La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Proverbios 11

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 La balanza falsa es una abominación a Jehovah, pero la pesa exacta le agrada.

 2 Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; pero con los humildes está la sabiduría.

 3 Su integridad guiará a los rectos, pero la perversidad arruinará a los traicioneros.

 4 Las riquezas no aprovecharán en el día de la ira, pero la justicia librará de la muerte.1

 5 La justicia del perfecto2 enderezará su camino, pero el impío caerá por su impiedad.

 6 Su justicia librará a los rectos, pero los traicioneros quedarán atrapados por su codicia.

 7 Cuando muere el hombre impío, perece su esperanza, y su expectativa de las riquezas perecerá.

 8 El justo es librado de la desgracia, pero el impío llega al lugar que le corresponde.

 9 El hipócrita con su boca daña a su prójimo, pero los justos son librados por el conocimiento.

 10 La ciudad se regocija por el bien de los justos, y cuando perecen los impíos, hay grito de alegría.

 11 Por la bendición de los rectos será enaltecida la ciudad, pero por la boca de los impíos será destruida.

 12 El que carece de entendimiento desprecia a su prójimo, pero el hombre prudente calla.

 13 El que anda con chismes revela el secreto, pero el de espíritu fiel cubre el asunto.

 14 Cuando falta dirección, el pueblo caerá; pero en los muchos consejeros está la victoria.

 15 Ciertamente será afligido el que sale fiador [aval] por el extraño, pero el que odia las fianzas vivirá confiado.

 16 La mujer agraciada obtendrá honra, y los audaces obtendrán riquezas.

 17 El hombre misericordioso hace bien a su propia alma, pero el cruel se perjudica a sí mismo.

 18 El impío logra salario falso, pero el que siembra justicia tendrá verdadera recompensa.

 19 Como la justicia es para vida, así el que sigue el mal lo hace para su muerte.

 20 Abominación le son a Jehovah los perversos de corazón, pero los íntegros de camino le son agradables.

 21 De ninguna manera quedará impune el malo, pero la descendencia de los justos escapará.

 22 Zarcillo de oro en el hocico de un cerdo es la mujer hermosa que carece de discreción.

 23 El deseo de los justos es solamente para el bien, pero la esperanza de los impíos es para ira.

 24 Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen indebidamente, sólo para acabar en escasez.

 25 El alma generosa será prosperada, y el que sacia a otros también será saciado.

 26 Al que acapara el grano, el pueblo lo maldecirá; pero la bendición caerá sobre la cabeza del que distribuye.

 27 El que se esmera por el bien conseguirá favor; pero al que busca el mal, éste le vendrá.

 28 El que confía en sus riquezas caerá, pero los justos reverdecerán como follaje.

 29 El que perturba su casa heredará viento, y el insensato será esclavo del sabio de corazón.

 30 El fruto del justo es árbol de vida, y el que gana almas es sabio.

 31 Ciertamente el justo será recompensado en la tierra; ¡cuánto más el impío y el pecador!


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Las riquezas no aprovecharán en el día de la ira, pero la justicia librará de la muerte. Pues, ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero y perder su alma? Mar 8:36. Todo hombre pasará por el día del Señor. Este es el día de la ira de Dios en contra del mal. Cada hombre debe pasar por el fuego, y sólo aquellas obras que sean ordenadas y vigorizadas por Dios sobrevivirán. El hombre puro y justo sobrevivirá con su alma; todo hombre que muere mientras todavía está pecando, perderá su alma y no tendrá nada que mostrar por el tiempo que pasó en la tierra. Para más detalles, vea el extraordinario documento doctrinal de Francis Howgill acerca del Día del Señor.

2 La justicia del perfecto enderezará su camino. Nadie se puede hacer a sí mismo perfecto, excepto por medio de la gracia del Señor que puede hacer a cualquiera perfecto quienes: 1) creen en el evangelio verdadero, que ofrece unión con Dios, 2) tienes fe en lo que Jesús nos dice a nosotros, y 3) quienes se someten a la cruz interna de la negación propia — que comienza con ir al Señor, escuchar, oír, obedecer — repetidamente. El Señor nos dijo que fuéramos perfectos, así como nuestro Padre es perfecto, Mat 5:48 — una indicación de cuán perfecto — como nuestro Padre celestial es perfecto. El propósito de los verdaderos ministros de Cristo, aquellos que son señalados por el Espíritu Santo (no los que se han señalado a sí mismos), es la perfección de los santos, Efe 4:11-13. Pablo dice que él obró para presentar a todo hombre perfecto en Cristo Jesús, Col 1:28. Por qué es tan difícil creer en la perfección, cuando también se nos dice: Sin santidad nadie verá a Dios, Heb 12:14; y los que están en la carne no pueden agradar a Dios, Rom 8:8; o si vivís conforme a la carne, habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis. Rom 8:13; y Porque esto lo sabéis muy bien: que ningún inmoralidad sexual ni impuro ni codiciosa, el cual es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los que son desobedientes. Efesios 5:5-6; y Ahora bien, las obras de la carne son evidentes. Éstas son: fornicación, impureza, desenfreno, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, ira, contiendas, disensiones, partidismos, envidia, borracheras, orgías y cosas semejantes a éstas... los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios. Gal 5:19-21.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo