La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Proverbios 15:26

Mostrar el Capítulo y las notas   

 26 Los pensamientos del injusto son una abominación (repugnante, asqueroso) a Jehovah, pero las palabras de los puros son palabras agradables.3 [Nadie es justo antes de ser purificado, porque nosotros, por medio del Espíritu, por fe, pacientemente aguardamos la esperanza de justicia. Gal 5:5. Nosotros esperamos persistente y pacientemente en humilde silencio que el Espíritu de gracia nos enseñe como vivir rectamente, Tit 2:11-12, y que el Espíritu destruya la naturaleza pecaminosa, incluyendo nuestra mente carnal.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

3 Los pensamientos del malo son una abominación (repugnante, asqueroso) a Jehovah, pero las palabras de los puros son palabras agradables. Este versículo es típicamente traducido como los pensamientos del "malo," en vez de los pensamientos del "injusto." Los traductores tenían una opción, pero no se podían imaginar a la gente dejando sus pensamientos, sin embargo tenemos muchos versículos, incluyendo este, que hablan fuertemente a la necesidad de cada buscador sincero de darnos sus pensamientos:

Vuestros padres me abandonaron, se fueron en pos de otros dioses y les rindieron culto; porque se postraron ante ellos, mientras que a mí me abandonaron y no guardaron mi ley. Y vosotros habéis actuado peor que vuestros padres; porque he aquí que vosotros caminais cada uno tras la imaginación de su malvado corazón y mente, y por lo tanto no me oyen ni me obedecen. Jer 16:11-12.

Porque el instinto del corazón del hombre es malo desde su juventud. Gen 8:21.

"Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos, dice Jehovah. Como son más altos los cielos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más altos que vuestros pensamientos." Isaias 55:8-9.

Esto digo e insisto en el Señor: que no os conduzcáis más como se conducen los gentiles, en la vanidad de sus mentes, Efe 4:17

Deje el impío su camino, y el hombre inicuo [abandone] sus pensamientos.  Isa 55:7

Todo hombre es inicuo e impío hasta que el Espíritu ha destruído su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia, que destruye la mente carnal egoísta y vana con sus pensamientos. La operación básica de la gracia es enseñarnos a negar la impiedad y los deseos del mundo, y cómo vivir sobria, justa y piadosamente en este mundo presente. Tit 2:11-12.

Los pensamientos del malo son una abominación (repugnantes, asquerosas) a Jehovah, pero las palabras de los puros son palabras agradables. Pro 15:26

Nadie es justo antes de ser purificado, porque nosotros, por medio del Espíritu, por la fe, aguardamos pacientemente la esperanza de justicia. Gal 5:5. Nosotros esperamos persistente y pacientemente en humilde silencio al Espíritu para que por la gracia nos enseñe cómo vivir rectamente, Tit 2:11-12, y al Espíritu para destruya nuestra naturaleza pecaminosa, incluyendo nuestra mente carnal.

Jehovah conoce los pensamientos de los hombres, que son vanidad. Sal 94:11

sea vuestro hablar, 'sí', 'sí', y 'no', 'no'. Porque lo que va más allá de esto, procede del maligno  [el espíritu de Satanás dentro de usted]. Mat 5:37.

Pablo, dirigiéndose a los creyentes crucificados, escribió: " En tiempos pasados todos nosotros vivimos entre ellos en las pasiones de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y los pensamientos de nuestra mente." Efe 2:3.

Pues la mente carnal es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede. Rom 8:7

Dejar sus pensamientos no es un ejercicio de fuerza de voluntad, sino que ocurre cuando Dios destruye la mente, dándole al justo una nueva mente; y tenemos versículos para apoyar esto mismo:

Echad de vosotros todas vuestras transgresiones que habéis cometido, y adquirid un corazón nuevo, una mente nueva y un espíritu nuevo. ¿Por qué habréis de morir, oh casa de Israel? Eze 18:31

Porque éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días," dice el Señor. "Pondré mis leyes en la mente de ellos y en sus corazones las inscribiré. Heb 8:10

Les daré un corazón para que me conozcan, pues yo soy Jehovah. Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios, porque volverán a mí de todo corazón. Jer 24:7

Les daré un solo corazón y un solo camino, a fin de que me teman perpetuamente, para su propio bien y para el bien de sus hijos después de ellos. Jer 32:39

Despojaos de la vieja naturaleza que controlaba vuestra conducta; la cual se corrompe a sí misma por medio de lujuria y deseos que surgen del engaño;
pero renovaos en el espíritu de vuestra mente,
y vestíos de la naturaleza que es creada nuevamente;[de Cristo] que ha sido creado a la imagen de Dios en justicia y santidad de verdad. Efe 4:22-24


No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.
Porque tener una mente carnal es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.
Pues la mente carnal es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede. Rom 12:2,8:6-7


Haya en vosotros esta manera de pensar que hubo también en Cristo Jesús; Fil 2:5

Porque, ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Pero nosotros tenemos la mente de Cristo. 1 Cor 2:16

La mayoría de la gente y los traductores han leído que los impíos deberían dejar sus pensamientos, en vez de los injustos, asumiendo que la palabra impíos sólo se aplicaba a la gente muy mala: como el ladrón que deja de planear su propio atraco, o el asesino que deja de pensar acerca de matar gente; y esto causa que la mayoría de la gente lea esto ligeramente, asumiendo que ellos no son impíos. Sin embargo, note que este versículo contrasta dos tipos de personas, y sólo dos tipos de personas: el injusto y el puro; no hay nada entre medio. Nosotros no somos justos hasta que lleguemos a ser puros; ni siquiera tenemos justicia imputada, hasta que hayamos recibido el fruto del Espíritu, (vea la nota 2 de Romanos 3:22 para más detalles acerca de la imputación.) A menos que su mente carnal, la cual es enemistad contra Dios, haya sido destruída, para ser reemplazada con la mente de Cristo, para llegar a ser pura, usted es injusto; y sus pensamientos son una abominación para el Señor.

Por lo tanto, en humilde silencio nosotros persistente y pacientemente esperamos a Dios, de manera que por medio de su gracia recibida, nuestra mente impía es reemplazada por la mente de Cristo.

_______________________________________