La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Proverbios 22

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Más vale el buen nombre que las muchas riquezas; y el ser apreciado, más que la plata y el oro.

 2 El rico y el pobre tienen esto en común: A todos ellos los hizo Jehovah.

 3 El prudente ve el mal y se esconde, pero los ingenuos pasan y reciben el daño.

 4 Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehovah.

 5 Espinas y trampas hay en el camino del perverso; el que guarda su vida se alejará de ellos.

 6 Instruye al niño en su camino; y aun cuando sea viejo, no se apartará de él.1 [Sólo el Señor le puede dar a un hombre, incluyendo sus hijos, el deseo y el hambre de buscarle a Él; esta es la razón por la cual este versículo limita su responsabilidad a enseñar el camino que él debería seguir, no el camino en que él va; el camino en el que él camina es la respuesta de su hijo al llamado del Señor.]

 7 El rico domina a los pobres, y el que toma prestado es esclavo del que presta.

 8 El que siembra iniquidad segará maldad, y la vara de su ira será destruida.

 9 El de ojos bondadosos será bendito, porque de su pan da al necesitado.

 10 Echa fuera al burlador, y se evitará la contienda; también cesarán el pleito y la afrenta.

 11 El rey ama al de corazón puro, y el que tiene gracia de labios será su amigo.

 12 Los ojos de Jehovah custodian el conocimiento, pero él arruina las cosas de los traicioneros.

 13 Dice el perezoso: "¡Afuera hay un león! ¡En medio de la calle seré descuartizado!"

 14 Fosa profunda es la boca de la mujer extraña; aquel contra quien Jehovah está airado caerá en ella.

 15 La insensatez está ligada al corazón del joven, pero la vara de la disciplina la hará alejarse de él.

 16 El que para enriquecerse explota al pobre o da al rico, ciertamente vendrá a pobreza.

 17 Inclina tu oído y escucha las palabras de los sabios; dispón tu corazón a mi conocimiento.

 18 Porque es cosa placentera que las guardes en tu corazón, y que a la vez se afirmen en tus labios.

 19 Para que tu confianza esté en Jehovah te las hago saber hoy también a ti.

 20 ¿Acaso no he escrito para ti treinta dichos de consejos y conocimiento?

 21 Son para darte a conocer la certidumbre de las palabras de verdad, a fin de que puedas responder palabras de verdad a los que te envían.

 22 No robes al pobre, porque es pobre; ni oprimas al afligido en las puertas de la ciudad.

 23 Porque Jehovah defenderá la causa de ellos y despojará al alma de quienes los despojan.

 24 No hagas amistad con el iracundo, ni tengas tratos con el violento,

 25 no sea que aprendas sus maneras y pongas una trampa para tu propia vida.

 26 No estés entre los que se dan la mano [una garantía para otros], entre los que dan fianza por deudas.

 27 Si no tienes con que pagar, ¿por qué han de quitar tu cama de debajo de ti?

 28 No cambies de lugar el lindero antiguo que establecieron tus padres.

 29 ¿Has visto un hombre diligente en su trabajo? En la presencia de los reyes estará. No estará en presencia de los de baja condición. [De la palabra del Señor en el interior: "Se diligente en obra y comercio."]


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Instruye al niño en su camino; y aun cuando sea viejo, no se apartará de él.Sólo el Señor le puede dar a un hombre, incluyendo sus hijos, el deseo y el hambre de buscarle a Él; esta es la razón por la cual este versículo limita su responsabilidad a enseñar el camino que él debería seguir, no el camino en que él va; el camino en el que él camina es la respuesta de su hijo al llamado del Señor. Por la gracia de Dios, Cristo la luz es dado a todo hombre para que pueda creer — incluyendo la verdad de los caminos del hombre, que la luz revela dentro de él. Dios entonces visita a todo hombre en algún momento de su vida, anónimamente rogándoles que se alejen del mal de sus caminos. La gran mayoría de los hombres no comprenden que este ruego anónimo viene de Dios;* y por lo tanto si no aman la verdad de lo que se les ha mostrado por medio de la luz de Dios dentro de cada hombre, ellos rechazan la verdad, mientras aman sus caminos impíos, y en efecto odian la verdad, lo cual es odiar a Cristo, quien es la verdad. Los pocos que se sienten convencidos cuando se les muestra sus malos caminos, quienes reconocen la verdad de lo que se les ha dicho, y quienes por consiguiente deciden cambiar su vida — debido a su amor por la verdad, esos pocos hombres y mujeres son entonces escogidos por Dios para darles una experiencia espiritual que les da una probada de la bondad de Dios, que es dada para motivarlos a buscar a Aquel quien ha sido escondido para ser revelado. Para esos pocos así comienza su caminata espiritual para: 1) primero eliminar los caminos anchos y fáciles que llevan a la destrucción y encontrar el único camino angosto, el único camino hacia Dios: la cruz, y 2) para emprender la difícil caminata hacia la reconciliación completa con Dios, restaurados a lo que Adán y Eva perdieron, pero aun mejor: para ser trasladados al cielo, para sentarse en los cielos con Cristo, protegidos de llegar a pecar otra vez, y para estar en su presencia continuamente — todo esto mientras todavía están vivos en la tierra y después para siempre.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo