La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 12

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 En ese tiempo, Jesús pasó por los sembrados en sábado. Sus discípulos tuvieron hambre y comenzaron a arrancar espigas y a comer.

 2 Y al verlo los fariseos, le dijeron: --Mira, tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el sábado.

 3 Él les dijo: --¿No habéis leído qué hizo David cuando tuvo hambre él y los que estaban con él;

 4 cómo entró en la casa de Dios y comieron los panes de la Presencia, cosa que no les era lícito comer ni a él ni a los que estaban con él, sino sólo a los sacerdotes?

 5 ¿Tampoco habéis leído en la ley que en los sábados los sacerdotes en el templo profanan el sábado y quedan sin culpa?

 6 Pero os digo que uno mayor que el templo está aquí.

 7 Si hubierais conocido qué significa Misericordia quiero y no sacrificio, no habríais condenado a los que no tienen culpa.

 8 Porque el Hijo del Hombre es Señor del sábado.

 9 Partió de allí y fue a la sinagoga de ellos.

 10 Y he aquí había un hombre que tenía la mano paralizada; y para acusar a Jesús, le preguntaron diciendo: --¿Es lícito sanar en sábado?

 11 Pero él les dijo: --¿Qué hombre hay entre vosotros que tenga una oveja, que si ésta cae en un pozo en sábado, no le echará mano y la sacará?

 12 Pues, ¡cuánto más vale un hombre que una oveja! De manera que es lícito hacer bien en sábado.

 13 Entonces dijo a aquel hombre: --Extiende tu mano. Él la extendió, y su mano fue restaurada sana como la otra.

 14 Pero saliendo los fariseos, tomaron consejo contra él, cómo destruirlo.

 15 Como Jesús lo supo, se apartó de allí. Le siguió mucha gente, y a todos los sanó.

 16 Y les mandó rigurosamente que no lo dieran a conocer,

 17 para que se cumpliese lo dicho por medio del profeta Isaías, que dijo:

 18 He aquí mi siervo, a quien he escogido; mi amado, en quien se complace mi alma. Pondré mi Espíritu sobre él, y anunciará juicio a las naciones.

 19 No disputará, ni dará voces; ni oirá nadie su voz en las plazas.

 20 La caña cascada no quebrará, y la mecha que humea no apagará, hasta que saque a triunfo el juicio.

 21 Y en su nombre las naciones confiarán.

 22 Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de manera que el mudo hablaba y veía.

 23 Toda la gente estaba atónita y decía: --¿Acaso será éste el Hijo de David?

 24 Pero al oírlo, los fariseos dijeron: --Éste no echa fuera los demonios sino por Beelzebul, el príncipe de los demonios.

 25 Pero como Jesús conocía sus pensamientos, les dijo: --Todo reino dividido contra sí mismo está arruinado. Y ninguna ciudad o casa dividida contra sí misma permanecerá.

 26 Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido. ¿Cómo, pues, permanecerá en pie su reino?

 27 Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebul, ¿por quién los echan fuera vuestros hijos? Por tanto, ellos serán vuestros jueces.

 28 Pero si por el Espíritu de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.

 29 Porque, ¿cómo puede alguien entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes a menos que primero ate al hombre fuerte? Y entonces saqueará su casa.

 30 El que no está conmigo, contra mí está; y el que conmigo no recoge, desparrama.1 [Usted puede pensar que usted está ayudando a salvar a la gente al testificar a ellos, pero si usted no ha sido autorizado, enviado bajo órdenes directas, y sólo hablando palabras oídas del Espíritu inmediatamente antes de hablar, usted está buscando su propia gloria (no la de Dios), y está esparciendo a las verdaderas ovejas; cualquier persona que usted convierta está dos veces más apta para el infierno que usted.]

 31 Por esto os digo que todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada.

 32 Y a cualquiera que diga palabra contra el Hijo del Hombre le será perdonado; pero a cualquiera que hable contra el Espíritu Santo no le será perdonado, ni en este mundo, ni en el venidero.

 33 O haced bueno el árbol y bueno su fruto, o haced malo el árbol y malo su fruto; porque el árbol es conocido por su fruto.2 [De la Palabra del Señor en el interior: "Un árbol que es santo es bueno."]

 34 ¡Generación de víboras! ¿Cómo podréis vosotros, siendo malos, hablar cosas buenas? Porque de la abundancia del corazón habla la boca.3

 35 El hombre bueno del buen tesoro saca cosas buenas, y el hombre malo del mal tesoro saca cosas malas.

 36 Pero yo os digo que en el día del juicio los hombres darán cuenta de toda palabra ociosa [inefectiva] que hablen. [De la Palabra del Señor en el interior: "Toda palabra es abominación. La conversación debe ser restringida de tal manera que tú seas excluído. Que tus palabras sean tan pocas como sea posible." "Ninguna palabra obscena salga de vuestra boca, sino la que sea buena para edificación según sea necesaria, para que imparta gracia a los que oyen". Efe 4:29. "Pero sea vuestro hablar, 'sí', 'sí', y 'no', 'no'. Porque lo que va más allá de esto, procede del maligno (el espíritu de Satanás dentro de usted)". Mat 5:37 ]

 37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.4

 38 Entonces le respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: --Maestro, deseamos ver de ti una señal [milagro].

 39 Él respondió y les dijo: --Una generación malvada y adúltera demanda señal, pero no le será dada ninguna señal, sino la señal del profeta Jonás.

 40 Porque así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del gran pez, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.

 41 Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio contra esta generación y la condenarán, porque ellos se arrepintieron ante la proclamación de Jonás. ­Y he aquí uno mayor que Jonás está en este lugar!

 42 La reina del Sur se levantará en el juicio contra esta generación y la condenará, porque vino de los confines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón. ­Y he aquí uno mayor que Salomón está en este lugar!

 43 Cuando el espíritu inmundo ha salido del hombre, anda por lugares secos buscando reposo, y no lo encuentra.

 44 Entonces dice: "Volveré a mi casa de donde salí." Cuando regresa, la halla desocupada, barrida y adornada.

 45 Entonces va y trae consigo otros siete espíritus peores que él. Y después de entrar, habitan allí; y el estado final de aquel hombre llega a ser peor que el primero. Así también sucederá a esta perversa generación.

 46 Mientras todavía hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, buscando hablar con él.

 47 Y alguien le dijo: --Mira, tu madre y tus hermanos están afuera, buscando hablar contigo.

 48 Pero Jesús respondió al que hablaba con él y dijo: --¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?

 49 Entonces extendió su mano hacia sus discípulos y dijo: --¡He aquí mi madre y mis hermanos!

 50 Porque cualquiera que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.5


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 El que conmigo no recoge, desparrama. Cuando usted no obra de acuerdo a las instrucciones específicas del Señor que usted oye de él y que son dirigidas a usted, usted le hace daño; usted desparrama las verdaderas ovejas. Usted no puede hacer la obra del Señor a menos que usted le oiga decir exactamente qué hacer, y cuándo hacerlo. De otra manera usted es como Nimrod, cazando en frente del Señor. Usted puede pensar que está "salvando" a la gente al predicarles, pero si usted no ha sido autorizado, bajo órdenes directas, aquellos que usted convierta son dos veces más aptos para el infierno que usted.

A los así llamados cristianos, que todavía tienen maldad en sus corazones, sus sectas les dicen que testifiquen por otros. En algunos países africanos, las iglesias van más allá que la simple testificación e insisten que sus miembros deben ganar almas, enseñando que: 1) ellos son responsables por salvar a sus prójimos y sus amigos, 2) su recompensa celestial depende del número de personas que ellos han salvado, y 3) si ellos no le predican por lo menos a sus prójimos, irán hacia el infierno con ellos. Sin embargo las personas que ellos convierten son dos veces más ` hijos del infiernos que ellos mismos; y ellos están esparciendo a las verdaderas ovejas porque están evangelizando sin las instrucciones específicas y palabras del Señor, de modo que no están recogiendo con Él. Para recoger con Él, usted debe ser específicamente enviado por sus órdenes específicas a usted, y usted debe entonces hablar sólo palabras oídas de parte del Espíritu inmediatamente antes de hablar; si usted está decidiendo con su cerebro qué decir, entonces está hablando de sí mismo y buscando su propia gloria, no la gloria de Dios. Para buscar la gloria de Dios y no la suya propia, usted debe ser enviado primero y entonces sólo hablar palabras oídas del Espíritu inmediatamente antes de hablar. Incluso la simple testificación es buscar su propia gloria, y sus palabras esparcen a las verdaderas ovejas.

2 O haced bueno el árbol y bueno su fruto, o haced malo el árbol y malo su fruto; porque el árbol es conocido por su fruto. De la Palabra del Señor en el interior: "Un árbol que es santo es bueno." Producid, pues, frutos dignos de arrepentimiento. Mat 3:8. Si vosotros producís mucho fruto, mi Padre es honrado y glorificado, y ustedes muestran que son verdaderamentes mis discípulos [verdaderos seguidores]. Juan 15:8. Todo árbol que no lleva buen fruto es cortado y echado en el fuego. Mat 7:19. Todos somos árboles con frutos corruptos al comienzo, pero debemos ser cambiados para poder producir buenos frutos. La cristiandad quisiera simplemente llamar al árbol malo bueno, que sigue produciendo fruto malo; pero estos árboles serán talados y echados al fuego, independientemente de lo que sean llamados. Mire lo que Jesús dice en los siguientes versículos. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Note, él no le hace concesiones a los que le llaman Señor, Señor. Porque debemos ser justos como Él es justo. 1 Juan 3:7. Debemos ser perfectos como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. Mat 5:48. Debemos ser misericordiosos como él es misericordioso. Lucas 6:36. Debemos ser puros como Él es puro. 1 Juan 3:2-3. Debemos ser como él es. 1 Juan 4:17. No hay flexibilidad y no hay equivocación en ninguno de estos requisitos.

El fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fe, benignidad [o mansedumbre, o humildad ], y dominio propio.
Esto involucra el poder de Dios deshaciéndolo de la naturaleza pecaminosa que incluye adulterio, inmoralidad sexual, impureza, desenfreno, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, ira, egoísmo, disensiones, divisiones, envidia, homicidios, borracheras, fiestas [con fuertes cantos, bailes, y bebidas alcohólicas] y cosas semejantes a éstas.
Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne [la naturaleza pecaminosa] con sus pasiones y deseos [concupiscencias y afectos]. Gal 5:19-24

Todo árbol que no lleva buen fruto es cortado y echado en el fuego. Mat 7:19

3 ¡Generación de víboras! ¿Cómo podréis vosotros, siendo malos, hablar cosas buenas? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. No lea esto pensando que los judíos eran especialmentes impíos porque todos los hombres son víboras impíos hasta que sus corazones son limpiados por la gracia de Dios para llegar a ser puros de corazón. El hombre es egoísta y su corazón está contaminado hasta que sea limpiado:

Jesús dijo: .. desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los robos, las avaricias, las maldades, el engaño, la falta de restricción, el ojo maligno [envidia], la blasfemia, el orgullo y la insensatez. Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre. Marcos 7:21-23

Note que a menos que su corazón haya sido limpiado, usted está contaminado - usted es como un animal hambriento que se sirve a sí mismo, en vez de a otros.
La sección del Padre Nuestro que dice líbranos del mal, significa ser liberado del mal en su corazón, lo cual es salvación.

Aunque podamos esconder nuestro enojo; aunque podamos evitar cometer adulterio; aunque podamos restringir nuestra carne para que no corra hacia el mal ni lo alcance; no podemos cambiar el hecho de que nos enojamos, de que miramos a otros para desearlos, que queremos más, etc.; somos criaturas egoístas resueltas a agradar a otros. Sólo el poder de Dios puede quitar nuestra naturaleza humana egoísta. Para llegar a ser agradables a Dios; para deshacernos de nuestros corazones contaminados; debemos ser cambiados completamente por el poder de Dios para recibir un nuevo corazón, mente, y espíritu.

Los hombres son malos es debido a la caída de Adán, la cual William Penn describe elocuentemente:

"Esto lo sacó del paraíso; y en vez de ser amo de todo el mundo, Adán llegó a ser el más desdichado vagabundo de la tierra. ¡Un cambio extraño! En vez de llegar a ser como dioses, ellos cayeron por debajo de las mismas bestias; en comparación de quienes, aún Dios los había hecho como dioses. La lamentable consecuencia de esta gran deserción ha sido un intercambio de inocencia por culpa, y de un paraíso por un desierto. Pero, lo que es aún peor, en este estado Adán y Eva tenían otro dios aparte del único Dios viviente y verdadero; y aquél que los sedujo a todo este mal, los llenó de conocimiento vano, y sabiduría destructiva - la habilidad de las mentiras y las equivocaciones, los cambios, evasiones y excusas. Ellos habían perdido su sencillez y sinceridad; y de un corazón recto, con la imagen del cual Dios había hecho al hombre, el [hombre] llegó a ser una serpiente torcida, entretejida, y retorcida; la imagen de ese espíritu injusto de la serpiente, ante cuyas tentaciones ellos cedieron con su obediencia su paraíso de felicidad.

Ni está esto limitado a Adán; porque todos, quienes han quedado cortos de la gloria de dios, son nacidos hijos de su desobediencia".

Cada uno de nosotros es parte de la naturaleza humana caída, que camina con una mente e imaginación que en vez de estar en la imagen espiritual de Dios, está en la imagen de Satanás y es incapaz de ser agradable a Dios. Cada uno de nosotros es esclavo de nuestros deseos por más (lujuria), nuestro orgullo, inmoralidad sexual, enojo, placeres, pasiones, etc.; cada uno de nosotros es un ser egoísta y pecaminoso.

La cristiandad deja a la gente viviendo en los deseos de la carne, cumpliendo los deseos de la carne y los de los pensamientos de sus mentes, así como el resto de los hombres; ellos son dejados en su naturaleza pecaminosa, caminando de acuerdo a la carne, cuyo fin es satisfacer las cosas de la carne; en sus lujurias, deseos, afectos, placeres, orgullo, ira, vanidad, temor, preocupaciones, planes, etc.; ellos son dejados en conformidad con los caminos del mundo y al príncipe de la potestad del aire [Satanás], Efe 2:2-3

Sin embargo, Jesús está ansioso de destruir el pecado y las obras del mal en nosotros — si nosotros vamos a él.
Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo. 1 Juan 3:8

4 Pero yo os digo que en el día del juicio los hombres darán cuenta de toda palabra ociosa que hablen. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. A menos que su lengua esté controlada por el Espíritu de Dios, sus palabras vienen del maligno: Pero sea vuestro hablar, 'sí', 'sí', y 'no', 'no'. Porque lo que va más allá de esto, procede del maligno [el espíritu de Satanás dentro de usted]. Mat 5:37. Hasta que el árbol sea hecho santo, da espinas; hasta que usted sea hecho santo, sus palabras son de Satanás, y esas palabras serán parte de su condenación en el día del juicio; por lo tanto, hable tan poco como sea posible, y esfuércese para alcanzar la perfección de modo que todas sus palabras sean proporcionadas por el Espíritu antes de que usted hable, y que todas sus palabras sean perfectas y virtuosas.

Antes de que usted sea perfecto, usted habla con su mente carnal, la cual es enemistad contra Dios; por lo tanto todos nosotros deberíamos practicar hablar lo menos posible. Los siguientes mensajes de la Palabra del Señor en el interior son para ayudarnos a minimizar nuestras palabras:(las palabras en paréntesis no son del Señor y han sido añadidas para obtener más entendimiento.)

De la Palabra del Señor en el interior:

Esto será difícil al principio, pero llegará a ser más fácil con la práctica. No comience una conversación no planeada diciendo, Hola, ¿cómo estás?, simplemente salúdelos con la mano. Use correo electrónico en vez de iniciar conversaciones por teléfono. Habrá veces cuando sea absolutamente necesario que usted inicie una comunicación oral; haga que sean tan pocas como sea posible. Cuando se le haga una pregunta, responda o no si es posible; y si no es posible, permanezca conciente de lo que está diciendo a medida que habla, diciendo tan pocas palabras como sea posible. Vigile su reacción a otros cuando hablan, y se dará cuenta que le pone poca atención a lo que ellos están diciendo y más bien está pensando qué decir después; desafortunadamente eso es lo que son la mayoría de las conversaciones — escucharse a uno mismo hablar.

En su trabajo a menudo es necesario comunicarse oralmente; algunos de ustedes incluso tienen trabajos en los cuales están dando apoyo por teléfono. Mi consejo es practique dar respuestas cortas, y evite tratar de establecer una buena relación contando historias de la guerra o haciendo preguntas sin sentido como por ejemplo "¿Cómo está hoy?," o "¿Cómo está el clima por allá?," o "¿qué le pareció el equipo de fútbol xxx?" "¿quién es su yyy favorito?", etc. El punto es: limítese a hablar de negocios.

Los primeros cuáqueros practicaron hablar tan pocas palabras como fuera posible, como describe William Penn a continuación, extraído de su Introducción al Diario de Jorge Fox:

" Ellos recomendaron el silencio por medio de su ejemplo, teniendo muy pocas palabras en todas ocasiones. Ellos tenían una palabra cuando hacían negocios, y las muchas palabras de sus clientes no los podían tentar, teniendo más consideración de la verdad que de las costumbres, del ejemplo que de las ganancias. Buscaron la soledad, pero cuando estaban en compañía, ellos ni usaban ni oían a propósito discusiones innecesarias o ilícitas. De esa manera conservaron sus mentes puras y sin las perturbaciones provenientes de pensamientos o diversiones inútiles."

Si alguien parece ser religioso y no refrena su lengua, sino que engaña a su corazón [pensando que son religiosos], la religión del tal es vana. Santiago 1:26

Porque todos erramos en muchas cosas. Si alguno no erra en palabra, éste es hombre cabal. Santiago 3:2
Por lo tanto si usted va a ser condenado por hablar palabras ociosas,
y si usted no puede controlar sus palabras a menos que sea perfecto,
entonces la perfección obviamente es necesaria para ser justificado.
Debemos hacer el árbol bueno (perfecto) para producir buen fruto, o será cortado y echado en el fuego.

Considerad también los barcos: Aunque son tan grandes y son llevados por impetuosos vientos, son dirigidos con un timón muy pequeño a dondequiera, dondequiera que el piloto quiera ir.
Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. ¡Mirad cómo un fuego tan pequeño incendia un bosque tan grande!
Y la lengua es un fuego; es un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y es la que contamina el cuerpo entero. Prende fuego al curso de nuestra vida, y es inflamada por el infierno.
Pues fieras y aves, reptiles y criaturas marinas de toda clase pueden ser domadas, y han sido domadas por el ser humano.
Pero ningún hombre puede domar su lengua; porque es un mal incontrolable, llena de veneno mortal. Santiago 3:4-8
. (Sólo a gracia de Dios puede domar la lengua del hombre.)

Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; el que cierra sus labios es considerado un hombre de entendimiento. Prov 17:28

El necio da rienda suelta a todo lo que está en su mente, mas el sabio la contiene. Prov 29:11

En las muchas palabras no falta pecado, pero el que refrena sus labios es prudente. Pro 10:19

La muerte y la vida están en el poder de la lengua, y los que gustan usarla comerán de su fruto. Pro 18:21

5 Cualquiera que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre. Y ¿cómo puede uno hacer la voluntad de Padre?

Entonces de la nube salió una voz que decía:
"Éste es mi Hijo, el Escogido. A él oíd [crean y obedezcan]." Lucas 9:35


Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras, y las hace [las practica y las obedece].
Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos de manera segura sobre una roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo sacudir, porque estaba fundada sobre una roca.
Pero el que oye y no hace es semejante a un hombre que edificó su casa sobre tierra, sin cimientos. El torrente golpeó con ímpetu contra ella; en seguida cayó, y fue grande la ruina de aquella casa. Lucas 6:46-49


Escuchad mi voz y obedecre mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo.
Andad completamente en todo camino que os he mandado. Jer 7:23


El que me ama, mi palabra guardará [me obedecerá, practicará mis enseñanzas].
Y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos nuestra morada con él.
El que no me ama no guarda [y obedece] mis enseñanzas. Juan 14:23-24

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo