La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Filipenses 3:12-14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 12 No quiero decir que ya lo haya alcanzado, ni que haya llegado a la perfección;1 sino que prosigo a ver si alcanzo aquello para lo cual también fui alcanzado por Cristo Jesús. [Pablo está siendo modesto y aconseja a todos a permanecer humildes y modestos, sin jactarse de su posición en Cristo. En estos siguientes versículos él le está diciendo a los hombres perfectos que le sigan a él como ejemplo de humildad. Vea la nota 1 y la nota 3 del versículo 15 más abajo.]

 13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado. Pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está por delante,2

 14 prosigo a la meta hacia el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está por delante, De la Palabra del Señor en el interior: "Una vez que hayas expresado dolor por el pasado, es redundante mencionarlo otra vez. Olvídate de los sentimientos de haber fallado en el pasado. Por medio de la culpa puedes llegar a estar enredado otra vez. Olvidando lo que queda atrás, nos extendemos hacia adelante."

Si nos revolcamos en nuestra culpa por de nuestros pecados pasados, nos desesperamos, perdemos toda esperanza, y esto hace que sea muy fácil regresar a nuestros caminos antiguos de pecado. Si perdemos nuestra esperanza y entramos en la desesperación, entonces ya no tenemos motivación para buscar la gracia del Señor que produce cambio, y buscamos el consuelo en otra parte — los deseos y placeres del mundo, y así llegamos a enredarnos en el pecado otra vez.

El Señor sólo expone aquellos pecados que no estamos dispuestos a admitir, enfrentar, o aquellos de los que no estamos ni siquiera conscientes. Lo que lamentamos haber hecho en el pasado, Él ni siquiera lo mencionará la primera vez. El Señor nunca mencionará nuestros pecados dos veces. Sin embargo, el diablo traerá a al memoria nuestros pecados pasados repetidamente, y él insinuará repetidamente que hemos cometido errores que nos descalifican; pero sus acusaciones son mentiras y no se deben creer porque el camino del Señor es totalmente lo opuesto. Para el Señor el pasado es el pasado, y si estamos decididos a ser diferentes, el pasado es historia olvidada para Él, y debe ser olvidado por nosotros. Cuando entramos en unión con Él, Él rociará su sangre en nuestras conciencias de manera que no podemos recordar nuestros pecados pasados, haciendo posible permanecer en su presencia y la del Padre con gozo y paz, pero sin culpa o dolor.

Si permitimos que el pasado aún nos condene, nuestra desesperación no sólo puede hacer que perdamos la esperanza, sino también puede causar que lleguemos a estar reducidos a la autocompasión. Podemos sentir lástima por nosotros mismos, creyendo que hemos sido tratados injustamente, tal vez aún enojándonos con Dios. La defensa es obvia: Dios es perfectamente justo porque Él es por definición justo; Dios es puro; Dios es amor total; Dios no comete errores porque Él es perfecto; por lo tanto el problema está en nosotros, no en Él. Ahora, nosotros debemos recordar que Él no mantiene un registro de nuestros errores pasados que ya hemos enfrentado, y que Él está listo, esperando para ayudarnos a llegar a estar aún más libres de pecado, puros, y santos — pero debemos hacer a un lado aquellas dudas y sentimientos de fracaso, renovar nuestra esperanza de salvación, confiar en su bondad y misericordia, depender en su poder infinito, y avanzar hacia la pureza, santidad, gozo, paz, amor, aún unión con Él en su presencia para siempre.

Cuando en dolor encontremos que hemos dejado caer nuestra cruz y que hemos caído en el polvo, nos levantamos, nos limpiamos el polvo, recogemos nuestra cruz, y seguimos hacia adelante hacia el gozo eterno que nos espera al final de nuestro viaje.

_______________________________________