La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Lucas 4:18-19

Mostrar el Capítulo y las notas   

 18 El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres [en Espíritu]; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón [que lloran por causa de su esclavitud al pecado], a proclamar libertad a los cautivos [del pecado] y restablecimiento de la vista a los ciegos [espirituales], para liberar aquellos que están oprimidos [esclavos del pecado]2 [El evangelio es el ministerio del Espíritu para liberarlo completamente del pecado, a medida que usted se arrepiente de sus viejos caminos de egoísmo en la cruz interna de la negación propia; para ser lavado, limpiado, y purificado; para entonces ser trasladado al reino de Cristo; y después vivir en unión con Cristo y con Dios, en la tierra y para siempre. ]

 19 y para proclamar el año agradable del Señor.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres [en Espíritu]; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón [que lloran por causa de su esclavitud al pecado], a proclamar libertad a los cautivos [del pecado] y restablecimiento de la vista a los ciegos [espirituales], para liberar aquellos que están oprimidos [esclavos del pecado]. El evangelio es el ministerio del Espíritu — la gracia, que separa al hombre del pecado. El Espíritu de Gracia tanto acusa como quita, así como Jesús dijo 'arrepiéntanse', y también sanó.

a anunciar el evangelio a los pobres - ¿cuáles pobres? Los pobres en el Espíritu de Dios; aquellos que carecen sufiente Espíritu de Dios para caminar sin pecado.

me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón (Esta parte del versículo parece haber sido añadida por los escribas en manuscritos posteriores para hacera más compatible con la profecía de Isaías, que debiera concordar)- los quebrantados de corazón son aquellos que han buscado y se les ha mostrado los pecados secretos en su corazón por medio del Espíritu Santo; cuando ellos ven la esclavitud del pecado, lloran. Quisieran ser limpios y justos pero se dan cuenta que no pueden hacer nada por sí mismos para corregir su condición, y por lo tanto su corazón se quebranta. La verdadera religión cristiana tiene que ver con un cambio de corazón. Su corazón y su espíritu debe ser quebrantado por Dios, antes de que usted pueda recibir su cambio poderoso por medio de la gracia para recibir un corazón nuevo.

Cercano está Jehovah a los quebrantados de corazón; él salvará a los contritos de espíritu. Salmo 34:18
(Contrito significa: sentir o expresar dolor o pesar por los pecados o las ofensas.)
Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado. Al corazón quebrantado y contrito no desprecias tú, oh Dios. Salmos 51:17

Porque así ha dicho el Alto y Sublime, el que habita la eternidad y cuyo nombre es el Santo:
"Yo habito en las alturas y en santidad; pero estoy con el de espíritu contrito y humillado,
para vivificar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los contritos." Isaiah 57:15


Echad de vosotros todas vuestras transgresiones que habéis cometido, y adquirid un corazón nuevo y un espíritu nuevo.
¿Por qué habréis de morir, oh casa de Israel? Ciertamente, yo no quiero la muerte del que muere, dice el Señor Jehovah.
"Volveos [de vuestros malos caminos] y vivid." Eze 18:31-32


Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Eze 36:26

proclamar libertad a los cautivos... para liberar aquellos que están oprimidos. ¿Cautivos y en esclavos de qué? ¿Libres de qué? ¡Del pecado! Todo hombre es esclavo de sus pasiones, placeres, ira, deseos, envidia, codicia, orgullo - y eso es pecado. Todo hombre es una criatura egoísta, codiciosa y deseosa. Algunos hombres se dan cuenta de que están inevitablemente esclavizados a sus hábitos, ira, deseos de cosas, deseos de sexo, deseos de bebidas, envidia, codicia, etc. Para estos hombres, las buenas nuevas que él vino a predicar eran: el tiempo ha llegado, ustedes pueden ser liberados del poder que el pecado tiene sobre ustedes, ustedes pueden ser purificados por la fe, ustedes pueden entrar en el reino de los cielos, el cual está en ustedes y alrededor de ustedes para vivir libres de los deseos y la ira, para tener control de sus emociones - y disfrutar paz eterna.

Esto es lo que el Señor leyó en la sinagoga, y cuando terminó, enrolló el libro de Isaías y se sentó; y los ojos de todos aquellos que estaban en la sinagoga estaban sobre él porque ellos podían oír que el Espíritu hablaba a través de él; Jesús había cumplido la profecía de Isaías 61:1-3, para comenzar el ministerio del cual se predijo que sería lo siguiente:

