La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Números 21

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Cuando el rey cananeo de Arad, que habitaba en el Néguev, oyó que Israel iba por el camino de Atarim, combatió contra Israel y tomó prisioneros a algunos de ellos.

 2 Entonces Israel hizo un voto a Jehovah diciendo: "Si de veras entregas a este pueblo en mi mano, yo destruiré por completo sus ciudades."

 3 Jehovah escuchó la voz de Israel y entregó a los cananeos en su mano. Luego Israel los destruyó por completo juntamente con sus ciudades. Por eso fue llamado el nombre de aquel lugar Horma.

 4 Partieron del monte Hor con dirección al mar Rojo, para rodear la tierra de Edom. Pero el pueblo se impacientó por causa del camino,

 5 y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés, diciendo: --¿Por qué nos has hecho subir de Egipto para morir en el desierto? Porque no hay pan, ni hay agua, y nuestra alma está hastiada de esta comida [maná] miserable [ligera, insostenible].

 6 Entonces Jehovah envió entre el pueblo serpientes ardientes, las cuales mordían al pueblo, y murió mucha gente de Israel.1

 7 Y el pueblo fue a Moisés diciendo: --Hemos pecado al haber hablado contra Jehovah y contra ti. Ruega a Jehovah que quite de nosotros las serpientes. Y Moisés oró por el pueblo.

 8 Entonces Jehovah dijo a Moisés: --Hazte una serpiente ardiente y ponla sobre un asta. Y sucederá que cualquiera que sea mordido y la mire, vivirá.

 9 Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre un asta. Y sucedía que cuando alguna serpiente mordía a alguno, si éste miraba a la serpiente de bronce, vivía.

 10 Los hijos de Israel partieron y acamparon en Obot.

 11 Partieron de Obot y acamparon en Iye-abarim, en el desierto que está frente a Moab, al oriente.

 12 Partieron de allí y acamparon en el valle del Zered.

 13 Partieron de allí y acamparon al otro lado del [río] Arnón, en el desierto. El Arnón nace en el territorio de los amorreos, pues marca la frontera de Moab, entre los moabitas y los amorreos.

 14 Por eso se dice en el libro de las batallas de Jehovah: "A Zahab junto a Sufá, a los arroyos del Arnón,

 15 y a la vertiente de los arroyos que se desvía al sitio de Ar y se apoya en la frontera de Moab."

 16 De allí fueron a Beer. Éste es el pozo del cual Jehovah dijo a Moisés: "Reúne al pueblo, y yo les daré agua."

 17 Entonces Israel cantó este cántico: "¡Brota, oh pozo! ¡Cantadle!

 18 Pozo que cavaron los jefes y excavaron los nobles del pueblo con el cetro y con sus báculos." Del desierto fueron a Mataná,

 19 de Mataná a Najaliel y de Najaliel a Bamot.

 20 Y de Bamot, en el valle que está en los campos de Moab, fueron a la cumbre del Pisga, que mira hacia Jesimón.

 21 Israel envió mensajeros a Sejón, rey de los amorreos, diciendo:

 22 "Déjame pasar por tu tierra. No nos desviaremos por los campos ni por las viñas. Tampoco beberemos agua de los pozos. Iremos por el camino del Rey hasta que hayamos pasado por tu territorio."

 23 Pero Sejón no dejó pasar a Israel por su territorio. Más bien, reunió a todo su pueblo, salió al desierto contra Israel, fue a Jahaz y combatió contra Israel.

 24 Pero Israel los hirió a filo de espada y tomó posesión de su tierra desde el Arnón hasta el Jaboc, hasta la frontera de los hijos de Amón, porque Jazer era la frontera de los hijos de Amón.

 25 Israel tomó todas estas ciudades, y habitó en todas las ciudades de los amorreos, en Hesbón y en todas sus aldeas.

 26 Porque Hesbón era la sede de Sejón, rey de los amorreos, quien había estado en guerra con el anterior rey de Moab y había tomado de su poder toda su tierra hasta el Arnón.

 27 Por eso dicen los poetas: Venid a Hesbón, y sea reedificada. Sea reafirmada la ciudad de Sejón.

 28 Porque fuego salió de Hesbón, y llama de la ciudad de Sejón; consumió a Ar-moab y las alturas más prominentes del Arnón.

 29 ¡Ay de ti, oh Moab! Has perecido, pueblo de Quemós. A sus hijos dejó ir fugitivos y a sus hijas cautivas de Sejón, rey de los amorreos.

 30 Su descendencia ha perecido desde Hesbón hasta Dibón. Los asolamos hasta Nófaj, que se extiende hasta Medeba.

 31 Así Israel habitó en la tierra de los amorreos.

 32 Moisés envió gente para espiar a Jazer, y tomaron sus aldeas echando a los amorreos que estaban allí.

 33 Después se volvieron y subieron rumbo a Basán. Entonces Og, rey de Basán, salió al encuentro de ellos con todo su pueblo, para combatir en Edrei.

 34 Y Jehovah dijo a Moisés: "No le tengas miedo, porque en tu mano he entregado a él, a todo su pueblo y su tierra. Tú harás con él como hiciste con Sejón, rey de los amorreos, que habitaba en Hesbón."

 35 Así los mataron a él, a sus hijos y a toda su gente, hasta no dejarle ningún sobreviviente. Y tomaron posesión de su tierra.


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Del libro de Juan: Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que cree [depende, confía, obedece] en él tenga vida eterna. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree [depende, confía, obedece] no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

Mientras iban a la tierra prometida, ellos se quejaron, y pecaron. De modo que el Señor envió serpientes ardientes entre ellos. El pueblo le pidió a Moisés que orara para que el Señor se las llevara. Pero eso no fue lo que hizo el Señor. Él le dijo a Moisés que preparara una serpiente ardiente y que la pusiera en un asta, para que todos los que fueran mordidos la pudieran mirar, y no murieran. Entienda lo siguiente: las serpientes no fueron quitadas; ellos todavía estaban siendo mordidos por las serpientes a medida que andaban en el desierto, buscando la tierra prometida, su salvación física. Ellos fueron mordidos, pero no murieron, mientras que continuaran mirando la serpiente de bronce sobre el asta.

Por lo tanto, a medida que buscamos la tierra prometida, (el reino de los cielos que está dentro y alrededor de nosotros, nuestra prioridad más importante en la vida) continuaremos pecando, hasta que seamos puros. Parte de esta caminata es el sufrimiento sobrenatural. Somos afligidos con pruebas y tribulaciones ardientes. Cuando suceden estas aflicciones, nuestra naturaleza pecaminosa incluso se enoja y se queja. Como los israelitas, nosotros creemos que somos castigados injustamente con agua de angustia y pan de congoja, los cuales odiamos; y así pecamos en contra de Dios. Somos tentados a darnos por vencidos, a dejar la caminata. Pero si mantenemos nuestro ojo espiritual en el ejemplo de Jesús sufriendo sobre la cruz, y lo que pagó sobre la cruz, continuaremos y no moriremos espiritualmente en el desierto. Y mientras buscamos, muestro camino por el desierto no es sólo seco y sin comida, sino que también incluye sufrimiento, porque debemos participar en sus sufrimientos para llegar al reino del cielo, el final de nuestra caminata. Esta es la cruz de Cristo, en la que debemos seguir buscando, para que sepamos cuales son nuestros sufrimientos y podamos aliviarlos. Por lo tanto, mientras pecamos y sufrimos en el desierto si creemos a Jesús, que murió por nosotros en la cruz, no pereceremos, sino que moriremos al yo carnal, estaremos en unión con Dios, y entraremos en el reino de los cielos, y tendremos vida eterna como hijos de Dios.

No os sorprendáis por el fuego que arde entre vosotros para poneros a prueba, como si os aconteciera cosa extraña. Antes bien, gozaos a medida que participáis de las aflicciones de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con regocijo. 1 Pedro 4:12-13.

Pablo estaba estableciendo y fortaleciendo las almas y los corazones de los discípulos, exhortándoles a perseverar fieles en la fe. Les decían: "Es preciso que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios." Hechos 14:22-23.

Pues para esto fuisteis llamados, porque también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas. 1 Ped 2:21

Si morimos con él, también viviremos con él. Si perseveramos, también reinaremos con él. 2 Tim 2:11-12

Puesto que Cristo ha padecido en la carne, armaos también vosotros con la misma actitud. Porque el que ha padecido en la carne ha roto con el pecado,
para vivir el tiempo que le queda en la carne, no en las pasiones de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2


Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Gal 5:24 .

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo