La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Proverbios 1

Próximo Capítulo

 1 Los proverbios de Salomón hijo de David, rey de Israel:

 2 para conocer sabiduría y disciplina; para comprender los dichos de inteligencia;

 3 para adquirir disciplina y enseñanza, justicia, derecho y equidad;

 4 para dar sagacidad a los ingenuos y a los jóvenes conocimiento y prudencia.

 5 El sabio oirá y aumentará su saber, y el entendido adquirirá habilidades.

 6 Comprenderá los proverbios y sus significados escondidos, las palabras de los sabios y sus enigmas. [Estos proverbios tienen significados escondidos; y para entender ¡usted debe oír (vea el versículo 5 más arriba)! ¿Oír qué?—oír al Señor Jesucristo, quien es la sabiduría y el poder de Dios, hablándonos a nosotros. De la palabra del Señor en el interior: "Él nos habla a cada uno de nosotros de mente a mente con palabras adaptadas a nuestro entendimiento exacto. Escucha y obedece mi voz; escucha mis dulces palabras de sabiduría." No lea sus palabras, no oiga a alguien más leer sus palabras o hablar acerca de Él, sino oiga por si mismo al Señor hablándole; Cristo habla. En humilde silencio, siéntese, espere, vele, y óigalo a Él para que Él le enseñe y le ordene; pero no para recibir enseñanzas específicas que usted desea. Deje que la sabiduría le instruya de acuerdo al plan y agenda de Él. Al final, usted conocerá todas las cosas; pero la caminata de cada hombre con el Maestro es diferente porque la vida de cada hombre ha sido diferente.]

 7 El temor de Jehovah es el principio del conocimiento; los insensatos desprecian la sabiduría y la instrucción.

 8 Escucha, hijo mío, la disciplina de tu padre, y no abandones la instrucción de tu madre;

 9 porque diadema de gracia serán a tu cabeza y collares a tu cuello.

 10 Hijo mío, si los pecadores te quisieran persuadir, no lo consientas.

 11 Si te dicen: "Ven con nosotros; estemos al acecho para derramar sangre y embosquemos sin motivo a los inocentes;

 12 los tragaremos vivos, como el Seol, enteros, como los que descienden a la fosa;

 13 hallaremos riquezas de toda clase; llenaremos nuestras casas de ganancias;

 14 echa tu suerte con nosotros; tengamos todos una sola bolsa..."

 15 Hijo mío, no andes en el camino de ellos; aparta tu pie de sus senderos,

 16 porque sus pies corren al mal y se apresuran a derramar sangre.

 17 Ciertamente en vano se tiende la red ante los ojos de toda ave [observador espiritual].

 18 Pero ellos ponen acechanzas a su propia sangre; a sus propias vidas ponen trampa.

 19 Tales son las sendas de todo el que es dado a la codicia, la cual quita la vida [espiritual en Dios] a los que la poseen.

 20 La sabiduría llama en las calles; da su voz en las plazas.

 21 Proclama sobre las murallas, en las entradas de las puertas de la ciudad pronuncia sus dichos:

 22 "¿Hasta cuándo, oh ingenuos, amaréis la ingenuidad? ¿Hasta cuándo los burladores desearán el burlarse, y los necios aborrecerán el conocimiento?

 23 ¡Si os arrepentís con mi reprensión: he aquí, derramaré mi espíritu sobre vosotros, os haré conocer mis palabras!

 24 "Pero, por cuanto llamé, y rehusásteis; porque extendí mis manos, y no hubo quien considerara

 25 porque habéis tratado todo consejo mío como nada y habéis ignorado mi reprensión,

 26 yo también me reiré en vuestra calamidad. Me burlaré cuando os llegue lo que teméis,1

 27 cuando llegue como desolación lo que teméis, cuando vuestra calamidad llegue como un torbellino y vengan sobre vosotros tribulación y angustia.

 28 "Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán temprano y diligentemente y no me hallarán,

 29 por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.

 30 No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.

 31 Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios deseos.2

 32 Porque el descarrío [de mi consejo] de los ignorantes los matará, y la dejadez descuidada de los necios los destruirá.

 33 Pero el que me escuche y haga caso de lo que digo habitará confiadamente; y estará tranquilo, sin temor del mal."3


Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 ¡Si volveos a mi reprensión: he aquí, derramaré mi espíritu sobre vosotros, os haré conocer mis palabras! Cada hombre y mujer tiene su día de visitación del Señor, cuando él razona anónimamente con nosotros. Él razona claramente con lógica irrefutable, pero nosotros ignoramos su consejo, reprensión, y razonamiento porque somos tercos e insistentes de nuestros propios fines egoístas. Si lo ignoramos, entonces él nos ignora hasta que sincera y humildemente nos volvemos a él, (si alguna vez lo hacemos), buscando su guía en la vida. Él permanece con los brazos abiertos para amarnos y guiarnos, pero nosotros pasamos a un lado de él sin siquiera darnos cuenta. Si usted ignora y no obedece las palabras que oye a Cristo hablarle a usted, esas palabras serán su juez cuando usted muera. Juan 12:47-48.

Si fracasamos en ser purificados en esta vida y en experimentar el poder de Dios para librarnos del pecado, cuando morimos, pasaremos por el día del Señor, cuando veamos al Señor aparecer en nosotros, y nos veamos a nosotros mismos comparados con él. Si morimos todavía pecando, será un dia temible y terrible, porque sabremos lo impíos que realmente somos; cuando estemos contemplando la santidad y pureza, repentinamente veremos la verdad de nuestro yo egoísta y terrible. Aunque durante el tiempo de su visitación, nosotros olvidamos rápidamente la reprensión del Señor, las recordaremos en el juicio y seremos profundamente avergonzados porque ignoramos las súplicas de nuestro amante creador. Querremos correr, pero no podremos. Tendremos que pasar por el dolor de ver las acciones, palabras y pensamientos de nuestra vida expuestos ante la luz resplandeciente de Dios. Esta luz es un fuego consumidor, y quemará todo lo impío en nosotros, destruyendo nuestro cuerpo y nuestra alma, dejando sólo nuestro espíritu. Tuvimos nuestra oportunidad en la tierra para hacer la paz con Dios y para ser liberados de todo pecado, pero escogimos vivir nuestra vida de la manera que nosotros quisimos; él no tendrá compasión de nuestra situación.

Cuando estaba leyendo acerca de esta visitación, no podía recordar para nada el día de mi visitación; después me acordíe. Tenía alrededor de dieciocho años de edad, y estaba planeando completar una aventura sexual; de repente tuve una visión muy clara y un entendimiento convincente acerca de por qué yo no debería proceder con mis planes. Cuando la visión había terminado, recuerdo que yo pensé: "¡madre mía! ese fue un argumento perfecto acerca de por qué yo debería abandonar mi plan — me pregunto ¿de adónde vino?" (no tengo idea). Pero yo continué con mis planes, y me arrepiento hasta el día de hoy. Ahora entiendo que era Cristo, la luz dentro de mí, reprendiéndome. Si se me hubiera enseñado en mi juventud a esperar la luz de Cristo dentro de mí para reprenderme periódicamente, probablemente hubiera reconocido la fuente y le hubiera puesto mucha más atención. Esto me lleva a preguntar en qué clase de mundo viviríamos si se nos enseñara desde pequeños las reprobaciones de Dios. El mundo sería un lugar mucho mejor.

2 La pureza en la tierra no es una experiencia agradable, porque implica sufrir a través de la tribulación y las pruebas de fuego, (el Ministerio de la condenación, en el cual su guía es la ley del pecado y la muerte, después del cual viene el ministerio de la vida), pero el infierno es mucho peor; se debe evitar a toda costa. Es realmente el infierno. Se va a sentir como si fuera para siempre en los primeros 2 minutos. Continuará sin parar y asumirá muchas formas diferentes, tantas como las adicciones que usted tenga. Sus adicciones no son aparentes para usted ahora. Aún si a usted le gusta leer o mirar programas de violencia o sexo, usted está mucho más adicto de lo que usted piensa. Esas adicciones son destruídas, no por leer, no por hacer. Uno podría decir que uno recibe los deseos de su corazón, pero en una avalancha de cantidad y repetición masiva. Es una experiencia realmente agotadora. Usted debe llegar al estado donde todas las adicciones son repugnantes para used y usted automáticamente las rechaza. Por lo tanto, cualquiera que sean sus placeres, ellos serán llevados al extremo hasta que sean repulsivos. En Alcohólicos Anónimos, ellos hablan de cuando el alcohólico tiene una experiencia de tocar fondo; despertar un día en el nivel más bajo y decirse a sí mismo: SUFICIENTE — ESTOY HARTO, con la determinación de reformarse con la ayuda de lo alto disponible por la fe en lo que Jesús nos habla a nosotros. Será un caso similar en el infierno; usted será llevado a una experiencia de tocar fondo en todos los deseos y afectos que usted tenga.

Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán con diligencia y no me hallarán,
por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.
No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.
Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios consejos.
Porque su descarrío matará a los ingenuos, y su dejadez echará a perder a los necios. Prov 1:28-32
      

El cielo de los vikingos, Valhalla, era el lugar donde ellos iban todos los días a batallar hasta la muerte, y después regresaban a una fiesta de borrachera. Tal vez esto es exactamente lo que recibieron, hasta que llegaron a estar hartos hasta la muerte. Reconozca sus deseos; enfréntelos; sepa que usted es un esclavo de sus pasiones, placeres, hábitos, orgullo, y deseos.

El humo del tormento de ellos sube para siempre jamás; la memoria del sufrimiento y el dolor en el infierno nunca se olvidará. Habrá lágrimas; habrá crujir de dientes; habrá sufrimiento; pero no para siempre, y con un propósito — hasta que sean reconciliados por el amor de Dios.

Una persona me escribió diciéndome que es imposible que Dios ponga a la gente en una posición para que puedan pecar todo lo que deseen, diciendo que yo estaba trantando de hacer a Dios malo. Yo digo que Dios puede fácilmente ponerle en un estado de sueño donde usted es puesto en condiciones extremas para acceder a las inclinaciones de su corazón, y usted pensará y sentirá como si fuera realidad — pero en realidad no está sucediendo. Salvo que en este estado usted no se puede despertar, y el estado continúa hasta que usted llega a estar completamente harto del pecado. Nuestros sueños son una muestra de lo que el infierno puede ser. Cuando yo estaba en el colegio universitario, actué de una manera muy irresponsable, dejando todas mis clases que comenzaban a las 8:00 de la mañana; sólo iba el primer día y después para los exámenes de mitad de trimestre y el examen final. Mis calificaciones sufrieron. Después de la graduación, por treinta años yo tuve una pesadilla recurrente en la cual llegaba tarde a mis exámenes de mitad de trimestre y no podía recordar en qué salón eran las clases. Este sueño y mi desesperación continuaron, hasta que finalmente en esta pesadilla llegué a la conclusión de que no era justo para mi madre que yo no asistiera a mis clases; ella estaba pagando mis clases con dinero que ganaba con mucho esfuerzo, y yo lo estaba desperdiciando. Por lo tanto, en mi sueño determiné que dejaría las clases y me pondría a trabajar; nunca más tuve esa pesadilla. Tal vez usted ha tenido una experiencia similar.

El Espíritu de Dios lucha con nosotros, tratando de hacernos descubrir el error de nuestros caminos. No importa los errores que hallamos hecho en nuestra vida, a menos que los resolvamos antes que dejemos este planeta, los tendremos que resolver en el infierno — y estaremos obsesionados repitiéndolos, hasta que al final nos hartemos tanto de ellos, que decidimos hacer lo correcto, no importa las consecuencias. Esta es una manera difícil de aprender, mucho más difícil que aprender por medio de la bondad del Espíritu de Dios que nos muestra, en la luz, los pecados olvidados y secretos de nuestro corazón, y después los quita.

3 Si deseamos la paz con Dios, o si deseamos agradar a nuestro creador, entonces buscaremos su consejo y su guía. La manera en que hacemos esto es llendo a él y esperándoloescuchen en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — su gracia, para purificarnos.

La voz del Señor es bondadosa, amable, pura, fácil de entender, fácil de aceptar, pacífica, completa, moralmetne correcta, alentadora — nunca con un toque de sarcasmo, amargura, o condenación — nunca incompleta, dejándonos a que adivinemos lo que él quiere; en cambio sus palabras están llenas de amor — de su espíritu de amor — porque él es amor. Él le dirá cosas acerca de sí mismo. Él le animará. Él es bueno. Él le dirá o le mostrará cosas acerca de sí mismo; algunas cosas serán desagradable. Pero debido a que él es su amigo, usted sabe que él se lo está mostrando por su propio bien. De modo que usted escucha y observa. Y no corre; sino que permanece delante del Hijo del Hombre. Y usted se arrepiente de lo que él le muestra. Y a veces él le da mandamientos. Usted está oyendo la Palabra de Dios, la Palabra viviente. Y con suerte usted obedecerá sus mandamientos y le mostrará que lo ama al ser obedeiente.

Por lo tanto busque, escuche, obedezca...busque, escuche, obedezca....busque, escuche, obedezca. Esto es lo que el Señor nos dice: Escuchad mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien. Jer 7:23.

_______________________________________

Próximo Capítulo