  1. predicar las buenas nuevas a aquellos que son pobres, (aquellos que son pobres en espíritu, y pobres en pecado),
  2. sanar a los quebrantados de corazón, (aquellos que sienten dolor por sus pecados, cuyos corazones han sido quebrantados por el Espíritu de Dios, que les muestra su egoísmo, su maldad, su naturaleza bestial).
  3. proclamar la libertad a los cautivos (aquellos que saben que son esclavos del pecado, que no pueden controlar sus emociones, que dicen: "Porque lo que hago, no lo entiendo, pues no practico lo que quiero; al contrario, lo que aborrezco, eso hago. ¡Miserable hombre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?"
  4. abrir la puerta de la prisión a aquellos que están encarcelados (a los que están sentados en la oscuridad, atados en esclavitud al pecado, atados en la oscuridad, tropezándose en la oscuridad, adivinando en la oscuridad, miserables en la oscuridad).
       De la Palabra del Señor en el interior:
  5. proclamar el año aceptable del Señor (el comienzo del reino de los cielos, abierto para que los hombres entren en él mientras todavía están en la tierra — el fin de los tiempos)
  6. proclamar el día de la venganza de nuestro Dios (la venganza en contra del pecado, la destrucción del pecado en aquellos que lo buscan como la prioridad más importante de su vida).
  7. para consolar a los que lloran (aquellos que lloran por causa de su falta de pureza, falta de santidad, esclavitud al pecado, falta del Espíritu Santo).

Hay otros versículos en Isaías que hablan de manera similar acerca de sacar a los prisioneros (cautivos) de las tinieblas y de la prisión donde ellos se sientan en tinieblas:

La verdad nos libera del pecado. Y Jesús nos hace libres del pacado. Libertad del pecado: Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo. 1 Juan 3:8 Un esclavo del pecado es alguien cuyo maestro y señor es el pecado. Si usted todavía está pecando, Jesús no es su Señor. Todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él, y no puede seguir pecando, porque ha nacido de Dios. 1 Juan 3:9. De modo que si usted todavía está pecando, usted no ha nacido de Dios. ¿No sabéis que cuando os ofrecéis a alguien para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado para muerte o de la obediencia para justicia? Rom 6:16. Como Jesús les respondió: “De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado." Juan 8:34.

recobrar la vista de los ciegos - no sólo los que son físicamente ciegos, sino aquellos que son espiritualmente ciegos. Después de la caída de Adán, todos los hombres llegaron a ser espiritualmente ciegos, caminando en oscuridad, caminando en pecado, caminando sin la luz de Dios para guiar sus pensamientospalabras, y obras. Más bien los hombres llegaron a ser controlados por el Espíritu de Satanás, caminando en la lujuria de la carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de los pensamientos de sus mentes. El Señor vino para restaurarnos a la imagen espiritual de Dios para que el hombre pueda ver otra vez las cosas justas para hacer y las palabras justas para decir, para que el hombre pueda otra vez caminar en la luz y por la luz con su guía, de modo que la conducta del hombre pueda ser otra vez justa, (como en justicia) — justa porque el hombre estaría siendo guiado por la luz de Dios, no la luz natural del sol y la luna. Jesús vino a darle al hombre la recuperación de la luz de la vida, dada a todos aquellos que diariamente se niegan a sí mismos y toman su cruz para seguirle. Esta habilidad sólo viene después de haber crucificado nuestro espíritu egoísta, a medida que el pecado es destruído por el Espíritu con su obediente arrepentimiento, lo cual es llevar la cruz interna de la negación propia.

"Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados." Juan 9:39. Obviamente él no hizo que la gente llegara a ser físicamente ciega; pero él sí expuso a los Judíos, quienes pensaban que podían ver espiritualmente, a la ira en contra de él para que llegaran a estar totalmente ciegos a las verdades espirituales. La vista espiritual se puede recobrar por medio de sus enseñanzas y su gracia que produce cambio, que es dada a aquellos que saben que son ciegos espiritualmente, pobres en espíritu, y creen su evangelio de arrepentimiento con libertad de la esclavitud del pecado, que les da la luz (para ver) de la vida: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Juan 8:12. Andad entre tanto que tenéis luz, para que no os sorprendan las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe a dónde va, Juan 12:35; caminando en oscuridad, no sabiendo dónde uno va, es caminar como ciego. Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree [depende, confía, obedece] en mí no permanezca en tinieblas. Juan 12:46. Ustedes que se llaman a sí mismos cristianos, tengan cuidado si piensan que pueden ver porque creen en Jesús; el Señor le dijo a los creyentes de la iglesia de Laodicea:

Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Apoc 3:17-18

El colirio es una metáfora del Espíritu del Señor; después de limpiar su corazón de los deseos impíos que están dentro de él, el Señor reemplaza su espíritu egoísta con Su Espíritu. El Señor limpia su corazón del mal cuando usted se niega a sí mismo y toma su cruz diariamente para seguirle a él, abandonando todo, obdeciendo su voluntad y no la de usted.

De la Palabra del Señor en el interior: "Yo trabajo con el ciego; pero si tú piensas que puedes ver, y nno estás conmigo en el cielo, yo te haré un hazmerreír."

_______________________________________