La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 7:6

Mostrar el Capítulo y las notas   

 6 No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen y después se vuelvan contra vosotros y os despedacen.3

Isaías 56:10-11

Mostrar el Capítulo y las notas   

 10 Sus centinelas son ciegos; no conocen. Todos ellos son los perros mudos que no pueden ladrar, soñando, acostado, amando a dormir. [Un centinela debe advertir del enemigo, pero los líderes del cristianismo no reconocen que ellos mismos han sido engañados por Satanás, de modo que están haciéndose pasar por ministros de justicia, predicando del pecado sin consecuencias, mientras su lugar de adoración según la voluntad está lleno con aves inmundas (demonios). Los ministros del cristianismo son los guías ciegos, quienes no son enseñados por la voz y la luz del Señor, ni perfeccionados por el Señor, ni son dotados con un ministerio que haya sido autorizado, ni enviados por el Señor, y no hablan palabras del Espíritu del Señor; sino que hablan con sus mentes carnales, la naturaleza de la muerte, y predican sus opiniones vanas que proviene de la imaginación de su malvado corazón.]

 11 Sí, son perros codiciosos e insaciables; son pastores que no saben entender. Todos ellos se apartan tras sus propios caminos, cada cual tras su propia ganancia financiera.1 [No sólo los líderes del cristianismo no entienden nada de lo que dicen representar, ellos quieren que usted les pague por sus enseñanzas falsas; ellos quieren recibir un salario, quieren sus contribuciones, quieren sus "ofrendas", quieren sus "regalos de amor solicitados". Nunca tienen lo suficiente. Son codiciosos. Han caído en el camino de Balaam, predicando por dinero.]

Filipenses 3:2

Mostrar el Capítulo y las notas   

 2 ¡Guardaos de los perros [judaizante]! ¡Guardaos de los malos obreros! ¡Guardaos de los que mutilan el cuerpo [circuncisión]!

Apocalipsis 22:14-15

Mostrar el Capítulo y las notas   

 14 Bienaventurados los que lavan sus vestiduras, para que tengan derecho al árbol de la vida y para que entren en la ciudad por las puertas.

 15 Pero afuera quedarán los perros, los hechiceros,1 los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.