La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 6

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 "Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos por ellos. De lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.

 2 Cuando, pues, hagas obras de misericordia, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. De cierto os digo que ellos ya tienen su recompensa.

 3 Pero cuando tú hagas obras de misericordia, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha,

 4 de modo que tus obras de misericordia sean en secreto. Y tu Padre que ve en secreto te recompensará. [Sus ofrendas siempre serán privadas, no públicas. Pero, cuando usted haya sido liberado de sus pecados y del mal en su corazón, la luz de Dios resplandecerá en su corazón, para guiar sus pensamientos, palabras, y obras, para que el mundo pueda ver muchas de sus buenas obras, y glorificar al Padre que está en el cielo.]

 5 "Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que aman orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. De cierto os digo que ya tienen su recompensa.

 6 Pero tú, cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en secreto te recompensará.

 7 Y al orar, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que serán oídos por su palabrería.

 8 Por tanto, no os hagáis semejantes a ellos, porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis.

 9 [La oración del Padre Nuestro ha sido repetida por la mayoría de la gente muchas, muchas veces. Pero el significado verdadero ha estado escondido de la mayoría a través de los siglos. Por esta razón, se ha añadido una corta explicación para cada versículo. El texto entre paréntesis (corchetes) es comentario o aclaración.]

   Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre, [Tu nombre es santo. No mencionemos el(los) nombre(s) de Dios en expresiones profanas; ese es un hábito sucio. Tomar el nombre de Dios en vano es hablar acerca de Dios o de Cristo antes de que su corazón haya sido limpiado de su contaminación; ya que todos los corazones de los hombres no regenerados están contaminados antes de ser purificados. Como escribió Jorge Fox: "los que hablan de Cristo, y no caminan en él; los que le profesan, y no le poseen; .. los que profesan que Cristo es el camino, y no caminan en el camino, la verdad, y la vida; todos ellos hablan, y no caminan, y deshonran a Dios, y hacen que su santo nombre sea blasfemado entre aquellos que no hacen tal profesión." De la Palabra de Dios dentro de mi corazón: "Jesús es un nombre poderoso que debe ser declarado en todos los mundos por venir. Cuida y proteje su nombre."]

 10 venga tu reino, sea hecha tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra. [El reino viene a aquellos que buscan el reino como la prioridad más importante de sus vidas, y este reino está en el interior y alrededor de nosotros y no viene con señales visibles o externas. Cuando somos trasladados al reino mientras todavía estamos en la tierra, Tu voluntad puede ser hecha por nosotros, (con tus pensamientos, palabras, y acciones ordenadas por tí), en la tierra, así como tu voluntad se hace en el cielo. Porque cuando tú estés en tu reino, te oiremos decirnos qué decir, juzgar a medida que nos dices que juzguemos, y hacer lo que tú nos muestres que debemos hacer — así como tu hijo amado Jesús hizo cuando estuvo en la tierra. Cuando Dios ordena y controla nuestros pensamientos, palabras, y acciones, todo lo que hacemos y decimos es puro, virtuoso, y perfecto; entonces somos justos, habiendo sido restaurados a la imagen espiritual de Dios: Cristo. No todo el que me dice "Señor, Señor" entrará en el reino de los cielos; sino [sólo] aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Mat 7:21. Para entrar en el cielo, debemos caminan en la tierra como Él anduvo, 1 Juan 2:6, y como Él es, así somos nosotros en este mundo. 1 Juan 4:17.]

 11 Danos hoy el pan nuestro de cada día. [Jesús dijo: Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que permanece para vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará. Yo soy el pan de vida, el pan del cielo. Porque el Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida. Tu pan de cada día es escuchar en silencio y oír al Señor hablar palabras de ánimo, enseñanzas, convicción y mandamientos. Bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios [dentro de su corazón] y la guardan [la practican, obedecen]. Lucas 11:28. Usted debe escuchar, oír, y recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras alma. Santiago 1:21. Todos tus santos están en sus manos. Ellos se sentarse a tus pies y reciben tus palabras. Deut 33:3.]

 12 Perdónanos nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.1 [A menos que usted deje el enojo, el odio, y el resentimiento, nunca será perdonado. Si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas. Jorge Fox escribió: "El perdón es más que con sólo la boca." De la Palabra del Señor en el interior: "Perdona y olvida."]

 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.2 Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria por todos los siglos. Amén. For yours is the kingdom, and the power, and the glory, forever. Amen. [Tentación: Dios nunca permitirá que nos venga una tentación más grande de lo que podamos soportar; pero él definitivamente permite que nos vengan tentaciones para que podamos ser más fuertes y resistirlas, o al caer en ellas sufrimos el dolor del pecado, lo cual motiva nuestra superación. El mal: El mal al que se refiere esta oración es el mal que está en el corazón de cada persona, su propio mal: egoísmo, orgullo, codicia, pensamientos y palabras profanas, lujuria, inmoralidad sexual, ira, avaricia, mentira, engaño, borrachera, robo, etc. Jesús es el salvador, el liberador, el redentor — quien lo libera del pecado y del mal que está en su corazón, que lo ha contaminado. Jesús, si usted persiste hasta el final, lo liberará del poder de las tinieblas, y lo trasladará al reino mientras usted está en la tierra todavía. Col 1:13, Juan 14:3,17;24, Efe 2:5-6. Cualquier cosa que el hombre pueda hacer es porque él fue creado con habilidades específicas; toda la gloria es para Dios, el creador. Es imposible que un ser creado reclame la gloria. Cualquier gloria que tenga un ser creado es sólo imaginada y reclamada como una mentira. Toda la gloria le pertenece a Dios, quien creó todo.]

 14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial también os perdonará a vosotros.

 15 Pero si no perdonáis a los hombressus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas. [El perdón es más que con sólo la boca.]

 16 "Cuando ayunéis, no os hagáis los decaídos, como los hipócritas, que descuidan su apariencia para mostrar a los hombres que ayunan. De cierto os digo que ya tienen su recompensa.

 17 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lávate la cara,

 18 de modo que no muestres a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto. Y tu Padre que ve en secreto te recompensará.

 19 "No acumuléis para vosotros tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corrompen, y donde los ladrones se meten y roban.

 20 Más bien, acumulad para vosotros tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido corrompen, y donde los ladrones no se meten ni roban. [Esto se hace al darle al pobre; no al diezmar, no al darle a una secta — sino que al dar liberalmente a los pobres.]

 21 Porque donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón.

 22 "La lámpara del cuerpo es el ojo [el ojo espiritual, el ojo del corazón]. Así que, si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará lleno de luz. [Jesús dijo que él vino para hacer ciegos a aquellos que decían que podían ver (quienes pensaban que entendían la justicia) y a hacer a los ciegos (aquellos que sabían que no eran justos) ver.]

 23 Pero si tu ojo es malo, todo tu cuerpo estará en tinieblas. De modo que, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡cuán grande es esa oscuridad![Los judíos tenían gran conocimiento de las escrituras, pero eran ciegos espiritualmente porque no tenían luz; no habían estado oyendo la Palabra de Dios en sus corazones, y por lo tanto pensaron que Jesús era impío. Sus oídos espirituales estaban tapados y sus ojos espirituales estaban cerrados; no habían sido enseñados y cambiados por el Espíritu de Dios y no tenían luz para ver por medio de ella. A menos que fueran enseñados por el Espíritu Santo, como todos los hombres, los judíos estaban en oscuridad. Ninguna cantidad de estudio de las escrituras puede producir luz para disipar la oscuridad.]

 24 "Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá al uno y amará al otro, o se dedicará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

 25 "Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas?

 27 ¿Quién de vosotros podrá, con pensante, añadir un momento a su vida?

 28 ¿Por qué os afanáis por el vestido? Mirad los lirios del campo, cómo crecen. Ellos no trabajan ni hilan;

 29 pero os digo que ni aun Salomón, con toda su gloria, fue vestido como uno de ellos.

 30 Si Dios viste así la hierba del campo, que hoy está y mañana es echada en el horno, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe?

 31 "Por tanto, no os afanéis diciendo: '¿Qué comeremos?' o '¿Qué beberemos?' o '¿Con qué nos cubriremos?'

 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero vuestro Padre que está en los cielos sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

 33 Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia [rectitud], y todas estas cosas os serán añadidas.3 [¡Note! Se supone que buscar la justicia de Dios y su reino debe ser la prioridad más importante de su vida — más que sus esfuerzos para proveer comida, bebida y vestimenta. Buscad primero el reino, que es paz, justicia y gozo en el Espíritu. Rom 14:17. Para hacer esto, en muchos versículos, él nos dijo: "Venid a mi;" venid — no a los servicios de las sectas que dicen que Él está en su edificio, no sus reuniones de oración, no a los llamdados al altar, no a leer la Biblia; Jesús incluso dijo que estudiar las escrituras no es venir a Él. Juan 5:39-40. Debemos ir directamente a Él; él nos dijo cómo buscarle a Él, la única cosa necesaria: sentarse a sus pies y escuchar las palabras que él nos habla, Lucas 10:39-42. Nosotros nos sentamos al esperar en humilde silencio, escuchar, y velar mientras pensamos en el nombre de Jesús; cuando nosotros le oímos a Él y luego obedecemos, estamos siguiendo a Jesús. De la Palabra del Señor en el interior: "Puedes vivir en el cielo y aun caminar en la tierra. Busca primero el reino, y todo lo demás te será dado — siempre y cuando tú te mantengas en el camino. Él nos dijo que no era suficiente buscar a Dios, debemos buscar con todo nuestro corazón y alma. Ven a mí, y yo guiaré al manso y al humilde. Dios no se encuentra al ir a los servicios o leer acerca de él. Óiganme, hijitos míos. Vengan a mí, y yo les hablaré a sus almas. Oh, busquen al Señor, ustedes los poderosos, mientras todavía tengan fuerza."]

 34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Los falsos ministros profetas dicen: "¿Ven? Hasta Jesús pecó, por lo tanto nadie puede ser perfecto." Pero esto fue antes que los discípulos recibieran el bautismo del Espíritu Santo con poder en el Pentecostés, el baustimo que quema la paja con un fuego que nunca se apaga, el baustimo de la muerte al espíritu egoísta, satánico, en el hombre. Por supuesto, ningún discípulo llega a ser perfecto y sin pecado inmediatamente. El Señor nos enseña, nos manda, y nos cambia, un paso a la vez. Esta oración es para aquellos que están siendo convertidos en discípulos. Pero cuando el discípulo es perfecto, es como su Maestro. Lucas 6:40. No hay pecado en Él. Todo aquel que permanece en Él, no peca...Todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado. 1 Juan 3:5-10

Cualquier ministro que niegue la perfección sólo está tratando de conservar su trabajo porque si reconociera las escrituras que muestran que la perfección es necesaria y alcanzable, entonces estaría bajo presión para renunciar como un guía ciego. Ellos quieren conservar sus ingresos; ellos quieren conservar el estatus de su posición. Y sin embargo la Biblia que ellos dicen creer, nos muestra que el único propósito del ministerio es perfeccionar a los santos para llegar a la plenitud y la estatura de Cristo — para presentar a todo hombre perfecto en Cristo. Efe 4:11-13, Col 1:28

2 Líbranos del mal. El mal al que se refiere esta oración es el mal en su corazón: su egoísmo, su orgullo, su codicia, sus pensamientos y palabras profanas, su inmoralidad sexual, su ira, su avaricia, sus mentiras, sus engaños, sus borracheras, sus robos, etc. Marcos 7:21-23, Mateo 15:18-19. Todo hombre es adicto a algo en este mundo: la ropa, el sexo, la música, los deportes, los automóviles, las drogas, el alcohol, la predicación, las sensaciones del gusto, las películas, los chismes, las causas sociales, las causas políticas, coleccionar cosas, etc. Jesús es el salvador, el libertador, el redentor — quien lo libera del pecado y la maldad en su corazón, que lo ha contaminado. Él nos ha librado de la autoridad de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo amado. Col 1:13

Jesús dijo, .. Porque desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los robos, las avaricias, las maldades, el engaño, la falta de restricción, el ojo maligno [envidia], la blasfemia, el orgullo y la insensatez. Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre. Mar 7:21-23. Note, a menos que su corazón sea limpiado, usted está contaminado — será como una bestia feroz que se sirve a sí misma, en vez de servir a otros.

Jesús está ansioso de destruir el pecado y las obras del mal en nosotros — si vamos a él.
Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo. 1 Juan 3:8

3 Esta es la prioridad más importante que él nos mandó a tener en la vida, buscar primeramente el reino de Dios, y su justicia [rectitud]. No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Además Jesús dijo: Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que permanece para vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará; porque en éste, Dios el Padre ha puesto su sello... El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada... De cierto, de cierto os digo: El que cree [depende, confía, obedece] tiene vida eterna. Yo soy el pan de vida... Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida... No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Mat 4:4

En su sermón el cuáquero Esteban Crisp, quien habitó en el reino, testificó que en un día bajo el gobierno de Cristo, (en el reino), uno tiene más placer y deleite que en mil días fuera de él.

Jesús nos dice como; no es leyendo la Biblia, no es llendo a un edificio ni escuchando a alguien hablar, no es pidiéndole a Dios lo que usted quiere. Usted debe ir a él. Usted debe esperarloescuchar silenciosamente, con la humildad de un pecador en necesidad de su poder que produce cambio — la gracia. Busque, escuche, obedezca...busque, escuche, obedezca....busque, escuche, obedezca. Usted debe escuchar, oír, y recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar su alma. Santiago 1:21. Usted debe soportar hasta el fin, cuando Cristo traiga salvación. Busquen a Jehovah tu Dios, y lo hallarás, si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma. Deut 4:29

buscad primeramente el reino de Dios

¿Dónde está el reino que se le manda buscar? Y cuando los fariseos le preguntaron acerca de cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió diciendo: --El reino de Dios no vendrá con señales externas que se puedan observar. No dirán: "¡Mirad, aquí está!" o "¡Allí está!" Porque el reino de Dios está en dentro y alrededor de vosotros. Lucas 17:20-21. Y Dios está en ustedes también: Un solo Dios y Padre de todos, quien es sobre todos, a través de todos y en todos. Efe 4:6. Dios .. no está lejos de ninguno de nosotros; porque en él vivimos nos movemos y somos, (Hechos 17:27-28) — pero no estamos conscientes de su presencia hasta que le buscamos y le encontramos, porque estamos en una dimensión física más baja. Y Cristo está en usted también: Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Col 1:27...¿O no conocéis en cuanto a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que ya estéis reprobados [probados, rechazados, abandonados al pecado]? 2 Cor 13:5

En el Diario de Jorge Fox, el siguiente es el testimonio cristiano maravillosamente inspirador y sin paralelos acerca de ser trasladado al paraíso y luego al reino:

"También vi las montañas ardiendo, y los escombros, y las sendas y los lugares escabrosos y torcidos hacerse parejos y planos, para que el Señor pueda venir a su tabernáculo. Estas cosas se encuentran en el corazón del hombre; pero hablar de estas cosas que son internas parece extraño a los que son toscos, torcidos y a los montañosos. Aún así el Señor dijo, 'ah tierra, ¡escucha la palabra del Señor!'"

*Todo valle será rellenado, toda montaña y colina será allanada. Los caminos torcidos se enderezarán, las sendas escabrosas quedarán llanas. Lucas 3:5

......
"Entonces me elevé en espíritu, por medio de la espada encendida,* al paraíso de Dios. Todas las cosas eran nuevas, y toda la creación tenía otra fragancia para mí, más allá de lo que las palabras puedan expresar. Yo no conocía nada más que la pureza, la inocencia, la justicia, y el ser renovado a la imagen de Dios en Cristo Jesús; de manera que alcancé el estado de Adán, el estado en que se encontraba antes de la caída. La creación fue abierta a mí, y se me mostró cómo se le dio nombre a todas las cosas de acuerdo con su naturaleza y su virtud. Llegué a un punto en mi mente, en el cual debatía si debía practicar medicina para el bien de la humanidad, viendo que la naturaleza y la virtud de las criaturas me habían sido reveladas de tal manera por el Señor. Pero fui llevado inmediatamente en el espíritu, para ver otro estado más inquebrantable que el estado de inocencia de Adán, a saber, el estado de Cristo Jesús, que nunca caería.** Y el Señor me mostró que los que eran fieles a él, en el poder y la luz de Cristo, podían alcanzar el estado en que se encontraba Adán antes de caer; en el cual las obras admirables y las virtudes de la creación pueden ser conocidas, por las revelaciones de esa palabra divina de sabiduría y por el poder por el cual fueron hechas. El Señor me guió a grandes cosas y profundidades maravillosas me fueron reveladas, más allá de lo que las palabras pueden expresar; pero a medida que la gente comience a someterse al espíritu de Dios, y a crecer en la imagen y el poder del Todopoderoso, ellos pueden recibir la palabra de sabiduría que abre todas las cosas, y llegar a conocer la unidad oculta en el Ser Eterno."

* Expulsó [Dios], pues, al hombre; [Adán y Eva del paraíso, el Jardín del Edén] y al oriente del huerto del Edén puso querubines, y una espada encendida que giraba en todas direcciones, para guardar el camino del árbol de la vida. Gén 3:24

** Hay dos pasos en la perfección a través de la gracia de Cristo: 1º) ser levantado hacia la perfección de Adán y Eva en el paraíso, pero todavía capaz de caer en la tentación, y 2º), ser levantado a la unión con Cristo Jesús, una perfección eterna, que es incapaz de caer en el pecado o la tentación. Esteban Crisp, otro eminente cuáquero, escribe más de esta perfección en dos fases:

Porque ya sabéis que mientras la vasija está llena de ira, envidia, o con injusticia de cualquier tipo, los tales todavía no son aptos para que la gloria de Dios brille en ellos. Cuando esto sea quitado por medio del juicio; y Sión sea liberada de la opresión , entonces la criatura vuelve a Dios como un vaso puro en la justicia que existía antes de la caída. Así que un hombre o una mujer pueden llegar al estado en el que Adán se encontraba antes de caer, que era sin pecado. Contra los tales no se pronuncia el juicio de Dios, sino que tienen paz con Dios, y comunión en lo que es puro, antes que existieran el pecado y la transgresión. Los que vienen a este estado, puede ser atrapados otra vez; al igual que Eva, y si no velan, pueden ser atrapados otra vez; pero si son fieles al poder que los redimió del pecado, y en el poder resisten la tentación, entonces tales reciben el sello de la vida eterna en Cristo Jesús, quien nunca cayó, a pesar de que fue tentado, y así llegan a un establecimiento en aquel que nunca cambia.

.......
"Además el Señor me dejó ver, cuando fui elevado a su imagen en justicia y santidad y fui llevado al estado del paraíso de Dios, cómo Adán fue hecho un alma viviente; y también a la estatura de Cristo, el misterio que había estado oculto desde las edades y las generaciones; las cuales cosas son difíciles de pronunciar, y muchos no las pueden resistir. Porque de todas las así llamadas sectas de la cristiandad con las cuales discutí, no encontré a nadie que pudiera resistir que le dijeran que cualquiera puede crecer espiritualmente a la perfección de Adán (es decir, a la imagen de Dios, y justicia y santidad en la cual estaba Adán antes de la caída), para ser limpio, puro, y sin pecado como él estaba. Por lo tanto, ¿cómo podrían resistir que se les diga que alguien debe crecer espiritualmente a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo, cuando se sienten amenazados de oír que alguien debe, mientras está en la tierra, llegar al mismo poder y espíritu en el que estaban los apóstoles y los profetas? Aunque es una verdad absoluta que nadie puede entender los escritos de los apóstoles correctamente sin el mismo espíritu por el cual fueron escritos.

El Señor Dios me reveló por su poder invisible como 'cada hombre era iluminado por la luz divina de Cristo'. La vi brillar en todos, y vi que los que creyeron en ella salieron de la condenación a la luz de la vida, y fueron hechos hijos de ella; pero los que la odiaron y no creyeron en ella, fueron condenados por ella, aunque hacían profesión de Cristo. Esto lo vi en las revelaciones puras de la luz sin la ayuda de ningún hombre; ni tampoco sabía en ese tiempo dónde encontrarlo en las escrituras; aunque después, escudriñando las escrituras, lo encontré. Porque vi en esa luz y ese espíritu que existían antes que las escrituras fueran dadas y que guió a los hombres santos de Dios a escribirlas, que todos deben venir a ese espíritu si quieren conocer a Dios o a Cristo, o las escrituras correctamente, por el cual fueron enseñados y guiados aquellos que nos las dieron."

buscad primeramente su justicia [la de Dios]

¿Qué justicia nos ha mandado a buscar? ¡Su justicia! Vea la definición de justicia en la nota 3 de 1 Juan 3. Esto no es extraño porque: debemos ser perfectso como nuestro padre celestial es perfecto, Mat 5:48; debemos ser misericordiosos como Él es misericordioso, Lucas 6:36; debemos llegar a ser puros como Él es puro, 1 Juan 3:2-3; así como aquel que os ha llamado es santo, también sed santos vosotros en todo aspecto de vuestra manera de vivir, porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.1 Pet 1:15-16; para que andemos como él anduvo, 1 Juan 2:6, en que como él es, así somos nosotros en este mundo. 1 Juan 4:17. No hay flexibilidad ni equivocación en ninguno de estos requisitos. Jesús no nos diría que nuestra prioridad más importante en la vida es buscar su justicia si no fuera posible; ni nos diría que fuéramos perfectos como nuestro Padre celestial es perfecto y misericordioso como Él es misericordioso, ni que fuéramos santos, a menos que fuera posible.

Hoy en día los así llamados cristianos piensan que son justos porque "creen en Jesús" o porque han sido bautizados; al hacerlo, el cristianismo ha hecho una burla de mando de el mayor prioridad del Señor en el Nuevo Testamento. Al contemplar a aquellos que piensan que tienen la justicia de Cristo porque creen que Jesús es el hijo de Dios, la Palabra del Señor en el interior dijo: "Ellos lanzan la palabra 'justicia' sin ningún entendimiento de lo que significa. Ellos son soñadores sucios." Ellos están sucios porque sus corazones están contaminados con toda clase de pecados que todavía cometen mientras desprecian las muchas advertencias y requisitos del Señor, y ellos están soñando que son justos. Hay una justicia imputada que viene con la medida de la fe recibida con el fruto del Espíritu, el cual es dado a aquellos que han crucificado su espíritu egoísta e impío en la cruz interna de la negación propia, pero no antes. Creer en Jesús no es la fe que imputa la justicia; vea la nota 2 de Romanos 3 para detalles acerca la justicia imputada.

Juan nos advierte: Hijitos, nadie os engañe. El que practica justicia es justo, como él es justo. 1 Juan 3:7. Jesús sólo habló, juzgó, e hizo lo que Dios le había ordenado hacer; para practicar la justicia nosotros también debemos poder sólo hablar lo que le oímos que nos ordena a decir y sólo hacer lo que Dios nos ordena hacer. Esta habilidad sólo viene después que hemos crucificado nuestro espíritu egoísta y el pecado ha sido destruído por el Espíritu al llevar la cruz interna de la negación propia; entonces nosotros estamos caminando el mismo camino que Él caminó y estamos en el mundo como Él estaba con perfección, pureza, y santidad. Por lo tanto nosotros debemos llegar a ser justos, como Dios es justo. Y Pablo nos advierte: ¿No sabéis que a quien os ofrescáis para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia? Rom 6:16. El hombre ni siquiera sabe lo que es la justicia, hasta que Dios le muestra lo que son el pecado y la justicia: La justicia de Dios se revela por fe y para fe, Rom 1:17; fe, revelación, más fe, revelación, más fe, etc. Nadie conoce bien al Hijo, sino el Padre. Nadie conoce bien al Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar. Mat 11:27. Porque lo que se conoce acerca de Dios se revela en ellos. Rom 1:19. Aprender acerca de Dios no es leer acerca de Dios, ni oír a alguien hablar acerca de Dios, porque Dios es conocido por la revelación en su corazón, donde usted le oye y le ve a él enseñándole acerca del pecado, la justicia y acerca de sí mismo.

William Penn habló acerca de la justicia que debemos obtener:

Cristo viste con su justicia a aquellos que reciben su gracia en sus corazones, y se niegan a sí mismos, y toman su cruz diariamente, y lo siguen. La justicia de Cristo hace a los hombres santos en el interior, con mentes santas, como también su voluntad y prácticas. Aunque tenemos justicia, es la de Cristo; porque es nuestra, pero no por naturaleza, sino por fe y adopción. Es el regalo de Dios. Pero aún asi, no es de nosotros como si viniera de nosotros mismos, sino que es la de Cristo, ya que proviene de él. Sin embargo es nuestra, y debe ser nuestra por posesión, poder, y placer, para que nos haga algún bien; de otra manera la justicia de Cristo no nos sirve para nada. De esta manera él fue hecho justicia, santificación, justificación y redención para los primeros cristianos; y si alguna vez usted llega a tener el consuelo, la semilla y la médula de la religión cristiana, de la misma manera usted debe llegar a aprender y obtenerla.

"El Padre está en todos ustedes, Cristo está en ustedes, y el reino de los cielos está en ustedes; allí, en su corazón, es donde los encontrará a todos ellos. Veánlo allí escudriñando sus corazones, y encuéntrenlo allí probando nuestras mentes y corazones; inclinen sus oídos, y denle oído a él allí, quien dará a cada uno conforme a sus palabras y sus obras, sean buenas o malas," (por Jorge Fox). ESTAD QUIETOS Y RECONOCED QUE YO SOY DIOS. Sal 46:10

En Lucas, Jesús enfatiza el oír y el obedecer: Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras, y las hace [las practica y las obedece].
Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos de manera segura sobre una roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo sacudir, porque estaba fundada sobre una roca.
Pero el que oye y no hace es semejante a un hombre que edificó su casa sobre tierra, sin cimientos. El torrente golpeó con ímpetu contra ella; en seguida cayó, y fue grande la ruina de aquella casa. Lucas 6:46-49

De la Palabra del Señor en el interior: "Vamos a él, y él hace llover ayuda sobre nosotros; este ejercicio de Dios purifica bien a aquellos que lo hacen. Ven a mí con la esperanza de hablar y actuar con rectitud."

A medida que usted camina en el paraíso, usted debe estar vigilante en contra de la tentación hasta que avance a la siguiente etapa: habiendo nacido otra vez y estando protegido de volver a pecar otra vez a medida que usted se sienta en Cristo en reposo en el cielo; entonces usted posee la sustancia, Cristo, con su justicia, lo cual es el propósito de la imputación y propósito de la creencia.

A medida que usted espera y escucha al Señor, usted obedece lo que él le manda a hacer; por lo tanto, de la Palabra del Señor en el interior: "poco a poco progresa la voluntad de Dios." Usted sigue obedeciendo sus mandamientos hasta que él finalmente lo libera de todos sus pecados, y entonces usted es justo; su obediencia entonces lo ha llevado a ser justo por medio de su gracia.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo