La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 11

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Aconteció que, cuando Jesús acabó de dar instrucciones a sus doce discípulos, se fue de allí a enseñar y a predicar en las ciudades de ellos.

 2 Ahora bien, cuando oyó Juan en la cárcel de los hechos de Cristo, envió a él por medio de sus discípulos,

 3 y le dijo: --¿Eres tú aquel que ha de venir, o esperaremos a otro?

 4 Y respondiendo Jesús les dijo: --Id y haced saber a Juan las cosas que oís y veis:

 5 Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son hechos limpios, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres se les anuncia el evangelio.

 6  Y bienaventurado es el que no toma ofensa en mí.

 7 Mientras ellos se iban, Jesús comenzó a hablar de Juan a las multitudes: "¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento?

 8 Entonces, ¿qué salisteis a ver? ¿Un hombre vestido de ropa delicada? He aquí, los que se visten con ropa delicada están en los palacios de los reyes.

 9 Entonces, ¿qué salisteis a ver? ¿Un profeta? ¡Sí, os digo, y más que profeta!

 10 Éste es aquel de quien está escrito: He aquí yo envío mi mensajero delante de tu rostro, quien preparará tu camino delante de ti.

 11 De cierto os digo que no se ha levantado entre los nacidos de mujer ningún otro mayor que Juan el Bautista. Sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos es mayor que él.

 12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos se apoderan de él.

 13 Porque todos los Profetas y la Ley profetizaron hasta Juan.

 14 Y si lo queréis recibir, él es el Elías que había de venir.

 15 El que tiene oídos, oiga.

 16  "Pero, ¿a qué compararé esta generación? Es semejante a los muchachos que se sientan en las plazas y dan voces a sus compañeros,

 17 diciendo: 'Os tocamos la flauta, y no bailasteis; entonamos canciones de duelo y no lamentasteis.'

 18 Porque vino Juan, que no comía ni bebía, y dicen: 'Tiene demonio.'

 19 Y vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: 'He aquí un hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores.' Pero la sabiduría es justificada por sus hechos."

 20 Entonces comenzó a reprender a las ciudades en las cuales se realizaron muchos de sus hechos poderosos, porque no se habían arrepentido:

 21 "¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si se hubieran realizado en Tiro y en Sidón los hechos poderosos que se realizaron en vosotras, ya hace tiempo se habrían arrepentido en saco y ceniza.

 22 Pero os digo que en el día del juicio el castigo para Tiro y Sidón será más tolerable que para vosotras.

 23 "Y tú, Capernaúm, ¿serás exaltada hasta el cielo? ¡Hasta el Hades serás hundida! Porque si entre los de Sodoma se hubieran realizado los hechos poderosos que se realizaron en ti, habrían permanecido hasta hoy.

 24 Pero os digo que en el día del juicio el castigo será más tolerable para la tierra de Sodoma, que para ti."

 25 En aquel tiempo Jesús respondió y dijo: "Te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas de los sabios y inteligentes,1 y las has revelado a los niños.

 26 Sí, Padre, porque así te agradó.

 27 "Todas las cosas me han sido entregadas por mi Padre. Nadie conoce bien al Hijo, sino el Padre. Nadie conoce bien al Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar. [El Padre y el Hijo sólo son conocidos por medio de la revelación, por medio del hijo revelándolo; porque el Hijo y el Padre uno son. Usted no conoce a Dios o a Jesús al estudiar la Biblia o asistir las reuniones de las sectas. De la Palabra del Señor en el interior: "El cristianismo no tiene idea de quien soy yo o de lo que represento. Ellos son un pueblo que no tiene idea, y no tiene frutos. Ellos han perdido la marca. ¿Lo conoces o simplemente pretendes conocerlo? Conocerlo es haber tenido un encuentro con él y haberlo escuchado. Busca la reunión. El camino es claro: oye y obedece."]

 28 "Venid a mí, todos los que estáis fatigados y cargados, y yo os haré reposo.2 [Venid — no a los servicios de las sectas que afirman que él está en su edificio, no a las reuniones de oración, no a los llamados al altar, no a leer la Biblia; Jesús incluso nos dijo que estudiar la Biblia no era ir a Él. Juan 5:39-40. Debemos venir a Él directamente, al esperarlo en humilde silencio, escuchando sus mandatos y enseñanzas. Venid todos los que trabajan en contra del pecado, todos los que están cargados con sus pecados, y Él destruirá los pecados en su corazón; y entonces usted tendrá reposo.]

 29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y [entonces] hallaréis reposo para vuestras almas.3 [Aprenda de Él cuando le hable directamente, no leyendo acerca de él, o escuchando a otras personas hablar de él. El reposo es cesar de sus propias obras muertas para entonces ser completamente dirigido por el Señor con respecto a qué hacer y qué decir. Pero el cristianismo está en reposo de la culpa por su continuo pecado, permitido por su falsa, así-llamada gracia; por lo tanto, "¡Levantaos e idos, ya que éste no es el reposo! Debido a que está contaminado, éste os destruirá con dolorosa destrucción." Miq 2:10.]

 30 Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga." [Su yugo es seguir sus mandatos para negar la impiedad y los deseos mundanos; obedecer sus enseñanzas de cómo vivir sobria, justa y piadosamente en este mundo presente; y eventualmente pensar, hablar, y actuar bajo Su guía en unión con Él, lo cual es descansar de sus propias obras y pensamientos, en paz haciendo sus obras con la energía que Él provee para hacerlas — el reposo.]


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas de los sabios y inteligentes. El significado en sus palabras está escondido de aquellos que piensan que son sabios y inteligentes, que piensan que pueden ver, que piensan que ya son justos. Por eso les hablo por parábolas: porque viendo [con la vista natural] no ven [espiritualmente], y oyendo [naturalmente] no oyen [espiritualmente], ni entienden. Mat 13:13. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento. Lucas 5:32. Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados. Juan 9:39. Porque está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, y desecharé el entendimiento de los inteligentes. 1 Cor 1:19. Ser inteligente no esconde la verdad de usted, a menos que su orgullo por su inteligencia no le permita tratar de entender sus parábolas, lo cual viene al buscar a Dios, cuya Luz y Palabra, Jesucristo, está dentro de usted, pacientemente esperando enseñarle.

De la Palabra del Señor en el interior: "Yo trabajo en los ciegos; pero si tú piensas que puedes ver, y no estás conmigo en el cielo, yo te haré un hazmerreír."

2 Venid a mí, todos los que estáis fatigados y cargados; Venid — no a los servicios de las sectas que afirman que él está allí, no a las reuniones de oración, no a los llamados al altar, no a leer la Biblia — sino venid directamente a él, al esperarlo en silencio, escuchando sus mandatos y enseñanzas. Vengan todos los que han luchado en contra del pecado; todos los que están bajo la pesada carga de sus pecados. (Bienaventurados los que saben que son pobres en el Espíritu Santo; bienaventurados los que lloran bajo la carga de sus pecados.) La orden (no sólo para los judíos de ese tiempo, sino para todos nosotros) es venid a mí, y aprended de mí. Jesús incluso nos dijo que estudiar la Biblia no era ir a Él. Juan 5:39-40. ¿Cómo? Usted debe ir a Él. Usted debe esperar en Él — escuchar silenciosamente, con la humildad de un pecador en necesidad de su poder que produce cambio — la gracia. Busque, escuche, obedezca...busque, escuche, obedezca....busque, escuche, obedezca. Haga esto con persistencia, manteniéndose obediente a todo lo que él le mande a hacer, y usted experimentará todas las promesas de Dios, incluyendo el reposo.

Y les daré reposo, ¿Entonces en qué clase de reposo entramos? Cesar de nuestras labores. Cesar aún de sus propios pensamientos. Debido a que la mente carnal es enemistad contra Dios, es destruida por la gracia de la cruz interna de la negación propia y reemplazada con la mente de Cristo, que suple los pensamientos, las palabras y las acciones. Para que llevemos cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo. 2 Cor 10:5. Para que tengamos la mente de Cristo, 1 Cor 2:16. Para que se despojen de la vieja naturaleza que controlaba vuestra conducta; la cual se corrompe a sí misma por medio de lujuria y deseos que surgen del engaño; pero renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos de la naturaleza que es creada nuevamente [de Cristo] que ha sido creado a la imagen de Dios en justicia y santidad de verdad. Efe 4:22-24.

Cuando la mente carnal es destruida, los pensamientos de los hombres y sus labores cesan; él entra en el reposo de Dios, y Dios suple el poder y la energía, la dirección, la mandatos, y el conocimiento. El hombre ya no trabaja por su comida. Las obras del hombre restaurado son propulsadas e mandado por el Espíritu de Dios:

"Éste es el reposo; dad reposo al cansado. Éste es el refrigerio." Pero ellos no quisieron oír. Isa 28:12
Temamos, pues, ya que permaneces aún la promesa de entrar en su reposo, no sea que alguno de vosotros se quede corto de ella. Heb 4:1

Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y [entonces] hallaréis reposo para vuestras almas. Mat 11:29
El que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, así como Dios de las suyas. Heb 4:10

Jorge Fox describió el reposo sabático del cristiano, que es un reposo en Cristo Jesús, diciendo: "No piense sus propios pensamientos, porque en Cristo estamos encima de esa naturaleza donde están los pensamientos malignos, esa naturaleza [ha sido] quitada por Cristo. De modo que usted no deben pensar sus propios pensamientos, hacer sus propias obras, [o] hablar sus propias palabras." La sangre de Jesús es rociada sobre su conciencia para limpiarlo de las obras muertas (las obras de su propia voluntad), para que usted haga obras mandado y vigorizadas por Dios. Esta sangre debe ser testificada (a medida que es experimentada); es uno de los tres testigos en la tierra.

Jesús dijo: ¿Quién de vosotros podrá, con pensante, añadir un momento a su vida? Mat 6:27. Hasta que Cristo Jesús controle nuestras palabras, acciones, y pensamientos, él no es nuestro Señor — podemos llamarle Señor, pero eso no significa que él nos gobierne como nuestro Señor, o que nosotros le obedezcamos como sus siervos. Recuerde que Jesús dijo: De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Si somos esclavos del pecado, él no puede ser nuestro Señor y Maestro porque un hombre no puede servir a dos maestros; debe odiar a uno, y servir al otro.

Este reposo es como el reposo del sábado, una mera sombra del reposo glorioso del cristiano, y el libro de Hebreos nos advierte severamente en contra de no entrar en él: Temamos, pues, ya que permaneces aún la promesa de entrar en su reposo, no sea que alguno de vosotros se quede corto de ella. Heb 4:1. Este reposo es lo que Jesús prometió: Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y [entonces] hallaréis reposo para vuestras almas. Mat 11:29. "Éste "Éste es el reposo; dad reposo al cansado. Éste es el refrigerio." Pero ellos no quisieron oír. Isa 28:12. Esta es una seria advertencia a todos los que se llaman a sí mismos cristianos, para que eviten perder sus almas y ser excuídos del cielo, así como los judíos que murieron en el desierto y se les prohibió entrar en la tierra prometida debido a su incredulidad en las promesas de Dios, usted debe obrar con celo en la fe para alcanzar la promesa del reposo del sábado espiritual, lo cual es unión con Dios y la entrada en el reino de los cielos, dentro y alrededor de ustedes.

Nosotros nos sentamos en Cristo para entrar en el reposo, para entrar en el reposo después de pelear contra nuestros enemigos; como Israel que entró en el reposo después de pelear y limpiar la tierra de los pueblos paganos que la rodeaban. Con la diferencia de que nuestros enemigos son espirituales: lujuria, ira, orgullo, egoísmo, envidia, codicia, avaricia, celos, mentiras, engaño, robos, inmoralidad sexual, lenguaje profano, y malos pensamientos, etc. La salvación es ser liberado del pecado y ser protegidos del mal, (santificados), de nuestros enemigos de pecado. Pero ustedes que quieren ser cristianos, para ser liberados del pecado—ustedes deben creer, esperar y esforzarse para cumplir la promesa de Dios de liberar a los cautivos, para llegar a ser libres de pecado; de otra manera ustedes también perecerán en el desierto espiritual sin haber entrado en la tierra prometida — el cielo. No sean como los judíos que dijeron que no podían conquistar a los gigantes y rehusaron cruzar el Jordán para pelear, aún cuando Dios estaba peleando por ellos; no diga que el pecado no puede ser conquistado, aún con la ayuda de Dios; no diga ¿quién puede luchar contra la bestia? Porque la victoria sobre el pecado, nuestros enemigos dentro de nuestro corazón, es la salvación prometida.

Para concedernos que,
una vez rescatados de las manos de los enemigos, le sirvamos sin temor,
en santidad y en justicia delante de él todos nuestros días. Lucas 1:74-5

3 Llevad mi yugo sobre vosotros,

¿Cuál yugo? El yugo de la obediencia, y la humildad de aprender, que requiere esperar, en silencio, escuchando su voz — lo cual su cerebro no quiere hacer y le dirá que usted está gastando su tiempo. Pero no se desanime si no oye por algún tiempo. Aún su espera es mérito: Sea tu misericordia, oh Señor, sea en proporción a nuestra espera y la esperanza en ti. Salmo 33:22. Desde la fundación del mundo no se ha escuchado, ni el oído ha percibido, ni el ojo ha visto a ningún Dios fuera de ti, que actúe a favor del que en él espera. Isa 64:4

Eventualmente usted oirá. Bienaventurado el hombre que me escucha, velando ante mis entradas cada día, esperando en los postes de mis puertas. Proverbios 8:34, Lucas 11:28

Sentarse silenciosamente, luchando con su mente para oír, es una cruz para su voluntad; obedecer es una cruz para su voluntad — negar su voluntad, y ceder el lugar a hágase tu voluntadesta es la cruz interna de la negación propia. Haga esto, y usted estará siguiendo a Jesús; seguir a Jesús es obedecerle. Su carga es ligera y su yugo es fácil, sin ninguna pérdida de sangre como la que él tuvo.

y aprended de mí;

De la Palabra del Señor en el interior: "Es tu responsabilidad aprender." Aprenda de Él cuando le hable directamente, no leyendo acerca de él, o escuchando a otras personas hablar de él.

Es difícil que usted lo crea, pero la única razón por la cual usted está aquí es para encontrar a Dios, al aprender las lecciones de la vida: en particular, cuál es la profundidad de la diferencia entre el amor frente a la lujuria, el pecado frente a la justicia, la confusión frente a la paz, la humildad frente al orgullo, el bien frente al mal, la luz frente a la oscuridad, la amargura frente a la dulzura. Cuanto más aprendemos sobre el mal, el pecado y la lujuria, más somos atraídos a Dios y sus caminos. El Señor ha dado a cada hombre dentro de él un maestro que lo guía y le hace sabio, de modo que puede pasar de la tierra siendo sabio. Si el hombre aprende completamente, será cambiado para llegar a ser justo, bueno, santo y puro como Dios; y luego entrar en el Reino mientras esté todavía en la tierra, y luego estar ahí para siempre.

Debemos pasar por esta tierra habiendo sido sabios, de otra forma tendremos que aprender de la manera más difícil, en la próxima vida. (Vea ¿Hay esperanza para todos? para más información); la elección acerca de dónde aprender es para que cada uno la haga por sí mismo. Dios está en nosotros, deseosos de enseñarnos todas las cosas, si estamos en silencio, escuchamos y obedecemos; pero finalmente la escritura se cumplirá: todos serán enseñados por Dios. Juan 6:45.

La única manera que usted puede aprender la verdad necesaria para pasar de esta tierra siendo sabio es al ir a Él y recibir sus enseñanzas. Cualquier cosa que usted haga, que lo distraiga de su meta, después lo lamentará eternamente, (no estoy hablando de castigo eterno, sólo de un remordimiento por no haber usado el tiempo para un bien eterno). De la Palabra del Señor en el interior: "Todos necesitan un Señor, eso para que le enseñe. Dios es el humilde siervo de todos; él enseña. Millones de personas han recibido revelaciones a través los de los siglos. Millones están aprendiendo. Debes aprender a salvar tu alma. Aprende de mí. El Espíritu enseña por gracia."

Todos necesitamos ser enseñados por el Espíritu Santo, toda la verdad, todas las cosas, con la necesidad de que ningún hombre nos enseñe:

Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, el Consolador no vendrá a vosotros. Y si yo voy, os lo enviaré.
Cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.
En cuanto a pecado, porque no creen en mí;
en cuanto a justicia, porque me voy al Padre, y no me veréis más;
y en cuanto a juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido juzgado. Juan 16:7-11

Y cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; pues no hablará por sí solo, sino que hablará todo lo que oiga y os hará saber las cosas que han de venir.
Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y os lo hará saber. Juan 16:13-14

Pero el Consolador, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os hará recordar todo lo que yo os he dicho. Juan 14:26

Pero vosotros tenéis la unción de parte del Santo y conocéis todas las cosas. 1 Juan 2:20
Y en cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Pero, como la misma unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no falsa, así como os enseñó, permaneced en él. 1 Juan 2:27.

El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63

De modo que vaya para seguir escuchando al único Maestro. Para sentarse a los pies de Jesús y escuchar su palabra es la única cosa necesaria por alguien que desea experimentar las promesas de la Biblia:

Prosiguiendo ellos su camino, él entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.
Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual se sentó a los pies del Señor y escuchaba su palabra.
Pero Marta estaba preocupada con muchos quehaceres, y acercándose dijo: --Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado servir sola? Dile, pues, que me ayude.
Pero respondiendo el Señor le dijo: --Marta, Marta, te afanas y te preocupas por muchas cosas.
Pero una sola cosa es necesaria. Pues María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada. Lucas 10:38-42

Jesús no le estaba leyendo las escrituras a María, él le estaba hablando a ella; debemos oírle hablarnos a nosotros también: las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63. Debemos ir a él. Debemos esperarleescuchar en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — la gracia. Debemos escuchar, oír, y recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Santiago 1:21. Diariamente debemos buscar, oír, obedecer...buscar, oír, obedecer....buscar, oír, obedecer. Debemos soportar hasta el final, cuando Cristo traiga la salvación.

Sentarse en silencio, luchando con su mente para escuchar, es una cruz para su voluntad; obedecer es una cruz para su voluntad — negando su voluntad, y cediendo a "hágase tu voluntad"esta es la cruz interna de la negación propia. Haga esto, y usted está siguiendo a Jesús.

Ciertamente él ama a los pueblos; Todos sus santos están en sus manos. Ellos se postran a tus pies y reciben tus palabras. Deut 33:3

que soy manso y humilde de corazón,

Ser manso es tener serenidad sin altos y bajos emocionales. Jesús es completamente centrado, siempre bajo perfecto dominio propio; su voz siempre tiene el mismo temperamento, sólo ocasionalmente refleja más firmeza. Él es bondadoso, amable, puro, fácil de entender, fácil de aceptar, pacífico, completo, moralmente correcto, alentador — nunca tiene ni siquiera un poco de sarcasmo, amargura, o condenación nunca regañanunca es incompleto, nunca lo deja tratando de adivinar lo que él quiere; más bien sus palabras están llenas de amor — su espíritu de amor — porque él es amor. Él le dirá cosas acerca de sí mismo. Él le animará. Él es bondad. Él le dirá o le mostrará cosas acerca de usted; algunas cosas serán desagradables. Pero ya que él es su amigo, usted sabe que él se las está mostrando por su propio bien. De modo que usted debe escuchar y observar. Y no corra; permanezca de pie ante el Hijo de Dios. Y usted debe arrepentirse de lo que él le muestra. Y a veces él le da mandatos; y tal vez así usted obedecerá sus mandatos y le mostrará que lo ama al ser obediente. De la Palabra del Señor en el interior:

"Escucha mis maravillosas palabras. Yo hablo verdaderamente del amor y cómo ustedes son bárbaros cuando son tomados. Oh, oigan mis palabras ustedes poderosos. Debes perder tu vida para salvarla. Busca las palabras dulces en la vida. Oye mi voz para que tú oigas todas las palabras. Escucha y vive; el Espíritu da la vida con cada palabra que es oída. Vive y sé libre. El Señor es bueno y tolerante con aquellos a quien Él corrige, y todavía más que lo normal con aquellos que están en circunstancias de sufrimiento; porque ¿qué causa tengo yo en contra de los elegidos?"

Ser manso es ser humilde. Cuando he escuchado la Palabra del Señor en el interior, le he oído a Él hablarme con una humildad tan increíble que me agobió y me dejó con lágrimas por un tiempo. Esas palabras son muy personales y preciosas como para repetirlas. Espero que usted pueda experimentar lo mismo.

y ustedes encontrarán reposo para sus almas.

El reposo es cesar de sus propias obras hechas por su propia voluntad, cesar sus propios planes, cesar sus propias decisiones, y en cambio ser dirigidos por Dios, para hacer su voluntad sobre la tierra así como en el cielo, y estas obras son entonces para su gloria, y son ordenadas y vigorizadas por Él. Reposamos de nuestros propios pensamientos y nuestros muertas obras, para vivir de acuerdo a los pensamientos proporcionados por Dios, y las palabras, y las obras ordenadas por Dios. De la Palabra del Señor en el interior:

"Ustedes son esclavos de quienes ustedes escogen; obedezcan, ¿o están interesados? Ustedes son los hijos de quien obedecen. Ustedes son esclavos de quien obedecen. Todo hombre debe experimentar ser esclavo de Dios. Cuando tú eres limpiado de las obras muertas, eres liberado de servir a la iniquidad para servir a DiosFelices son aquellos que sirven a Dios en su reino. Para ser siervo, todo hombre debe experimentar el deseo que se siente en el corazón; debe llegar a ser completamente diferente. Nosotros somos seguidores."

Hagamos, pues [con celo], todo esfuerzo [diligente] para entrar en aquel reposo, no sea que alguien caiga en el mismo ejemplo de incredulidad [y desobediencia resultante]. Heb 4:11. Usted cesa de hacer sus obras para entrar en el reposo simultáneamente cuando es liberado de sus enemigos, cuando es liberado del pecado, cuando su salvación traída por Jesús, cuando usted ve y testifica de la salvación, el fin de la gracia. El reposo del cristiano es glorioso. Isa 11:10.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo