La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Filipenses 4

Capítulo Anterior

 1 Así que, hermanos míos, amados y queridos, gozo y corona mía, estad firmes en el Señor, amados.

 2 Ruego a Evodia, y ruego a Síntique que se pongan de acuerdo en el Señor.

 3 Sí, y a ti también, fiel compañero, te pido que ayudes a estas hermanas que lucharon junto conmigo en el evangelio, también con Clemente y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.

 4 ¡Regocijaos en el Señor siempre! Otra vez lo digo: ¡Regocijaos!

 5 Vuestra amabilidad sea conocida por todos los hombres. ¡El Señor está cerca!1

 6 Por nada estéis afanosos; más bien, presentad vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

 7 Y la paz de Dios, que es superior a todos los pensamientos de su mente, guardará vuestros corazones y vuestras mentes [en quietud y sin preocupaciones] en Cristo Jesús.

 8 En cuanto a lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay virtud alguna, si hay algo que merece alabanza, en esto pensad.

 9 Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.

 10 En gran manera me regocijé en el Señor porque al fin se ha renovado vuestra preocupación para conmigo. Siempre pensabais en mí, pero os faltaba la oportunidad.

 11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme con lo que tengo.

 12 Sé vivir en la pobreza, y sé vivir en la abundancia. En todo lugar y en todas las circunstancias, he aprendido el secreto de hacer frente tanto a la hartura como al hambre, tanto a la abundancia como a la necesidad.

 13 ¡Todo lo puedo en Cristo que me fortalece!

 14 Sin embargo, hicisteis bien en participar conmigo en mi tribulación.

 15 También sabéis, oh filipenses, que al comienzo del evangelio cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en cuanto a dar y recibir, sino vosotros solos.

 16 Porque aun a Tesalónica enviasteis para mis necesidades una y otra vez.2

 17 No es que busque donativo, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta.

 18 Sin embargo, todo lo he recibido y tengo abundancia. Estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis, como olor fragante, un sacrificio aceptable y agradable a Dios.

 19 Mi Dios, pues, suplirá toda necesidad vuestra, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

 20 A nuestro Dios y Padre sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

 21 Saludad a todos los santos en Cristo Jesús. Los hermanos que están conmigo os saludan.

 22 Todos los santos os saludan, y mayormente los que pertenecen a la casa del César.

 23 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu.


Capítulo Anterior

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Usted no puede creer los otros escritos de Pablo, y decir que él estaba confundido acerca de que el regreso del Señor estaba cerca. Él no estaba confundido porque Jesús dijo lo mismo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado. ¡Arrepentíos y creed en el evangelio! Mar 1:15. En Mateo, Marcos, y Lucas, se registra a Jesús diciendo que algunos que entonces estaban con él, 2000 años atrás, verían su gloriosa venida con el reino antes de morir. En Mateo, Marcos y Lucas, se registra a Jesús diciendo que todas las profecías de los últimos tiempos se cumplirían antes que la generación de 2000 años muriera, (haga click aquí para verlas todas). Porque su regreso es para los creyentes purificados, en todas las generaciones, quienes han preparado el camino para el Señor, enderezando sus sendas, por medio del arrepentimiento a través de la gracia, para crucificar la naturaleza carnal. Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Gal 5:24. El reino de Dios no vendrá con advertencia. No dirán: "¡Mirad, aquí está!" o "¡Allí está!" Porque el reino de Dios está en medio de vosotros. Lucas 17:20-21.

Él dijo: Porque el Hijo del Hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno conforme a sus hechos. (No solamente a una generación particular.)
Algunos que están aquí, que no probarán la muerte hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino. Mat 16:27-8,Mar 8:38,9:1,Luc 9:26-27

Aquellos que no están purificados, para ver la venida de Jesús en ellos antes de la muerte, lo verán cuando mueren, como lo hacen todos los pueblos, todas las naciones, todas las generaciones.
He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá: aun los que le traspasaron. (también los judíos de hace 2000 años atrás)
Todas las tribus de la tierra harán lamentación por él. ¡Sí, amén! Apoc 1:7.
2000 años atrás, Jesús le dijo al Sumo Sacerdote judíos y a los fariseos en su juicio: veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo con las nubes del cielo.  Mar 14:62
Esto no es una generación particular en nuestro tiempo o después. (Vea Howgill para más información sobre aquellos que no están purificados).

2 En este versículo él dice: Porque aun a Tesalónica enviasteis para mis necesidades una y otra vez. Estos eran regalos voluntarios.
Esto es lo que Jesús enseñó: Lucas 10:7-8, Jesús dijo: Posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. De modo que Jesús aquí nos dice: coman y beban lo que les den, porque un obrero es digno de su trabajo. Esta es la paga que Cristo permite — regalos.
Pablo confirmó esto: No somos, como muchos, traficantes de la palabra de Dios; más bien, con sinceridad y como de parte de Dios, hablamos delante de Dios en Cristo. 2 Cor 2:17 Pablo dice: ¿Cuál es, pues, mi recompensa? Que predicando el evangelio, pueda yo presentarlo gratuitamente, para no abusar de mi derecho en el evangelio. 1 Cor 9:18
Y Pablo dice además: Ni hemos comido de balde el pan de nadie. Más bien, trabajamos arduamente hasta la fatiga, de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros; no porque no tuviésemos autoridad, sino para daros en nuestras personas un ejemplo a imitar. 2 Tes 3:8-9 (Pablo esperaba ser un ejemplo para los pastores, un ejemplo que la gran mayoría no ha notado.)
Pablo dice otra vez: Así como yo en todo complazco a todos, no buscando mi propio beneficio sino el de muchos, para que sean salvos. 1 Cor 10:33.

Cuando un predicador pide una contribución, y alguien accede, no es un regalo; es un pedido. Juntar fondos es pedir. Pasar el plato es pedir.

_______________________________________

Capítulo Anterior