La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Malaquías 2

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 "Ahora pues, oh sacerdotes, para vosotros es esta advertencia:

 2 Si no escucháis y no tomáis a pecho el honrar mi nombre, enviaré la maldición sobre vosotros y maldeciré vuestras bendiciones, ha dicho Jehovah de los Ejércitos. Y las he maldecido ya, porque vosotros nada tomáis a pecho.

 3 He aquí, yo reprenderé a vuestra descendencia y arrojaré estiércol sobre vuestras caras, el estiércol de las víctimas de vuestras festividades, y con él seréis arrojados vosotros mismos.

 4 Así sabréis que yo os envié esta advertencia para que prevaleciese mi pacto con Leví", ha dicho Jehovah de los Ejércitos.

 5 "Mi pacto con él fue de vida y de paz. Estas cosas le di, y él me temía y guardaba reverencia ante mi nombre.

 6 La ley de verdad estuvo en su boca, y en sus labios no se halló injusticia. En paz y en justicia anduvo conmigo y a muchos apartó del pecado.

 7 Porque los labios del sacerdote han de guardar el conocimiento, y de su boca han de buscar la instrucción, pues él es un mensajero de Jehovah de los Ejércitos.

 8 Pero vosotros os habéis apartado del camino; a muchos habéis hecho tropezar en la ley y habéis corrompido el pacto de Leví, ha dicho Jehovah de los Ejércitos.

 9 Por eso, yo también os he hecho despreciables y viles entre todo el pueblo, puesto que no habéis guardado mis caminos y hacéis distinción de personas con respecto a la ley."

 10 ¿Acaso no tenemos todos un mismo Padre? ¿No nos ha creado el único Dios? Entonces, ¿por qué traicionamos cada uno a su hermano, y profanamos el pacto de nuestros padres?

 11 Judá ha traicionado, y en Israel y en Jerusalén se ha cometido abominación. Porque Judá ha profanado el santuario de Jehovah que él ama, y se ha desposado con la hija de un dios extraño.

 12 Jehovah eliminará de las moradas de Jacob al hombre que haga esto, al que da testimonio y al que responde, y al que presenta la ofrenda a Jehovah de los Ejércitos.

 13 "Y esto habéis hecho de nuevo: Cubrís el altar de Jehovah con lágrimas, con llanto y con suspiros, porque ya no miro las ofrendas ni las acepto con gusto de vuestra mano.

 14 Y decís: '¿Por qué?' Porque Jehovah ha sido testigo entre ti y la mujer de tu juventud, a la cual has traicionado, a pesar de ser ella tu compañera y la mujer de tu pacto.

 15 ¿Acaso el Único no hizo el cuerpo y el espíritu de ella? ¿Y qué es lo que demanda el Único? ¡Una descendencia consagrada a Dios!" Guardad, pues, vuestro espíritu y no traicionéis a la mujer de vuestra juventud.

 16 "Porque yo aborrezco el divorcio," ha dicho Jehovah Dios de Israel, "y al que cubre su manto de violencia." Jehovah de los Ejércitos ha dicho: "Guardad, pues, vuestro espíritu y no cometáis traición."

 17 Vosotros cansáis a Jehovah con vuestras palabras y decís: "¿En qué le cansamos?" En que decís: "Cualquiera que hace lo malo es bueno ante los ojos de Jehovah, y de los tales se agrada"1 o "¿Dónde está el Dios de la justicia?"


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Vosotros cansáis a Jehovah con vuestras palabras y decís: "Cualquiera que hace lo malo es bueno ante los ojos de Jehovah, y de los tales se agrada". ¡Note! Esto es exactamente lo que los predicadores de la cristiandad están diciéndole a sus oyentes hoy en día: Dios te ama, con pecados y todo; él te va a aceptar en el cielo; tus pecados son perdonados, los pasados, presentes, y futuros; Dios te considera justo porque crees en Jesús. Los predicadores de hoy en día no representan a Cristo. Jesucristo no tiene pecado dentro de él; ¿cómo puede usted esperar ser compañía apta para él, los ángeles, y los santos pasados que han sido hechos perfectos? Si usted todavía está pecando, sólo es apto para la compañía del infierno, y será excluído del cielo después de oír la verdad. Los pecadores no pueden vivir en el cielo, o el cielo sería el infierno. Sólo los ex pecadores van a cielo. A menos que todo el pecado sea quitado de su corazón, a menos que usted sea purificado, no puede estar en la compañía de Dios — porque ¿qué compañerismo tiene la rectitud con el desorden? ¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas? 2 Cor 6:14. Nadie quiere hijos que mienten, o roban, o que son envidiosos, o que se enojan, o que constantemente quieren más, o que son borrachos, o violentos, o que abusan de otros, o que engañan — o que son desobedientes a los mandamientos que uno les da. La corrupción no hereda incorrupción.

Todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él, y no puede seguir pecando, porque ha nacido de Dios. 1 Juan 3:9
En esto se revelan los hijos de Dios y los hijos del diablo:
Todo aquel que no practica justicia no es de Dios, ni tampoco el que no ama a su hermano.
1 Juan 3:10


Un toque de Dios, o una experiencia espiritual no es nacer otra vez. Eso es el don de Dios del hambre y un llamado a vestirse de lo incorruptible.


Los ministros de las sectas deficientes le dicen sus miembros que ellos son justos, aún mientras todavía están pecando, y el pecado es impiedad.
Al que dice al impío: "Eres justo", los pueblos lo maldecirán; las naciones lo detestarán. Prov 24:24
Todos los pastores y ministros serán maldecidos, los que mintieron, diciendo que con creer en Jesús, usted es justo mientras todavía está encerrado en el pecado.
En efecto, los ministros de hoy le dicen a sus miembros: no busque, no obedezca, no tema, no se esfuerce
diciendo que no hay necesidad, debido a la gracia, su supuesto permiso para la inmoralidad y excusa para seguir pecando.
Sin embargo Pablo instruyó a los ministros de esta manera: "A los que continúan pecando, repréndelos delante de todos para que los otros tengan temor." 1 Tim 5:20.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo