La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Proverbios 24:24-25

Mostrar el Capítulo y las notas   

 24 El que dice al impío [aquellos que todavía están pecando]: "Eres justo", los pueblos lo maldecirán; las naciones lo detestarán.3 [Cualquiera que todavía esté pecando es impío. Los predicadores del cristianismo de Babilonia le dicen a sus seguidores que a pesar de que ellos todavía están pecando, ellos son justos porque creen en Jesús. Siguiendo esa lógica errónea, los demonios son igual de justos. Esos seguidores engañados a quienes se les dijo que eran justos y se les prometió el cielo cuando todavía eran cautivos del pecado maldecirán a los predicadores que guían a los ciegos quienes los llevaron hacia el hoyo y el infierno después de la muerte. Hay una justicia imputada que viene con la medida de la fe recibida con el fruto del Espíritu, el cual es dado a aquellos que han crucificado su espíritu egoísta e impío en la cruz interna de la negación propia, pero no antes. Creer en Jesús no es la fe que imputa la justicia; vea la nota 2 de Romanos 3 para detalles acerca la justicia imputada.]

 25 Pero los que reprenden al impío [aquellos que todavía están pecando] serán apreciados, y sobre ellos vendrá la bendición del bien.4

1 Timoteo 5:20

Mostrar el Capítulo y las notas   

 20 A los que continúan pecando, repréndelos delante de todos para que los otros tengan temor.2 [¡Tome nota! En la iglesia primitiva el pecado no era tolerado; aquellos que estaban pecando debían ser expuestos y reprendidos públicamente, para que otros en la asamblea tuvieran temor de pecar y también de sufrir una reprensión pública. ¿Se parece esto siquiera vagamente al así llamado cristianismo de hoy en día? NO, porque el cristianismo de hoy en día ha pisoteado la gracia, convirtiéndola en un permiso para la inmoralidad, en vez de el proceso de enseñanza para dejar de pecar y vivir una vida piadosa. Y, por lo tanto, no hay temor de Dios dentro del cristianismo; sin embargo el temor de Dios es el punto de partida absoluto de la religión; sin temor para motivarlo a alejarse del mal, usted está perdido sin esperanza.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.