus pensamientos, Sus palabras, Sus obras. En todas las situaciones, vemos perfectamente la exacta obra virtuoso que se debe hacer, oímos la palabra virtuoso y perfecta que se debe decir — somos unidos con el espíritu de Dios, y él proporciona la dirección y la energía para hacer su voluntad. Entramos en el reino de Dios dentro de nosotros en nuestras conciencias; estamos en su presencia continuamente, contemplando su gloria en el rostro de Cristo Jesús. Sus inspiraciones se reciben con gozo obediente; Su voluntad será hecha, en la tierra como en el cielo. Caminamos en el servicio glorioso a Dios disfrutando la santidad, mientras estamos en la tierra. Cristo Jesús es nuestro verdadero Señor, a quien servimos continuamente, a quien obedecemos continuamente, a quien alabamos continuamente, a quien adoramos continuamente; esto es tener la luz de la vida. Jesús describió esta vida obediente:

Yo no puedo hacer nada de mí mismo. Como oigo, juzgo, Juan 5:30
Lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me ha hablado. Juan 12:49-50
el Hijo no puede hacer nada de sí mismo;
sino lo que ve hacer al Padre, Juan 5:19

Más acerca de Cristo, la luz a los gentiles: te asiré de la mano. Te guardaré y te pondré como pacto para el pueblo, y como luz para las naciones, a fin de que abras los ojos que están ciegos y saques de la cárcel a los presos, y de la prisión a los que moran en las tinieblas. Isaías 42:6-7. Y así ha dicho Jehovah: "En tiempo favorable te he respondido, y en el día de salvación te he ayudado. Te guardaré y te pondré por pacto para el pueblo, a fin de que restablezcas la tierra, Isaías 49:8. Y el Señor dijo: Poca cosa es que tú seas mi siervo para levantar a las tribus de Israel y restaurar a los sobrevivientes de Israel. Yo te pondré como luz para las naciones, a fin de que seas mi salvación hasta el extremo de la tierra. Isaías 49:6. Y las naciones andarán en tu luz, y los reyes al resplandor de tu amanecer. Isaías 60:3.

Ahora con respecto a Cristo en el interior: En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres... Aquél era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo. Juan 1:4,9. De modo que la luz de Cristo está en cada hombre y es la verdadera medida del don de Dios, dado a cada hombre para provecho. 1 Corintios 12:7. Y Cristo dijo: crean en la luz, para que sean hijos de la luz (Juan 12:36), de modo que creyendo en la luz, usted llega a ser hijo de la luz. Como dijo Jesús: Yo he venido al mundo como luz, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en las tinieblas, Juan 12:46.

Pedro dijo: También tenemos la palabra profética [lo que usted oye en su interior cuando está escuchando] que es aun más firme. Hacéis bien en estar atentos a ella, como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que aclare el día y el lucero de la mañana se levante (llegue a existir) en vuestros corazones. 2 Pedro 1:19. Pablo dijo: Dios a mandado que la luz resplandezca de las tienieblas, y ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. Y Juan dijo: Y en cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Pero, como la misma unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no falsa, así como os enseñó, permaneced en él. 1 Juan 2:27. El el misterio entre las naciones, Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Col 1:27.

El pacto antiguo se enfocaba en la observación externa de las reglas, leyes, ordenanzas, rituales; en oír la ley leída de los labios de los sacerdotes. En el pacto antiguo, para acceder al poder de Dios que produce cambio, uno tenía que seguir muy cuidadosamente la completa Ley Mosaica. El nuevo pacto de Luz le permite a todo acercarse a Dios y acceder a su poder que produce cambio por medio de la gracia. Cualquiera sea nuestra carga pasada de pecados, con una creencia en el nombre de Jesús, nos podemos acercar a Dios para recibir su gracia limpiadora y purificadora. El pacto antiguo podía liberar a pocos, y aún aquellos que eran liberados del pecado estaban sujetos a caer otra vez en el pecado, como David. Pero el nuevo pacto ha liberado a miles de hombres y mujeres del pecado, una limpieza eterna que los proteje del mal, y les permite entrar en el reino glorioso de Dios, aún mientras están en la tierra y para siempre.

El nuevo pacto de Cristo, la Luz, es interno, enfocado en la circuncision del corazón, la limpieza del corazón, la purificación del corazón, la purificación del alma — para que el creyente limpio y purificado pueda ser unido en un casamiento espiritual con el espíritu de Cristo; para formar una criatura completamente nueva, con un corazón y un espíritu nuevo, y una mente renovada unida con Cristo y con Dios en unión, viviendo en su luz, caminando por su inspiración y energía, ya no viviendo en su voluntad, sino en la voluntad de Dios.

La verdadera esperanza que Cristo ofrece a todos es ser liberados de la esclavitud del pecado, salir de las tinieblas hacia la luz, para que la nueva naturaleza limpiada se una con Dios, y entonces para vivir en el reino de los cielos para siempre como un rey y scerdote para Dios.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo