La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 2

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Jesús nació en Belén de Judea, en días del rey Herodes. Y he aquí unos magos vinieron del oriente a Jerusalén,

 2 preguntando: --¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque hemos visto su estrella en el oriente y hemos venido para adorarle.

 3 Cuando el rey Herodes oyó esto, se turbó, y toda Jerusalén con él.

 4 Y habiendo convocado a todos los principales sacerdotes y a los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo.

 5 Ellos le dijeron: --En Belén de Judea, porque así está escrito por el profeta:

 6 Y tú, Belén, en la tierra de Judá, de ninguna manera eres la más pequeña entre los gobernadores de Judá; porque de ti saldrá un gobernante que pastoreará a mi pueblo Israel.

 7 Entonces Herodes llamó en secreto a los magos e indagó de ellos el tiempo de la aparición de la estrella.

 8 Y enviándolos a Belén, les dijo: --Id y averiguad con cuidado acerca del niño. Tan pronto le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.

 9 Ellos, después de oír al rey, se fueron. Y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegó y se detuvo sobre donde estaba el niño.

 10 Al ver la estrella, se regocijaron con gran alegría.

 11 Cuando entraron en la casa, vieron al niño con María su madre, y postrándose le adoraron. Entonces abrieron sus tesoros y le ofrecieron presentes de oro, incienso y mirra.1

 12 Pero advertidos por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su país por otro camino.

 13 Después que ellos partieron, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José, diciendo: "Levántate; toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Quédate allá hasta que yo te diga, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo."

 14 Entonces José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto.

 15 Y estuvo allí hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliese lo que habló el Señor por medio del profeta [Oseas], diciendo: De Egipto llamé a mi hijo.

 16 Entonces Herodes, al verse burlado por los magos, se enojó sobremanera y mandó matar a todos los niños varones en Belén y en todos sus alrededores, de dos años de edad para abajo, conforme al tiempo que había averiguado de los magos.

 17 Entonces se cumplió lo dicho por medio del profeta Jeremías, diciendo:

 18  Voz fue oída en Ramá; grande llanto y lamentación. Raquel lloraba por sus hijos, y no quería ser consolada, porque perecieron.

 19 Cuando había muerto Herodes, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José en Egipto,

 20 diciendo: "Levántate, toma al niño y a su madre, y ve a la tierra de Israel, porque han muerto los que procuraban quitar la vida al niño."

 21 Entonces él se levantó, tomó al niño y a su madre, y entró en la tierra de Israel.

 22 Pero, al oír que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allá; y advertido por revelación en sueños, fue a las regiones de Galilea.

 23 Habiendo llegado, habitó en la ciudad que se llama Nazaret. Así se cumplió lo dicho por medio de los profetas, que había de ser llamado nazareno.2


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 le ofrecieron presentes de oro, incienso y mirra. Esta es la supuesta razón para intercambiar regalos durante la Navidad; pero note que los reyes le dieron regalos al nuevo Rey de los judíos, a quien ellos vinieron a adorar, creyendo que él era un dios. Por lo tanto, ¿cómo se puede eso transformar en que la gente de se regalos los unos a los otros? No se puede. El intercambio de regalos era una larga tradición romana, que celebraba a su dios, Saturno. Esta celebración de indulgencia en los placeres, llamada saturnales, se llevaba a cabo en una semana, terminando el 23 de diciembre, y después extendida hasta el 25 de diciembre. El 25 de diciembre también era el cumpleaños del Invencible Dios Sol de Roma, el solsticio de invierno. En el año 336 d.C., el emperador romano Constantino* oficialmente convirtió estas tradiciones paganas en la fiesta "cristiana" conocida como la navidad, y con ella el intercambio de regalos continúa hasta hoy. De ninguna manera nosotros imitamos la manera en que los reyes magos honraron a Dios con sus regalos, ya que generalmente damos regalos a personas que no tienen ninguna necesidad y esperando otro regalo a cambio; más bien alentamos la codicia, el materialismo, el uso derrochador de la creación, y el orgullo. Cuando los orígenes de la navidad fueron reconocidos por primera vez, su celebración el la Europa protestante casi desapareció entre los años 1640 y 1800, sólo para ser revivida otra vez por el sentimiento de culpa generado por Ebenezer Scrooge en el libro de Charles Dicken llamado Un cuento de Navidad.

*El emperador romano Constantino, efectivamente había llegado a ser la cabeza de la iglesia "cristiana". Él había mandado a hervir a su esposa hasta la muerte, envenenado a su hijo, y autorizó la persecución en contra de una secta cristiana (los donatistas) que disentían de la doctrina católica oficial, y esta persecución incluyó la toma de todas las propiedades de la secta, el exilio de todos los líderes de la secta, y fuerza armada en contra de otros; esta fue la priemra vez en que "cristianos" perseguían a "cristianos." Así como el libro de Apocalípsis en la Biblia lo predijo, la iglesia había adulterado con los reyes de la tierra, cuyas motivaciones eran la codicia, los deseos carnales, el poder, y la fama; así los emperadores romanos prostituyeron la iglesia, que llegó a ser la Ramera de Babilonia. Con la bota aplastante del ejército romano, la iglesia verdadera fue aniquilada para el año 388 d.C.

Cristo es la colina de incio y el monte de mirra. Cantares 4:6: Me iré al monte de la mirra y a la colina del incienso, hasta que raye el alba y huyan las sombras. Note, hasta que raye el alba (hasta que el lucero de la mañana aparezca en su corazón, el cual es la luz que brilla para dar conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo Jesús; hasta que comienza el día y se va la oscuridad, huimos hacia la montaña, la cual es Cristo, para permanecer en él. Del Libro 6 de Jorge Fox:

Cristo es la montaña que llenó toda la tierra: Entonces se desmenuzaron también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro; y se volvieron como el tamo de las eras en verano. El viento se los llevó, y nunca más fue hallado su lugar. Y la piedra que golpeó la estatua se convirtió en una gran montaña que llenó toda la tierra. Dan 2:35.

Esta piedra, la cual es Cristo, despedaza a esos grandes Goliats, y sus reinos; la gran imagen de oro era la monarquía babilónica, y la de plata era la monarquía de los Medos y los Peras; y la de bronce, era la monarquía griega; y el hierro y el barro era la monarquía romana; y en los días de la monarquía romana vino Cristo, quien dijo: ‘Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra, y su reino no era de este mundo.’ Mat 28:8. Y así en los días de estas cuatro monarquías, que fueron llamadas la gran imagen, el reino de Cristo fue establecido, que permanece para siempre. Por lo tanto Cristo es la piedra, que despedaza esta gran imagen, ‘y se convirtió en una gran montaña que llenó toda la tierra.’ Dan 2:35-45. Tome nota, esta montaña se hizo tan grande que llenó toda la tierra, y si llena toda la tierra, entonces toda la gente de la tierra la puede ver.

Esta imagen de oro, plata, bronce, hierro y barro eran las cuatro monarquías que la piedra despedazó; Y en los días de esos reyes, el Dios de los cielos levantará un reino que jamás será destruido, ni será dejado a otro pueblo. Éste desmenuzará y acabará con todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre. Dan 2:44

Isaías y Miqueas dijeron: ‘Acontecerá en los últimos días que el monte de la casa de Jehovah será establecido como cabeza de los montes, y será elevado más que las colinas; y correrán a él todas las naciones. Muchos pueblos vendrán y dirán: "Venid, subamos al monte de Jehovah, a la casa del Dios de Jacob, para que él nos enseñe sus caminos, y nosotros caminemos por sus sendas." Isa 2:2-3, Miqueas 4:2. ¿No es esta montaña que fue establecida por encima de todos los montes, y elevada más que todas las colinas, Cristo Jesús, la montaña que llena toda la tierra, hacia quien deben fluir todas las naciones, para que aprendan los caminos de Dios, y a caminar en sus sendas? ¿Y Cristo, esta santa montaña, por medio de quien fueron hechas todas las cosas, que llena toda la tierra, acaso no ilumina a todo hombre que viene al mundo, con su luz, que es la vida de Cristo, (yo digo, eso con su luz verdadera), para que todos puedan ver a Cristo, que es la grande y santa montaña, que llena toda la tierra? Sí, yo digo, todos los hombres que vienen al mundo, en Europa, Asia, Africa, y America, Cristo ilumina a todo aquel que viene al mundo, para que con su luz ellos lo puedan ver, la gran montaña que llena toda la tierra, exaltado sobre todo monte y toda colina en la tierra; porque Cristo, la gran montaña, que llena toda la tierra, es el Monte Sión en la Nueva Jerusalén celestial.

Este es el reino de Cristo: Lo dilatado de su dominio y la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afirmarlo y fortalecerlo con derecho y con justicia, desde ahora y para siempre. Isa 9:7. Este es el reino que podemos entrar mientras estamos en la tierra y estar allí para siempre, y Jesús vino a hacer este reino más accesible para nosotros y lo que él predicó:

¡Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado! Mat 4:17

2 Habiendo llegado, habitó en la ciudad que se llama Nazaret. Así se cumplió lo dicho por medio de los profetas, que había de ser llamado nazareno. En nuestras versiones actuales del Antiguo Testamento, no hay referencias así de directas en los libros de los profetas. La mayoría de los eruditos le atribuyen esto al hecho de que cualquier persona de Nazaret era despreciada por el resto de Israel en esos tiempos; por lo tanto ser llamado un nazareno es simplemente otra referencia a cómo Jesús era despreciado por Israel. La referencia al plural profetas le da credibilidad a este punto de vista, que los siguientes versículos también apoyan:

Pero yo soy un gusano y no un hombre, objeto de la afrenta de los hombres y despreciado del pueblo. Todos los que me ven se burlan de mí. Estiran los labios [hacen muecas] y mueven [sacuden] la cabeza. Sal 22:6-7.

Subió como un retoño delante de él, y como una raíz de tierra seca. No hay parecer en él, ni hermosura; lo vimos, pero no tenía atractivo como para que lo deseáramos. Fue despreciado y desechado por los hombres, varón de dolores y experimentado en el sufrimiento. Y como escondimos de él el rostro, lo menospreciamos y no lo estimamos. Isa 52:2-3.

La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser la principal del ángulo. Sal 118:22.

Este punto de vista (que nazareno era simplemente una expresión de desprecio), es sólidamente apoyada por el comentario despectivo de Natanael a Felipe, con respecto al origen de Jesús: Felipe encontró a Natanael y le dijo: --Hemos encontrado a aquel de quien Moisés escribió en la Ley, y también los Profetas: a Jesús de Nazaret, el hijo de José. Y le dijo Natanael: --¿De Nazaret puede haber algo de bueno? Le dijo Felipe: --Ven y ve. Juan 1:45-46. Para más credibilidad de esta explicación está el hecho de que Dios típicamente escoje aquellos que tienen poca reputación para recibir sus favores; por lo tanto, debido a que Nazaret era despreciado por el resto de Israel, se podría esperar que Dios favoreciera a esa región con el origen del Mesías, para confundir así a los sabios y los que se creen justos.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo