La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Miqueas 3

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Dije: ¡Escuchad, por favor, oh jefes de Jacob y magistrados de la casa de Israel! ¿Acaso no os corresponde a vosotros conocer el derecho?

 2 Pero vosotros aborrecéis lo bueno y amáis lo malo. Les arrancáis su piel y su carne de sobre sus huesos;

 3 y asimismo, coméis la carne de mi pueblo. Desolláis la piel de sobre ellos; quebrantáis y desmenuzáis sus huesos como si estuvieran destinados para la olla, como si fueran carne en el caldero.

 4 Entonces clamaréis a Jehovah, pero él no os responderá. En aquel tiempo esconderá su rostro de vosotros, porque hicisteis obras malvadas.

 5 Así ha dicho Jehovah acerca de los profetas que hacen errar a mi pueblo, y claman: Paz, cuando tienen algo que comer, y al que no les da de comer, proclaman guerra contra él:1

 6 Por tanto, habrá para vosotros noche sin visión y oscuridad sin predicción. Se pondrá el sol sobre los profetas, y el día se oscurecerá sobre ellos.

 7 Serán avergonzados los videntes, y confundidos los adivinos. Todos ellos se cubrirán hasta sus labios, porque no habrá respuesta de Dios.

 8 En cambio, yo estoy lleno del poder del Espíritu de Jehovah, de juicio y de valor, para declarar a Jacob su rebelión y a Israel su pecado.

 9 Oíd, pues, esto, oh jefes de la casa de Jacob y magistrados de la casa de Israel que hacéis abominable el juicio y pervertís todo lo que es recto.

 10 Vosotros edificáis a Sion con sangre y a Jerusalén con iniquidad.

 11 Sus jefes juzgan por soborno, sus sacerdotes enseñan sólo por paga2 y sus profetas predicen por dinero, y se apoyan en Jehovah diciendo: "¿Acaso no está Jehovah entre nosotros? ¡No vendrá el mal sobre nosotros!"

 12 Por tanto, por culpa de vosotros Sion será arada como campo. Jerusalén será convertida en un montón de ruinas; y el monte del templo, en cumbres boscosas.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Cuando alguien les da [a los falsos profetas] algo para comer ellos proclaman: 'Paz;' y al que no les da de comer le declaran guerra santa. Esto ocurrió en Inglaterra y en Norteamérica cuando los primeros cuáqueros rehusaron pagar diezmos, y masas de gente dejaron las sectas de los episcopales, los puritanos congregacionalistas, prebiterianos y baustistas. Los sacerdotes y ministros de estas sectas se airaron y fueron los que instigaron a las autoridades civiles a encarcelar a decenas de miles de cuáqueros, matar más de 1000, robar la propiedad de decenas de miles, e incluso enviarlos a ellos y algunos de sus hijos a la esclavitud.

¿Por qué? Porque los cuáqueros les quitaron la comida de sus bocas, así que así como dice este versículo:Cuando alguien les da [a los falsos profetas] algo para comer ellos proclaman: 'Paz;' y al que no les da de comer le declaran guerra santa.

Había tanta envidia por el éxito espiritual de los primeros cuáqueros, que aún los estudiantes del ministerio en Oxford y Cambridge persiguieron regularmente las reuniones locales de los cuáqueros, cometiendo atrocidades brutales con las mujeres y hombres que asistían a las reuniones. Haga click aquí para leer esto.

2 Sus sacerdotes enseñan sólo por paga. Y dicen: "¿Acaso no está Jehovah entre nosotros? ¡No vendrá el mal sobre nosotros!" Por tanto, Jerusalén será convertida en un montón de ruinas. Este es exactamente el estado de la cristiandad hoy en día. Todos los ministros y sacerdotes reciben un salario; ellos enseñan por paga. Siguen los pasos de aquellos que fueron destruídos por el Señor. Y los que apoyan a los sacerdotes que son así de codiciosos también sufrirán la condena del Señor. Si ellos son codiciosos, no son los verdaderos predicadores del Señor; so ministros de Satanás, transformados para parecerse a los ministros de la justicia; y ellos no saben que son ministros de Satanás; piensan que son de Cristo, aunque Cristo nunca los llamó, nunca los entrenó, nunca los perfeccionó, nunca los autorizó, y nunca les dio el don del ministerio.

Pedro dijo: Apacentad el rebaño de Dios que está a vuestro cargo, cuidándolo no por la fuerza, sino de buena voluntad según Dios; no por ganancias deshonestas, sino de corazón. 1 Pedro 5:2
Jesús dijo: Yo soy el buen pastor; el buen pastor pone su vida por las ovejas. Pero el asalariado, que no es el pastor, y a quien no le pertenecen las ovejas, ve que viene el lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo arrebata y esparce las ovejas. Huye porque es asalariado [que trabaja por paga], y a él no le importan las ovejas. Juan 10:11-13. De gracia habéis recibido; dad de gracia. Mat 10:8
Pablo dijo: Porque no somos, como muchos, traficantes de la palabra de Dios; más bien, con sinceridad y como de parte de Dios. 2 Cor 2:17.

Predicar por un salario es el error de Balaam, lo cual es adulterio espiritual, amar el salario y las ganancias — tanto Pedro como Judas tienen cosas muy graves que decir en cuanto a aquellos que solicitan donaciones o que predican por un salario. ¡Ay de ellos! Porque han seguido el camino de Caín; por recompensa se lanzaron en el error de Balaam y perecieron en la insurrección de Coré. Tienen el corazón ejercitado para la avaricia. Son hijos de maldición — para quienes está reservada para siempre la profunda oscuridad de las tinieblas.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo