La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 23

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Entonces habló Jesús a la multitud y a sus discípulos,

 2 diciendo: "Los escribas y los fariseos están sentados en la cátedra de Moisés.

 3 Así que, todo lo que os digan hacedlo y guardadlo; pero no hagáis según sus obras, porque ellos dicen y no hacen.

 4 Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos mismos no las quieren mover ni aun con el dedo.

 5 Más bien, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Ellos ensanchan sus filacterias y alargan los flecos de sus mantos. [Muchos usan túnicas para verse santos. Los católicos incluso usan extraños sombreros con sus túnicas. Algunos usan largas cruces alrededor de sus cuellos. Otros sólo se visten con sus vestiduras más finas. Todo se hace para dejar una impresión sobre los hombres, para aparecer santos.]

 6 Aman los primeros asientos en los banquetes y las primeras sillas en las sinagogas, [Ellos se sientan en la plataforma, se paran en púlpitos elevados.]

 7  las salutaciones en las plazas y el ser llamados por los hombres: Rabí [maestro, señor, reverendo, pastor, padre, doctor], Rabí.

 8 "Pero vosotros, no seáis llamados Rabí [maestro]; porque uno solo es vuestro Maestro,1 y todos vosotros sois hermanos.

 9 Y no llaméis a nadie vuestro Padre en la tierra, porque vuestro Padre que está en los cielos es uno solo.

 10 Ni os llaméis maestro (líder), porque vuestro Maestro (líder) es uno solo, el Cristo.2 [Note que Jesús no dice: "Yo soy vuestro maestro." Él dijo: "el Cristo;" Cristo significa la unción o con el espíritu de Dios. De modo que Jesús nos está diciendo que la unción, o el espíritu de Dios, es su única maestro. Ahora mire lo que Juan está diciendo: Y en cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Y en cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Pero, como la misma unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no falsa, así como os enseñó, permaneced en él. 1 Juan 2:27. Note que él habla de la unción y dice "permaneced en él;" habla del espíritu como de una "él", a quien Jesús identifica como "el Cristo".]

 11 Pero el que es mayor entre vosotros será vuestro siervo;

 12 porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

 13 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres. Pues vosotros no entráis, ni dejáis entrar a los que están entrando.3

 14 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque devoráis las casas de viudas y como pretexto hacéis largas oraciones. ¡Por esto recibiréis mayor condenación!

 15 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque recorréis mar y tierra para hacer un solo prosélito; y cuando lo lográis, le hacéis un hijo del infierno dos veces más que vosotros.4

 16 "¡Ay de vosotros, guías ciegos! Pues decís: 'Si uno jura por el santuario, no significa nada; pero si jura por el oro del santuario, queda bajo obligación.'

 17 ¡Necios y ciegos! ¿Cuál es más importante: el oro o el santuario que santifica al oro?

 18 O decís: 'Si uno jura por el altar, no significa nada; pero si jura por la ofrenda que está sobre el altar, queda bajo obligación.'

 19  ¡Ciegos! ¿Cuál es más importante: la ofrenda o el altar que santifica a la ofrenda?

 20  Por tanto, el que jura por el altar, jura por el altar y por todo lo que está sobre él.

 21 Y el que jura por el santuario, jura por el santuario y por aquel que habita en él.

 22 Y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por aquel que está sentado sobre él.

 23 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque diezmáis la menta, el anís y el comino; pero habéis omitido lo más importante de la ley, a saber, el juicio, la misericordia y la fe. Era necesario hacer estas cosas sin omitir aquéllas.

 24 ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito pero tragáis el camello!

 25  "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque limpiáis lo de afuera del vaso o del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno. [Ellos se visten con vestiduras finas, y prentenden ser muy santos; pero a menos que sean cambiados por el poder de Dios, como todos los hombres, sus corazones están llenos de maldad, ya que están inmundos e impuros. Siendo codiciosos, ellos toman un salario de sus contribuciones, y por su posición ellos gobiernan sobre usted.]

 26  ¡Fariseo ciego! ¡Limpia primero el interior del vaso para que también el exterior se haga limpio! [Su corazón debe ser purificado y limpiado, aún perfeccionado; entonces usted es como Jesús, capaz de testificar, enseñar, o predicar; de otra manera usted es un guía ciego que lleva a sus seguidores al hoyo y al cautiverio. Para no ser excluído del cielo, todos deben llegar a ser puros y santos antes de morir.]

 27 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados que, a la verdad, se muestran hermosos por fuera; pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda impureza. [El corazón de todo hombre está lleno de impureza, la cual nos contamina, como Jesús nos dijo, (haga clic para ver). Un hombre contaminado es excluído del cielo, no importa lo que digan sus labios. Jesús vino a sarlvarnos del mal en nosotros mismos, pero nosotros debemos ir a Él, exponernos a nosotros mismos a sus instrucciones, y después obedecer fielmente lo que Él nos diga que hagamos — este es el camino a la cruz, y no hay ninguna otra manera de ser excluído del cielo.]

 28  Así también vosotros, a la verdad, por fuera parecéis justos a los hombres; pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad [pecado].5 [Vestirse elegante con la mejor ropa de domingo sirve para hacer una fina demostración de aparencia externa, pero eso no limpia su corazón que está lleno de pecado: lujuria, inmoralidad sexual, codicia, ira, avaricia, orgullo, envidia, etc. Los ministros con sus vestiduras, escenarios, púlpitos, coros, y música de acompañamiento, producen un buen entretenimiento en escena; pero en sus actuaciones ministeriales, los ministros del cristianismo enseñan que el pecado es excusado porque ellos mismos están llenos de codicia, inmoralidad sexual, ira y orgullo  — hipocresía e iniquidad.]

 29 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque edificáis los sepulcros de los profetas y adornáis los monumentos de los justos,

 30 y decís: 'Si hubiéramos vivido en los días de nuestros padres, no habríamos sido sus cómplices en la sangre de los profetas.'

 31 Así dais testimonio contra vosotros mismos de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.

 32 ¡Colmad también vosotros la medida de vuestros padres!

 33 "¡Serpientes! ¡Generación de víboras! ¿Cómo os escaparéis de la condenación del infierno?

 34 Por tanto, mirad; yo os envío profetas, sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas y perseguiréis de ciudad en ciudad,

 35 de manera que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el santuario y el altar. [Así como los judíos mataron a los profetas, pensando que eran impíos; así como los judíos mataron a Jesús y a Esteban, pensando que eran impíos; así como los católicos romanos torturaron y mataron a 9.000.000 de almas en sus inquisiciones, pensando que eran impíos; así también los episcopales, presbiterianos, bautistas y congregacionalistas encarcelaron a decenas de miles, confiscaron las propiedades de decenas de miles, y mataron a mil de los primeros cuáqueros — pensando que eran impíos.]

 36 De cierto os digo, que todo esto recaerá sobre esta generación.

 37  "¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados!6 ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, así como la gallina junta sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste [venir a mí y creer en mí]!

 38 He aquí, vuestra casa os es dejada desierta,

 39  porque os digo que desde ahora no me veréis más hasta que digáis: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!"


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 porque uno solo es vuestro Maestro, y todos vosotros sóis hermanos. ¿Quién es ese Maestro? En el versículo 10, él nos dice que nuestro único Maestro es "el Cristo." Note que Jesús no dijo: "Yo soy vuestro maestro." Él dijo: "el Cristo;" Cristo significa la unción o con el espíritu de Dios. Por lo tanto Jesús les está diciendo que la unción, o el espíritu de Dios, es su único maestro. El hombre Jesús no puede ser nuestro maestro; él ya no es un hombre en la tierra. Ni tampoco puede su palabra escrita ser nuestro Maestro porque como dijo Pablo: la letra [la Biblia} mata, pero el Espíritu da la vida, 2 Cor 3:6; y Jesús dijo: las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida, Juan 6:63. La unción es nuestro único Maestro, 1 Juan 2:27; la unción es el Espíritu de Dios. La Luz, que es Cristo, está en cada hombre que viene al mundo, Juan 1:7,9; a cada hombre le es dada manifestación del Espíritu para el bien de todos. 1 Cor 12:7. El Espíritu Santo nos ha sido prometido para enseñarnos todas las cosas y para guiará a toda la verdad - este es el Maestro al cual Jesús se refiere.

y todos vosotros sóis hermanos. Cuando los hermanos son maduros, pueden enseñarse el uno al otro lo que oyen que la Palabra de Dios habla en sus corazones.  La palabra de Cristo habite abundantemente en vosotros, enseñándoos y amonestándoos los unos a los otros [con palabras de Cristo en sus corazones, Rom 10:8, Deut 30:10-14] en toda sabiduría con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando con gracia a Dios en vuestros corazones. Col 3:16; en este versículo Pablo le está hablando a los hermanos maduros, quienes pueden oír la Palabra de Dios en el interior de sus corazones, y pueden compartir sus enseñanzas a medida que las reciben - edificando así el cuerpo entero. Él no está hablando a hermanos inmaduros, que no pueden enseñar, que están limitados a leche y no alimento sólido. Heb 5:12

2 porque vuestro maestro es uno solo, el Cristo. Note que Jesús no dice: "Yo soy vuestro maestro." Él dijo: "el Cristo;" Cristo significa la unción o con el espíritu de Dios. De modo que Jesús nos está diciendo que la unción, o el espíritu de Dios, es su única maestro. Ahora mire lo que Juan está diciendo: Y en cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Y en cuanto a vosotros, la unción que habéis recibido de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que alguien os enseñe. Pero, como la misma unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no falsa, así como os enseñó, permaneced en él. 1 Juan 2:27. Note que él habla de la unción y dice "permaneced en él;" habla del espíritu como de una "él," a quien Jesús identifica como "el Cristo." Juan pronunció este versículo, (27), porque habían personas que estaban tratando de seducir a los hermanos con enseñanzas falsas. Juan también nos dice quién es el antiCristo: todo espírtu que no confiesa al Cristo* es el anticristo. 1 Juan 4:3; todo espíritu que no reconoce a Cristo, la unción, como su Señor es el anticristo.

* Algunos textos griegos dicen Jesús, otros dicen Jesucristo, algunos más antiguos dicen el Cristo (vea la nota número 3 de la Biblia griega NetBible [en inglés]).

3 Si usted es un maestro o predicador, ¡cuidado! Los únicos a los cuales Cristo les habló con palabras duras, eran los cambiadores de dinero en el templo y los maestros religiosos de ese tiempo, los fariseos. Sus severas críticas incluían: (haga click para verlas todas)

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres. Pues vosotros no entráis, ni dejáis entrar a los que están entrando. Mat 23:13. ¡Ay de vosotros, abogados religiosos! Porque habéis quitado la llave del conocimiento. Vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo habéis impedido. Lucas 11:52

Si usted no está llevando a otros al reino de Dios en el interior (mientras todavía estamos vivos en la tierra, sin tener que morir primero), usted también está bloqueando el camino igual que los fariseos a los cuales Jesús criticó severamente. Si sus enseñanzas no están enfocadas como primera prioridad en buscar el reino del cielo y su justicia, el cual está dentro de usted y no viene con señales visibles, usted es igual que los fariseos a quienes Cristo criticó severamente. Si él está predicando que usted tiene que morir para ir al cielo, entonces el está bloqueando el camino al reino; y él es un guía ciego que lleva a sus seguidores hacia el hoyo y el cautiverio.

4 recorréis mar y tierra para hacer un solo prosélito; y cuando lo lográis, le hacéis un hijo del infierno dos veces más que vosotros.
El que conmigo no recoge, desparrama
.
Lucas 11:23, Mat 12:30 (Recoger con él, es por medio de su dirección).
Cuando usted testifica, enseña, o predica por él, no con él, usted está esparciendo las ovejas.
Recoger con él, es recoger con sus mandados específicos, y las palabras proporcionadas en ese momento.
Si usted lleva a alguien al Señor sin tener sus instrucciones específicas, su prosélito es dos veces más apto para el infierno que usted.
Debido a que usted no ha sido perfeccionado completamente, no sabe cómo ayudar a su prosélito para que crezca; de modo que su prosélito será espiritualmente más debil que usted. Pero ya que usted le dijo que sí va a ir al cielo, él permanece cómodo con su vida pecaminosa y por lo tanto es dos veces más apto para el infierno que usted.
Ahora, si su converso sale a testificar y predicar, aquellos a los cuales él alcance serán dos veces más aptos para el infierno que él; y así cada generación se hace más y más débil en la verdad, pero más y más fuerte en el pecado. Así es exactamente como, con el tiempo, los católicos y las denominaciones protestantes han llegado a ser más y más tolerantes del pecado. Cada generación llega a estar más envuelta en el mal, y con el tiempo las sectas se hacen más y más tolerantes del pecado.

Nadie puede venir a mí, a menos que el Padre que me envió lo traiga y le de el hambre para venir a mí; Juan 6:44
El Padre atrae a las personas con una combinación de picaduras para despertarlas y amor para atraerlas.
De la Palabra del Señor en el interior:

"Ningún hombre puede venir a mí a menos que haya tenido una experiencia que le destroce la vida."
"La mayoría de la gente pasa por la vida sin necesitar nunca, ni buscar nunca una solución duradera."
Él no nos puede enseñar a menos que seamos plenamente conscientes de las picaduras.

Usted debe ser enviado específicamente:

Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies. Mat 9:38
¿Y cómo predicarán sin que sean enviados? Rom 10:15
"Yo no enviaba a aquellos profetas, pero ellos corrían [antes de mí]. Yo no les hablaba, pero ellos profetizaban. Si hubieran estado en mi consejo secreto, entonces habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y les habrían hecho volver de su mal camino y de la maldad de sus obras. Jeremías 23:21-22
Mentira profetizan los profetas en mi nombre. Yo no los he enviado, ni les he mandado ni les he hablado. Jer 14:14

El que habla de sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y en él no hay injusticia. Juan 7:18
Note, el Padre sabe a quién él ha preparado al atraerlo; pero usted no sabe a menos que usted sea enviado específicamente por él, quien le dice lo que tiene que hacer, cuándo hacerlo, y después le da las palabra para decir cuando usted llegue.
Si usted habla lo que está en su propia mente, sin oír exactamente lo que debe decir, usted está buscando su propia gloria también.

Tú estás persuadido de que eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas, instructor de los que no saben, maestro de niños, teniendo en la ley la completa expresión del conocimiento y de la verdad. Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas contra el robo, ¿robas? Rom 2:19-22
Usted está robando las palabras de los santos, citando la Biblia con su mente carnal, con las palabras de su imaginación impía.

5 Porque limpiáis lo de afuera del vaso o del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno. ¡Limpia primero el interior del vaso para que también el exterior se haga limpio! ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados que, a la verdad, se muestran hermosos por fuera; pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda impureza....Así también vosotros, a la verdad, por fuera parecéis justos a los hombres; pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad [pecado]. No lea esto y asuma que sólo se aplica a los fariseos judíos. Jesús nos está diciendo a todos que debemos tener un corazón limpio; nuestras partes internas están llenas de codicia y lujuria y maldad, hasta que él nos limpia, hasta que él nos purifica, hasta que él nos limpia, hasta que él nos libera de todo pecado, hasta que él nos perfecciona — hasta entonces no somos nada más que bestias egoístas, completamente no aptos para estar en la compañía de Dios.

Jesús nos dice qué contamina nuestros corazones y debe ser destruído:

Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las inmoralidades sexuales, los robos, los falsos testimonios y las blasfemias.
Estas cosas son las que contaminan al hombre; Mat 15:19-20


Lo que del hombre sale, eso contamina al hombre.
Porque desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los robos,
las avaricias, las maldades, el engaño, la falta de restricción, el ojo maligno [envidia], la blasfemia, el orgullo y la insensatez.
Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre. Marcos 7:20-23

Podemos hacer una buena demostración con nuestras mejores ropas de domingo. Todos podemos pretender ser cariñosos y amables. Todos podemos cuidar nuestras palabras para no mostrar nuestro enojo. Todos podemos llevar nuestras Biblias para vernos santos. Todos podemos ponernos una cruz en nuestro cuello o solapa. Pero eso no engaña a Dios, quien ve nuestros corazones, quien oye cada pensamiento, quien sabe lo que está en nuestro corazón aún más allá de lo que pensamos. Dios nos llama hipócritas si estamos pecando y diciendo que somos religiosos; Él dice que nuestros labios pronuncian alabanzas pero nuestros corazones están lejos de Él. Él sabe todo porque está en todos nosotros desde el nacimiento; la Luz y la Palabra, Cristo, está en el corazón de todo hombre, mientras nosotros lo arrastramos por la suciedad y el lodazal de nuestros pecados. A menos que vayamos a él para ser limpiados, sólo podemos esperar ser excluídos del cielo al momento de morir.

El evangelio de Jesús promete la liberación de la esclavitud del pecado, el reino de Dios mientras están en la tierra, y la unión con Dios. Para hacer realidad las promesas de la gracia de Dios, usted debe buscarle, lo cual Jesús nos dijo que debemos hacer la prioridad más importante en la vida. Mat 6:33. Para buscarle a Él, él nos dijo que debíamos venir a Él. Él dijo que sentarnos a sus pies y escucharle era la buena parte, lo único necesario, y que no sería quitado. Por lo tanto nos sentamos en silencio humilde a medida que escuchamos su voz y sus palabras, y velar para ver sus revelaciones. Cuando oímos sus mandatos, nosotros le obedecemos. La Biblia le llama a esto esperar a Dios. Esperar a Dios es sentarse persistente en humilde silencioescuchar su voz y palabrasvelar para ver sus revelacionesoírsus mandatos, y después obedecerle. Esta espera es cómo recibimos las promesas del evangelio, incluyendo la salvación del pecado:

Y aparecerá una segunda vez, ya no para llevar el pecado, sino para traer completa salvación a los que le esperan persistente y pacientemente. Heb 9:28

 Y habiendo sido perfeccionado, [Jesús] llegó a ser Autor y fuente de eterna salvación para todos los que presten atención y le obedezcanHeb 5:9

Si usted muere cuando todavía está pecando, sería absolutamente miserable en el cielo; todos sus placeres y deseos, al no haber sido crucificados en la tierra, no estarán disponibles en el cielo, y usted será miserable sin ellos. Usted estará anhelando el viejo vino, que usted piensa que es mejor que el nuevo vino porque usted no ha sido preparado, crucificado, purificado (los odres nuevos) y liberado de sus deseos, enojo, deseos sexuales, resentimiento, envidia, codicia, mentiras, celos, necedad, fiestas, borracheras, placeres, etc. Aun sus pensamientos serían oídos por todos los que están a su alrededor; usted estaría aterrado, y desearía correr hacia la oscuridad donde esperaría que sus pensamientos no fueran oídos por nadie. El hombre debe crucificar sus pasiones y afectos en la cruz interna de la negación propia antes de que pueda disfrutar de la comunión en los cielos.

6 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados!Que Jesús fuera asesinado por los judíos que pensaron que le estaban haciendo un favor a Dios, no es sin precedentes. Muchos de los profetas judíos fueron asesinados por la clase gobernante de Israel, quienes se consideraban a sí mismos como muy religiosos; aquellos que fueron asesinados por las autoridades judías incluyeron:

Así como Jesús y muchos de los verdaderos profetas fueron asesinados, así también lo fueron Esteban, Santiago, y muchos otros de los primeros cristianos. Jesús dijo: viene la hora cuando cualquiera que os mate pensará que rinde servicio a Dios. Juan 16:2. Jesús está hablando acerca de personas religiosas: aquellos que creen que le están haciendo un servicio a Dios al matar a sus discípulos, a quienes ellos consideran como herejes. La gente del mundo, en particular la gente religiosa del mundo, odiará y perseguirá a cualquiera que verdaderamente haya nacido del Espíritu de Cristo. ¿Por qué? Porque aquellos que son nacidos del Espíritu le dirán a la gente religiosa del mundo que su religión es en vano. Así como Jesús le dijo a los judios, y ellos lo mataron. Así como los primeros cuáqueros le dijeron a los presbiterianos, episcopales, puritanos, y bautistas, quienes mataron a más de 800 de los primeros cuáqueros, ahorcando a cuatro en Boston. Pero como en aquel tiempo, el que fue engendrado según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así es ahora también. Gal 4:29. Todos los que estén decididos a vivir piadosamente en Cristo Jesús serán perseguidos. 2 Tim 3:12. Y entonces cuando estos discípulos de Jesús aparezcan otra vez, quienes habrán sido verdaderamente purificados, crucificados, y perfeccionados, ellos también serán perseguidos en gran manera por los cristianos una vez más.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo