La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Marcos 1

Próximo Capítulo

 1 El principio del evangelio de Jesucristo, el Hijo de Dios.

 2 Como está escrito en el profeta Isaías: He aquí envío mi mensajero delante de ti, quien preparará tu camino.

 3  Voz del que proclama en el desierto: "Preparad el camino del Señor; enderezad sus sendas."

 4 Así Juan el Bautista apareció en el desierto predicando el bautismo del arrepentimiento para perdón [liberación de la esclavitud] de pecados.1

 5 Y salía a él toda la provincia de Judea y todos los de Jerusalén; y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados.

 6 Juan estaba vestido de pelo de camello y con un cinto de cuero a la cintura, y comía langostas y miel silvestre.

 7 Y predicaba diciendo: "Viene tras mí el que es más poderoso que yo, a quien no soy digno de desatar, agachado, la correa de su calzado.

 8 Yo os he bautizado en agua, pero él os bautizará en el Espíritu Santo." [Así como los 120 discípulos de Jesús fueron bautizados con lenguas de fuego en Jerusalén durante el Pentecostal. Hechos 2:3.]

 9 Aconteció en aquellos días que Jesús vino de Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán.

 10 Y en seguida, mientras subía del agua, vio que los cielos se abrían y que el Espíritu descendía sobre él como paloma.

 11 Y vino una voz desde el cielo: "Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia."

 12 En seguida, el Espíritu le impulsó al desierto,

 13 y estuvo en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás. Estaba con las fieras, y los ángeles le servían.

 14 Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio de Dios,

 15 y diciendo: "El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado. ¡Arrepentíos y creed en el evangelio!"

 16 Y pasando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés hermano de Simón, echando la red en el mar; porque eran pescadores.

 17 Jesús les dijo: "Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres."

 18 De inmediato dejaron sus redes y le siguieron.

 19 Al ir un poco más adelante, vio a Jacobo hijo de Zebedeo y a su hermano Juan. Ellos estaban en su barca arreglando las redes.

 20 En seguida les llamó; y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca junto con los jornaleros, se fueron en pos de él.

 21 Entraron en Capernaúm. Y en seguida, entrando él en la sinagoga los sábados, enseñaba.

 22 Y se asombraban de su enseñanza, porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas.

 23 Y en ese momento un hombre con espíritu inmundo estaba en la sinagoga de ellos, y exclamó

 24 diciendo: --¿Qué tienes con nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres: ¡el Santo de Dios!2

 25 Jesús le reprendió diciendo: --¡Cállate y sal de él!

 26 Y el espíritu inmundo lo sacudió con violencia, clamó a gran voz y salió de él.

 27 Todos se maravillaron, de modo que discutían entre sí diciendo: --¿Qué es esto? ¡Una nueva doctrina con autoridad! Aun a los espíritus inmundos él manda, y le obedecen.

 28 Y pronto se extendió su fama por todas partes, en toda la región alrededor de Galilea.

 29 En seguida, cuando salieron de la sinagoga, fueron con Jacobo y Juan a la casa de Simón y Andrés.

 30 La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y de inmediato le hablaron de ella.

 31 Él se acercó a ella, la tomó de la mano y la levantó. Y le dejó la fiebre, y ella comenzó a servirles.

 32 Al atardecer, cuando se puso el sol, le traían todos los enfermos y los endemoniados.

 33 Toda la ciudad estaba reunida a la puerta.

 34 Y él sanó a muchos que padecían de diversas enfermedades y echó fuera muchos demonios. Y no permitía a los demonios hablar, porque le conocían.

 35 Habiéndose levantado muy de madrugada, todavía de noche, Jesús salió y se fue a un lugar desierto y allí oraba.

 36 Simón y sus compañeros fueron en busca de él.

 37 Le encontraron y le dijeron: --Todos te buscan.

 38 Él les respondió: --Vamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que predique también allí; porque para esto he venido.

 39 Y fue predicando en las sinagogas de ellos en toda Galilea, y echando fuera los demonios.

 40 Y vino a él un leproso implorándole, y de rodillas le dijo: --Si quieres, puedes limpiarme.

 41 Jesús, movido a compasión, extendió la mano, le tocó y le dijo: --Quiero; sé limpio.

 42 Y al instante desapareció la lepra de él, y quedó limpio.

 43 En seguida, le despidió después de amonestarle

 44 y le dijo: --Mira, no digas nada a nadie. Más bien ve, muéstrate al sacerdote y ofrece lo que mandó Moisés en cuanto a tu purificación, para testimonio a ellos.

 45 Pero cuando salió, él comenzó a proclamar y a difundir mucho el hecho, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ninguna ciudad, sino que se quedaba afuera en lugares despoblados. Y venían a él de todas partes.


Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Así Juan el Bautista apareció en el desierto predicando el bautismo del arrepentimiento para perdón [liberación de la esclavitud] de pecados. El versículo anterior dice: Preparad el camino del Señor; enderezad sus sendas. ¿Qué camino para el Señor se supone que usted debe preparar? El camino hacia su corazón para que él more como el Señor de sus pensamientos, palabras, y acciones — un verdadero rey que gobierna sobre todos los aspectos de su vida. Piénselo - enderezar las sendas del Señor es limpiar su corazón y su cuerpo para que el Señor pueda morar y caminar en usted, porque él quiere que usted sea el templo del Dios viviente.

El original griego para la expresión liberación de la esclavitud del pecado se puede traducir como liberación de esclavitud, perdón o remisión del pecado. Liberación de la esclavitud del pecado es mucho más exacto, y describe perfectamente la purificación que es necesaria para evitar ser excluídos del cielo. La limpieza de la palabra, la limpieza en la Luz, ambos se alcanzan al esperar al Señor, escuchar, oír, velar, y obedecer - una limpieza es una liberación de la esclavitud del pecado. Pero las pobres almas, quienes estaban trantando de traducir la Biblia, no habían experimantado la liberación de la esclavitud del pecado dentro de sí mismos, y por lo tanto obviamente escogieron enfatizar el perdón en vez. Sin embargo la liberación del cautiverio, de la prisión, de la opresión, es lo que Cristo dijo que había venido a hacer:

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a proclamar libertad a los cautivos [del pecado] y vista a los ciegos, para liberar aquellos que están oprimidos [esclavos del pecado], Lucas 4:18-19

 El Espíritu del Señor Jehovah está sobre mí, porque me ha ungido Jehovah. Me ha enviado para anunciar buenas nuevas a los pobres, para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel; Isa 61:1-2

y la razón por la cual Pablo dijo que Jesús lo había enviado a gentiles:

Para abrir sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciban perdón de pecados, una liberación de la esclavitud del pecado y una herencia entre los santificados y purificados por la fe en mi. Hechos 26:18

Claramente, el perdón no es liberación, recuperación, sanidad, el abrir la prisión, ser liberado, alejado del poder de Satanás, mientras que liberación de la esclavitud del pecado describe todo esto con exactitud.

El hombre no puede preparar su propio corazón; debe ser preparado por el el poder de la gracia de Dios que produce cambio, y obtenemos acceso a este poder al ir a él. Usted debe esperarle a él - esperar en silencio, con la humildad de un pecador que tiene la necesidad de su poder que produce cambio - la gracia. Usted debe esperar, escuchar en silencio, oír, y obedecer, para así recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Santiago 1:21. Por lo tanto esperar, velar, escuchar, oír, obedecer... esperar, velar, escuchar, oír, obedecer..... buscar, escuchar, obedecer. Haga esto repetidamente, siga sus mandamientos, y las palabra que usted le oye a él hablar que le impartirán la vida de Dios a usted, a medida que él quita los pecados de su corazón, uno por uno. Negarse a sí mismo es negar su propia voluntad y hacer la voluntad de Dios; seguir es obedecer los mandamientos que usted le oye a él hablar: esto es negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguir a Jesúsla cruz interna de la negación propia, que hace morir su espíritu egoísta, para que sea reemplazado por el Espíritu de Cristo.

Si usted tiene dificultad al creer que su pecado es una servidumbre o esclavitud, entonces considere lo que el Señor y Pablo dijeron acerca de esto:

Jesús les respondió: --De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34

¿No sabéis que a quien os rindáis para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia? Rom 6:16

2 Aún los demonios llamaron a Jesús "Hijo del Dios Altísimo," postrándose a sus pies, y rogándole que tuviera misericordia. Lucas 8:28,4:41,Mar 5:7,3:11,Mat 8:29. De modo que "creer" que Jesús es el Hijo de Dios, o "decir" que él es el Hijo de Dios, no resulta en la salvación. Santiago dijo: Tú crees que Dios es uno. Bien haces. También los demonios creen y tiemblan. Santiago 2:19.

Note que Jesús en Juan 3:16 no dice si usted cree que Jesús es el Hijo de Dios, él dice si usted cree en él, (simplemente le cree). Hay una gran diferencia: 1) un asentimiento mental de que Jesús el el Hijo versus 2) creer que él manda y aconseja — lo suficiente para obedecerle. Él nos manda a buscar como nuestra primera prioridad el reino de Dios y su justiciaser perfectos — para dar la otra mejilla, venir a él, oírle, y obedecerle — para negarse a sí mismo y llevar su cruz diariamente y para arrepentirse o perecer. Los demonios creen que Jesús es el Hijo de Dios, pero ellos no le obedecen — ellos le desobedecen. La Biblia Amplificada nos da un entendimiento más profundo: el que cree en (confía, se aferra, cuanta con) Él. ¿Obedece usted los mandamientos de Jesús, o es como los demonios, que creen que él es el Hijo de Dios resucitado de los muertos, pero desobedecen sus mandamientos?

_______________________________________

Próximo Capítulo