La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Malaquías 3

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 "He aquí yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí. Y luego, repentinamente, vendrá a su templo el Señor a quien buscáis, el mensajero del pacto a quien vosotros deseáis. ¡He aquí que viene!, ha dicho Jehovah de los Ejércitos.

 2 ¿Quién podrá resistir el día de su venida? o ¿quién podrá mantenerse en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador y como lejía de lavanderos.

 3 Él se sentará para afinar y purificar la plata, porque purificará a los hijos de Leví [sacerdotes]. Los afinará como a oro y como a plata, y ofrecerán a Jehovah ofrenda en justicia.

 4 Así será grata a Jehovah la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días de antaño y como en los tiempos antiguos.

 5 "Entonces me acercaré a vosotros para juicio y seré veloz testigo contra los hechiceros y adúlteros, contra los que juran para engañar, contra los que oprimen al jornalero, a la viuda y al huérfano, y contra los que hacen agravio al forastero, sin ningún temor de mí", ha dicho Jehovah de los Ejércitos.

 6 "¡Porque yo, Jehovah, no cambio; por eso vosotros, oh hijos de Jacob, no habéis sido consumidos!

 7 Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes y no las habéis guardado. ¡Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros!, ha dicho Jehovah de los Ejércitos. Pero vosotros dijisteis: '¿En qué hemos de volver?'

 8 ¿Robará el hombre a Dios? ¡Pues vosotros me habéis robado! Pero decís: '¿En qué te hemos robado?' ¡En los diezmos y en las ofrendas!

 9 Malditos sois con maldición; porque vosotros, la nación entera, me habéis robado.

 10 "Traed todo el diezmo al tesoro, y haya alimento en mi casa.1 Probadme en esto, ha dicho Jehovah de los Ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos y vaciaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

 11 A causa de vosotros increparé también al devorador, para que no os consuma el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo se quede estéril, ha dicho Jehovah de los Ejércitos.

 12 Y así todas las naciones os dirán: 'Bienaventurados', porque seréis tierra deseable", ha dicho Jehovah de los Ejércitos.

 13 "Duras han sido vuestras palabras contra mí, ha dicho Jehovah. Pero decís: '¿Qué hemos hablado contra ti?'

 14 Habéis dicho: 'Está demás servir a Dios' y '¿Qué provecho sacamos de guardar su ley y de andar tristes delante de Jehovah de los Ejércitos?

 15 Ahora, nosotros consideramos que son felices los arrogantes y que los que hacen impiedad son prosperados.'"

 16 Entonces los que temían a Señor hablaron cada uno con su compañero, y Señor prestó atención y escuchó. Y fue escrito un libro de memorias delante de él, de los que temen a Señor y que meditan en su nombre.2 [De la Palabra del Señor en el interior: "Bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios y obedecen. Estar en silencio es preparación. Piensa en el nombre de Jesús mientras buscas al Señor.]

 17 "En el día que yo preparo, ha dicho Jehovah de los Ejércitos, ellos serán para mí un especial tesoro. Seré compasivo con ellos, como es compasivo el hombre con su hijo que le sirve.

 18 Entonces os volveréis y podréis apreciar la diferencia entre el justo y el pecador, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 El diezmo era una ordenanza que debía ser recogida por los sacerdotes levitas. Cuando Jesús se ofreció a sí mismo para morir, él se convirtió en el sacerdocio eterno, anulanto el sacerdocio levítico y sus ordenanzas. El diezmo está muerto, como es mencionado claramente en Hebreos 7. Aquellos que citan estos versos acerca del diezmo son profetas falsos, que codician su dinero. Estas las muchas who quote these tithing verses are false prophets, coveting your money. Here are the many fallacies of tithes:

  1. El sacerdocio levítico es el único sacerdocio que recibió el mandato de recaudar la décima parte dle producto de la tierra.
    Los sacerdocios de antes o después no recibieron un matado tal. Para ser un sacerdotes y recaudar los diezmos, usted tenía que ser un descendiente de Leví.
  2. La tierra limitaba el diezmo a los granos, ganado, aceite, fruta, etc. — el producto de la tierra. Dios había distribuído la tierra a todas
    las tribus judías excepto los levitas; de modo que una porción del producto de la tierra fue designado para los levitas, y para proveer para los pobres
    .
  3. Los diezmos eran recaudados por los levitas sóle en un lugar seleccionado y especificado por el Señor.
  4. Debido a que el producto era comida, la gente debía comer la comida con sus hijos sus siervos, y
    cualquier levita que viviera dentro de los límites de sus tierras
    , con acción de gracias y regocijo al Señor;
    y esta comida de celebración y acción de gracias debía ser comida en un lugar escogido específicamente por el Señor.
  5. Después de comer en celebración al Señor, cualquier exceso debía ser puesto en un granero, la ubicación del cual era escogida por el Señor,
    para ser distribuído por los levitas a los forasteros, las viudas, y los huérfanos — era la provisión para la ayuda a los pobres.
  6. El dinero no era parte del diezmo — with one exception. Si la distancia al lugar escogido por el Señor era muy grande para viajar con los diezmos de la comida, la comida que era diezmada era vendida por dinero. Entonces la persona debía viajar al lugar, con el dinero para comprar cualquier comida que él disfrutara particularmente, y entonces comer la comida en celebración como se mencionó en el número 4.
  7. LO MÁS IMPORTANTE: Cristo eliminó y abolió el sacerdocio levita. Él llegó a ser el nuevo sacerdocio. Por lo tanto el mandamiento dado al sacerdocio levita fue eliminado también. Cristo eliminó el diezmo, así como terminó las ordenanzas del antiguo pacto. A continuación está la base bíblica para la eliminación del diezmo:

Hebreos 7: Comenzando con el versículo 1

Porque este Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, salió al encuentro de Abraham que volvía de derrotar a los reyes, y le bendijo. Asimismo, le dio Abraham los diezmos de todo. En primer lugar, su nombre significa "rey de justicia", y también era rey de Salem, que significa "rey de paz". Sin padre ni madre ni genealogía, no tiene principio de días ni fin de vida; y en esto se asemeja al Hijo de Dios, en que permanece sacerdote para siempre.

Mirad, pues, cuán grande fue aquel a quien aun el patriarca Abraham le dio los diezmos del botín. Ciertamente, aquellos descendientes de Leví que han recibido el sacerdocio tienen, según la ley, mandamiento de recibir los diezmos del pueblo, es decir, de sus hermanos, aunque ellos también son descendientes de Abraham. Pero aquel [Melquisedec] cuya genealogía no es contada entre ellos, recibió los diezmos de Abraham y bendijo al que tenía las promesas. Aquí [los levitas] los hombres que mueren reciben los diezmos, mientras que allí los recibe aquel acerca de quien se ha dado testimonio de que vive [Melquisedec siempre estuvo vivo, no tenía una madre o padre natural, similar al Cristo que estaba por venir]. Y por decirlo así, en la persona de Abraham también Leví, el que recibe los diezmos, dio el diezmo. Porque él todavía estaba en el cuerpo de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro.

Jesús como Melquisedec

Ahora bien, si fuera posible lograr la perfección por medio del sacerdocio levítico (porque bajo éste el pueblo ha recibido la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote según el orden de Melquisedec [Cristo], y que no fuese llamado según el orden de Aarón? Porque de haber cambio de sacerdocio, es necesario que también se haga cambio de ley. Pues aquel de quien se dice esto es de otra tribu, [Cristo no vino de Leví, sino de Judá] de la cual nadie ha servido en el altar. Porque es evidente que nuestro Señor nació de la tribu de Judá, sobre la cual Moisés no dijo nada en cuanto al sacerdocio. Esto es aun más evidente si otro sacerdote se levanta a la semejanza de Melquisedec, quien no ha sido constituido conforme al mandamiento de la ley acerca del linaje carnal, sino según el poder de una vida indestructible. Pues de él se da este testimonio: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

A la verdad, el mandamiento anterior [incluyendo los diezmos ordenados para ser recaudados por los levitas, quienes como sacerdotes fueron abolidos] fue abrogado por ser ineficaz e inútil, porque la ley no perfeccionó nada. Sin embargo, se introduce una esperanza mejor, por la cual nos acercamos a Dios. Y esto no fue hecho sin juramento. Los otros fueron hechos sacerdotes sin juramento, mientras que éste lo fue por el juramento del que le dijo: Juró el Señor y no se arrepentirá: "Tú eres sacerdote para siempre." De igual manera, Jesús ha sido hecho fiador de un pacto superior [que reemplaza el pacto antiguo y es eterno].

A la verdad, muchos fueron hechos sacerdotes, porque debido a la muerte no podían permanecer. Pero éste, porque permanece para siempre, tiene un sacerdocio perpetuo. Por esto también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, puesto que vive para siempre para interceder por ellos.

Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, puro, apartado de los pecadores y exaltado más allá de los cielos. Él no tiene cada día la necesidad, como los otros sumos sacerdotes, de ofrecer sacrificios, primero por sus propios pecados y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo. La ley constituye como sumos sacerdotes a hombres débiles; [los sumos sacerdotes anteriores, los levitas, con sus diezmos] pero la palabra del juramento, posterior a la ley, constituyó al Hijo, [el nuevo sumo sacerdote que elimina el sacerdocio levita] quienes habían sido perfeccionados para siempre
.

Hebreos 7: Fin

El diezmo murió con la resurrección de Cristo. Cristo es el nuevo sacerdote, que reemplaza al sacerdocio levítico — para el cual los diezmos fueron ordenados. Diezmar es negar el sacerdocio de Cristo.

Cualquier ministro que pida dinero, aún dinero que no sea diezmo, es un profeta falso que viola los mandamientos de Jesús y Pedro, como lo expresó Pablo. Pero como cristianos, somos llamados a ser generosos sin limitarnos al diez porciento con aquellos que tienen necesidad, particularmente los pobres. Esto no incluye un pobre pastor que está pidiendo diezmos; porque prentender que él tiene una autoridad tal, muestra que no está calificado, es ignorante, un maestro ciego — y peor aún, deshonesto. En cualquier caso, usted debería desasociarse inmediatamente con cualquier persona que esté tratando de defender el diezmo. Y reconozca que usted será condenado por apoyar cualquier ministerio falso de este tipo. Dele su dinero a los pobres no a la religión; (diez por ciento es bueno, pero dé tanto como usted pueda a los pobres); para más acerca de esto vea Jesús quiere enseñarle él mismo.

2 Y fue escrito un libro como memorias delante de él, de los que temen a Jehovah y que meditan en su nombre. Medite en el nombre de Jesús. El nombre de Jesús es una de las tres fuentes del poder de Dios para purificarlo por su gracia:

Todas las tres son necesarias para alcanzar la salvación. Usted debe creer que la pureza y la santidad son posibles de alcanzar por medio de la gracia de Dios y la cruz interna de la negación propia. Usted debe permanecer en la cruz a través de la negación propia, y al sentarse en silencio, esperando al Señor, escuchando sus mandamientos, y después obedeciendo todos los mandamientos morales que usted oiga.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo