La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Números 24

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Cuando Balaam vio que a Jehovah le parecía bien que bendijese a Israel, no fue como las otras veces en busca de encantamientos, sino que afirmó su rostro hacia el desierto.

 2 Balaam alzó sus ojos y vio a Israel acampado según sus tribus, y el Espíritu de Dios vino sobre él.

 3 Entonces pronunció su profecía y dijo: "Dice Balaam hijo de Beor, dice el hombre cuyo ojo es perfecto;

 4 dice el que escucha los dichos de Dios, el que ve visión del Todopoderoso, caído, pero con los ojos abiertos:

 5 "¡Cuán hermosas son tus tiendas, oh Jacob; tus moradas, oh Israel!

 6 Se extienden como vegas, como huertos junto al río, como áloes plantados por Jehovah, como cedros junto a las aguas.

 7 El agua correrá de sus baldes; su simiente tendrá agua en abundancia. Su rey será más grande que Agag; su reino será enaltecido.

 8 "Dios que lo ha sacado de Egipto es para él como los cuernos de un toro salvaje. Devorará a las naciones enemigas; desmenuzará sus huesos y las destrozará con sus flechas.

 9 Se agacha y se echa cual león; y como leona, ¿quién lo despertará? ¡Benditos sean los que te bendigan, y malditos los que te maldigan!"

 10 Entonces se encendió el furor de Balac contra Balaam, y dando palmadas Balac dijo a Balaam: --¡Yo te he llamado para que maldigas a mis enemigos, y he aquí tú los has colmado de bendiciones estas tres veces!

 11 ¡Ahora lárgate a tu lugar! Yo dije que te llenaría de honores, pero he aquí Jehovah te ha privado de honores.

 12 Y Balaam respondió a Balac: --¿Acaso no hablé yo a tus mensajeros que me enviaste, diciendo:

 13 "Aunque Balac me diera su casa llena de plata y de oro, yo no podría transgredir el mandato de Jehovah, para hacer cosa alguna, buena ni mala, por mi propia voluntad, y que sólo lo que Jehovah dijera, eso diría yo"?

 14 Ahora, he aquí me voy a mi pueblo. Por tanto, ven, te advertiré lo que este pueblo ha de hacer a tu pueblo en los últimos días.

 15 Entonces pronunció su profecía y dijo: "Dice Balaam hijo de Beor, dice el hombre cuyo ojo es perfecto;

 16 dice el que escucha los dichos de Dios, el que tiene el conocimiento del Altísimo; el que ve visión del Todopoderoso, caído, pero con los ojos abiertos:

 17 "Yo lo veré, pero no ahora; lo contemplaré, pero no de cerca: Una estrella saldrá de Jacob, se levantará un cetro de Israel. Aplastará las sienes de Moab y los cráneos de todos los hijos de Set.

 18 También Edom será conquistada; Seír será conquistada por sus enemigos [de Jacob]. Pero Israel hará proezas;

 19 uno de Jacob dominará y destruirá a los sobrevivientes de la ciudad."

 20 Al ver a Amalec, pronunció su profecía y dijo: "Amalec fue la primera de las naciones, pero su final será destrucción."

 21 Al ver a los queneos, pronunció su profecía y dijo: "Firme es tu habitación, y pones en la peña tu nido.

 22 Pero los queneos serán destruidos. ¿Para cuándo Asiria te tomará cautivo?"

 23 Luego pronunció su profecía y dijo: "¡Ay! ¿Quién vivirá cuando Dios haga esto?

 24 Saldrán naves de la costa de Quitim, que humillarán a Asiria, y humillarán a Heber; pero también él vendrá a destrucción."

 25 Entonces Balaam se levantó y se fue de regreso a su tierra. También Balac se fue por su camino.1


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Estudiar a Balaam es interesante. Primero, él era un gentil, sin embargo escuchó y habló la voz de Dios. Segundo, él es un ejemplo de lo que advirtieron Pedro y Judas a cualquiera que predique por ganancias; ellos estaban advirtiendo en contra de cualquiera que hablara la palabra de Dios y la predicara por ganancia. Hoy, los predicadores del cristianismo no hablan la palabra de Dios, ni oyen la palabra de Dios; ellos sólo citan la Biblia y especulan acerca de sus mensajes con la imaginación vana y el entrenamiento que han recibido de las universidades de sus sectas. Sin embargo, ellos predican por un salario; predican por el honor de su oficio; y lo ponen como Señor sobre sus seguidores. Por lo tanto, las advertencias de Pedro, Judas, Jesús y Pablo se aplican a los predicadores de hoy también, especialmente ya que no están tan avanzados como Balaam, o como la asna de Balaam. Las siguientes advertencias hacen referencia a Balaam:

Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los cuales desde antiguo habían sido destinados para esta condenación. Ellos son hombres impíos, que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje y niegan al único Soberano y Señor nuestro, Jesucristo..... ¡Ay de ellos! Porque han seguido el camino de Caín; por recompensa se lanzaron en el error de Balaam, y perecieron en la insurrección de Coré. Estos que participan en vuestras comidas fraternales son manchas, apacentándose a sí mismos sin temor alguno. Son nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos. Son árboles marchitos como en otoño, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados. Son fieras olas del mar que arrojan la espuma de sus propias abominaciones. Son estrellas errantes para las cuales está reservada para siempre la profunda oscuridad de las tinieblas. Judas 1:4,11-13.

Pero hubo falsos profetas entre el pueblo, como también entre vosotros habrá falsos maestros que introducirán encubiertamente herejías destructivas, llegando aun hasta negar al soberano Señor que los compró, acarreando sobre sí mismos una súbita destrucción. Y muchos seguirán tras la sensualidad de ellos, y por causa de ellos será difamado el camino de la verdad. Por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Desde hace tiempo su condenación no se tarda, y su destrucción no se duerme...... Tienen los ojos llenos de adulterio [que aman el dinero, no a Dios] y son insaciables para el pecado. Seducen a las almas inconstantes. Tienen el corazón ejercitado para la avaricia. Son hijos de maldición. Abandonando el camino recto, se extraviaron al seguir el camino de Balaam hijo de Beor, quien amó el pago de la injusticia y fue reprendido por su iniquidad. ¡Una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, frenó la locura del profeta! Son fuentes sin agua y nubes arrastradas por la tempestad. Para ellos se ha guardado la profunda oscuridad de las tinieblas. Porque hablando arrogantes palabras de vanidad, seducen con las pasiones sensuales de la carne a los que a duras penas se habían escapado de los que viven en el error. Porque si los que se han escapado de las contaminaciones del mundo por el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo se enredan de nuevo en ellas y son vencidos, el último estado les viene a ser peor que el primero. 2 Ped 2:1-3,14-19.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo